Jirachi's Wish

Resultados para etiqueta "The Firefly Diary Memory Fragments"

----- Please, si eres blogger sigue Jirachi's Wish en el blog de videojuegos: SOL=MARTA. ¡Gracias! -----


Al acabar htoL#NIQ: The Firefly Diary, uno se hace muchas preguntas. ¿Quién o qué es Mion exactamente? ¿Qué significan los cuernos de su cabeza? ¿Qué ocurre con sus padres y qué se llevan entre manos? ¿Por qué está donde está y hacia dónde se dirige? Voy a intentar responderlas, aunque las interpretaciones son múltiples y de todos los colores. Para ello, he recopilado en este post los 13 Memory Fragments, las únicas pistas que nos da el juego para conocer la historia junto con el final verdadero, que también comentaré al final de la entrada.

Todo lo que rodea a Mion es oscuro, turbio, y la historia que se nos cuenta, mediante sus recuerdos —sin diálogos, ni escritos ni hablados—, nos muestra una faceta todavía más siniestra que las sombras que la acechan. Empezamos con la protagonista bajo tierra, símbolo universal del mundo interior de cada uno y que hemos visto en incontables historias como en "Alicia en el País de las Maravillas" o en la reciente "La Princesa Jero". De forma más parecida a esta última, Mion se despierta en un submundo rodeada de sombras y ruinas; pero no está sola. De lo alto desciende una luz, Lumen, que la guiará a través de la oscuridad para devolverla a su hogar. De nuevo otro símbolo, el regreso al origen, aunque en este caso el juego le da una vuelta de tuerca a la idea, como veremos más adelante. Poco después se encuentra con Umbra, la luz morada que se desplaza a través de las sombras. Llegados a este punto (nada más empezar el juego, de hecho), ya hemos reunido los elementos más importantes para construir una historia: el mundo, el sujeto, la luz y la oscuridad. A veces, desgranar la condición humana resulta de lo más sencillo.

No sabemos por qué Mion está ahí y tampoco sabemos hacia dónde debe dirigirse, aunque pronto vemos que no tiene demasiadas opciones más que ascender por las ruinas en un nivel vertical. Resulta tentador analizar el juego a lo largo de todo su recorrido: ¿por qué está el peluche del conejo entre los escombros? ¿Qué significan las ruinas, la fábrica o las plantas? No obstante, en esta entrada nos centraremos en los brotes rosados que yacen ocultos a lo largo de estos niveles y que son los fragmentos de memoria de Mion. Veamos su historia.

Memory Fragment #1



El recuerdo empieza con Mion en su habitación, un espacio sencillo coloreado con tonos pastel. Encontramos, encima de la mesa del escritorio, el peluche del conejo y, en el suelo, una gran alfombra redonda con la carita del mismo animal en el centro. El conejo es el símbolo con el que se representan la ternura e inocencia de la niña.
Junto al escritorio, en la pared, vemos un dibujo que muestra la unidad familiar. ¿Quién no se ha dibujado nunca con sus padres bajo el seno de una familia feliz? Son elementos que plantean un recuerdo idílico que solo consigue incrementar más nuestra curiosidad por saber por qué la niña acaba en esas ruinas.
Finalmente, antes de salir por la puerta, nos fijamos en la cama. No tiene nada de especial más que su ubicación, ya que es importante, como veremos más adelante, el hecho de que esté situada justo bajo la ventana, en ese lado de la pared.

Al entrar en el comedor vemos a los padres. La madre se encuentra en la cocina, al fondo de todo, junto con el perrito, y el padre deambula arriba y abajo por el salón. Nos fijamos en que ambos llevan batas blancas, lo que denota su oficio (aunque todavía no sabemos cuál es). Lo primero que hace Mion es encender la televisión. En ella vemos un noticiario donde se muestra un misil que impacta contra un objetivo y levanta un inmenso hongo de humo. Este es el primer elemento perturbador que introduce la historia. Aparentemente, nos hallamos en un hogar feliz, pero en el mundo exterior se está librando una guerra. Ignoramos dónde, de momento.
Al acercarnos al padre e interactuar con él, aparece una nota musical en su cabeza, lo cual interpretamos positivamente. Con la madre ocurre algo parecido, aunque en lugar de una nota musical aparece un corazón. Ambos símbolos nos muestran el estado de ánimo de los padres. A pesar del misil de las noticias, parece que esta familia es feliz.

Tras inspeccionar la nevera, Mion se acerca al perrito y este le pide el peluche del conejo. Lo único que hay que hacer en este Memory Fragment es volver a la habitación de Mion, coger el peluche, y dárselo al perro para que el último miembro de la familia se sienta igual de dichoso que los demás.

Memory Fragment #2



Aparecemos en el laboratorio del padre. Aquí nos encontramos por primera vez con las plantas. En un principio es todo bastante inofensivo. Al parecer, el trabajo del padre es una suerte de ingeniería botánica con resultados de lo más graciosos: una planta carnívora, otra bailarina, una que crece y decrece al tocarla y otra que lanza una bola violeta al aire. Si nos damos cuenta, estos son los tipos de plantas que nos encontraremos en la tercera fase del juego, con las que Mion deberá interactuar de varias formas para avanzar a través del nivel.

Al hablar con el padre nos pedirá la semilla que hay en una mesa, en el lado opuesto de la habitación. Cuando se la entregamos, el hombre bromea con Mion al ponérsela en la cabeza y haciéndola brotar de repente.

En este recuerdo no llega a verse del todo, pero en la parte superior del laboratorio, justo encima de los cilindros anaranjados que contienen semillas, hay un árbol. Este árbol, que aquí pasa más bien desapercibido, es clave para comprender algunos de los misterios del juego. Lo veremos más adelante.

Memory Fragment #3



Ahora nos encontramos en el laboratorio de la madre. Ignoramos la ubicación de ambos laboratorios pero deduzco que, al llegar Mion hasta ellos, se hallan también en el mismo edificio en el que viven, presumiblemente en un sótano. Mientras que el padre trabaja con la tierra y las plantas, parece que la madre se encarga de los artilugios tecnológicos y de la informática. Veremos que las materias de trabajo de los padres convergen después en un mismo experimento, a modo de "cuerpo" y "mente", respectivamente.

En el lateral izquierdo de la habitación hay un de panel holográfico de color azul. Ahora no nos aporta mucha información, pero es importante tenerlo en cuenta de cara a lo que ocurrirá después. Mion sigue interactuando con los objetos de la habitación: un gancho flexible, una pantalla de ordenador y con su madre, quien le pide que le acerque una especie de fusible o fuente de alimentación que hay en la mesa. Al hacerlo, su progenitora lo inserta en la máquina que tiene al lado y vemos que se mueve, abriendo y cerrando la boca mecánica. ¿Nos recuerda a algo esta máquina? Se parece mucho al enemigo final del segundo nivel, ¿cierto?

Por lo tanto, los padres son científicos, uno en el campo de la botánica/biología y el otro en el de la tecnología/informática. Veremos que, como buenos científicos, a ambos les gusta experimentar.

Memory Fragment #4



Este cuarto recuerdo parece retomar el hilo del primero, mientras que el segundo y el tercero funcionan a modo de paréntesis para contarnos la vida de los padres. Encontramos a Mion dando cabezaditas sentada en la silla del comedor. La madre, al verlo, le ordena que se vaya a la cama. El resto de elementos permanecen igual: el padre sigue deambulando alegre por la salita, la madre sigue cocinando y el perrito continúa encantado con el peluche del conejo. Antes de dirigirse a su habitación, Mion da una última ojeada a la televisión. La guerra es lo único de lo que se habla.

Ya en su cuarto, la niña apaga la luz de un salto —que, deducimos, lo hace al tirar de una cuerda que cuelga de la supuesta lámpara—, y se tumba en su cama a dormir. Ni ella ni los padres sospechan la desgracia que está a punto de ocurrir.

Memory Fragment #5



Lo primero que llama la atención de este recuerdo es la música. Hasta ahora habíamos oído una dulce melodía, una canción de cuna; sin embargo, ahora nos envuelve un sonido tenebroso y un pitido agudo y molesto. La escena que vemos se explica por sí misma: una explosión rojiza en la cama y un rastro sangriento que recorre la habitación hasta desaparecer por debajo de la puerta. ¿Qué ha ocurrido? Si estudiamos la estancia con detenimiento vemos que los cristales de la ventana están rotos. Hasta aquí podríamos pensar que una simple piedra podría haberlos roto, pero al desplazar la vista por el escenario vemos que parte de la pared superior está derrumbada y fragmentos del escritorio han desaparecido. De esta forma entendemos que se trata de algo más grave, de algo capaz de derruir el muro de un edificio: una explosión; posiblemente debida a la guerra que hemos visto anunciada en el televisor. Tal y como indica el estado del dibujo en la pared, la familia ha quedado desgarrada.

Lo siguiente que tenemos que entender, y que se nos mostrará en la siguiente escena, es que Mion tiene un recuerdo de este suceso, de este lugar, pero ya no se encuentra dentro de su cuerpo. Eso tiene sus limitaciones, como veremos a continuación.

Al salir de la habitación, en lugar de aparecer en el comedor de la casa nos transportamos al hospital o, más bien, a un depósito de defunción. Se confirma la muerte de Mion. Encerrada en ese habitáculo, la niña ve a sus padres desconsolados a través del cristal. Después se aproxima a su propio cadáver, cubierto por un manto tan oscuro como todo lo que la rodea. Si nos acercamos a la puerta inferior veremos que no puede ser abierta. No hay manera posible de que se reúna con sus padres, porque ya no pertenece al mundo de los vivos. Su progenitor se queda mirando en silencio el interior del depósito, pero no ve que su hija está ahí, justo delante de él.

Memory Fragment #6



De vuelta a casa, Mion observa a su familia desde el exterior. A partir de este recuerdo, la niña queda deambulando por el espacio como un alma en pena, atestiguando la vida de los mortales sin poder interferir en sus asuntos. La manera que tiene el juego de representar esta idea es ubicando el sprite de Mion fuera de los bordes del escenario, de tal forma que puede ver lo que ocurre pero no puede acceder a su interior. Al menos de momento.

Los padres se encuentran sentados en las sillas del comedor. La madre continúa llorando, incapaz de alzar la cabeza, y el padre sigue con la mirada perdida en el horizonte. En el lado de la mesa en el que la niña solía comer, han colocado una pequeña planta coronada por una flor de color rojo. Mion rodea la estancia y se acerca a la puerta del comedor, que resplandece con una tonalidad azulada. Este detalle indica que ya no se trata de una puerta física, pero sigue siendo una barrera, aunque en este caso afecta solo a los espíritus. Si intentamos pasar a través de ella veremos que no podemos, no obstante, de forma parecida a como se percibe un fantasma en las historias de este género, una de las hojas de la planta se cae al intentar cruzar el umbral. El padre la mira, indiferente. Mion no puede hacer nada para llegar hasta ellos.

Memory Fragment #7



Este recuerdo es el más macabro de todos. Vemos a Mion acercarse desde el exterior al laboratorio de su padre. Se ve al hombre cansado, con el pelo desaliñado y una barba de varias semanas acumularse en su rostro. Pero, sin duda, lo que más choca es ver el estado en el que se encuentra la habitación. Desperdigados por el suelo, junto con papeles desechados y arrugados, yacen varios cuerpos de apariencia humanoide, recubiertos por una extraña capa gelatinosa que se extiende sobre el pavimento. El padre se da la vuelta y observa unos pequeños brotes en unos potecitos. ¿Los está usando de modelo para su experimento? Después se acerca a los cilindros centrales de la sala. En el interior de cada uno de ellos dormitan unas figuras humanas, sumergidas en un liquido amarillento y burbujeante.

Si nos fijamos podemos ver también el árbol, encima de estos cilindros, conectado a ellos a través de unos conductos. Creo que la idea aquí es clara: el árbol, de un modo u otro, es la fuente de energía que usa el hombre para generar esos cuerpos. Vemos que las pocas plantas que quedan en la habitación están todas marchitas, lo que indica que todos los recursos y esfuerzos se están dedicando a este experimento. Empezamos a temernos lo peor.

Finalmente, el padre se dirige a la mesita de operaciones de abajo. En ella hay tumbado uno de esos cuerpos. El hombre le acaricia la cabeza y asistimos al que, posiblemente, sea el momento más horripilante de todo el juego. La criatura emite un débil gemido, voltea la cabeza y muere, mientras le vemos caer un reguero de saliva de la boca.

Al parecer, los padres están intentando clonar a Mion.

Memory Fragment #8



Nos encontramos ahora en el laboratorio de la madre. Dos cuerpos en el suelo indican que el experimento ha pasado por varias fases hasta conseguir la réplica física perfecta, que se halla sentada frente a la madre, con la cabeza conectada a un dispositivo mecánico en forma de casco. Vemos a la mujer manipular datos en el ordenador y en el panel holográfico de color azul. Si el trabajo del padre era crear el cuerpo, parece que la madre es la encargada de fabricar la mente. Para ello, deducimos que usa los datos informáticos que almacenan la información psicológica de Mion. A través del aparato conectado a su cabeza, el nuevo cuerpo podrá emular la personalidad de la niña registrada en su cerebro.

Empezamos a vislumbrar uno de lo temas principales de la historia. ¿Puede un ser querido ser sustituido? ¿Hasta qué punto un clon perfecto es capaz de suplir ese vacío en el corazón? Si fuera posible hacerlo en la vida real, ¿nos serviría ese sustituto? Si la memoria permanece inalterada, por más réplicas que construyamos, ¿no sentiríamos que no se trata de nuestra hija real? Parece que los padres de esta historia pretenden absorber el agua del mar con un algodón. Pronto veremos las consecuencias de sus acciones.

Memory Fragment #9



Regresa la melodía suave y parece que todo ha vuelto a la normalidad. El padre pasea tranquilo por el salón, la madre sigue atareada en la cocina, el perrito ha regresado a su rincón de siempre y en la televisión siguen dando las noticias. Sin embargo, hay dos cosas a destacar. La primera es que la Mion verdadera observa la escena desde su mundo exterior. La segunda es que la falsa Mion es exactamente igual a la original a excepción de dos cuernos que le sobresalen de la cabeza. Si hemos estado atentos a lo ocurrido en los experimentos nos daremos cuenta de que, en realidad, no se trata de cuernos, sino que son dos ramas, como las de un arbolito, que le asoman por la cabeza. Eso se debe a la naturaleza botánica de los experimentos del padre, que usó semillas y moldes nemorosos para crear el cuerpo artificial de Mion. Este detalle es muy importante, ya que nos indica cuándo un cuerpo se trata de un homúnculo y cuando se trata de la Mion de verdad.

Dicho esto, me permito recordar ahora que, a lo largo de todo el juego, llevamos a una Mion con ramas, lo que significa que nunca estamos moviendo a la original o, al menos, no en su cuerpo. Además, si finalizamos el juego sin ver el final verdadero, veremos cómo la niña regresa a su casa pero, al salir del edificio, un vacío le espera al otro lado. Ahí es por donde cae mientras se suceden los créditos. ¿Dónde está, entonces, la Mion verdadera mientras jugamos? Pronto lo sabremos.

Volviendo al recuerdo, el espíritu de Mion sigue sin poder acceder al interior del comedor debido a la puerta azulada que le bloquea el paso. Desde el exterior vemos cómo el homúnculo interactúa con la madre pero, a diferencia de lo que ocurría con la hija original, no aparece el símbolo del corazón encima de su cabeza. ¿Un detalle sin importancia? Yo lo interpreto como que la madre está contenta, pero en el fondo no es plenamente feliz con ese sustituto.

Curiosamente, en la siguiente escena vemos a la madre entrar en su laboratorio. Se acerca al panel azulado y vemos, en su interior, una imagen borrosa de lo que parece un cerebro. Esta imagen no aparecía las anteriores veces en las que se mostraba el panel, ya que solo salían pantallas luminosas. Es entonces cuando, en el momento en el que la madre pulsa el botón y la imagen del cerebro desaparece, el espíritu de Mion recibe una interferencia y se distorsiona. ¿Qué significa esto? Desde mi punto de vista, es la ruptura de un vínculo entre la madre y la hija, en el cual la primera trata de olvidar a la segunda para continuar con su vida y poder aceptar a la nueva Mion. O, quizás, la Mion replicada reproduce tan bien la personalidad de la original que la madre, simplemente, necesita desconectarla de la terminal psicológica para superar el dolor de la pérdida que el ser artificial le recuerda constantemente. En cualquier caso, esta decisión repercute en el espíritu y hace que se estremezca, perdiendo presencia en el mundo de los vivos.

Memory Fragment #10



De nuevo, aparecemos en el comedor, pero ahora, el ser artificial, ha perdido la apariencia de Mion para convertirse en un cúmulo sombrío con espeluznantes manchas rojas y con ambas ramas en la cabeza. La correcta interpretación de los hechos se complica a partir de aquí. La única pista que tenemos sobre este cambio es el botón que la madre pulsa en el panel azulado del recuerdo anterior. Esa acción tiene una repercusión en el homúnculo que, al perder la conexión con la información del cerebro, empieza a manifestar su propia naturaleza aberrante. No obstante, el cambio no parece ser percibido por los padres, que siguen sonriendo al pasar por su lado y siguen relacionándose con él con toda la normalidad del mundo. Esto me lleva a pensar que el ser sombrío solo puede ser observado desde el plano espiritual en el que se encuentra la Mion original, ya que la historia se nos cuenta a través de sus ojos y sus recuerdos.

Es entonces cuando la puerta azulada se ilumina y desaparece, permitiéndonos el acceso al interior del comedor. Este punto es crucial, porque es el choque entre el mundo físico y el espiritual o, visto de otro modo, el punto de unión entre la psique humana y el alma. Pocas veces he visto tan bien representado un paro cardíaco, un corte en la respiración o un sobresalto en lo más hondo como se muestra en esta escena. Incluso recuerda a Matrix, con los códigos numéricos extendidos por el suelo, revelando la genética más íntima de la materia. Los colores cambian, el tiempo se detiene, hasta la música cesa. Es una interrupción divina, una anomalía en la matriz; y solo dos seres siguen móviles, inmunes a las leyes de la naturaleza, aquel que alberga las sombras y el portador de la luz.

Memory Fragment #11



Hay que entender que, a partir de aquí, los planos están mezclados; por lo tanto, las acciones que se llevan a cabo en estos recuerdos afectan, principalmente, en el campo espiritual, que es desde donde Mion puede trabajar, y tendrán una terrible consecuencia en el plano físico. Ella quiere regresar con su familia, pero carece de cuerpo. Sin embargo, tiene a su disposición un recipiente fabricado por sus propios padres, ¿no es así? Si pudiera, de algún modo, meterse dentro de él, recuperaría un cuerpo prácticamente igual que el suyo anterior, aunque antes debería expulsar de su interior la sombra que lo posee.

La niña interactúa con los elementos físicos y recibe reacciones inesperadas. El televisor parpadea mostrando un extraño rostro fosforescente o unas barras rojas verticales y de la nevera sale una especie de fantasma de ojos y boca saltones. Cuando establece contacto con el ser sombrío, Mion se distorsiona, pero, si toca a su perrito o a sus padres, los que se distorsionan son ellos. Nos encontramos en el recuerdo que nos cuenta el origen de Lumen y Umbra, las luces que la guiarán a lo largo del juego. Ella sabe que para volver con su familia, para regresar a su hogar, solo puede hacerlo a través de uno de esos recipientes con ramas por cuernos. Ella desea volver a la vida, pero el ser artificial le impide la entrada, por ese motivo extrae a Lumen y Umbra de sus padres, para que la guíen a través de la oscuridad (que es todo lo que simboliza el juego). Lo que no sabe es que, al establecer contacto con ellos, los destruye, sea por mera intervención divina o porque, simplemente, les da un infarto.

Al salir del comedor, que puede interpretarse como que el espíritu regresa a su plano dimensional, vemos que el mundo físico recupera su estado normal, no obstante, ahí donde se hallaban los cuerpos de los padres y del perro, aparecen charcos de sangre. Ahora bien, el cuerpo del ser artificial se muestra tumbado boca abajo, como si estuviera muerto. Desde el mundo exterior de Mion ya no vemos la sombra que lo poseía. ¿Significa que ya no existe? En cualquier caso, parece que el recipiente ha quedado disponible para Mion...

Memory Fragment #12



Este es el último recuerdo que tenemos de Mion antes de acceder al Memory Fragment secreto y, por lo tanto, se trata también del recuerdo más próximo al punto en el que empezamos el juego, ya que todos los fragmentos están contados en orden cronológico. La vemos en el centro de un escenario grotesco, rodeada de múltiples sombras que, al tocarlas, explotan en un charco sangriento. ¿Dónde se encuentra? Desde mi punto de vista, seguimos estando en el plano espiritual y, aunque deducimos por el juego que acabó poseyendo el cuerpo que cae exánime en el final del recuerdo anterior, me atrevería a afirmar que, tanto este espacio como todo el recorrido a lo largo del juego, son escenarios alegóricos de su lucha para volver a su hogar.

El primer escenario, las ruinas, son un símbolo de la devastación emocional de los padres, que la niña experimenta desde el interior del cuerpo artificial. Ocurre lo mismo en el siguiente, la fábrica, que nos recuerda al material de trabajo que usaba la madre en su laboratorio. El ejemplo más claro, como ya comenté, es el enemigo final de esta fase. ¿Y qué decir del tercer nivel? La analogía entre los experimentos botánicos del padre y el escenario repleto de plantas y otro tipo de vegetación es obvia. Es en este bosque donde encontramos el gran árbol, aquel sobre el cual se asienta todo el experimento. Cuando llegas a este lugar se intuye una gran puerta en la base del tronco pero, aparentemente, no podemos abrirla. Esto está relacionado con el último recuerdo, que veremos a continuación, y con el final verdadero del juego.

En cuanto a las sombras, en este recuerdo vemos a Mion "luchar" contra ellas. Debido a que un cuerpo puede estar poseído por las sombras, como ya hemos visto en los recuerdos anteriores, o por el espíritu de Mion, este Memory Fragment se me presenta como una batalla en el que la luz lucha contra la oscuridad para tomar posesión del cuerpo. Sabemos que la niña consigue su objetivo, pues justo después de este recuerdo es cuando ella despierta sobre la mesa de operaciones que hay en la sala derrumbada, al inicio del juego. No obstante, las sombras no han desaparecido, y siguen persiguiéndola a lo largo de todos los niveles porque quieren apoderarse de su cuerpo, a través del cual pueden llegar al árbol, que es la fuente de la vida.

Por lo tanto, hay niveles y subniveles de conciencia, pues incluso habiendo conquistado el cuerpo artificial, Mion sigue hallándose en el plano espiritual. Por este motivo, considero que el desarrollo entero del juego es simbólico y la niña, en realidad, nunca regresa a la vida, al igual que ocurre con sus padres, pero sí hay una búsqueda del alma para reunirse con sus seres queridos en el más allá. En caso de fracasar, obtenemos el final normal, que es el que vemos al final del cuarto nivel, tras enfrentarse a las sombras de sus padres. En él, parece que Mion regresa a su hogar, pero está vacío y, al salir por la puerta principal, cae por un precipicio sin fin.

Memory Fragment #13



Para dar con este Memory Fragment, es necesario haber encontrado los 12 anteriores a lo largo del juego. Tras conseguirlos y caer por el abismo que he mencionado antes, nos encontramos de nuevo al inicio del juego, con Mion tumbada sobre la cama de operaciones. A la izquierda, medio oculto por las ruinas, yace el último brote rosado. Este es el recuerdo más antiguo de todos, y se remonta al nacimiento de Mion.

La vemos salir del interior del árbol. Se da la vuelta y extrae una luz del tronco, que hace que se cierre la puerta. Esta luz es la llave que abre el árbol y es un elemento de vital importancia, pues es necesario recordar su ubicación para volver a abrir la puerta y conectar con la fuente de la vida. Esta es la única forma de enfrentarse al enemigo final y ver el final verdadero del juego.
Para ello, se nos permite elegir, en este recuerdo, el lugar en que Mion escondió la llave. Podemos escoger cualquier objeto con el que se pueda interactuar: la televisión, la nevera, la cama, etc. En mi caso, escogí el peluche del conejo. Creo que es el lugar donde Mion la escondería.

Una vez finaliza este Memory Fragment, debemos ir a la selección de capítulo y cargar el evento inicial del nivel 4. Ahí nos podremos mover por la casa y, si vamos al lugar donde escondimos la llave, podremos recuperarla. Después, cargamos el nivel 3, en la sección donde se encuentra el árbol y, con la llave en nuestro poder, podremos abrir la puerta y enfrentarnos al enemigo final.

No obstante, intentaré aclarar antes qué está ocurriendo. El árbol es, claramente, un símbolo alquímico, que poco tiene que ver con la espagiria con la que tan mal nos han acostumbrado los videojuegos —y otros medios— en los últimos años. Se trata, pues, de la materia prima con la que trabajaban los alquimistas que, en este caso, son los padres de Mion. Ellos consiguen crear una semilla, a modo de piedra filosofal, que es la que otorga la vida a los cuerpos orgánicos carentes de espíritu. Las sombras, nacidas de los experimentos de los padres, son sus intentos de generar conciencia en el interior de un cuerpo artificial. Este es el motivo por el que persiguen a Mion a lo largo de todo el juego y por el que invaden el núcleo del árbol. Son aberraciones de la psique que no lograron transmutarse y ansían un cuerpo físico para experimentar la vida. El final verdadero nos cuenta todo esto en detalle. Veámoslo.

True Ending:



Tras abrir la puerta del árbol con la llave de luz, Mion encuentra la semilla raíz del experimento dentro de una gran incubadora cilíndrica. A los pies, varios tubos salen de ella y nos recuerdan a aquellos que iban conectados a las incubadoras que el padre tenía en su laboratorio, cuando estaba fabricando el nuevo cuerpo de Mion. Aquí vemos a lo que iban conectados y entendemos por qué esos cuerpos podían tomar vida. En la parte superior, no obstante, encontramos varios monitores y en ellos aparece un rostro ensombrecido de una Mion con un áurea rojiza. La llamaré Mion Roja y es la parte incomprendida de sí misma.

La Mion Roja genera un pistón, igual a los que vimos en el nivel 2 y, llegados a este punto, nos preguntamos qué tenemos que hacer. El juego no nos da otra alternativa que ubicar a Mion debajo del pistón y activarlo con Umbra para que la niña muera. ¿Qué significa esto? Es importante entender que, en ningún momento, Mion ha regresado a la vida, por lo tanto no está muriendo realmente. Sin embargo, sí se había vinculado espiritualmente al cuerpo artificial que habían creado sus padres. Esa unión se rompe y el juego nos lo muestra a través de las ramas de la cabeza, que se le desprenden cuando la Mion Roja la posee. Por lo tanto, en este momento, el espíritu de Mion sale de ese cuerpo, pero todavía no lo vemos. A continuación, el cuerpo se levanta, sin ramas en la cabeza, y sigue a Lumen fuera del escenario.

De repente, aparece el espíritu de Mion envuelto en un áurea azulada. La llamaré Mion Azul. Sabemos que se trata del espíritu original de Mion porque lleva las ramas en la cabeza, símbolo que muestra el último recipiente al que perteneció. La ramas del anterior cuerpo flotan en el aire y empiezan a dar vueltas a su alrededor. La Mion Azul usa la herramienta de sus padres para revelar el árbol, cuya existencia pertenece a la propia naturaleza y es el único medio verdadero capaz de crear vida orgánica para albergar esencias de origen divino. La Mion falsa, al verlo, huye por un lateral, y Lumen y Umbra se esfuman con ella. Es importante entender aquí que el viaje realizado a lo largo del juego es el modo en que tienen los padres de guiar a Mion hasta este momento, pues debemos recordar que Lumen es en realidad su madre y Umbra su padre.

Al mostrar el génesis en el submundo, las sombras abren portales a ambos lados con la finalidad de invadir el núcleo del árbol y convertirse en seres tangibles. Se inicia el combate final, que es una suerte de Tower Defense en el que deberemos proteger al árbol de las sombras desplazando el espíritu de Mion por la luz y la oscuridad, de la misma forma en que lo hacíamos con Lumen y Umbra. El objetivo es enfocar las plantas hacia los enemigos y hacer caer los frutos para que levanten una rama protectora. Todo esto mientras evitamos que unos globos parasitarios eliminen nuestros recursos. Veremos que las sombras que acuden a la reunión son de todos los tipos, lo cual indica que es una llamada que atrae a todas las manifestaciones de la oscuridad por igual.

Este combate final es la consecuencia de una lucha que ha enfrentado a la naturaleza contra el hombre, a lo orgánico contra lo mecánico, a lo divino contra lo terrenal. Cuando todas las sombras han sido derrotadas, se ilumina la sala y el laboratorio empieza a hundirse. El árbol envuelve con sus raíces la semilla sobre la que se sostenía el experimento y la aplasta. El artificio se destruye y la Mion Roja pierde su cuerpo, que solo se mantenía con vida gracias al sustento que otorgaba el sistema. Lumen y Umbra se desintegran, porque han cumplido con su cometido y ya no queda más luz ni oscuridad en el submundo por el que guiar a Mion. La Mion Roja sale del cuerpo y se pone a llorar. La Azul lo ve y desciende a su lado...

Los créditos que se suceden a continuación, a diferencia de los primeros que eran una caída en blanco y negro por el abismo, son ahora un ascenso envuelto por un árbol coloreado. También, como diferencia, se nos van mostrando imágenes de momentos que han ocurrido a lo largo del juego. Cuando finalizan, se ve una escena donde se oye a los pájaros piar y se ve el árbol crecer en un entorno libre y rodeado de naturaleza. Su copa, verde y frondosa, está repleta de frutos de múltiples colores. En lo alto aparece la Mion Roja, que sigue llorando, y después aparece la Azul, que desciende de nuevo a su lado para consolarla. Posiblemente sea la continuación de la escena anterior y, aunque lo parezca, no se encuentran en un lugar ni tiempo distintos al anterior, sino que se hallan en el mismo plano espiritual tras el cambio acontecido al derrotar las sombras. Una vez la Mion Roja se calma, vemos que le desaparece el áurea rojiza y, al darse la mano con la Azul, se envuelve ella también con ese color. Este es el regalo final del juego, en el que la parte incomprendida de Mion recibe su reconocimiento y aceptación. Su perdón, en definitiva. Ambas se quedan mirando el horizonte y, finalmente, desaparecen. Fin del juego.




Jirachi's Wish

Jirachi
Blog de Jirachi
Wish upon Jirachi!

Posts destacados por el autor:
· htoL#NiQ —The Firefly Diary—: Memory Fragments
· Conversaciones con Nyx Avatar [Persona 3]
· EarthBound (Mother 2)
· Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca
· Journey: Análisis de Journey como alegoría de la vida.
· LIMBO
· BioShock
· flOw
· Mario Kart 7
· Flower
· Catherine
· The Legend of Zelda: Skyward Sword
· Sonic 4: Episode I
· Sonic CD
· Monkey Island 2: Lechuck's Revenge (Special Edition)
· The Secret of Monkey Island (Special Edition)
· Persona 3 Portable
· Ar Tonelico 2: Melody of Metafalica



Categorías:
Análisis
Debates
Frikismo
Gameplay Videos
Otros
Pokémon


Archivo:
Mayo 2015
Marzo 2015
Noviembre 2014
Agosto 2014
Febrero 2014
Octubre 2013
Septiembre 2013
Junio 2013
Mayo 2013
Febrero 2013
Enero 2013
Diciembre 2012
Noviembre 2012
Octubre 2012
Septiembre 2012
Agosto 2012
Julio 2012
Junio 2012
Mayo 2012
Abril 2012
Marzo 2012
Enero 2012
Noviembre 2011
Octubre 2011
Septiembre 2011
Agosto 2011
Mayo 2011
Febrero 2011
Julio 2010
Junio 2010
Abril 2010
Marzo 2010
Noviembre 2009
Mayo 2008
Marzo 2008
Enero 2008
Noviembre 2007
Octubre 2007
Septiembre 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Marzo 2007
Diciembre 2006
Octubre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Julio 2006
Junio 2006


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido