Cosas.
Publicado: 02:33 25/04/2007 · Etiquetas: · Categorías: La Vida.
Después de observar detenidamente diversos ejemplos de fuentes documentales que reflejan con precisión la vida y cultura japonesas (manga, anime, Japanarama e intuición propia), sentimos total seguridad de que nuestras prosiguientes impresiones de los derroteros cotidianos de la tierra del Sol Naciente son las correctas, y que el día que viajemos allá nuestro conocimiento nos permitirá familiarizarnos al instante.

Japón está situado en un archipiélago que oscila unos 200 metros de Este a Oeste y viceversa cada 6 meses. El 40% de su territorio es artificial y parte de la costa de sus ciudades se levanta sobre placas de hormigón inyectado con burbujas de aire (para flotación). Su bandera, un círculo rojo sobre fondo blanco, representa al sol naciente (que se veía rojo en la época de los samuráis, por asuntos de refracción de la luz que ya no se dan). Al principio el color de fondo era verde (el cielo tenía ese tono por la misma causa que el sol rojo), pero como se parecía a la bandera de Bangladesh se optó por ponerle el blanco bajo excusa de nubes.

Razones biológicas y sociales hacen que la vida de los japoneses evolucione a paso más acelerado que la occidental. Al nacer, sus nombres se deciden con un procedimiento especial: hasta los años 40 se tomaba como guía el sonido del choque contra el suelo de un recipiente de latón de forma cubica (a diferencia de China, que usaba botes cilíndricos de bronce), pero el consumo de metal de la guerra hizo cambiar la tradición, desde entonces se lanza una cesta de madera de cerezo con una campanilla de cerámica y un moño de cintas de papel de arroz. Entre el primer y tercer año de edad son entrenados en el uso del ábaco de 50 varillas con los ojos vendados y aprenden los casi 3000 kanjis requeridos a su edad. A los cuatro años entran a la educación básica, donde se les enseña literatura mundial avanzada, electrónica satelital, ingeniería genética e historia de la estrategia militar. Durante esa etapa, los niños japoneses pasan por el inicio de su adolescencia a los 6 años (ahí son llamados shotas o lolis según su sexo) y alcanzan la mayoría de edad a los 10.

Cuando cumplen 16 (y solo durante esa edad) van a la escuela secundaria, donde básicamente se folla, se lucha entre institutos, se aprende magia y se organizan competencias de colegialas en trajes ceñidos para alegrar a los maestros y alumnos del sexo masculino; a veces también se comete suicidio. Las autoridades escolares japonesas reglamentan el uniforme negro de estilo militar para los chicos, y con el objetivo de aumentar el atractivo del manga/anime y en pro de nuevas ideas para la pornografía establecen el traje de marinera para las chicas, fijando además un límite de 5 centímetros bajo el chumino como longitud máxima de las faldas. Dichas medidas han sido un rotundo éxito e incluso auspiciaron el nacimiento de la pujante industria de las bragas usadas de colegialas, tercera fuente de ingresos de Japón el año pasado (detrás del manga/anime y el sushi). Asimismo, a las maestras se les requiere tendencias bisexuales y pechos voluminosos, y para los maestros son obligatorias la carpeta negra y las gafas de montura gruesa.

Los japoneses adultos de a pie son fácilmente identificables: Los hombres son pequeños, imperturbables, siempre visten de chaqueta y pantalón de color neutro, tienen el pelo lacio, fuman, caminan en grupos con pasos rápidos y cortos, se enrojecen al tomar más de un vaso de whisky, y cuando se topan con compatriotas conocidos se saludan inclinándose repetidamente (la etiqueta manda a hacerlo al menos 7 veces, menos de ahí es una grave ofensa). Las mujeres tienen el cuerpo torneado, los pechos con talla mínima de sujetador en 34-D, el pelo de diversos colores (azul, verde, rosa, naranja, todos menos el negro), grandes ojos redondos (y voz chillona) o alargados (y voz sensual) dependiendo de si son buenas o malas, se sonrojan con relativa facilidad y andan por la calle escasas de ropa o en bragas (y desnudas en algunas zonas recreativas). Ciertos problemas de radiación de los monstruos que frecuentan el país han causado el surgimiento de subespecies femeninas como las Ganguro (con la piel y el cabello en negativo) y las Gothic Lolitas (victimas de regresión de edad). También hay robots humanoides, que conforman el 16% de la población japonesa y ocupan la totalidad de los puestos médicos, odontológicos, secretariales y de recepcionistas. Otros robots son empleados principalmente como conductores y esclavas sexuales.

El idioma japonés tiene una estructura gramatical que depende de la formalidad, la hora del día, la nacionalidad de los interlocutores y la cotización del yen, para conferir diversos significados a las frases. Cuentan con dos silabarios principales: Hiragana (usado por los aficionados de los Yomiuri Giants) y Katakana (usado por los seguidores de los demás equipos); y un sistema de unos 250 mil Kanjis combinables en una gran variedad de estilos. Un simple trazo agregado a un kanji puede significar un cambio de, por ejemplo, "hará frio esta noche, necesito una manta" a "Episodio especial! Choque de técnicas secretas!". Por eso los contratos de alquiler se registran grabados en audio, no por escrito. Sin embargo, hay ciertas expresiones tradicionales cuyo significado no oscila, como "Arigato" ("Sé japonés"), sus variantes "Domo Arigato" ("En verdad sé japonés") y "Arigato Gozaimazu" ("Sé más japonés que tú"), "Konichiwa" ("Inclínate y saluda", que también es un apellido) y "Date, bayo" (literalmente significa "Date prisa, caballo café", aunque se usa para subir el ánimo).

El Gobierno se lo alternan diariamente el Emperador y el Primer Ministro, ambos asistidos por un Consejo de Cien Honorables Ancianos en cada ciudad. Todos los años la población de la tercera edad se somete a exámenes para sustituir los miembros de los Consejos que se retiran o fallecen, por eso se tiene mucho respeto y consideración por los mayores ya que todos son potenciales candidatos. El famoso orden social japonés lo impone la propia ciudadanía, con la útil ayuda esporádica de chicos de cabello puntiagudo con poderes sobrenaturales. Las fuerzas armadas solo intervienen con sus robots gigantes en casos de ataques de monstruos, y la policía está destinada a proveer el efecto humorístico. Debido a este ambiente tentador para criminales peligrosos, las leyes de inmigración son muy estrictas. De Occidente solo es tolerado sin excesiva vigilancia el visitante rubio y de ojos azules (los demás no son "gaijins"), que hable inglés, vaya de buena fe y no se aparte de los senderos de turistas y templos. Por una particularidad genética, el japonés contrae de manera involuntaria los músculos de la boca y aparenta sonreír permanentemente si hay un gaijin dentro de un radio de 2 metros. Otra legislación importante es la Ley Kawaii de 1965, que establece que todo debe tener una mascota: los municipios, los clubes deportivos, los institutos, los cuarteles de policía, los templos, las fábricas, las funerarias, los preservativos y el sushi, entre otras cosas.

El documento de identificación japonés es el teléfono móvil, obligatorio desde los dos años de edad. Realiza automáticamente todas las funciones básicas de comunicación interpersonal de su usuario a más de 10 metros de distancia, controla todos los efectos de uso diario (y el coche en los viajes largos), administra su cuenta bancaria y regula el régimen alimenticio. Los masculinos son grises o negros, los femeninos se combinan con el color del pelo y tienen una pegatina kawaii por cada desengaño amoroso de la propietaria, por razones estadísticas.

La capital, Tokio, es tan bonita que por ley todas las demás ciudades de Japón deben intentar ser iguales a ella (por ejemplo Kioto, que casi le copia el nombre). Es segura y tranquila, llena de parques, plazas, edificios de apartamentos con jardines de rocas en el techo, pagodas, líneas de metro a tutiplén con suicidas y todo, arboles de cerezo genéticamente alterados para que florezcan todo el año, Love Hotels, peatones cruzando pasos de cebra, taxis Toyota Crown echando piques en su tiempo libre, y autobuses verdes (ecológicos) que funcionan con sake. En la eterna búsqueda de la eficiencia, se descubrió que tener la mano derecha (comúnmente la más precisa) sobre el volante mientras se maniobran las marchas reduce los accidentes en un 0,4%, por eso los coches circulan por la izquierda y con el volante a la derecha. Un inconveniente de Tokio es la falta de espacio residencial, que se resuelve dividiendo los apartamentos con papel y guardando los zapatos fuera de ellos. Otro es que es una ciudad constantemente destruida por terremotos, ataques alienígenas y monstruos, pero su sistema de evacuación y la avanzada tecnología de construcción permiten regresar todo a su estado original en menos de una semana. La primera estructura que se reconstruye es la Torre de Tokio, pues es ligera y de metal reciclable (no como la Eiffel).

Dentro de Tokio está el distrito de Akihabara, donde se venden aparatos electrónicos desconocidos para Occidente, revistas con dibujos de colegialas violadas por tentáculos, partes de robots para los numerosos escuadrones cibernéticos de defensa del archipiélago, anime y videojuegos. La población de esta zona se compone de otakus, cosplayers y dependientes de tiendas. Los otakus son seres provistos de inmensos poderes especiales que obtienen al llegar al nirvana viendo anime y leyendo manga, pero tales poderes están restringidos por su timidez y nunca se manifiestan, pues a pesar de su forma de ser los otakus se preocupan por la tranquilidad de su entorno y no quieren armar alboroto. Los cosplayers son aprendices de otaku que tratan de reflejar sus poderes mediante la imitación de la vestimenta de los héroes de anime y manga, tienen una propensión a reunirse en convenciones y tomarse muchas fotos porque creen que el flash de las cámaras y móviles les inyecta rayos gamma. Los dependientes de tiendas... bueno, son dependientes normales, solo que sufren de insomnio permanente por las "genki drinks", bebidas isotónicas con pequeñas porciones de material radioactivo, muy consumidas también por los oficinistas.

El manga y el anime son uno de los entretenimientos y medios de comunicación principales. Las cartas, los textos escolares, las revistas del mundo del espectáculo, los decretos de los Consejos de Ancianos y los informes policiales se elaboran con dibujos manga; los telediarios emiten sus noticias más impactantes en anime. Un porcentaje de ellos representan ultraviolencia, con el propósito de compensar la excesiva tranquilidad de la vida japonesa y hacer advertir al lector que en la fantasía y en el resto del mundo las cosas son más salvajes. El manganime comercial se divide en Shonen (luchas), Shojo (chicas de grandes ojos brillantes) y Hentai (sexo con jovencitas que aparentan la mitad de su edad o dicen tener el doble). A través de estos materiales los occidentales podemos descubrir las verdaderas expresiones de los japoneses cuando se comunican entre sí, como la gota, el venazo, la nariz sangrante o la transformación en chibi; no lo hacen a la vista de los extranjeros para que no se alarmen, y prefieren representarlo en un medio más potable.

La actividad recreativa favorita de los japoneses (después de leer manga) es trabajar. Les encanta estar en sus puestos laborales por varios días sucesivos, en busca de elevar su índice de honor (calculado cada fin de mes para descontar de los impuestos) y por respeto a sus superiores, pues preguntar la hora de salida se considera de poca cortesía y no paran la producción hasta que el jefe la recuerde. Otros entretenimientos son los videojuegos (que actualmente en Japón se clasifican en rol, frikadas y lucha), las estadísticas de trenes (el Shinkansen tiene un manga donde se transforma en robot para enfrentar al TGV) y el J-pop (en promedio salen unas 15 "idols" a la semana). La televisión japonesa ha evolucionado a un ritmo 6 veces mayor que la del resto del mundo, lo cual le permite registrar grandes picos de rating con contenidos altamente creativos, entre ellos: competencias de espiar bragas, hombres en pañales empujando una enorme figura de Pikachu, e incluso los anuncios publicitarios, que incluyen androides con la cara de actores y actrices estadounidenses. A causa del alto impacto de los contenidos, todo lo que se habla en cámara se acompaña de subtítulos, para ayudar a conservar la lucidez.

El deporte número 1 de Japón es el Sumo, tradición legendaria con mucho significado latente: consiste en dos gordos con pañales sacándose el uno al otro de un círculo de arena, lo que lo hace uno de los grandes aportes nipones a la cultura universal. El deporte número 2 es el Pachinko y el tercero el Drift. Otros deportes tradicionales japoneses son las artes marciales, kabuki, vuelo de cometas, harakiri, carreras de caballos y la ceremonia del té. Además, el pueblo japonés practica todas las disciplinas atléticas occidentales (fútbol, béisbol, rugby...), adaptadas a su propia interpretación, con superpoderes y discursos dramáticos para ajustarse más al gusto nipón. Los estadios son pequeños, pero como los japoneses también son pequeños, éstos disponen de más aforo que en Occidente.

El pueblo del Sol Naciente se alimenta de arroz, pescado y algas, ingredientes que se repiten en todos los platos de la cocina tradicional (incluso en los bollos de harina), pero son procesados y camuflados hábilmente para producir sabores ligeramente distintos aunque en el fondo son lo mismo. Algunas de las variaciones se conocen como sushi, tempura y wasabi, se ponen en bandas transportadoras en los restaurantes y tabernas para ser elegidos por su diseño (el sabor es lo de menos). El sake es la bebida nacional de Japón y su combustible alternativo más popular después de la basura orgánica. Se produce en alambiques situados al pie del monte Fuji, que es la única montaña natural de Japón (todas las demás se construyeron en la década del 60 para promover el deporte del esquí). El sake provee al trabajador y empresario japonés de valor y decisión para las actividades de negocios. Una botella es suficiente por largo tiempo, pues es imposible para un nacional nipón tomarse más de un vaso de sake al mes (si el whisky los pone colorados, imaginaos algo que también se usa como combustible de autobuses).

Esa es nuestra impresión general de Japón, su gente y su vida cotidiana, investigada con la mayor exactitud posible. Como veis, es una sociedad fascinante que merece ser tomada en cuenta. Solo hay que evitar llamarles "chinos". Gracias.
12 comentarios :: Enlace permanente
Compartir
FacebookCompartir
TuentiCompartir en Tuenti
MenéameMenéame Enviar
Comentarios: (primero los más recientes)
Anónimo
22:07 18/04/2008
yo otra vez...
Anónimo
22:06 18/04/2008
me parece muy interesante. Espero que puedas escbibir más a cerca de esta fascinante cultura. pues me encanta el anime y sus tradiciones raras.

mil gracias.
Anónimo
17:36 31/03/2008
Tremendo blog!!! Me gustó mucho.
Anónimo
09:06 07/12/2007
Estimado  amigo:

   Todo   me   resulta   increible. Siempre  tuve  la  fantasia   infantil  de  una dama  japonesa recatada  y hasta   cierto punto conservadora. Ahora,   no   estoy   tan   seguro.
Y   viene  a  reforzar   tal nueva   perspectiva,   la informacion  que   encontre referente  a  que   en  Japon,   era  muy  alto   el   indice   de   suicidios.  

      Buena,   suerte  y  adelante.
Anónimo
05:54 11/09/2007
no lei nada asi no entendi ni pio uhhhhhhh estos comentarios largos me hacen dormirme'¿7890'976558'b/ les ofresco
Anónimo
10:42 09/09/2007
Gracioso. Dberias publicarlo en Japon
20:13 04/06/2007
oiga, que grande es su blog, entre este articulo y el del reggeaton :D :D

por cierto, se ve que hay quien tiene el sentido del humor donde nunca da el sol... en fin...
Anónimo
07:38 02/05/2007
El pobre que es cribio es tan pendejo que no sabe ni siquiera que las mentiras se deben hacer enbase a realidades. Pura bosta.
Anónimo
17:59 25/04/2007
Es realmente preocupante ver que:
1-Cada dos por tres salen blogs como este.
2-Todo forero tiene nick con nombre Japones.
3-todo forero tiene un abatar con la cara de algun personaje de manga/anime o de alguna chica japonesa.
4-Muchos foreros tiene en su firma letras japonesas.
5-todo forero quiere ir a japon a comprarse las consolas allá XD XD.
6_Inexplicablemente se prefiere los videojuegos en idioma totalmente en japones aunque no se entienda nada XD XD
creo que algun psiquiatra deberia hacer un estudio sobre esto aunque igual es tan friki como muchos de bosotros XD XD XD
10:26 25/04/2007
xD jajajajaa, buena parodia de la vida japonesa recien sacada de los animes jajajaja, yo hace tiempo hice una parodia parecida tambien basada en los animes que curiosamente reflejan TODO lo que no son ><. Es genial jajaja. Un dia tenemos que escribir como son de verdad, que aunque sean todo lo contrario, cuando estás allá no dejan de sorprenderte y fascinarte.

^^un saludo. Y gran texto. XD
09:22 25/04/2007
No son chinos, pero igual de amarillos.
Muy buena xD
Anónimo
09:20 25/04/2007
¡Joder! pero que obsesionados que estais con el manga y todo lo que tenga que ver con japon -_-U
Participa con tu Comentario:

Este blog no permite comentarios.

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido