EL MUNDO DE OJED4R
Publicado: 20:55 28/07/2017 · Etiquetas: · Categorías: Análisis
Hola a todos, espero que se encuentren muy bien. La cita que nos depara hoy y con motivo del lanzamiento de la remasterización de uno de los juegos que más he querido jugar durante estos últimos años (a pesar de haber poseído la consola en donde originalmente salio) y estoy hablando de ni más ni menos que de Final Fantasy XII, un juego que a pesar de ser considerado por muchos como la oveja negra de la franquicia (exceptuando quizás Final Fantasy XIII) ya que dejaba de lado muchas características de anteriores Final Fantasy y además de apostar por un sistema combate mas propio de un MMORPG que de un sistema algo mas característico de la saga. Además de esta afamada cuestión, mucha gente criticó a los personajes de poco carismáticos, una historia confusa e aburrida, y sobre todo Vaan. Un protagonista dicharachero que no estaba del todo bien desarrollado y que además el juego lo relega a un segundo plano a la recta final de éste, pero que más adelante ahondaré de forma mas detallada. La verdad, llevaba mucho tiempo queriendo jugarlo ya que siendo un gran fan de esta maravillosa franquicia no podía perderme un titulo numerado de ésta y aunque pude poseer una PS2 en aquel entonces no era un admirador de esta saga y la conocía de muy vaga manera. Y aprovechando el lanzamiento de esta remasterización he podido jugarlo y le he metido una cantidad de horas bestial (personalmente me ha tomado mas de 70 horas en completarlo, logrando que sea el Final Fantasy que más horas me ha tomado para poder pasármelo).

Y por supuesto, en al análisis van a haber algunos spoilers de la trama, así que (como siempre) mi recomendación es que jueguen al juego primero, del resto, léanlo bajo su propio riesgo.

Antes de comenzar, quiero comentar los añadidos de esta remasterización, que no solo hace un gran trabajo mejorando el apartado gráfico del juego (que para mí comparándolo con el original de PS2 parece un casi un juego totalmente distinto) sino que además esta remasterización esta basada en una versión del juego que no salió de Japón y era la "International Zodiac Job System" (vamos, la versión internacional de toda la vida que era común en la saga) pero que además de añadir elementos extra, mejoraba en muchos aspectos de la jugabilidad haciendo de la experiencia de juego mucho mas llevadera y que no ha sido hasta ahora que con esta remasterización que hemos podido disfrutar de aquella edición inédita (bueno se podía jugar en emulador y con un parche que añadía los textos en ingles). Bueno, sin más dilación, empecemos.

HISTORIA:

El juego se centra en el mundo de Ivalice, el cual también estuvo presente en el Final Fantasy Tactics y en Vagrant Story, pero según el director estos no comparten relación alguna.

El juego comienza con el matrimonio entre la princesa Ashelia B\\\'nargin Dalmasca (heredera al trono del reino de Dalmasca) y el príncipe Rasler Heios Nabradia (heredero al trono del reino de Nabradia) lo cual esto significaría una unión entre dos reinos y un tiempo de paz para sus habitantes. Pero luego nos damos cuenta de que el Imperio de Arcadia empieza a atacar a los demás reinos para reclamar una autoría suprema sobre ellos. Cosa que no deja indiferente al príncipe y los demás reinos deciden entrar en la guerra contra el Imperio. Pero durante una batalla para defender el reino del príncipe, éste muere, cosa que hace emerger una preocupación constante entre los reinos y estos a su vez deciden buscar alguna manera de detener esta fatídica guerra. Por otra parte, el reino de Dalmasca decide buscar una solución directa, y éste decide firmar un tratado de paz pero que en el fondo es un tratado de redención ante el Imperio.

Basch, uno de los guardaespaldas más cercanos del príncipe (antes de su muerte) no está de acuerdo con esta decisión tomada, y en un plan secreto junto a un grupo de soldados y Reks (el personaje que controlamos en el tutorial y hermano de Vaan, el protagonista) deciden infiltrarse en el castillo del rey para detener la firma del tratado. Pero las cosas salen mal, ya que el hermano gemelo de Basch se hace pasar por éste y después de la firma del tratado acaba asesinando al rey y a Reks. Gracias a su parecido con Basch, hace creer a la población de que el es el verdadero perpetrador, consiguiendo que la gente termine despreciándolo para la posteridad y después de este suceso encierran a Basch y le mienten a la población de que éste ha muerto.

Después de este terrible suceso, la princesa Ashelia se "suicida" (ya comentaré más adelante el significado de estas comillas) dejando el reino a merced del imperio y éste asumiendo total control de él para someter a la población en un régimen totalitario.

Dos años después, en Rabanasta (capital del reino de Dalmasca), nos presentan a Vaan, un chico de 16 años que quedó huérfano debido a la guerra y que se encarga de hacer recados y ayudar a un bangaa (una de las razas del juego) llamado Migelo, dueño de una botica. Vaan también es amigo de una chica llamada Penelo, la cual también quedo huérfana por la misma razón que Vaan.

Después de distintos sucesos, la capital recibe la llegada del nuevo cónsul de ésta, llamado Vayne Carudas Solidor (villano principal del juego) el cual al principio es reprochado por la gente, pero después de un discurso (y para mí una de las mejores escenas del juego) sobre la paz y de como el planea ganarse la confianza de su pueblo, la gente comienza a alabarlo, pero Vaan y Penelo se muestran indiferentes ante este suceso ya que ellos nunca perdonarían al imperio por lo sucedido años antes.

Así que, Vaan decide infiltrarse en el palacio durante el banquete real para robar algunas riquezas que supuestamente el imperio había robado. Durante este evento, un pirata aéreo llamado Balthier junto a su ayudante Fran, una viera (otra de las razas del juego) y varios miembros de la resistencia, irrumpen en el palacio. Vaan, intentando escapar de este súbito ataque, se encuentra con Balthier e Fran, y decide acompañarlos. Mientras estos encontraban una salida, se encuentran con una chica llamada Amalia, la cual resulta ser la princesa Ashelia, la cual es ahora la líder de la resistencia y trata de recuperar su trono usurpado por el imperio.

Después de que logran escapar, son capturados por el imperio y encerrados en una de las varias mazmorras que usan como prisión. Después de lograr burlar a los guardias y dirigirse hacia la salida, se encuentran con el mismísimo Basch, al cual deciden liberar no sin antes ser reprochado por Vaan el cual le culpa por la muerte de su hermano, pero después Basch cuenta lo que realmente sucedió, ganando confianza en el grupo y perdón por parte de Vaan. Después de salir airosos del lugar, deciden regresar a Rabanasta y después de rescatar a Penelo (la cual había sido secuestrada por las relaciones que Vaan tenia con la resistencia) deciden unirse para acabar con el imperio y así recuperar la paz en Ivalice.

Después de esta "sinopsis" totalmente enrevesada (pero que no veía otra manera de explicarla) es hora de explicar mi opinión sobre el argumento del titulo.

A pesar de que la trama del juego puede resultar muy compleja (y hasta algo confusa) creo que estamos ante una de las mejores historias de toda la saga. No solo por lo compleja que es sino porque me ha parecido muy madura e adulta (a pesar de que lo demuestre muy disimuladamente) y creo que es uno de los Final Fantasy que mejor sensación épica y de viaje da, ya que hay un montón de regiones y junto a la cantidad de razas que hay (de hecho es el Final Fantasy que más razas tiene) da la sensación de que estamos ante un mundo vivo y que estamos experimentando una gran aventura junto con momentos épicos y emocionales (la llegada a la Costa de Fon me parece uno de los mejores momentos del juego).

Pero hay un detalle que se me olvidó comentar y que tuvo repercusión en el argumento del juego, y ese es su desarrollo.

El juego tuvo un desarrollo algo tortuoso. Y es que Yasumi Matsuno, principal director del proyecto, tuvo que dimitir durante la mitad del desarrollo debido a problemas de salud, y que debido a esto Hiroyuki Itō (quien dirigió Final Fantasy IX y co-dirigió Final Fantasy VI) tomo las riendas como director y eso se nota mucho a partir de la recta final del juego. La primera mitad del juego tiene mucha variedad de situaciones y el juego se centra en desarrollar a sus personajes y hacer mover la trama, pero ya cuando llegamos a la mitad de éste podemos notar como el ritmo del juego se acelera aun mas y se nota bastante un claro enfoque por querer terminarlo lo más pronto posible, ya que a la recta final pasamos por un montón de mazmorras y hacemos combates uno tras otro, y está claro que no sabían como acabar el juego pero que aun así es un cambio muy brusco y que se nota bastante, cosa que mucha gente criticó. Y a pesar de que lo entiendo perfectamente, sigo pensando que la historia del juego sigue siendo lo suficientemente interesante como para mantenernos enganchados hasta el final.

PERSONAJES:

Un punto muy criticado del juego, y son los personajes. Mucha gente dijo que los personajes del juego eran anti-carismáticos, aburridos, y que el jugador no conectaba con ellos. Yo la verdad no estoy de acuerdo con esta afirmación. A pesar de que no me parecen los mejores personajes que ha tenido la saga, yo los considero que están bien elaborados y que yo he logrado conectar con ellos en muchos puntos del juego, sobre todo con Balthier, que al principio me parecía el típico personaje graciosillo de la saga pero que tiene un trasfondo muy complejo e interesante (cosa que también pasaba con Vanille en Final Fantasy XIII) ahora voy a hablar de los personajes principales del juego.

Tenemos a Vaan (el protagonista) que sueña con ser un pirata del aire y que está dispuesto a hacer lo que sea con tal de cumplir su propósito. Y aquí voy a comentar un detalle muy importante y es que como el argumento pierde algo de fuelle a la recta final de éste, Vaan también pierde algo de protagonismo y el juego se centra mas en otras sub-tramas y se enfoca mas en otros personajes que hacer desarrollar a su propio protagonista y eso me parece un fallo muy grave a estas alturas. Luego tenemos a Penelo, una chica que al igual que Vaan perdió a sus padres en la guerra y que también peca del mismo problema que Vaan y es un personaje que al principio tiene mucho protagonismo pero que al final es regalado a un papel mucho mas secundario. Tenemos a Basch, el cual al principio iba a ser el verdadero protagonista del juego, ya que Matsuno quería un protagonista que fuera mucho mas serio y maduro de lo que eran la mayoría de protagonistas de la saga, pero que al ver en retrospectiva lo que eran los protagonistas de los juegos decidieron meter a Vaan con calzador en el elenco y apelar por una actitud de un personaje más del estilo "Shōnen" (termino usado para referirse a animes o mangas dirigidos a un publico joven). Luego tenemos a Balthier, un pirata del aire y al cual solo le importa el botín que otra cosa, pero como ya comenté lineas arriba, cuando descubrimos su trasfondo nos encariñamos aun más con el personaje y empatizamos con éste. Tenemos a Fran, una viera (raza del juego que se caracteriza por tener seres con orejas de conejo y de apariencia humanoide) que decidió dejar su aldea para aventurarse por toda Ivalice haciendo su aldea natal la margine y la desprecie. Tenemos a Ashe (sobrenombre de la princesa Ashelia) y que está dispuesta a detener al imperio y a reclamar su trono (salvando distancias con Final Fantasy XV) al principio el juego no se enfoca tanto en ella, pero ya a la mitad del juego, es el personaje que cobra mas protagonismo (razón por la cual Vaan se nota mucho más relegado a la recta final).

Y por supuesto, no puedo olvidarme del villano Vayne Solidor, que al principio es tratado como un simple cónsul pero que al final sus ansias de poder aumentan sobradamente, al punto de cometer atrocidades y malicias imperdonables. A mi en lo personal Vayne me parece un gran villano (incluso tiene uno de los mejores discursos que he visto en videojuego alguno) pero que peca de un problema que debería de ser inaceptable en la saga y es su tiempo de aparición. Vayne aparece muy poco en el juego, lo cual lo convierte en uno de los antagonistas que menos apariciones tiene en toda la saga (junto a Baldanders de Final Fantasy XIII) y que es una manera de desprestigiar a un gran villano, aunque quizás sea un problema que como ya comenté anteriormente radica en el dificultoso desarrollo del juego.

En resumen, no me parece el mejor elenco que ha tenido la saga, pero tampoco tengo la necesidad de decir que sea el peor (principalmente pienso que el Final Fantasy X-2 tiene el peor elenco) sé que muchos otros personajes secundarios no están del todo bien desarrollados y además sumado al hecho de la falta de protagonismo de Vaan a la segunda mitad del juego y que Vayne aparezca muy poco en el juego, lo convierten en uno de los elencos menos queridos de la saga, pero aun así considero que está a la altura de un Final Fantasy.

JUGABILIDAD:

Uno de los puntos más fuertes del juego y uno de los más destacados de esta remasterizacion (a pesar de tener las mismas mejoras de la versión "internacional") la jugabilidad. Primero empezaré comentando el sistema de combate de esta entrega antes de comentar las diferencias jugables entre la versión original y la remasterizacion.

El juego hace uso del sistema BDA (por sus siglas en español: Batalla en Dimensión Activa) sistema que solo se utilizo en este Final Fantasy y en su secuela Revenant Wings (y una versión derivada utilizada en los Xenoblade Chronicles). Diseñado por Hiroyuki Itō, este sistema a diferencia de otros Final Fantasy (a pesar de utilizar otra vez la manida barra BTA para realizar una acción) tiene un toque mucho más táctico y estratégico, ya que podemos elegir las acciones que queremos que tomen tanto el personaje que tengamos como líder (el que controlamos) y nuestros aliados de forma mucho más dinámica, ya que los turnos desaparecen y podemos realizar todas las acciones de nuestro grupo al mismo tiempo (eso si, hay que esperar a que se llene la barra BTA para realizar los comandos) así podemos elegir tanto si queremos que un personaje ataque y otro use una magia de forma dinámica.

Además, los combates aleatorios desaparecen. Y al igual que en Final Fantasy XIII (solo que aquí no pasamos a una zona de combate) los enemigos son visibles en pantalla y podemos pelear con ellos (si queremos o no) al entrar en su campo de visión. Sólo que aquí los combates se realizan en la misma zona, sin transiciones, como ocurría en anteriores Final Fantasy y además el tema de la zona en donde estemos se oirá durante los combates, no contando con un tema de batalla (aunque si de jefe) cosa que podría no ser del agrado de todos y la verdad resulta un pequeño desacierto en ese sentido, ya que la saga se caracterizaba por tener temas de combate muy buenos.

Ahora voy a hablar de una de las diferencias más significantes con respecto a la versión original, y son los tableros de licencia. Los tableros de licencia (muy parecido al tablero de esferas de Final Fantasy X y al Cristarium de Final Fantasy XIII) son una parte muy fundamental del juego, ya que a parte de poder mejorar los parámetros de los personajes (vitalidad, magia, fuerza, etc) tendremos que desbloquear el equipo para los personajes comprando, efectivamente, las licencias correspondientes. En anteriores Final Fantasy, simplemente bastaba con ir a una tienda y comprar las armas, accesorios, armaduras, etc. Pero aquí si queremos poder utilizarlas tendremos que desbloquear su licencia correspondiente en el tablero, y también pasa con las magias, ya que aquí no nos las dan simplemente con subir de nivel sino que también tendremos que comprarlas y desbloquearlas en el tablero. Pero la versión original tenía un pequeño detalle y era que cada uno de los personajes compartía el mismo tablero, y como ya pasaba en Final Fantasy X, podíamos elegir la ruta que quisiéramos, la cual hacía que ese personajes se decantara por un rol determinado, hasta aquí todo bien, pero el problema es que este sistema estaba pésimamente explicado en el juego y además todos los roles estaban mezclados entre si, cosa que dificultaba la elección de roles. Pero en esta edición (y en la internacional) tenemos el añadido de doce tableros con su roles correspondientes, en los que se encuentran: caballero, mago negro, mago blanco, cronomante, samurai, etc. Y podemos elegir dos tableros con cada personaje para que cada uno tenga dos roles y se desenvuelva en ellos. La pega de esto, la libertad de personalización. Ya que como en el original todos los personajes podían aprender todos los roles, podíamos crear distintas estrategias de cara a los combates en el juego (por si a veces queríamos tener a un arquero en nuestro grupo o un mago negro) y en esta versión cuando uno de los personajes elige un rol se quedará con él por el resto del juego sin la posibilidad de cambiarlo, así que nos tocará cambiar de formación si queremos planear diferentes tácticas en los combates, pero solo los personajes que tengas en tu formación ganarán experiencia para subir de nivel, así que si te pasas todo el juego con la misma formación, los otros personajes no rendirán en los combates, aunque por fortuna los puntos de licencia (abreviados como PL) si son compartidos entre todos los personajes y podemos almacenarlos hasta que tengamos que distribuirlos en los tableros.

Otra característica que no estaba presente en al versión original era un modo turbo en donde la velocidad del juego aumenta (y podremos aumentarla hasta dos o cuatro veces mas rápido que la velocidad normal del juego) y esto es bastante útil cuando queramos farmear o nivelar a nuestros personajes.

Y ahora viene quizás el aspecto jugable más característico de este Final Fantasy, y ese es el sistema de gambits. Este sistema consiste en poder configurar y modificar la inteligencia artificial (o IA) de nuestros personajes (incluso la del líder) para hacer los combates mucho mas dinámicos. Por ejemplo, si en un combate la vitalidad de algún miembro del grupo desciende por debajo del 50%, podremos configurar la IA de ese personaje para que cada vez que su vitalidad decaiga a ese punto use una poción o use una magia curativa sin la necesidad de que nosotros lo hagamos manualmente. Y podemos hacer esto con estados alterados, podemos hacer que nuestros aliados ataquen a un enemigo al cual estemos atacando o cuando éste entre en el campo de visión de ellos, si hay un enemigo con una vulnerabilidad elemental, dependiendo de la cantidad de vitalidad que tenga un enemigo, etc. La verdad, es un sistema que le da mucha profundidad al juego y al principio puede resultar algo confuso, pero a medida que vayamos profundizando en él le cogeremos el truco. Y a pesar de que es un sistema opcional y el juego no nos obliga a utilizarlo, la peleas se harán mucho mas lentas y si queremos enfrentarnos a los jefazos opcionales tendremos que hacer una configuración avanzada para hacer el combate mucho mas ameno. Pero hay una pega en este sistema, y es que si tenemos los gambits activados con todos los personajes, el juego si vuelve completamente automático durante los combates, sin la necesidad de que escojamos un comando ya que el juego lo hará automáticamente. Así que mi recomendación es desactivar los gambits del líder que estemos controlando y no tener la sensación de que no tenemos partícipe durante los combates.

Ahora voy a hablar de los limites, o como se hacen llamar en este Final Fantasy, sublimaciones. Las sublimaciones son unas habilidades especiales que pueden realizar los personajes y tendremos tres para cada uno y que tendremos que ir desbloqueando en el tablero de licencias. Al desbloquear la primera sublimación, aparecerá una barra debajo de la vitalidad y los puntos de magia de ese personaje, la cual podremos rellenar yendo a un punto de guardado (el cual además de guardar, recuperamos la vitalidad y los puntos de magia, como ya pasaba con las esferas del viajero en Final Fantasy X) o utilizando éteres y esta barra nos permitirá realizar estas habilidades, y dependiendo de la habilidad, gastará uno o prácticamente toda la barra (son tres habilidades por personaje así que al final la barra tendrá tres ranuras). Además, al utilizar estos ataques, durante la animación podremos usar los ataques de los otros personajes (siempre y cuando los hayamos desbloqueado) para crear así distintas cadenas, las cuales al final pueden desencadenar en un ataque final que causa bastante daño al enemigo. Pero para hacer estas cadenas tendremos que apurarnos, ya que hay un limite de tiempo, y si no elegimos una habilidad antes de que se acabe, la animación terminará y tendremos que activar otra sublimación.

Y por ultimo (antes de pasar a la siguiente sección)  tengo que hablar de las invocaciones ya que como todo Final Fantasy no podían faltar. Tenemos 13 invocaciones en total, y en este Final Fantasy son llamados Espers (como las invocaciones de Final Fantasy VI) y como también pasa con los limites, aquí para invocar tendremos que gastar ranuras de la barra antes mencionada y cada una de ellas (dependiendo de los parámetros que tengan) gastarán diferentes ranuras. Muy bien, ahora quiero comentar algo que no me ha gustado del todo con respecto a las invocaciones (quizás alguien piense que es algo sin importancia o una tontería) y es que las invocaciones no tienen los nombres originales de la saga. Así es, todas las invocaciones tienen nombres distintos. Sé que hay algunas invocaciones que no se parecen a otras ya vistas en la saga, pero Belias (la primera invocación que obtenemos) y Mateus perfectamente pudieron haber sido llamados Ifrit y Shiva (bueno sé que Mateus es de elemento aqua pero su parecido a Shiva es casi idéntico) y la verdad, siendo un fan de esta saga y sabiéndome el nombre de tantas invocaciones que han habido, me parece un punto muy desacertado, pero quizás tenga que ver con la mitología del juego. Pero hay otro problema. Puedo entender hasta cierto punto que las invocaciones no tengan los nombres originales debido a la mitología de Ivalice, pero las aeronaves que aparecen en el juego, tanto del imperio como de la resistencia...tienen los nombres de las invocaciones de la saga. Y la verdad, no sé si es por "trollear" a los fans, pero me parece ridículo hasta cierto punto e irónicamente incoherente.

En resumen, el sistema de juego me parece uno de los mas adictivos e profundos que he probado en la saga y es una pena que no se haya implementado en posteriores juegos de la saga (a parte de la ya antes mencionada secuela) ya que es un sistema que tenía potencial y si hubieran profundizado más en él y haberlo perfeccionado, de seguro hubiera sido un referente para la saga.

APARTADO TÉCNICO:

Antes de hablar de los cambios visuales de esta remasterización, voy a comentar lo que este juego significó para su tiempo (estamos hablando de un juego que salió hace once años). Cada vez que sale un Final Fantasy, este siempre logra ser el referente visual de cada generación y los juegos llegan a ser portentos gráficos descomunales (quizás el XV no llegó a serlo, pero no por ello hay que menospreciar sus gráficos) y Final Fantasy XII no fue la excepción. Es un juego que logró exprimir al máximo la potencia de la PS2, logrando un acabado gráfico sobresaliente para la época. Pero los tiempos han cambiado, y es obvio que el apartado técnico del juego se ha quedado algo desfasado, con un montón de dientes de sierra, texturas de baja resolución y "popping". Y estaba claro que con esta remasterizacion había que hacerle un gran lavado de cara, y el resultado es mucho más que satisfactorio.

El juego luce mejor que nunca. Con una implementación de antialiasing (método que se usa para el suavizado de bordes) que deja al juego prácticamente sin dientes de sierra y sin la molesta borrosidad de la versión original. También las texturas han sido cambiadas, ofreciendo mas calidad y definición en ellas. Los escenarios han sido remodelados y con la presencia de nuevos detalles que no estaban presentes en la versión original. Los modelados de los personajes también se mejoraron, cambiando en algunas escenas los modelados antiguos por los nuevos y eliminando algunos defectos como los típicos "dedos siameses" o los hilarantes hombros pixelados de Vaan.

Eso si, a pesar de estos cambios, se sigue notando el paso de los años en el apartado gráfico y hay algunos detalles molestos que siguen presentes. El popping se sigue notando (aunque no tanto como en la versión original) y habrá veces en donde los PNJs o los enemigos aparezcan de la nada, pero sigue siendo un detalle menor. Hay algunas texturas que siguen siendo de baja calidad, pero nada que no malogre la experiencia. Pero algo incompresible es que el juego se siga moviendo a 30fps, sé que han modificado las texturas y han hecho un lavado de cara significante, pero viniendo de un juego de una consola que tiene años a sus espaldas no lo veo claro (aunque quizás sea debido al código del juego y no a la consola en si ya que lo mismo pasó con la remasterizacion de Final Fantasy X) y a pesar de que el juego se mueve fluidamente en casi todo momento, hay algunas veces cuando hay muchos elementos en pantalla o durante los efectos climatológicos, el juego sufre algunas caídas de FPS, aunque no llegan a ser molestas y son casi imperceptibles.

A pesar de estas falencias, el juego luce genial y está claro que hicieron esta remasterizacion con esmero y  mimo. Un ejemplo de como deberían hacerse las remasterizaciones cuidando el acabado visual y que supere en gran medida al juego original.

BANDA SONORA:

Compuesta por Hitoshi Sakimoto (el cual ya había compuesto las bandas sonoras de Vagrant Story y Final Fantasy Tactics) estamos ante una de las mejores bandas sonoras que ha tenido la saga, desde temas totalmente emotivos hasta épicos que nos harán poner la piel como escarpias (bueno a mí me ha pasado XD). Quiero resaltar temas como: "Battle for Freedom", "Time for Rest","Royal City of Rabanastre" (el tema de Rabanasta),"Penelo\\\'s Theme" (el tema de Penelo), el tema de jefe, el tema de las peleas contra los Espers, y el cual es para mi el mejor tema que he escuchado en la saga (y mi tema favorito de cualquier videojuego) el tema principal de la saga y este juego sin duda tiene la mejor versión del mismo (salvando distancias con el de Final Fantasy XV y el del Brave Exvius) además, aquí dejo el enlace al tema porque créanme es digno de escuchar https://www.youtube.com/watch?v=BvMVi65XVAQ

Y no puedo olvidarme tampoco del tema musical del juego "Kiss Me Goodbye" de la cantante Angela Aki, el cual es uno de los mejores que he escuchado en la saga y encaja perfectamente con el trasfondo del juego.

Tambien debo comentar que esta remasterizacion nos permite elegir entre la banda sonora original (como se escuchaba en PS2) y la reorquestada. De las cuales, personalmente, prefiero la reorquestada ya que los temas ganan mucha mas majestuosidad, pero eso radicará en gustos de cada quien.

A pesar de que Sakimoto no llegue al nivel del gran Uematsu, considero que es una excelente banda sonora y sin duda uno de los mejores apartados del juego. Y a parte de las numerosas criticas que haya podido recibir el juego, la banda sonora es un punto claramente indiscutible.

CONCLUSIÓN:

Sin duda, estamos ante uno de los mejores Final Fantasy de la historia y que personalmente pienso que es un juego que ha sido infravalorado por mucha gente.

Ivalice es un universo fantástico, con un montón de razas y lugares de ensueño que son de los mas hermosos que he visto en la saga. Los personajes me han parecido brillantes, y puede que Vaan pierda algo de protagonismo a la recta final y algunos personajes no estén del todo bien desarrollados, pero me sigue pareciendo un gran elenco. El sistema de combate es uno de los mas adictivos y gratificantes que he visto en la saga y que sumado al sistema de gambits le da mucha profundidad al juego. El sistema de tablero de licencias me parece un gran acierto y además el sistema de roles le da mucha personalización al juego, pero no tanta como en el juego original. La banda sonora como siempre sigue siendo sobresaliente, con varios de los mejores temas que he escuchado en la saga. La historia me ha parecido una de las mas adultas de la saga, con temas sobre el antiimperialismo, la opresión, la saciedad por el poder absoluto y la tiranía.

Es una pena que no sea el Final Fantasy mas recordado, a pesar de sus grandes aciertos y una significativa base de seguidores. Y espero que Square-Enix planee explorar más el universo de Ivalice, ya que si lo lograron hacer en anteriores títulos de la compañía no veo por qué no hacerlo de nuevo.

Para finalizar, quiero decir que Final Fantasy X me sigue pareciendo el mejor de la saga, pero Final Fantasy XII ha logrado posicionarse en mi lista de juegos favoritos de la saga (y en una posición muy alta) y sin duda es uno de los mejores Final Fantasy que he jugado.

                                                               COMENTARIOS FINALES

Otra vez, gracias por leer este análisis, para mí ha sido un placer compartir mi experiencia con ustedes. Y a pesar de que mi blog no sea muy conocido, agradezco a todas aquellas personas que dedican una valiosa parte de su vida en leer estas publicaciones, así que, gracias.

Sin nada mas que comentar, me despido, un saludo a todos.
0 comentarios :: Enlace permanente
Compartir Compartir
FacebookCompartir
TuentiCompartir en Tuenti
MenéameMenéame Enviar
Comentarios: (primero los más recientes)
Participa con tu Comentario:

Este blog no permite comentarios.

ojed4r
Blog de ojed4r
Titulo: Big Boss

Posts destacados por el autor:
· Análisis: NieR: Automata (Un vistazo a la excéntrica mente de Yoko Taro)
· Análisis: L.A. Noire (el lado más oscuro de Los Ángeles)
· Análisis: Metal Gear Solid 3: Snake Eater (Obra maestra excepcional)
· Análisis: Final Fantasy XV: Episode Prompto
· Análisis: Final Fantasy XV (diez años de espera)
· Opinión: Retrasos en los videojuegos.
· Análisis: Final Fantasy VII (Nostalgia a raudales)






Blogs amigos:
Albert Wesker
Cibzs
Daruhan
De-mon
Mister Timor
Mr Flopy
Obey
ojed4r
Sulawesi
Whitefox


Categorías:
Análisis
Opinión
Reflexión


Archivo:
Octubre 2017
Agosto 2017
Julio 2017
Junio 2017
Marzo 2017
Octubre 2016
Septiembre 2016
Agosto 2016


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido