Long Live Play

Publicado: 01:05 14/03/2017 · Etiquetas: , , , · Categorías:
En esta ocasión os dejo mis impresiones sobre Blur, arcade de velocidad de la desaparecida Bizarre Creations, artífices de la archiconocida saga de velocidad Project Gotham Racing. Antes que nada, decir que no soy ningún experto —ni siquiera aficionado— a los juegos de velocidad, por lo que no esperéis una opinión muy findamentada. Simplemente os hablaré del juego y de mis sensaciones como usuario "intermedio".


Blur salió a la venta en el 2010 con la "difícil" tarea de combinar el estilo de juego de juegos de velocidad como Burnout o Ridge Racer, con los power ups de Mario Kart, y el aliciente de usar de coches reales. El juego presenta un original sistema de carreras en las que debemos superar una serie de pruebas de distinto tipo para poder enfrentarnos al jefe final de cada zona o nivel, que suman un total de 9 bosses. Las pruebas que se nos plantean pueden ser carreras clásicas, pruebas contrarreloj con checkpoints, o carreras de destrucción en las que debemos eliminar un determinado número de vehículos utilizando potenciadores. Este sistema se hace bastante ameno, pues si se nos resiste alguna carrera, siempre podemos buscar otra de distinto tipo para seguir avanzando y volver cuando tengamos mejores vehículos.


Además de superar las pruebas previas a cada jefe, tendremos también que cumplir ciertas exigencias de cada jefe para tener acceso al enfrentamiento 1 VS 1, como por ejemplo realizar un número de impactos con disparo en saltos, o finalizar una vuelta completa sin bajar de 120 km/h, por nombrar algunas. Esto, sumado al hecho de que en cada carrera tenemos un marcador de fans —con un objetivo fijado para cada una—, hace que rejuguemos bastante las diferentes pruebas en busca del mayor número de puntos. Estos puntos —o luces, como los llama el juego— nos darán acceso a nuevos vehículos y nuevos niveles. Algo positivo es que la llave para acceder a las pruebas del siguiente nivel no reside en derrotar al jefe anterior, sino en acumular un determinado número de puntos. De modo que es difícil quedarse bloqueado en el juego sin poder avanzar.


El juego presenta alrededor de 70 vehículos licenciados, divididos en 4 categorías, y con diferencias, no solo en términos de velocidad, aceleración y manejo, sino también de resistencia frente a ataques e impactos. Algunos tienen más agarre en las curvas, otros una mayor capacidad derrape, y algunos ofrecen una opción más equilibrada. También se plantea la ventaja de los coches todoterreno en circuitos en los que hay partes de tierra, barro o agua, ya que se frenan menos. Sobra decir que el control es totalmente arcade, y bastante accesible para cualquiera, salvo algunos vehículos que requieren más destreza. El número de circuitos tampoco está nada mal, con más de 30 pistas ambientadas en ciudades reales como Barcelona, Londres o Tokyo; y con bastante variedad de localizaciones, desde núcleos urbanos, zonas costeras y rurales, hasta muelles y áreas industriales. Casi todos presentan rutas alternativas con las que jugar para adelantar posiciones o conseguir determinados potenciadores.


Gráficamente el juego cumple bastante bien, con vehículos bien recreados, circuitos vistosos y variados —sobre todo en la segunda mitad—, buenos efectos de luz y partículas, buen uso del motion blur y una sensación de velocidad endiablada, acorde a este estilo de juegos. Además, el juego se mueve con total solidez, incluso cundo hay varios coches —hay carreras de hasta 20 participantes— y efectos en pantalla. No se trató de un título puntero en su día, pero sí que es resultón, y consigue un estilo que lo diferencia lo suficiente de otros juegos del sub-género, con una paleta de colores bastante sobria en circuitos, en contraposición a unos colores más vivos en vehículos y efectos de luces.


En definitiva, un muy buen arcade de velocidad, con una curva de dificultad bien ajustada y bastantes opciones para no caer en el aburrimiento a primeras de cambio. Se trata de un juego que pasó desapercibido en su momento, pero que cuenta con una calidad notable en todos sus apartados y una duración considerable en el modo para un jugador, sin contar que presentaba opciones online en su día.

Lo mejor: Buen control; el uso de potenciadores permite dar la vuelta a una mala carrera, gran cantidad de retos por superar: técnicamente muy bien resuelto; sistema de jefes original en un juego de velocidad; variedad de vehículos y circuitos.

Lo peor: Se echan en falta más tipo de pruebas y más potenciadores; quizás demasiado accesible para expertos en el género; música muy olvidable y aburrida, de las peores que he escuchado en un juego de velocidad.

Un saludo.
0 comentarios :: Enlace permanente
Compartir Compartir
FacebookCompartir
TuentiCompartir en Tuenti
MenéameMenéame Enviar
Comentarios: (del primero al último)
Participa con tu Comentario:

Este blog no permite comentarios.

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido