The pikmin dimension

Publicado: 23:25 09/05/2013 · Etiquetas: · Categorías: Diario de un pikmin
He pensado en compartir mi música favorita , espero que os guste  ^^

PINCHA AQUÍ





Publicado: 00:03 19/04/2013 · Etiquetas: · Categorías: Historias para no dormir


En una agradable tarde de la antigua Espartena, Socrabarbas y su discípulo Platonui pasean tranquilamente por las calles de la ciudad. No tardan en llegar al ágora, cuando el pupilo deja escapar un leve suspiro.

Socrabarbas: ¿Te aflige algo, mi buen amigo?

Platonui: Al contrario, maestro. Pensaba en cuán poco falta para que Nintendopoulos lance la remasterización de La batuta de Eolos en Wii Y.

Socrabarbas: Muy cierto. Yo también tengo ganas de que llegue el gran día. Seguro que nos hace olvidar esas reuniones memorables con los minijuegos del Nintendóplis. No en vano es uno de los mejores de La epopeya de Zelda. Pero quizás deberías dedicar más tu tiempo a practicar la dialéctica en vez de rememorar viejas aventuras.

Platonui: Lamento que me infravalore tanto, estoy seguro de que a estas alturas puedo medirme con usted en una discusión de nivel.

Socrabarbas: ¿Eso crees? Todavía no estás preparado para resistir las tertulias más exaltadas del foro. ¿Qué te parece si te propongo un reto?

Platonui: Aquí le escucho.

Socrabarbas: Prueba a descalificar este juego que tratamos.

Platonui: Así sea. Empezaré por remarcar que prefiero por mucho La emperatriz del ocaso.

Socrabarbas: ¿En qué te basas para tal juicio?

Platonui: Bueno, al menos éste está terminado. No quedó se quedó a medias como el otro.

Socrabarbas: Ah, gañán. Te veo lanzado, pero no creo que estés a la altura de esta discusión. Puede que sea mejor dejarlo antes de que sea tarde.

Platonui: ¿Significa eso que debo anotar mi victoria?

Socrabarbas: Por supuesto que no. Aunque me muestre reacio a ofrecerlas, tengo respuestas.

Platonui: Si no las manifiesta, me temo que no tiene nada.

Socrabarbas: De acuerdo, picaré. ¿Con terminado te refieres a tener posiblemente la mazmorra final más pequeña de un Zelda tridimensional, aun cuando desde fuera es posiblemente el edificio más grande jamás diseñado para la saga?

Platonui: Mejor eso que la absurda búsqueda de unos pedazos de Trifuerza. ¿O acaso debo hacerle memoria de lo largas y extensas que eran aquellas mazmorras de hielo y fuego? Desde luego, eran tan complejas como memorables.

Socrabarbas: Mordaz lengua la tuya, pero al menos no intentaban ser en ningún momento el clímax del juego.

Platonui: ¡Oh, Palutena, dame fuerzas para resistir sus embistes!

Socrabarbas: Ni los tres tesoros sagrados podrían protegerte defendiendo tan lacrado juego.

Platonui: Quizás sea que al maestro le parece mejor clímax esa mazmorra final tan original y sorprendente que no hace más que copiar fragmentos anteriores de la aventura.

Socrabarbas: Al menos duraba algo. Y me gustaría recordarte que es algo que se lleva haciendo desde el legendario Flauta del Tiempo. Ese relleno que le agencias es simplemente porque La batuta de Eolo te repele.

Platonui: No me repele tanto como ese mundo vacío que exhibe, donde apenas se aprovecha el 5% de su extensión.  ¿Y para qué? ¿Para poner cuevas clónicas con algo dentro?

Socrabarbas: Te comprendo, es mejor tener cuatro tipos de textura clónica. Y raíles de aerodisco en lugar de cuevas, por supuesto. Cuevas… ¿quién las necesita? Qué estupidez, ¿verdad?

Platonui: Al menos el juego estaba mejor estructurado y lleno de terreno útil. ¿Cuatro tipos de textura? Mejor vaya a que le revisen la vista, maestro. Este título es un alarde de variedad, no como el suyo, que emplea la misma textura de roca y suelo para todo el juego. Por no hablar de que es mucho más corto y menos variado.

Socrabarbas: Zona enorme desértica, zona enorme campo de golf, lago... Ah, y zona de nieve. Sí, ya veo la diferencia, el tuyo parece un terreno con mucho potencial.

Platonui: ¿Prefiere la limitada opción de mar y montaña que ofrece su título? Quizás debería llevarle de vacaciones a la Isla del Dos, para que piense bien en el tema. Una estancia acompañada por un trovador que interprete esos midis dignos de Nintendo 64 que tanto le placen, como ese tema de Yabún tan... “cautivador”.

Socrabarbas: Ahí debo darte la razón. Suerte que las melodías de La emperatriz del ocaso son orquestadas...

Platonui: Al menos suenan a algo digno de su generación, tal como la carga poligonal que exhibe. Pero me encantan los rectangulares brazos del héroe y los cantos de las paredes sin disimular, no se preocupe.

Socrabarbas: Eso es parte del estilo cel shading, amigo mío.

Platonui: ¿A qué se refiere, maestro? ¿Al serrado con la ausencia del antialiasing o a que se vean menos polígonos que en un Mario Pergamino?

Socrabarbas: Es un horror para la vista. No como tu juego, por él no pasan los años.

Platonui: Estocada mortal la que me asesta, no puedo seguirle el ritmo. Puede que haya tentado demasiado al caldero maligno. Pero no lo he hecho tan mal, ¿no le parece?

Socrabarbas: Me has sorprendido gratamente, estoy orgulloso de tu lengua. Vamos, para calmar tus sudores, te invitaré a un refrigerio en la tasca del Eurídulce Feliz.

Platonui: ¡Palutena le bendiga, maestro!

Publicado: 23:43 14/04/2013 · Etiquetas: · Categorías: Diario de un pikmin
Hoy he contactado con un viejo amigo mío para comprarle su cartucho de Nintendo 64 The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Tras una ardua negociación, llegamos a un acuerdo, así que raudo y veloz me fui a por mi nuevo y flamante cartucho y me encontré con esto.



El pobre había sobrevivido a una inundación de un sótano donde estaba y había quedado en este lamentable estado. Se me cayo el alma al suelo. Mi amigo me dijo que comprendería que no lo quisiera, pero yo no quería abandonarlo: un fiel amigo que me había marcado tanto en mi infancia no se merecía que lo abandonara, así que me lo lleve a casa para tratar de salvarlo.



Con cuidado fui quitándole la primera capa de suciedad con papel de cocina y limpia-cristales.



Para quitar el oxido que se resistía, le di con una goma de borrar (no es broma).



Con palillos de las orejas y más limpia-cristales, quité la suciedad de la parte por donde se lee el cartucho, y con una aguja de coser rasqué con mucho mimo los resquicios difíciles.



Después de dos horas de mimo y dedicación, el cartucho estaba limpio, así que rápidamente lo probé para ver si funcionaba. Luego de varios intentos y estar a punto de rendirme, hice lo que hubiera hecho mi yo de hace catorce años: soplar el cartucho y volver a probar. Como si de un espejismo se tratara, empezaron a sonar notas de piano y pude vislumbrar la luna en lo alto de una colina que luego se ponía para dejar paso al amanecer. Toda la nostalgia del mundo me embargó en unos instantes, y tan fuerte que se me saltó una lagrima. Así, mi querido y viejo amigo pudo seguir dando diversión a este old school gamer.

PD: Hoy he empezado una partida y se la dedico a mi amigo David que me esta apoyando mucho en este blog.

Publicado: 01:54 16/03/2013 · Etiquetas: · Categorías: Historias para no dormir
Érase una vez unos amigos que disfrutaban con un quejica del 15. Era un chaval que se divertía jugando a mierda incomible que no se la desearía a nadie: como es natural, sus quejas podían parar un camión. Su infancia fue dura, ya que como español era raro no ser un patapon cegado y dedicarse a jugar a la Cube. Acumuló odio a hacia los hards de la escuela que llaman hardcore a jugar al FIFA o al Pro.

Sintiéndose incomprendido por la sociedad de "hardcores", un día decidió soltar sus quejas hacia un grupo de gente en un Salón del Manga y esa gente no se sintió ofendida: es más, ellos se reían y le espoleaban a seguir. Confundido, ese chaval que no comprendía la situación fue animado (más bien engañado) a hacerse un blog y contar sus rayadas (que no son pocas). Al final, aunque reacio por no ser el centésimo quinto bloguer enrollao del videojuego, aceptó a regaña dientes y en fin... aquí estoy, escribiendo amenazado a punta de pistola para hacer una entrada después de casi un mes desde que se inició todo el rollo del blog. Así que por la presente, declaro los siguientes objetivos:

1 ODIAR A LOS JUEGO DE MIERDA SIN EXCEPCIÓN

2 SER MÁS PIKMIN QUE LA MADRE QUE ME PARIÓ

3 ESCRIBIRÉ CUANDO ME SALGA DEL CULO

4 ODIAR A LOS "LISTILLÓLOGOS" LICENCIADOS EN HARVARD

5 POR EL CULO DE PATAPON TE LA HINCO

Y bueno... eso es todo por hoy, buenas noches y que soñéis con pikmins azulitos.


Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido