Long Live Play

Resultados para etiqueta "Onimusha"

Publicado: 20:45 08/06/2014 · Etiquetas: , , , , , · Categorías:
A poco más de un día de la conferencia de Sony en el E3 2014, se me ha ocurrido compartir en el blog aquellos juegos y sagas que me gustaría ver corriendo por los circuitos de PlayStation 4. La mayoría de estos deseos son inconcebibles, irreales o incompatibles con la situación del sector hoy en día, pero no soy de los que guardan especial ilusión por títulos predecibles y anuncios más que cantados.

5. Onimusha


Una de las sagas más fructíferas de Capcom en la era de los 128 bits, y para muchos, el primer gran juego de PS2. Una aventura de acción en el Japón feudal con demonios, espadas y magia, y un estilo entre Resident Evil y el más puro hack 'n' slash. Tres entregas numeradas —de gran factura técnica y artística— un juego de lucha y una especie de spin-off vieron la luz en PlayStation 2, además de un port para la primera Xbox y otro para PC. Nada parece indicar que Capcom vaya a rescatar esta saga —se ha hablado más de Dino Crisis en los últimos meses—, pero he de reconocer que me encantaría ver al bueno de Samanosuke repartiendo mandobles, rayos, fuego y remolinos de viento una vez más. Aunque viendo las nuevas políticas mercenarias de Capcom con algunas de sus sagas estrella —Lost Planet, DmC o Resident Evil—, temo que una joya como Onimusha caiga en manos occidentales.

4. Crash Bandicoot


La que fuera en los comicios mascota de PlayStation es una de las espinitas clavadas en el corazón de todo sonyer. La historia de esta saga es bien sabida por todos: tres entregas plataformeras en PSX firmadas por Naughty Dog, un racer de karts que supo plantar cara al mismísimo Mario —también desarrollado por ND—, y un party game de la mano de la desaparecida Eurocom. Tras conflictos entre Naughty y Universal, los derechos se fueron a manos de Vivendi, que hizo lo que quiso con el bueno de Crash. Juegos irregulares, niveles abiertos, superpoderes, rediseños, target más infantil, y un sin fin de malas decisiones. En la actualidad la IP pertenece, si no me equivoco, a Activision. Los rumores —o el simple afán de Sony por trollear al personal, quién sabe— apuntaban al regreso de Crash a Sony, pero todo parece haber quedado en una anécdota en forma de vídeo promocional de PS4.

3. Bloody Roar


Por estas fechas del pasado año, se rumoreaba el desarrollo de un nuevo Bloody Roar por parte de Sony como respuesta al Killer Instinct de Microsoft. Sin embargo, los rumores, una vez más, se quedaron en las tristes páginas de NeoGAF. La saga de lucha de Hudson  contó con dos entregas en PSX, dos más en PS2, y sendos ports a Game Cube y Xbox. Aunque siempre por detrás de otros grandes de la lucha 3D como Tekken, Virtua Fighter o Dead or Alive, Bloody Roar tenía el encanto de contar con luchadores que se transformaban en bestias. Tras una generación donde la lucha 2D ha experimentado prácticamente una segunda edad de oro, y con el resto de propuestas 3D bastante presentes actualmente, creo que es el momento de que Bloody Roar regrese por la puerta grande: más bestia que nunca y con todo lo que PS4 puede aportar técnicamente. Eso sí, desde antes de que Hudson echara el cierre, la IP está en manos de Konami —quien produjo la cuarta entrega—, y no parece estar en los planes de nadie traerla de vuelta.

2. Zone of the Enders


La otra saga estrella de Hideo Kojima, nacida en PlayStation 2 y con dos entregas en su haber. Un arcade de acción endiablada con muchas luces —y algunas sombras—, y con la fuerza suficiente para convertirse casi en un juego de culto. Durante los últimos años, era frecuente ver a periodistas preguntar a Kojima por ZOE3, quien dejaba caer siempre la posibilidad y su deseo de realizar una tercera entrega. Pero con Kojima Productions a full con MGSV, es casi imposible que veamos a Jehuty volar en un futuro próximo. Quizás una estrategia similar a la de MGR: Revengeance —desarrollado por Platinum Games con la supervisión de Kojima— sea la vía más práctica para esta saga. Desde luego, no se me ocurre un equipo mejor para tomar el relevo.

1. The Last Guardian


Muchos son los juegos que han caído en el limbo tras sus anuncios: Agent, Tekken VS Street Fighter, FF Versus XIII, Eight Days, Sadness, Killing Day, etc. Algunos se cancelan, otros se retrasan indefinidamente, y otros dan el salto generacional. Esto es, casi con toda seguridad, lo que le ha ocurrido a The Last Guardian, anunciado en 2009. Quizás la idea del Team Ico era demasiado ambiciosa para PlayStation 3 y los problemas en el desarrollo obligaron a trasladar el proyecto a PlayStation 4. O quizás Sony ha visto en su leyenda urbana particular la oportunidad idónea para hacer que muchos compremos su nueva consola. Sea donde sea, la magia del Team Ico merece ver la luz, y es en PS4 —aunque duela— donde el juego podrá ofrecer todo lo que Fumito Ueda imaginó en su día. ¿Lo veremos en este E3? A esperar toca.

Secreto: (Pincha para leerlo)

Un saludo.

Publicado: 03:13 31/01/2012 · Etiquetas: , , · Categorías:
Siguiendo con mi reto personal de terminar todos los juegos de PS2 que tengo en la estantería, esta tarde he logrado finalizar la última entrega de esta saga, un juego que pasó bastante desapercibido en su día, a pesar de pertenecer a una de las sagas más queridas de PlayStation 2. El juego lo adquirí hace 2 años casi, pero, tras una primera impresión bastante fría, lo dejé aparcado. Pues bien, hace unas semanas lo comencé en serio y he llegado a apreciar sus virtudes, y también a perdonar algunos de sus defectos.


Uno de los puntos que más me decepcionó al principio fue su mayor enfoque a la acción directa, en detrimento de los pequeños puzzles y la exploración del entorno. Algo que ya de por sí era escaso en la saga, ahora es casi anecdótico, aunque sigue habiendo algunos puzzles - sencillísimos, eso sí. Seguimos teniendo los acertijos para abrir cofres, las palancas y la búsqueda de llaves, pero nada supone un reto a la inteligencia.

Esto sería un punto negativo, si no fuera por la dinámica que han sabido introducir mediante el control de varios personajes. En total controlamos a cinco, que se van uniendo a nuestro grupo según avanza la historia, pudiendo llevar a dos a la vez y pulsar L2 para alternar el control. Esto es esencial para superar ciertos niveles y encontrar secretos, ya que cada personaje tiene sus habilidades propias que nos dan acceso a unas zonas u otras.

Los combates siguen siendo igual de sencillos, aunque ahora disponemos de nuevos combos que podemos ir adquiriendo al mejorar las habilidades. Por no hablar de la enorme cantidad de armas y accesorios de todo tipo de los que disponemos para equipar a los personajes, casi como si de un juego de rol se tratase. Según vencemos enemigos, vamos ganando experiencia, almas y oro, que nos permiten mejorar no solo nuestras armas y equipación, sino también nuestras habilidades y atributos. Esto da mucho potencial al juego, y está bastante bien implementado.

La dificultad está bien ajustada, aunque el desarrollo sea lineal y la IA de los enemigos a veces petardee, algo que el juego compensa con una cantidad ingente de final bosses. Amén del último nivel, en el que toca vencer a nada menos que 8 jefazos uno tras otro, a cual más desquiciante. Y es que, aunque todos los enemigos cuentan con patrones de ataque reconocibles, el juego castiga enormemente el error del jugador, y al mínimo toquecito se te va media barra de vida.

En cuanto a la historia, que nos sitúa 15 años después de lo acontecido en Onimusha 3: Demon Siege, está muy bien hilada en general. Las escenas siguen rayando a un buen nivel y el guión es más extenso que otras veces, pudiendo hablar con los personajes para enterarnos de los entresijos de la trama y demás líos entre ellos. Eso sí, la cinematografía no está tan cuidada como en anteriores entregas y el conjunto es menos épico que en las aventuras de Samanosuke o Jubei. Y en lo que al apartado gráfico se refiere, cumple de sobra, con unos escenarios detallados y sólidos, aunque poco interactivos, y unos personajes grandes y bien diseñados.

Si os gustaron las anteriores entregas, creo que esta también lo hará. En mi opinión, el nuevo sistema de desarrollo de habilidades y armas es todo un acierto, al igual que la variedad de personajes, y compensa las carencias que pueda tener con respecto a los anteriores. De duración anda muy bien, entre unas 25-30 horas, y eso que no he completado el Reino Oscuro, que esta vez es más difícil si cabe, y ha de jugarse con cada uno de los 5 personajes para desbloquear sus armas finales.

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido