Super Timor est encore plus fort

Publicado: 16:26 29/10/2009 · Etiquetas: , , , , · Categorías: Personal y otros : Gaming
Anoche soñé que me hallaba en una posada en algún camino polvoriento de Hyrule. Había una explanada para los carruajes, una pequeña terraza-enramada a modo de patio interior y un hotelcito de dos pisos con balcón. Mi papel era el de un personaje auxiliar (con ropa de campesino y todo) que había que controlar al principio del juego, antes de pasarle la batuta a Link. Entré a unos salones o pasillos en busca de algo (no recuerdo qué), al parecer lo obtuve y salí a la enramada, donde había una puerta que no traté de abrir porque salí a curiosear. Lo raro es que me sentía consciente de estar en un juego, y podía ver cómo algunas superficies eran texturas planas. También me extrañó un anacronismo: había unos cuantos autobuses antiguos (¿de vapor?) en la explanada, coexistiendo con las carretas y los caballos. Y a pesar de eso (y de que Link no apareció en ningún momento), estuve seguro de que me encontraba en un Zelda.

Ah, y cumplí 29 años ayer, pero ese no es el tema.

Publicado: 15:56 22/10/2009 · Etiquetas: , , , , , , , , , , , , · Categorías: Ríete... por favor : Anime y manga

Publicado: 15:17 21/10/2009 · Etiquetas: , , , , , · Categorías: Gaming : Ríete... por favor

Publicado: 15:27 20/10/2009 · Etiquetas: , , , , , , · Categorías: Ríete... por favor

Publicado: 18:54 19/10/2009 · Etiquetas: , , , , , · Categorías: Ríete... por favor

Publicado: 19:14 18/10/2009 · Etiquetas: , , , , , · Categorías: Anime y manga
Cierto día, se me ocurrió hacer una lista de animes que quería ver, para no hablar desde el desconocimiento cuando tocara conversar sobre el tema, y obviamente para entretenerme. La selección creció y creció, por momentos sin control, hasta el punto de que a finales de mayo del 2012 me quedaban, según mis cálculos, alrededor de 18 meses (viendo 5 episodios diarios y con 7 días de "descanso" por mes) para acabarme la lista completa.

Un día me di cuenta de que ya había visto suficiente anime para hacer un compendio de reviews personales cortos, lo que me trae al presente artículo.

Primero, unas cuantas consideraciones:
- Lista actualizada al 4 de noviembre de 2017.
- Aunque parezca innecesario, reitero que son mis opiniones. No esperéis estar siempre de acuerdo conmigo. Se trata de un fan diciendo lo mucho o poco que le gusta algo, no de un analista, por eso de vez en cuando no garantizo controlar el fanboy dentro de mí. Tampoco soy Cervantes.
- No incluyo series de mi infancia, ni Pokemones ni Dragon Balls ni nada por el estilo, ni material “privado”. XD
- Algunos nombres son los originales japoneses, otros son occidentales (lo notaréis con las pelis de Ghibli, por ejemplo). Considerad este punto si no encontráis algo en un primer intento.
- En ciertos casos, hago un review de todo el material (series, OVAs, filmes...) bajo un mismo título.
- En otras ocasiones, rompo el orden alfabético para ordenar series por temporada.
- También puede haber uno que otro review de producciones de imagen real (doramas, películas) relacionadas con los animes.
- Haré un esfuerzo por no soltar spoilers. Un esfuerzo.
- Preparaos para un huracán de memes, tropes y términos frikis.
- Esta lista queda abierta a actualización y modificación. Lenta, pero segura.

#
009-1. Me ha entretenido, a pesar de que los guiones son un tanto básicos. Me gustó el estilo retro-futurista sesentero y el diseño clásico (aunque simple) de los personajes, incluso las curvas exageradas de las chicas.
2x2 Shinobuden. Me reí, pero... no sé, le falta algo. Quizás toda la locura me pareció algo ya visto.
5 Centímetros por Segundo. El arte es sublime, las historias son bombas lacrimógenas, y “One More Time, One More Chance” es la guinda.

A
A-Channel. Anime, especiales y OVAs. Es como un reciclaje de personajes y escenas de varias series de slice-of-life, pero a pesar de su poca originalidad sabe dar en el clavo con la esencia del género. Me pareció agradable y sólidamente entretenido.
Aa Harimanada. Rebosante de MANLINESS, y con buenos combates. El protagonista es como una fusión de Mamoru Takamura y CM Punk en un luchador de sumo.
Abenobashi, Distrito Comercial Mágico. Vale, es GAINAX, pero es normalita y el argumento es una simple excusa para presentar los diferentes “mundos”. Como sea, mantuvo mi atención y tiene sus instantes épicos, como la idea original del Lagann Impact, el momento “uguu~” y el “Fucking Hot Dog”. XD
AD Police (OVA). Buenas historias, percibo los finales un pelín apresurados, pero de que hay calidad cyberpunk, la hay.
AD Police (serie). No me desagrada, tiene potencial, pero el dibujo y la animación son tan mediocres que le matan todo intento de expresión o espectacularidad. Esta serie habría subido muchos puntos con un buen apartado visual y un ambiente menos genérico, más adulto y distópico (como el de las OVAs).
Afro Samurai / Afro Samurai Resurrection. Yo, mon, nigga got style.
Air (TV). Una joya, muy conmovedora. Misuzu es un ángel. Aunque hasta el día de hoy sigo confundido con lo del cuervo.
Air (película). Buen esfuerzo, pero muy sintetizada. Además, la versión TV de Kyoani le pega una importante zurra.
Air Gear. Dos o tres batallas buenas, y el resto es fanservice y actitud de “soy más cool que tú”. No logró aumentarme el interés mientras duró.
Air Gear: Break on the Sky (OVAs). Me gustaron un poco más que la serie, principalmente por los combates más vistosos.
Akagi. No entiendo el Mahjong y me pierdo en las explicaciones (quizás por eso prefiero a Kaiji), pero Akagi también atrapa y tiene lo suyo. Su atmósfera tensa transmite con claridad "esto es yakuza, esto es chungo, no te atrevas ni siquiera a voltear la cara".
Akane Maniax. Comedia meh, drama meh, y cuando se juntan no pegan ni con cola. Akane-chan se ganó mi simpatía en Kimi ga Nozomu Eien, y obviamente se merecía algo mejor que esto.
Akikan. Serie y OVA. Una especie de Kannagi + Rozen Maiden versión patatera, repleta de QUALITY y con el prota más repelente que he visto (sí, más indeseable que el de School Days). Este anime parece (sin serlo) una cutre-adaptación de juego Hentai. Y encima el mejor episodio es un relleno donde nadie hace nada.
Akira. Me quito el sombrero ante Katsuhiro Otomo y la era de la animación a mano. Sin embargo, ya que el manga desarrolla mejor la historia, lo pongo en lista de espera.
Amaenaideyo. No es el mismo ecchi-clon de siempre, aunque a simple vista lo parezca. Los episodios son entretenidos y reflejan un buen esfuerzo por inyectarle originalidad al género.
Amaenaideyo Katsu. Tiende a un ecchi más común y corriente que la primera temporada, y el prota está más perdedor que nunca, a pesar de que hay más argumento. Sin embargo, no es un caso Zero no Tsukaima. Aún se mantiene a flote.
Angel Beats. Buen drama e historia, y el humor me gusta aunque es un poco forzado. No alcanza la magia de las adaptaciones de Kyoto Animation, pero tiene sus instantes.
Animation Runner Kuromi-chan. Me cae bien este par de OVAs, por el humor con que se plasman ciertas actitudes y situaciones laborales que de otro modo deprimirían a quienes a veces tenemos que sufrirlas en carne viva; y para un fan del anime, qué mejor ambiente que un estudio de animación para representarlas. También se aprende de dónde viene el QUALITY, con unos ejemplos que son el puro descojone.
Animatrix. Cortos imprescindibles para el fan de Matrix y muy recomendables para el que no es fan. Por cierto, hay uno que se puede calificar como el predecesor de Dennou Coil.
Anohana. Serie y película. Aunque a veces se le fuerza el drama, está bien y engancha (y Menma es la fantasma más moe de todos los tiempos). El especial live-action es otro tema: luce una gran dirección artística, pero la mala actuación lo echa a perder.
Aoi Bungaku Series. Anime para pensar, con gran ritmo narrativo y una calidad visual de película.
Appleseed (1988). Me ha entretenido bastante, incluso me ha despertado el interés en el manga (a pesar del Engrish y el dibujo ochentoso). Es buena señal que tras más de dos décadas esta OVA aún conserve suficiente carácter propio y no se sienta como una plantilla para GitS.
Appleseed (2004). Esta Appleseed es para la OVA original lo que son las pelis de Ghost in the Shell para los mangas. Es decir, una interpretación más seria, pero igual de válida e igual de buena.
Appleseed Ex-Machina. Tiene sus peleas molonas a lo John Woo (por algo está ahí como productor), pero es inferior a la de 2004 en argumento. A veces hasta parece un videojuego.
Appleseed XIII. Decepcionante. Un anime cualquiera de ciencia ficción con una etiqueta de “Appleseed” pegada con celo. Y eso que la historia tiene posibilidades, pero es demasiado común para aguantar un desarrollo tan lento y con tanto flashback y alegoría repetitiva. Me da que sería un poquito más aceptable si no fuera CG.
Appleseed Alpha. Es grato volver a ver una buena entrega de Appleseed después de los últimos tropiezos. Sigue un esquema de típica peli gringa de acción (y Deunan podía haber lucido más joven), pero es entretenida y la calidad gráfica es alucinante.
Aquarion. Veo que se propusieron hacer un homenaje a los mechas clónicos de los setentas y ochentas... y eso mismo fue lo que hicieron. Un anime de mechas clónico, con uno que otro combate semi-interesante, pero poco más de ahí.
Aquarion (OVA). Hay algo que falla aquí. La serie es meh, pero al menos tiene sus momentos y gracietas; en las OVAs, en cambio, sólo veo un intento desesperado por parecer un clon de Evangelion y lucir combates CG. No me ha hecho tilín, ni siquiera con la sorpresa final.
Aquarion (película). Una recopilación de las OVAs con algunos añadidos. Le rescato el primer segmento porque tiene valor auto-paródico.
Aquarion Evol. Más pasable que la primera Aquarion, quizás porque hay menos contraste entre el estilo visual y el espíritu de la serie, o por el trolleo de cierta revelación casi al final, o porque me acostumbré.
Aquarion Love. Una OVA crossover de las dos primeras temporadas. Es carnada para fans, pero no está mal.
Aquarion Logos. Esto es como ver los Power Rangers. Cuando vi Evol tuve la ilusión de que podía haber más mejora en la franquicia, pero aquí se han marcado una sosería que puede llamarse cualquier cosa menos Aquarion.
Aru Tabibito no Nikki. Surrealismo bien manejado e interesante, inclusive en los extras (que son aún más fumados que los episodios principales).
Las Aventuras de Horus, Príncipe del Sol. Puede que el argumento no sea tan impactante hoy en día, pero su desarrollo es una pasada y la calidad del dibujo es magnífica, a veces hasta pasa por una película actual. A propósito, la dirección está a cargo de un tal Takahata, y el jefe de animadores es un tal Miyazaki.
AyuMayu Gekijou. El único spinoff de Kimi ga Nozomu Eien que me ha gustado de verdad, aunque las referencias a MuvLuv las pillé a medias por no haberlo jugado. Ayu y Mayu son como los enanos de Orphen, pero con gracia (y un extraño moe). ¿Cómo sería una serie protagonizada por ellas?
Azumanga Daioh. Mi anime predilecto de slice/humor, y uno de mis favoritos de todos los tiempos. Cuando acaba, quieres más. Cuando buscas más, lo revisionas todo de nuevo, y sueltas carcajadas como el primer día. Y sigues con ganas de más. Ojalá hagan OVAs con los capítulos especiales de Hoshuu-hen, y con todo lo que se haya quedado del material original. Ojalá. Por favor. Onegai.

B
Baccano. Serie y OVAs. Es liosa, aunque tiene buenos personajes. Al final se queda en “eso (no) es todo”, y uno se pregunta lo mismo: “¿eso (no) es todo?”
Bakemonogatari. Me da la impresión de que es un enorme relleno de diálogo friki con un poco de argumento. Pero la dirección hipnótica de Akiyuki Shinbo le hace bastante diferencia a favor; de hecho, si no fuera por él, no habría funcionado.
Bakuman. Tres temporadas. Al principio tiene un ritmo irregular, y le sobran algunos momentos rollo "¡vamos a lograrlo!", pero desde que el elenco comienza a expandirse se pone a crecer y mejorar constantemente, hasta llegar a un muy buen término. Y de que engancha, engancha.
Bamboo Blade. Tama-chan es el alma de esta serie. El resto cae entre normalucho y aprobado, y no me convenció el final de “galletitas para todos”. Pero unas OVAs de Blade Braver no me habrían caído mal.
Bartender. Originalidad y excelencia narrativa son dos factores que por sí solos definen un anime de calidad, y Bartender los reúne ambos. Cada episodio tiene su sabor propio, se paladea sin prisa y deja satisfecho, igual que un buen trago.
Basilisk. El mejor anime de ninjas que he visto. Caramba, de lo que era capaz Gonzo cuando no estaba en crisis.
Basquash. Aquí hay calidad técnica, el problema es que se pone demasiado serio, y lo que podría haber sido un buen "shonen deportivo loco" se desaprovecha.
Batman Gotham Knight. Interesantes visiones del Caballero Oscuro. Lo único que me choca es que uno de los Bruce Wayne me cae demasiado bishounen.
Battle Angel Alita. Bueno pero poco, apenas da para conocerlo todo y pum, se terminan las 2 OVAs. Podría haberse hecho / podría hacerse un pedazo serie de TV con el manga.
Battle Programmer Shirase. Los segmentos de pwnage uber-1337 h4xxor de Shirase son una pasada, el problema es que son pocos para lo que la serie promete, y el enorme resto es repetitivo y falto de interés, hasta el punto de que han tenido que aderezarlo con ecchi loli. Encima los "villanos" que más aparecen son dos gordos sin carisma.
Bayonetta: Bloody Fate. Una sarta de fanservice a base de combates vistosos y poses calentorras. Es como una peli serie B, buena para matar el tiempo y relajar el cerebro por una hora y media.
Beck. Bien. No “excelente”, sino “bien”, con sus momentos de “muy bien”, y la música es estupenda, por supuesto. Supongo que le gustará más a alguien que esté metido en el mundillo del rock indie.
Berserk. Si la versión animada lleva tal despliegue de "badassery", aún con los recortes, entonces el manga tiene que ser algo extraordinario. De hecho, lo puse en pendientes desde que vi los primeros episodios de la serie.
Berserk: Golden Age. Tres películas soberbias. Y si vienen más, pueden llegar a ser obras maestras.
Binchou-tan. Precioso anime, te deja en un estado de calidez y buen rollo que a veces te hace pensar en Ghibli. Rebosa de ternura, curiosidad, “kawaiisa”. Hasta me conmovió en ciertas escenas, a mí que no caigo tan fácil.
Black Lagoon. Dos temporadas y OVAs. La serie que habría hecho Tarantino (o Rockstar). Desde que se le pilla el tranquillo, se vuelve una gozada.
Blade Runner: Blackout 2022. Buen corto, soberbiamente animado y que se ajusta como un guante a las películas. Me habría gustado que durase más.
Blame. Casi no entendí nada. Es algo hecho para quienes leen el manga.
Bokurano. Es como una Evangelion más simple, pero con suficiente carácter propio, y unos giros bastante interesantes.
Bokusatsu Tenshi Dokuro-chan (toda). Regulera y dependiente del fanservice y gore, pero admito que me sacó sonrisas. No es para todo el mundo.
Bottle Fairy. Chicas diminutas, como Binchou-tan, el mismo buen rollito, pero tirando más a la comedia que al slice-of-life (y con algunos toques de humor no tan infantil). Sí, divierte.
Bounen no Xamdou. Su trama se va tornando pesada y confusa, tiene varios deja-vus de otros animes, juegos y mangas (no sólo de Nausicaa y Eureka 7), y suele depender de la Rule of Cool para resolver situaciones y diálogos, sin embargo en general me parece un anime de notable a sobresaliente. ¿Será por el impecable arte de BONES?
Bubblegum Crisis (OVA). Sus escenas de acción y su banda sonora ochentosa me fueron ganando episodio tras episodio. También son recomendables los Hurricane Live, con sus pinceladas del pasado de las Knight Sabers.
Bubblegum Crash. Los dos primeros episodios le dan a las chicas poco espacio para lucirse a tope, y el tercero me pareció apresurado y algo WTF. No son malas OVAs, pero no están a nivel, parecen más un especial de reencuentro que una verdadera secuela de Bubblegum Crisis.
Bubblegum Crisis 2040. Al ser un "reboot" de la historia, me acerqué con cautela. Afortunadamente mis dudas se disiparon, ese estilo más noventero le queda de perlas. Creo que iguala a las OVAs (o quizás anda un pelín por debajo, por culpa del final). Sylia-neesama y Nene-chan = RABU.
Bus Gamer. Típico shonen de yoyas, pero extremadamente corto y, lógicamente, con final abierto porque el manga se quedó en un volumen piloto. No sabía que se podían hacer series de anime de sólo 3 episodios.

C
Canaan. Tuve expectativas demasiado altas. Con razón al principio me extrañé de que todo estuviera tan desarticulado y ocurriendo "for the lulz", y con unos WTF que claman al cielo. Si me gustó algo, diría que fue la coreografía de las escenas de acción y un poco los tramos finales.
Capeta. El inicio es Hajime no Ippo sobre ruedas (no exagero). Luego se normaliza con los episodios de transición típicos de un shonen deportivo, pero cada vez que volvemos al asfalto a competir en serio, regresan la epicidad y la comedera de uñas. Me gustó el estilo manga de los fondos y el uso de las CG en las carreras. En conjunto, Capeta es de alta calidad y recomendable sin problemas.
Carnival Phantasm. Tiene secciones regulares y secciones divertidas (que a veces llegan a geniales). Me gustan más las que parodian a Fate/stay night, tal vez por culpa de lo que ya sabemos del anime de Tsukihime.
Casshern Sins. Un “animezazo”. Tremenda atmósfera y enganche, a pesar de que abusa de las situaciones de encuentro / reflexión / pelea, y de que los escenarios son prácticamente el mismo páramo a lo largo de toda la serie. Busqué algunas cosas del Casshern original de 1973 en Youtube, y no hay color, me quedo de lejos con la versión “Megaman emo”.
El Castillo Ambulante de Howl. El arte es espectacular, como se espera de Ghibli; el argumento empieza bien, pero como a Miyazaki le gusta “jugar” con las películas sobre la marcha, aquí se le ha deshilachado por algún lado al final.
El Castillo de Cagliostro. La menos favorita de don Hayao, para mi gusto. Aventura típica, no he visto las series de Lupin pero me da la impresión de que todos sus episodios son así. La secuencia de la persecución es brutal.
El Castillo en el Cielo Laputa. Es un reciclaje de Conan en un contexto diferente, pero eso en mi opinión no le quita epicidad ni méritos para considerarla el mejor de los “Castillos” de Miyazaki y meterla por lo menos en su top 5.
Cencoroll. Bastante cool y con toques gainaxeros. Me gustaría ver ese concepto convertido en una serie, a ver qué puede lograr Atsuya Uki con presupuesto y equipo.
Chaos Head. Al principio es un buen Mindfuck. Lástima que pronto degenera en una mezcolanza de shonen del montón, harem, reflexiones a lo Shinji Ikari y chicas mágicas.
Chaos Child. Serie y película-especial. La trama está apretujada y sufre de anticlímax en momentos claves, pero aún así sigue siendo mejor que Chaos Head. Lo que se supone que debe hacer (putear la cabeza del espectador) lo hace correctamente.
Charlotte. Me la esperaba buena, pero no ASÍ de buena. Sobrepasó mis expectativas con una trama bien manejada, grandes personajes como Tomori y una estupenda segunda mitad. En conjunto me parece superior a Angel Beats.
Chobits. Aprobado, y recomendable según qué preferencias. Me habría gustado más con menos relleno (salvo el MMORPG) y la fase final de la trama de Chii mejor distribuída.
Chrno Crusade. Algo trillada, pero fue divertida mientras duró.
Clannad / Clannad After Story. Clannad is Life. Si Air es la excelencia y Kanon la magia, Clannad en conjunto es la perfección.
Clannad (película). Lo mismo que con Air, buen intento pero demasiado resumen. La pobre Toei se asemeja a esos personajes secundarios cómicos que se la pasan tratando inútilmente de sobrepasar al prota (Kyoto Animation).
Claymore. Comenzó soberbia, bajó a buena, se separó del manga y desembocó en un final Disney que me dejó un poco como los Reaction Guys. Aún así, no está mal para un visionado sin compromisos con el manga, y Teresa es Teresa dondequiera que aparezca.
Code-E. La premisa no es mala idea, pero se desaprovecha en un anime aburrido e insípido.
Code Geass. Jibun wo. No soy muy apegado a los mechas, pero la epopeya del Prota Cabrón de turno captó mi atención. Me mantuve agarrado lo más fuerte que pude a esa montaña rusa que es la trama (no siempre con éxito), sorteando Instant Plot Twists™, rellenos absurdos y memes a punta pala. Y fanservice, obviamente, pero qué importa, soy un CCtard / Millytard.
Code Geass R2. Ya en R2, todo se convirtió en un festival de flipadas, le embutieron más giros argumentales, rellenos y memes a una serie que ya de por sí los tenía al límite. Entonces el final lo arregló todo, justo cuando iba a bajarle la nota. Jibun wo, sin duda.
Code Geass: Nunnally in Wonderland. Es como un Picture Drama largo, y tiene cierto aire de "sólo para fans", pero me gustaron unas cuantas referencias hilarantes (y el traje de CC).
Code Geass: Boukoku no Akito. Es un buen trabajo porque mantiene el “feeling“ de Code Geass y luce unos magníficos combates, aunque no es tan impredecible ni troll (ni FABULOUS) como la saga original.
Colorful (serie). Episodios cortitos y directos acerca de lo marranos que podemos llegar ser los hombres, y de hecho uno acaba aceptándolo tras ver la serie. Me la pasé teta (nunca mejor dicho). XD
Comic Party. Primera temporada + extras. Sin nada super-especial que destaque, pero de todos modos visible y agradable para el fan común, y recomendable para el que esté metido en el mundo de los doujins.
Comic Party Revolution. Fue un error el quitarle protagonismo al tema de los doujins y convertir la serie en un pseudo-harem regularcete. Y eso, que los diseños de personajes me gustan más que los de la primera.
Conan, el Niño del Futuro. Obra maestra. Lo mejor que se podía hacer en 1978 en su género, punto. ¿Por qué don Hayao no dirigió más series completas?
Cosplay Complex. Fanservice, algo de Mahou Shoujo, 3 episodios... OK, pase. Siguiente.
Cowboy Bebop. Qué no se ha dicho ya de Cowboy Bebop. Qué no se ha dicho.
Cowboy Bebop, la Película. Es un episodio alargado, en el buen sentido de la palabra. La peli mantiene la calidad. Además le rompen la blusa a Faye.
Coyote Ragtime Show. Por el título, pensé que iba a ser una especie de Cowboy Bebop Lite... y caí en la trampa. Un poco de Awesomeness al principio, y plas, se desinfla como un globo y uno piensa “a quién coño le importa lo que les pase a estos”.
Cromartie High School. Brutalmente hilarante, 100% recomendable. El contraste entre las situaciones y el estilo gráfico es también un aporte al (ya genial) humor. All hail Moto-Mechazawa.
Cross Game. ¿Cómo se logró recrear esa sensación de las series de nuestra infancia? ¿Esa calidez humana? ¿Ese deseo de atravesar la pantalla y darle un gran abrazo a algunos personajes?... No sé, pero es todo un deleite. Y no, no lo digo por nostalgia (en mi país no se emitió Touch).
Cuentos de Terramar. El caso de esta peli es raro. El nivel artístico de Ghibli capta la atención al instante (garantizado), pero deja cabos sueltos y le falta “algo”. Es un filme de Ghibli que no se siente Ghibli
Cutie Honey (1973). Es como la versión anime del Batman de Adam West: puede lucir anticuada y a veces tonta para nuestros días, pero es salvajemente entretenida, y con cierto encanto de esos que marcan época (y vaya que la marcó). Y hay acción a raudales. Me gusta eso.
(New) Cutie Honey. Se echa en falta la psicodelia setentera, pero definitivamente es la misma Honey entretenida de siempre. Y ahora mostrándolo todo de verdad (bienvenido a las OVAs de los 90).
Cutey Honey F. El paso a shoujo casi no le resta nada, y las sub-tramas le añaden atractivo. Puede que no signifique tanto en el contexto de su época como la original, pero es la versión que más se le parece, y a veces se atreve a superarla.
Cutie Honey (película live-action). Tiene dos o tres combates buenos (en especial el de Black Claw), lástima que el resto sea un coñazo digno de una fan-movie de cosplayers. Yo opino que Cutie Honey sólo tiene suficiente sentido (y gracia) en 2D, no importa cuán follable esté Eriko Sato.
(Re) Cutie Honey. ¿Veis lo que digo? Honey está hecha para lucirse en 2D. Incluso la historia de la película (que aún no me convence al 100%) es llevada a animación con el feeling y el colorido de la Cutie Honey clásica, y el resultado es más que satisfactorio.

D
Dance in the Vampire Bund. No está mal, pero tampoco es lo mejor que ha hecho SHAFT. Lo que no tiene duda es que la dirección de Shinbo lo hace enigmático y extrañamente adictivo. Veamos el manga (cuando pueda).
Darkstalkers Revenge. Cuatro OVAs sobre el universo Night Warriors. Molan, pero hay que conocer los juegos para tener la experiencia completa.
Death Note. Otro alumno distinguido de la Era de los Protagonistas Cabrones y del According to Keikaku. Está muy bien, a pesar de los últimos tramos, que por cierto no me los hallo tan desastrosos como algunos opinan. A algún lado debían ir a parar. Por otra parte, no me gustaron los atajos narrativos en los especiales Rewrite.
Dennou Coil. Como dicen por ahí, “la serie que Ghibli habría hecho”. Se merece mucha más atención de la que tuvo. Es uno de esos animes que yo llamo de “boca abierta”, que te mantienen embelesado ante la pantalla, ya sea por el arte, el argumento, la atmósfera, la narrativa, o por el conjunto completo. Todo está entretejido con tanta maestría y perfeccionismo, que hasta los episodios de relleno son inolvidables. El que ande buscando una pausa entre tanto moe, GAR y keikaku doori, que se haga un favor y mire Dennou Coil. El que no, también.
Denpa Teki na Kanojo. Sólida narrativa y dirección, y buen manejo del suspenso. Tiene esa sensación de que estás viendo algo bien hecho.
Densha Otoko (dorama). Tiene una parte de "culebrón mexicano" que sólo vale la pena por la chica, y otra parte friki, sobreactuadísima pero entretenida, con las peripecias del protagonista y su tropa. Se puede ver, aunque advierto que el especial Deluxe es 90% relleno.
Densha Otoko (película). Le hace falta el frikismo del dorama (y los actores también). No es mala, pero el enfoque más realista le cae como una virtud y un defecto al mismo tiempo.
Detroit Metal City. Cuando un anime te obliga a poner el reproductor en pausa para descojonarte de la risa a tu gusto, más de una vez, te das cuenta de que estás ante algo grande. FUCK!!!1!!
Detroit Metal City (película). No le da ni por los tobillos al anime. Se intentan recrear como se pueda algunos momentos de la historia original, pero las ridículas actuaciones y el rollo cursi de los "sueños" la sumergen en la mediocridad y falta de gracia.
Los Doce Reinos. Conforme me fui acostumbrando a las leyes y a tanta terminología rara, dejé de sentirme como un turista perdido y aprendí a apreciar la riqueza de este mundo. También es bueno saber que Pierrot cuando quiere es más o menos capaz de controlar el QUALITY.
Dominion Tank Police / New Dominion Tank Police / Tank SWAT 01. La primera parte es más alocada, la segunda más heroica, y SWAT... como que sí pero no, mejor me quedo con las originales (quizás me habrán chocado las CG). En conjunto, un Shirow Masamune algo "light", pero de todos modos entretenido. Veamos el manga.
Doujin Work. Genshiken Ultra-Lite, sin muchas pretensiones ni originalidad en los diseños, pero entretiene a su manera. El caso es que tira más al "humor para otakus".
Dragon Half. Dos simpáticas OVAs noventeras de humor chorra que dejan una sonrisa tonta. Sirven para un buen visionado rápido.
Durarara. Todas las temporadas y OVAs. Aquí las absolutas estrellas son los personajes, incluso por encima del argumento, tal y como en Baccano, su precuela espiritual. Pero en poco tiempo logra un mejor balance, y es un no parar de entretenimiento (aunque la trama sigue siendo enrevesadísima).

E
Eden of the East. Serie y películas. No hay duda de que está bien dirigida y el concepto es interesante, aunque preferiría que tuviese un final más redondo.
Eiji. Una OVA de 1990 basada en un poco conocido manga de boxeo. Es una especie de piloto de serie que se quedó a medias, y qué pena, porque de verdad me la hallé entretenida. Su estilo visual me recuerda mucho a GTO (y eso, que le precede por 9 años).
Elemental Gelade. La primera vez que la vi me gustó; la segunda un poco menos, al caer más en cuenta de que era un típico shonen clónico de fantasía. De todos modos, no está mal, se deja ver, y complacerá a los que gustan de animes tipo RPG a lo Orphen. Y las canciones son muy buenas.
Elfen Lied. Primero impacta por el gore y el fanservice, luego se revela una gran historia que da qué pensar. Al final concuerdas en que el gore ha sido necesario.
Ergo Proxy. No es un anime para verlo distraído ni mientras se hacen otras cosas, bajo riesgo de confundirse. Aún así, lo que tiene de enredado lo tiene de genial.
Escaflowne. Se escribe con E de Epicidad. Con todo y el culebroneo, y las narizotas, y la pérdida de chicha al final, y... bueno, vale. Hace agua por algunos lados, pero me gustó.
Escaflowne (película). Más hard y con menos carisma que la serie. Me dejó entretenido pero no impactado.
Eternal Family. Una OVA dividida en microepisodios, sobre una (falsa) familia disfuncional reunida para fines experimentales. Rara rara, y con un estilo llamativo.
Eureka Seven. Todo muy cool, calidad consistente y los episodios finales son "grueit", pero no se me quita la sensación de que le falta algo. ¿Que qué?... no lo sé, no puedo explicármelo. Es cosa mía, quizás por mi semi-indiferencia hacia los mechas.
Eureka Seven (película). Primero la vi sin poder evitar influencias y comparaciones con la historia original, y lo único que atiné a decir fue "wat". Luego la repasé tratando de desligarla de la serie, valorizándola por sí sola, y me quedé con la misma respuesta: "wat".
Eureka Seven AO. A partir de algún momento que no logro ubicar, este anime se descarriló y empezó a mutar en un inmenso WTF sin rumbo ni interés, que no da la talla ni como secuela de E7 ni por sí mismo. O quién sabe, quizás estaba descarrilado desde el principio.
Eve no Jikan. Va ganando interés en cada episodio, no es avasallante pero sí bastante curioso. El "final" es muy abierto (ni siquiera la película añade mucho), me pregunto si habrá secuela algún día.
éX-Driver. Seis OVAs, un especial y una película. Esta idea se podía haber pulido y se le habría sacado más jugo en una serie completa, pero no fue aprovechada.
Excel Saga. Humor absurdo en todo su esplendor, además Nabeshin is DA MAN.

F
F-Zero: Falcon Densetsu. No es que la trama de F-Zero dé para mucho, pero esto apenas llega a “shonen de sábado en la mañana”. Sólo sobresalen la canción del opening, uno que otro momento de Falcon, y el segmento al final de los previews.
Fate/kaleid liner Prisma Illya. Tres temporadas vistas hasta ahora. Los combates son la absoluta caña, y el humor va subiendo cada temporada, aunque a veces se nota mucho que está basada en un molde genérico de mahou shoujo para otakus (ese fanservice loli...) ¿O será que Madoka me puso el listón muy alto?
Fate/stay night. Serie y especiales TV Reproduction. El hype me pasó factura con este anime, me esperaba algo épico y se quedó en aprobado. Con todo y todo, nadie le quita sus momentos memorables (encabezados por GARcher).
Fate/stay night: Unlimited Blade Works (película). No sé por qué tantas cosas pasan como en un resumen, o por qué Gilgamesh parece un cantante pop. Si tengo que elegir, me quedo con la serie.
Fate/stay night: Unlimited Blade Works (TV). Básicamente es Fate/stay night con mejor calidad técnica y batallas mucho más molonas (y una Rin más encantadora que nunca). Ya con eso le basta para ser mejor que todo lo que hizo Studio Deen. Por otro lado, los diálogos largos son menos llevaderos que los de Fate/zero.
Fate/zero. Calidad selecta en todo: historia, personajes, nivel técnico, desarrollo... hasta en los extras. Y aunque esté un poco atestado de diálogos, mantiene en todo momento ese aire de epicidad y de super-producción que en Fate/stay night sólo asomaba a veces.
Final Fantasy: The Spirits Within. Aún luce bien con más de una década a cuestas, lástima que se hace larga y predecible.
Final Fantasy VII: Advent Children. Las luchas flipadas pueden llegar a ser entretenidas; del resto, no sé que decir. Y no, no he jugado al FF7. Podéis apalearme.
FLCL. La he visto 3 veces y aún no la entiendo del todo. XD Pero se sale por su originalidad.
Freedom. Grandes los diseños de Otomo, y la historia muy bien desarrollada. Los personajes 3D son al principio un pelín "uncanny valley", pero la sensación no es grave y uno se acostumbra rápido. Me parece haber visto varios cameos de más personajes y ambientes de Otomo-sama.
Fruits Basket. Me agradaron las variopintas personalidades y el balance entre drama y humor. Me da la impresión de que la autora es una gran fan de CLAMP.
Fullmetal Alchemist (1ra. serie). Sólida, altamente disfrutable. En su tiempo ni me enteré de que la historia se apartaba de la del manga.
Fullmetal Alchemist: Conqueror of Shamballa. Opino lo mismo que con la serie, se disfruta. No sé por qué a esta peli le caen tantos palos, ¿es por el desvío del manga?
Fullmetal Alchemist: Premium Collection. Extras curiosillos para el primer anime y película. No es mala idea verlos.
Fullmetal Alchemist: Brotherhood. Después del inicio acelerado, me sentí como en casa y me lo pasé como Ed... digo, como un enano. XD Brotherhood supera de largo a la primera serie, y tiene uno de los tramos finales más awesome que he visto.
Fullmetal Alchemist: Brotherhood (OVAs y 4-komas). Los mini-episodios son dignos del nivel de la serie (sí, incluso el de Izumi). Los 4-komas también, aunque se echa en falta una parodia del encuentro de Sig Curtis y Alex Louis Armstrong.
Fullmetal Alchemist: The Sacred Star of Milos. Vale, espectacular y todo, pero eso no le quita el ser un relleno de 2 horas que no alcanza a Brotherhood, y que con un par de cambios podría ser una historia independiente. Y no hallo el por qué de ese dibujo tan inestable, conociendo la fama de BONES.
Full Metal Panic. Lo que engancha, sí señor. Había visto Fumoffu primero y pensé que la original iba a ser seriedad total, pero me doy cuenta de que la acción y el suspenso son parte del combo junto a lo gracioso-romántico, y que en Fumoffu sólo fueron obviados. Lo repito: qué bien trabajaba Gonzo cuando no estaba en crisis.
Full Metal Panic: Fumoffu. Grandes momentos de humor. Lo sorprendente es que no desentonan tanto con las temporadas "serias".
Full Metal Panic: The Second Raid. Igual de buena que la primera temporada, ahora con más acción/drama y menos humor (quizás compensando por Fumoffu). Kyoani sí que supo relevar a Gonzo. En cuanto a la OVA de Tessa, LOL.
Fuujin Monogatari. Una de esas joyitas semi-ocultas que me encantan, con una buena banda sonora y personajes que (sorpresa) sí lucen japoneses.

G
Ga-rei Zero. El primer episodio es un OMGWTF, los demás son interesantes e intrigantes. Y después de revisionarla me ha gustado aún más.
Gakuen Utopia Manabi Straight. Como slice/drama es bonita, agradable y bien dirigida. Como comedia es seca, aunque van surgiendo puntazos conforme avanza (hay que ver ese episodio 7).
gdgd Fairies. Dos temporadas y película. Las apariencias engañan, debajo de ese aspecto 3D cutre hay una buena serie que sabe aprovechar lo que tiene (incluso sus propias limitaciones) para brindar diversión.
Genocyber. Me entretuve con los primeros capítulos, sumergido en cyberpunk y gore de plastilina noventero. Hasta que llegó el último arco, que parece más un relleno que un final de verdad.
Genshiken. Dos temporadas y OVAs. Recomendado de calle. No sé si es un reflejo realista del estilo de vida otaku, pero resulta extremadamente creíble a pesar del tono humorístico, y todos los personajes eventualmente acaban cayéndole bien a uno (excepto cierto indeseable que por suerte sale poco). Luego me leí el manga y lo disfruté igual.
Genshiken Nidaime. La OVA es un poco sosilla (aunque Sue es amor). La serie, por su parte, sí conserva el espíritu de las temporadas anteriores (con algo menos de brillo), y el episodio 11 es uno de los mejores de todo Genshiken. Espero que siga.
Getsumen To Heiki Miina. No entiendo a estos ejecutivos. El anime ficticio que salía en Densha Otoko tenía su historia completa. Sin embargo, a algún "genio" se le ocurrió desechar el material original, para en cambio adaptarle un argumento que parece rescatado de una papelera. Hay animes tontos que son divertidos, este simplemente es tonto.
Ghiblies / Ghibli ga Ippai especiales. Trabajillos separados y otras cosillas interesantísimas de Studio Ghibli, con un denominador común, la calidad. Mención especial a los anuncios de House Foods Curry (impecables), al videoclip On Your Mark, y a una de las historias de Ghiblies que fue animada en dos estilos diferentes.
Ghost Hound. Cumple bastante bien al principio, con un desarrollo lento pero absorbente, hasta que empieza a perder fuelle en el último tercio y termina con una sensación inconclusa.
Ghost in the Shell / GitS 2.0. Gran dibujo y escenas de acción, es una obra de arte aunque las partes “tranquilas” me cayeron algo pesadas. El remake es igual, pero con CG más bonitas y todo lo que era verde ahora es naranja.
Ghost in the Shell 2: Innocence. Siendo el turno de tío Batou, me esperaba algo con más tiros; sin embargo, entre los tramos de acción se asoma una mezcla de noir + mindfuck que le imprime un ritmo peculiar a la película. Es buena y el arte es impresionante, pero la primera me gustó más.
Ghost in the Shell: Stand Alone Complex. "El tiempo vuela cuando te diviertes", ¿no? Pues a mí los 26 episodios se me pasaron como un suspiro. A GitS:SAC se le da un aire a esas grandes series policiales-detectivescas de la tele de ayer y hoy. También la Motoko del anime me gustó mucho más que la de la película; aquí es el GAR femenino personificado, lo que no le impide ser más natural y humana. Motoko pone el "ass" en "badass".
Ghost in the Shell: SAC 2nd GIG. Si la primera temporada es 100% "badass", la segunda anda como por el 120%. Me sentí un poco maniatado, quizás por los diálogos más largos y el ambiente más tenso, pero sin duda aún hay PWNage para dar y tomar. Hasta en el OP.
Ghost in the Shell: Solid State Society. Al seguir la cronología de la serie, en vez de una película SSS aparenta un episodio extendido, o un resumen de lo que habría sido 3rd GIG. No tengo quejas relevantes, es la misma Sección 9 que uno conoce y admira.
Ghost in the Shell Arise. Versiones en películas y TV. Un esfuerzo reconocible, con sus momentos, pero al que le juegan dos cosas en contra: 1) insisten en parecerse a Stand Alone Complex, volviendo todo un deja-vu, y 2) apretujan las tramas ya de por sí intrincadas en películas de una hora o en pares de episodios, lo que las hace incómodas de seguir. No es un mal trabajo, pero deja a uno preguntándose si era realmente necesario.
Ghost in the Shell (2015). Pertenece al universo Arise, así que opino lo mismo: tiene un pase con sus momentos y homenajes, pero se siente más enredada de la cuenta.
Giant Robo (OVAs). Reúnen combates "badass", sabor retro, gran calidad de animación y una banda sonora épica. Aunque a veces cuesta un poquito seguir el hilo.
Giant Robo (especiales Gin-Rei). Los dos primeros van en tono de cachondeo con una buena tajada de fanservice. El tercero y último es el mejor, más cercano a lo que son las OVAs.
Giant Robo (TV). Vi la mayoría de episodios en RAW, pero esto es un muermo con y sin subtítulos. Sólo me gustaron los diseños de los mechas. El resto es soso y mediocremente desarrollado, sin sensación de heroísmo ni de que se esté luchando por algo importante. Hasta el episodio piloto de 4 minutos es mejor que la serie de TV entera.
Gokusen. Es una versión descafeinada de GTO, pero aún así es bastante entretenida, lástima que se quedó en sólo una temporada. Curiosamente, más que un anime, se siente como un dorama animado.
Golden Boy. Algunos se alejarán por la cantidad de ecchi y humor verde. Para mí, en cambio, fue un gran LOL, de principio a fin. A veces hasta te identificas con Kintaro y todo.
Golgo 13, El Profesional. El “Abuelo del GAR” haciendo lo que sabe hacer. Repetitiva y con dibujo raro a veces, eso sí, pero qué importa, es teh Duke.
Golgo 13, Queen Bee. Más badassery al estilo Golgo, pero sensiblemente inferior a “El Profesional”.
Golgo 13 (serie). Aún intuyendo lo que iba a pasar en cada episodio, aún con las sobradas, los chetos y la repetitividad, la serie de Golgo me mantuvo adicto y pegado a la pantalla. IT\'S TEH FUCKING DUKE.
Goshu el Violoncelista. Una película de una hora, dirigida por Isao Takahata en 1982. Muy entretenida, copada de buena música y de lo que más tarde se conocería como el “toque Ghibli”. La recomiendo.
Green Green. La primera OVA es un Facepalm. La posterior serie ya sí es divertidilla (y con momentos épicos), si se está consciente de que no hay que buscar más allá del ecchi y de que la historia es una simple excusa.
Grenadier. O “Trigun con tetas”, como le llaman. Me embobé al principio con las Epic Boobs, pero con todo y fanservice, Rushuna es absolutamente encantadora + awesome, y carga por sí sola con todo el peso de la serie. Ella es un buen personaje en un anime mediocre, y la razón principal (o única) para verlo. Lástima que no se pudo hacer una adaptación fiel al manga, con lo épicos que son los últimos volúmenes.
GTO. Entre mis grandes favoritos. GTO es pura adicción y Awesomeness. Es un anime que te hace sacar el pulgar y decir “FUCK YEAH”. No importa que el dibujo sea chocante al principio, ni que la estructura de los arcos argumentales sea algo repetitiva. GTO es GTO. Onizuka es Onizuka. DEBES verlo. Ojalá que llegue el (glorioso) día en que esta serie sea adaptada completa, fiel al manga y con buen dibujo. Algo de sus precuelas tampoco estaría mal, ¿qué tal toda la historia de un plumazo, desde Bad Company hasta el final, incluyendo Shonan 14 Days?... Soñar es gratis.
GTO (dorama 1998). No es el anime, eso está claro, sin embargo en el dorama encontré una adecuada selección de elenco, un nivel de actuación por encima del típico japonés (aunque este Onizuka me cae un poco payasete), y una sólida interpretación de lo que sería GTO en la vida real, fuera de los parámetros del manga. El especial de hora y media, en cambio, tiene sus momentos pero me parece un relleno.
GTO (película). Le hace mucha falta el elenco original del dorama. Sorimachi hace lo mejor que puede por mantener el sello GTO, pero esto no pasa de relleno, igual que el especial.
Gunbuster. Ah, el anime de los ochentas. El dibujo, la historia, los combates, el detalle de las tecnologías, el GAR femenino, el Gainaxing... todo mola lo suyo, hasta el eyecatch ochentoso.
Gunbuster 2: Diebuster. La primera impresión es "parodia de la primera Gunbuster con una pizca de FLCL por aquí y por allá", pero de inmediato toma vuelo, gana identidad propia y termina igualando a la original. Gunbuster es la Gainax de Honneamise y Eva, mientras que Diebuster es la Gainax de FLCL y Gurren Lagann. Y ambas funcionan.
Gungrave. Recomendado, uno de los mejores animes basados en juegos que se han hecho. El dibujo se pega unos cuantos patinazos, y después del mega-flashback la serie se torna en una secuencia de subjefes, pero la historia, la narrativa y la evolución de los personajes son FUCKING AWESOME con todas las mayúsculas. Ya comprendo al forero Kugashira Bunji.
Gunslinger Girl. Más que al drama de acción, GSG se inclina al slice-of-life pausado y melancólico, pero estupendamente contado. Tiene mucho mérito lograr que uno se encariñe con asesinas cyborgs.
Gunslinger Girl: Il Teatrino. Anime y 2 OVAs. Puedo dejar pasar el cambio de estudio y de diseños. Lo que no me agrada es que las chicas pierden bastante protagonismo y caracterización (excepto Triela), y es una pena, podría haber quedado sólo un poco por debajo de la primera temporada, pero ese defecto le hace peso. Las OVAs están bien dirigidas y le recuperan presencia a las niñas, pero aún no les percibo la "magia". No sé qué pasa, tal vez la primera serie ha influido mucho en mi apreciación.
Gunsmith Cats. Quiero más. Son tres OVAS menos exageradas que su predecesora Riding Bean, pero igual de divertidas y espectaculares. Los que hicieron Noir deberían de haber visto GSC antes de empezar a trabajar.

H
Hadashi no Gen. A pesar del diseño de personajes, Hadashi no Gen es más fuerte e impactante que La Tumba de las Luciérnagas. Madhouse hizo un gran trabajo de animación, en especial con la explosión de la bomba, que debe ser una de las escenas más sobrecogedoras en la historia del anime. Lo que no me convence es que el protagonista reacciona prácticamente igual a todo lo que ocurre a su alrededor (sea bueno o malo), con la misma expresión y voz taladrante.
Hadashi no Gen 2. Gen ha crecido tres años y por fin su voz es soportable. La secuela es menos cruda que la primera parte, pero absorbe igual y logra el mismo efecto dramático por medios más sutiles.
Haibane Renmei. No la considero una obra maestra como muchos dicen, pero es una bonita historia que deja con ganas de más. Me apena que no tenga secuela.
Hajime no Ippo. Imprescindible. El mejor anime deportivo de todos los tiempos.
Hajime no Ippo: New Challenger. Dignísima secuela, conforme pasan los episodios va igualando a su predecesora cada vez más. Lo único que me pica es el poco protagonismo de Ippo, y que no haya rastro de la vieja banda sonora.
Hajime no Ippo: Rising. Me pregunté si era justo mantener en tan alta estima otra secuela más de Ippo, pero es que lo merece. Es la misma fórmula que funciona y cautiva. Venga más.
Hakujaden. Puede que hoy en día se vea demasiado artesanal y arcaica (de hecho, ni siquiera alcanza a las pelis animadas gringas de la época), pero tiene su encanto, es entretenida y más que digna para los primeros pasos del anime japonés como industria a gran escala.
Hanada Shounen-shi. Pocos animes consiguen alegrar, entristecer y maravillar al mismo tiempo, como lo hace esta joya. Es una vergüenza que aún no lo hayan subtitulado en español.
Hanamaru Youchien. No os confundáis, no es Kodomo no Jikan (afortunadamente). Tampoco alcanza a Potemayo o Binchou-tan, pero igualmente quedé maravillado y enternecido con las nenitas. Sospecho que Gainax ha ocultado aquí un meta-mensaje GAR o post-apocalíptico por algún lado.
Hanamonogatari. Sigue priorizando el estilo sobre la sustancia, pero sin duda corresponde al lado bueno de la franquicia Monogatari, y la mezcla de historia y fanservice está bien cuidada. Ahora a esperar por Kizumonogatari el año que salga.
Hataraki Man. Buen seinen, con una gran protagonista y situaciones que a pesar de su realismo no dejan de ser entretenidas. Si uno lleva sus añitos trabajando, es fácil que le parezca familiar uno que otro personaje.
Hidamari Sketch. Cuatro temporadas y todos los especiales. Hidamari es como el cálido hogar a donde uno regresa después de un largo día de trabajo. Aquí la gran estrella es la dirección de Akiyuki Shinbo (se nota que disfruta dirigir este anime), con un estilo visual que le cae como anillo al dedo, y por supuesto, Yunocchi y compañía que son un encanto. La única pega que hallo es que la tercera temporada se me antoja más pasiva y "normal" de lo que me gustaría que fuese. Por cierto, Hidamari es la segunda serie que me ha hecho reír desde antes de haberla visto. La primera fue Azumanga.
Higepiyo. Un Doraemon-wannabe graciosillo con sus momentos, pero no tanto, porque el pollito es menos GAR de lo que aparenta. Aunque me ataca la risa cada vez que recuerdo que el pollito es Edward Elric y el vendedor es Kyon.
Higurashi no Naku Koro ni / Higurashi Kai. Muy buenas (aunque tanta paranoia a veces me abrumó un poco). Creo que no hay que ser tan duros con Studio Deen.
Higurashi no Naku Koro ni Rei. Más extra y menos Higurashi. Me dejó un sabor agridulce: por un lado, me sentí feliz de volver a visitar Hinamizawa y ver la pandilla; por el otro, ¿dónde están el suspenso y los delirios? ¿Qué fue de esa sensación de peligro inminente? La OVA se compone de dos rellenos LOLwut y un arco principal donde las señas de identidad de la serie escasean, con mucha charla y pocos momentos de genuina tensión (aunque la escena de la Nice Chair está hecha de WIN).
Higurashi no Naku Koro ni Kira. El primer episodio parece escrito por un troll de 4chan (y lo peor es que es autoría del propio Ryukishi07). Afortunadamente el humo tóxico se despeja, y las OVAs se van poniendo más potables, hasta llegar a la cuarta y última que me parece la mejor (y una sentida "despedida" a la saga).
Higurashi no Naku Koro ni Kaku: Outbreak. Un extraño relleno de cosas poco conexas ocurriendo porque sí. Al final de la OVA me sentí como si no hubiera visto nada. La nostalgia me hace perdonarla un poco, pero ahora veo más claro que no queda más jugo que exprimirle a la franquicia Higurashi.
Hikaru no Go. Cuando un shonen competitivo está bien desarrollado de pies a cabeza (en especial su ritmo y su evolución de personajes), lo pueden hacer hasta de un juego de mesa que uno no entienda, y seguirá siendo grande.
Himouto! Umaru-chan. Serie, OVAs y especiales. No es la típica serie clónica de temporada, aquí hay buen humor a un ritmo consistente de principio a fin (excepto quizás en la segunda OVA).
Hinata no Aoshigure. Una historia común, pero contada de manera absolutamente preciosa. Es como una peli de Ghibli condensada en poco más de un cuarto de hora.
Hokuto no Ken (1). La cosa más MANLY que haya parido jamás la mente de un japonés. Ahora sí puedo decir que soy un hombre.
Hokuto no Ken (2). Kenshiro sigue siendo Kenshiro y el GAR sigue alto, de eso no hay duda. A pesar de que la secuela no iguala el carisma de la serie original, y abundan los personajes semi-clones y los flashbacks para justificarlos. Más que una secuela, se siente como un alargue por popularidad de su predecesora.
Hokuto no Ken (película). Otra víctima del problema de trastear con la historia para apretujarla en menos de dos horas. Esta película sólo supera a la serie en el dibujo, en la cantidad de gore y en que sale Kenshiro con barba. El resto me decepcionó.
(Shin) Hokuto no Ken. Una extensión/secuela de la segunda serie, con buenos combates y más gore (y tetas y culos), pero cuya historia parece ir a menos en cada episodio. Y hay algunos WTF argumentales muy poco creíbles.
Hokuto no Ken: Shin Kyuuseishu Densetsu. Tres películas y dos OVAs. Como ya tal vez lo sabréis, soy alérgico a que alteren las historias de las series en su paso al celuloide. Sin embargo, revivir esos combates y momentazos con animación actual no tiene precio, y desde esa perspectiva me gustan. Salvo la última (la leyenda de Kenshiro) que inicia con un par de escenas awesome pero le da paso a un enorme resto de relleno.
Hokuto no Ken Raoh Gaiden: Ten no Haoh. Raoh es Raoh (al igual que Kenshiro es Kenshiro) y hay que dejarle que se luzca. Quizás por eso percibo que aquí los secundarios le roban demasiado tiempo al verdadero protagonista. Aún así el conjunto lo veo aceptable, ¿será por los cameos?
(DD) Hokuto no Ken. Hay dos series: la de 2011 de episodios cortos, y la de 2013 de duración normal. En global las considero al mismo nivel, aunque me encuentro la de 2011 más consistente mientras que la de 2013 va subiendo de mediocre a buena.
(DD) Hokuto no Ken 2: Ichigo Aji. Por un lado me la hallo mejor que la de 2013, tiene algunos buenos puntazos y referencias, pero por el otro me enerva la saturación de momentos “tsukkomi” prácticamente en cada escena, y el segmento final de cada episodio con Souther no me causa gracia.
Honey and Clover (I y II). Qué manera tan natural de entremezclar buen drama, buena comedia y buen slice-of-life. Y qué tremendos personajes. Y qué gran banda sonora.
Hoshi no Koe. ¿De verdad Makoto Shinkai hizo esto solo? Pues sí que dio a entender que habría que seguirlo de cerca (como lo ha demostrado).
Hoshi wo Ou Kodomo. Una copia descarada de los filmes de Miyazaki, eso sí, se lo perdono porque es visualmente preciosa y estupendamente dirigida (lo esperado de Makoto Shinkai). Espero que para la próxima recupere su propia identidad.
Hunter x Hunter. Serie original y 3 tandas de OVAs. Un estandarte del buen Shonen. No aburre, siempre hay algo interesante que seguir, y en las OVAs mejora aún más (la historia, no tanto la animación). Así que continuemos con el manga, y olé los huevos del autor por no sucumbir al relleno, aunque se demore 12 años más en terminarlo.
Hunter x Hunter (remake). El Shonen Inteligente™. Awesome. Iguala a la serie original en la parte remakeada, y la sobrepasa definitivamente a partir de la saga de las Hormigas Quimera. Esta serie la van a maratonear en el futuro como un clásico.
Hunter x Hunter: Phantom Rouge. Me esperaba una historia sobre el pasado de Kurapika y la masacre de su clan por el Ryodan, que apuntaba maneras habiendo leído el especial del manga. En cambio, lo que me encontré fue la típica y tópica peli de relleno shonen hecha para contentar a algunos fans por un rato (lo que definitivamente no es HxH).
Hunter x Hunter: The Last Mission. Vale, sé que esto en realidad no es Hunter x Hunter sino un shonen mediocre cualquiera, y que como no es canon no hay que tomárselo tan a pecho. Pero después de haber visto un arco como el de las Hormigas Quimera, esta película parece un chiste. Sólo vale la pena para ver a Leorio y Kurapika después de tanto tiempo de ausencia en la serie.
Hyakko. Al principio luce promisoria con su humor peculiar, pero casi de inmediato trata de ponerse demasiado "normal" y slice-of-life, y se vuelve tremendamente sosa.

I
I"s Pure / From I"s. Me agradaron mucho (Pure en especial) y también tengo pendiente el manga. Iori-chan = RABU.
Ichigo 100%. El mismo harem ecchi de siempre, un poco tontainas y con dibujo normalucho (ni siquiera parece que es de Madhouse). Lo curioso es que no es aburrido, a pesar de sus peros. Y las OVAs son graciosas y enseñan más cacho que la serie.
Ichigo Mashimaro. Anime, OVA y Encore. Muy divertida (el moe me da igual), y reconozco que Miu es la que aviva las situaciones aunque sea una mocosa insoportable. Además, esta serie sirve de gran entrenamiento para futuros padres. XD
Inferno Cop. What the fuck is this AWESOME shit.
Initial D: First Stage. Como diría un hater cualquiera: "qué mierda de gráficos". XD Suerte que la adrenalina de las carreras y la interacción entre los personajes compensan de largo las CG feas.
Initial D: Second Stage. Mi pequeño escepticismo inicial (por el retoque de diseños) se disipó casi de inmediato. La esencia se mantiene, y qué bueno que los gráficos 3D son mejorcitos.
Initial D: Third Stage. Es la misma Initial D que uno admira (brutal la carrera del MR2), pero también se nota bastante que este universo funciona mejor separado en episodios que apretujado en película.
Initial D: Fourth Stage. Mucha carrera y poco slice of life, antes había más balance (y lo extraño) pero aún quedan emociones. Takumi y Keisuke son como una mezcla de Ash (porque les llueven retadores) y Naruto (porque todos pierden contentos).
Initial D: Fifth Stage. Sólo una de las carreras mantiene el nivel de los Stages anteriores. Las demás se parecen todas entre sí, porque insisten en interrumpirlas con retahilas de explicaciones cojas que casi no tienen que ver nada con técnicas de conducción o con la propia carrera.
Initial D: Final Stage. Otra vez el palabrerío entremezclado en la carrera final. Aún así, es más pasable que el quinto Stage. Parece que el autor se cansó de dibujar el manga y le dio un final rápido.
Initial D: Extra Stage 1. Una carrera más o menos OK en el primer segmento, y el resto es shoujo y autoayuda femenina. Quiero mi saga princi... ¡oh, tetas!
Initial D: Extra Stage 2. Ahora que salen Takumi y compañía, este Extra me recuerda a los episodios de las primeras temporadas (y eso es bueno). El Sileighty azul me sigue pareciendo un coche hortera.
Initial D: Battle Stage (1 y 2). No hay mucho que decir de unos recopilatorios. Del primero sólo faltó el primer pique del Hachi-Go. Del segundo, así como agradezco las dos carreras inéditas, me disgustan los inexplicables cortes hechos a la batalla final.
Initial D: Legend. Es como ver de nuevo el primer Stage, y casi con la misma fascinación. Lo malo es que no hay el más mínimo rastro de Eurobeat en ninguna de las tres películas.

J
Jigoku Shoujo. Aunque es una serie repetitiva y hay "villanos" con convicciones malignas demasiado irreales, el arco de Hajime/Tsugumi está ahí para garantizar un toque de frescura en cada episodio. Esa trama paralela a los "monstruos de la semana", y los cabos sueltos por atar, son las cosas que me han mantenido interesado.
Jigoku Shoujo: Futakomori. Para mí ni sube ni baja respecto a la primera temporada. Ahora los casos son algo más dramáticos y variados, a veces con un extraño humor, pero hay un poco de QUALITY y el arco argumental del muchacho pudieron haberlo distribuído (como el de Hajime y Tsugumi) en vez de amontonarlo todo al final.
Jigoku Shoujo: Mitsuganae. La tercera temporada empieza medio tambaleante y con los fantasmas de la auto-parodia y el humor WTF aún flotando por ahí, suerte que luego pilla buen carril, se reengancha con unos buenos casos y finaliza sólida. No sé si aún queda jugo por exprimirle a la saga, pero si Studio Deen sigue con una cuarta serie o con OVAs, ahí estaré.
Jigoku Shoujo: Yoi no Togi. Los 6 episodios nuevos no me desagradan, creo que se mantienen a flote. Pero si hubo que rellenar media emisión con repeticiones de temporadas anteriores, obviamente a esta serie no le queda más para dar.
Jojo\'s Bizarre Adventure: Phantom Blood. Por años estuve interesado en ver esta película "perdida". Entonces hallé un par de trailers y un extracto de 16 minutos sin voces, me di cuenta de lo pobre de la animación, y adiós interés.
Jojo\'s Bizarre Adventure (OVAs). Los 30 minutos de cada episodio se me parecían 15. Hay quien dice "bueno, bonito y barato", yo de Jojo\'s digo "Bueno, Badass y Bizarro".
Jojo\'s Bizarre Adventure (TV). Cuatro temporadas hasta ahora. A lo "Bueno, Badass y Bizarro" arriba dicho, añádase "FABULOUS". Excepto la OVA de Rohan, que es pasable y poco más.
Jungle de Ikou. La primera reacción es un LOL de risa tonta, en parte gracias a esa sensación nostálgica que da el anime de los 90. Luego recuerdas que se trata de una niña de 10 años que se transforma haciendo un baile erótico que la lleva al orgasmo, y el LOL cambia a lolwut.
Jungle wa Itsumo Hale nochi Guu. Una buena muestra de humor WTF con sus momentos dignos de recordar (aunque Excel Saga me gustó más). Hay veces que llegas a simpatizar por el pobre Hale.
Jungle wa Itsumo Hale nochi Guu Deluxe. La misma locura que en la serie de TV, no tengo mayores quejas.
Jungle wa Itsumo Hale nochi Guu Final. Decepcionante, excepto el episodio del RPG.

K
K-ON. No puedo negar que me divertí, y que el dibujo a lo Kannagi (manos y pies pequeños) le sienta muy bien, pero comprendo la decepción de los fans de Kyoani cuando la serie se volvió puro “moe moe kyun” y no salió de ahí.
K-ON (2da. temporada). Me da la impresión de que iba a tener 12-14 episodios y fue diluida en 27 para aprovechar el tirón comercial. Si no fuera por eso, estaría al nivel de la primera (aún tiene sus momentos). Pero en fin, es la gallina de los huevos moe.
K-ON (película). Es como un episodio de la segunda temporada alargado. Me pregunto si Kyoto Animation seguirá ordeñando esta franquicia.
Kaiba. Quien se eche para atrás por los muñecos, no sabe lo que se pierde. Es un anime hecho con inteligencia y madurez, y su universo es sorprendentemente cohesivo. De hecho, creo que habría impactado menos con un diseño realista.
Kaiji. Mira Kaiji AHORA. Las dos temporadas. Kaiji es la vida. Kaiji es la condición humana. Kaiji es un puñetazo sobre la mesa. Kaiji es MANLY TEARS. Kaiji es ZAWA ZAWA. Kaiji es GAR. Kaiji es moe.
Kamichu. Adorable e imaginativa. Una de esas series que se acercan al "feeling" de las películas de Ghibli.
Kannagi. Me llevé una gran sorpresa con Nagi-sama. Me esperaba el típico harem con pizcas dramáticas, y lo que encontré fue un señor anime de humor con momentos de drama bien llevados. También me gustó el estilo de dibujo de animación fluida y manos/pies pequeños, le da un aspecto particular. A ver si ocurre un milagro y se anuncia una segunda temporada.
Kanojo to Kanojo no Neko. OVA y serie. Corta pero bonita. Otra buena muestra de la habilidad de Makoto Shinkai de despertar sentimientos.
Kanon (Toei). Yo defiendo la serie original de Kanon. Vale que el diseño de personajes sea extraño y que la versión de Kyoto Animation la opaque brutalmente... pero Kanon 2002 se deja disfrutar y se merece un espaldarazo (incluso la música me gusta tanto como la de Kyoani).
Kanon (Kyoto Animation). Virtualmente perfecta. Imprescindible, tanto si te gusta el género como si no, y muy superior a la de Toei, sin discusión alguna (aunque no es que la de Toei sea mala, es que la de Kyoani es imposiblemente buena). Kanon 2006 es “majia”. :-)
Kara no Kyoukai. 8 películas + recuento y extras-epílogos. Intensas, absorbentes, magistralmente animadas y dirigidas. Mis favoritas son la tercera, la séptima y la quinta.
Karas. Es como el Gurren-Lagann de los animes de superhéroes: un concepto harto conocido, pero renovado y elevado a la enésima potencia en epicidad y vistosidad. Aunque en este caso hay más "eye candy" que argumento.
Kare Kano. Me gustan la historia y los personajes. Lo que no entiendo es esa constante necesidad de declarar "¡hey, somos Gainax, somos diferentes!". A veces funciona y tiene gracia, pero el resto del tiempo es un lastre. ¿Y por qué tanto recuento?
Karigurashi no Arrietty. Me agrada que una historia en apariencia simple pueda ser tan natural, realista y cautivadora. Parece que el futuro de Ghibli está en buenas manos.
Katanagatari. Repleta de diálogo, pero con un estilo, ritmo y desarrollo de lo mejor, que hace que no parezcan 50 minutos por episodio.
Kaze Tachinu. Una despedida por todo lo alto para don Hayao, haciendo lo que sabe hacer, cine animado con calidad y alma. El único punto cuestionable es la monótona voz de Hideaki Anno como el protagonista.
Kemono no Souja Erin. También conocida como "Super Heidi". Una historia rebosante de calidez y heroísmo, de disfrute lento y que deja más que satisfecho.
Kemonozume. Cada episodio es más raro y más awesome que el anterior. Ciertamente Masaaki Yuasa es un director único.
Kenichi, el Discípulo Más Fuerte. Anime y OVAs. Pura esencia shonen de la mejor calidad. Y tetas.
Kick-Heart. El resultado de ver "Nacho Libre" bajo la influencia de las mejores setas alucinógenas. Que viva Kickstarter.
Kimi ga Nozomu Eien. Tiene alma de culebrón, pero de qué culebronazo, y engancha bastante. Como sé que está basado en un ero-game, no pude evitar imaginarme escenas con todas las chicas que aparecieron. :blush:
Kimi ga Nozomu Eien: Next Season. ¿Esto realmente lo sacaron de uno de los finales de la historia original? Porque parece un relleno. Ni suma ni resta nada.
Kimi no Na wa. La consagración y el pináculo de Makoto Shinkai. Recurre a sus temas usuales, pero los hilvana de una forma tan exquisita que no queda más que quitarse el sombrero. Por fin comprendo su nominación al Oscar.
Kino no Tabi. Serie, dos películas cortas y un extra, y qué rápido se acaban. Cada viaje es como un sueño, una fábula sobre el ser humano. No encuentro otra palabra para definirlo que no sea "Arte".
Kodomo no Jikan (serie y primera OVA). La he visto por curiosidad tras tanta polémica, y entre faenas escolares y loli-fanservice, la evalúo como normalita/aprobada. En fin, creo que la controversia no ha sido para tanto, por lo menos con el anime.
Kodomo no Jikan Nigakki / OVA Natsujikan. Las OVAs me las encuentro mejores que la serie, y al igual que ésta, tampoco me han parecido tan fuertes como para poner el grito en el cielo. Bueno... quizás un poquito en la más reciente.
Kokuriko-zaka kara. Ahora sí Goro Miyazaki la ha clavado con el clásico toque costumbrista de Ghibli. Todo lleva tanta calidez y naturalidad que los minutos pasan como un suspiro.
Kotonoha no Niwa. Este es el Makoto Shinkai que quiero ver. Después del "clon miyazakiano" de Hoshi wo Ou Kodomo, ha recuperado su estilo contando una historia agradable y algo menos melancólica de lo que acostumbra. Recomiendo verla junto a su corto "Dareka no Manazashi".
Koutetsushin Jeeg. Tiene sus buenos combates, aunque es básicamente un ataque a la nostalgia de quienes vimos el primer Jeeg (El Vengador) en nuestra infancia. A otros quizás les signifique menos.
Koyomimonogatari. A pesar de que tiene un par de episodios pesados, está a la altura de las mejores temporadas de la franquicia.
Kujibiki Unbalance. Las OVAs me gustaron más que la serie de TV. Si hubiesen dado el paso adelante, y extendido esas OVAs originales a una super-parodia de 26 episodios, repleta de tópicos (igual a la que ven los muchachos de Genshiken), habría resultado un experimento muy interesante y quizás de gran popularidad. A la versión anime de 13 episodios, como que nah, se le cambió demasiado.
Kurau Phantom Memory. Me hacía falta un buen sleeper como Kurau, capaz de demostrarme que un anime de influencias cyberpunk no necesariamente tiene que depender de divagaciones existencialistas para ser satisfactorio (a pesar de los cabos sueltos).
Kure-nai. Serie y 2 OVAs. Un poquito diferente de lo que esperaba, pero inteligente y bien compuesta, y con una Murasaki-chan que crece en el corazón del espectador con cada episodio. De hecho, mi interés lo acaparó más el slice-of-life que los asuntos serios.
Kurenai Sanshiro. Lo recordaba como “Sam, el Rey del Judo” en mi niñez, y ahora por fin lo veo completo. Es como una peli añeja de kung-fu: simplón y cliché, pero al mismo tiempo entrañable y con algunas buenas luchas. También sirve como documento histórico de esos primeros años artesanales del anime televisivo.
Kurozuka. Una serie de acción intrigante y curiosa de ver, a veces con extraños momentos de ¿humor?, pero llamativa por el arte de Madhouse. No la octava maravilla, empero.
Kyo no Go no Ni (OVA). La predecesora de la clase de Chiaki en Minami-ke, del mismo autor, con el mismo humor, las mismas Bible Black Faces, las mismas personalidades, pero ecchi y con otros nombres. Se mantiene entretenida y fácil de ver gracias al formato de mini-historias, aunque esto de ecchi con niñas de 11 años como que...
Kyo no Go no Ni (Anime / OVA Treasure Chest). Prácticamente lo mismo que la OVA original, pero al deshacerse del ecchi se convierte en un típico anime escolar. También los personajes ahora tienen diseños más simples y aniñados, y se elevan al cubo la cantidad de Bible Black Faces. No hay mucho problema con esos cambios, aunque prefiero el diseño de personajes de las primeras OVAs.
Kyouran Kazoku Nikki. Prepárate para leer los subtítulos más rápidos de la historia. XD Kyouka-sama y su “familia” alocada son una sólida opción humorística (y a veces dramática), a pesar de sus asuntos pendientes al final.

L
Last Exile. Ya entiendo por qué este anime tiene algunas opiniones divididas. Su desarrollo es lento, los protas son algo cortos de carisma y hay cosas sin explicación que requieren tirar de Google; sin embargo, no me sentí aburrido. Me gustó el logrado universo steampunk (o dieselpunk, o como se llame), la música, los fondos y las CG de los "aviones raros", que muy pocas veces dan el cante. Last Exile tiene sus pegas, pero está bien producido y en general cumple.
Last Exile: Ginyoku no Fam. Ahora con un 500% más de moe. A grandes rasgos no está mal, y conserva las buenas batallas de su predecesor, sin embargo lleva un tufillo a calco, y representa menos de lo que fue el primer LE en su tiempo.
The Law of Ueki. Amén de ser el típico shonen con historia previsible y dibujo ordinario, este anime me mantuvo curioso con la variedad de poderes locos de los personajes. Después se fue “cualquierizando” más y la novedad de los poderes se diluyó, pero en fin, para su género no está mal. Cuidado con los spoilers brutales en los OP/ED.
Legend of Galactic Heroes. Serie principal, películas y Gaiden. Ciertamente se palpa la calidad, tiene uno de los universos más completos que se hayan llevado a animación y un elenco de personajazos (y FABULOUS por si fuera poco), sin embargo esa misma riqueza hace que a ratos todo se vuelva demasiado denso y pausado. Es un hito irrepetible, pero no lo veo como “el mejor anime de todos los tiempos”. Los palos de uno en uno, por favor.
Little Busters. Primera temporada, Refrain y EX. Es algo así como Clannad Lite, con melodrama más disperso, humor más común, y niveles peligrosos de moe. Seguro que Kyoto Animation lo habría adaptado mejor, pero creo que JC Staff ha hecho un buen trabajo, y los pataleos de los Kyoanitards son exageraciones.
Lovely Complex. Es la típica serie romántica, pero va adquiriendo su sabor propio y apilando sus buenos puntazos (y de paso es más realista de lo que parece). Nunca me sentí cansado de las discusiones de la pareja protagonista. Buena señal.
Lucky Star. Serie y OVA. El fenómeno social que me hizo amar a las tsunderes. Una buena definición sería la de Azumanga Daioh para otakus (y es mejor de lo que suena), lástima que ciertos personajes secundarios son introducidos muy tarde y no te familiarizas con ellos como en AzuDai.

M
Magic Knight Rayearth. Lo que más me ha gustado de CLAMP. Con todo y sus clichés de shoujo, es un anime entretenido, que vibra con la magia de los 90 y en pocas palabras "cae bien". SPOILER: Sang Yung gigante FTW.
(Magic Knight) Rayearth OVA. Funciona. Me aproximé a esta reinterpretación con algunas dudas, que se disiparon cuando vi sus buenos combates. El final deja ciertas interrogantes, empero.
Maido Urayasu Tekkin Kazoku. No está a la altura de su predecesora. A veces se le asoman pinceladas de la locura awesome de la original, pero no es lo mismo, le siguen haciendo falta bastantes cosas. Quizás sea por lo corto de los episodios.
La Maison en Petits Cubes. No es un "flechazo" de drama, pero es un trabajo bonito, muy imaginativo y con alma.
Manie Manie: Meikyuu Monogatari. Tres cortos copados de calidad y absolutamente hipnóticos.
Master Keaton. Serie y OVA. Lo que se espera de la adaptación de un trabajo de Urasawa. Historias inteligentes que hacen que uno se "integre" al caso, casi sin darse cuenta. Es el poder del seinen.
Memories. Caviar cortesía de Otomo-sama. La animación es exquisita, el desarrollo de cada historia va como un reloj suizo, y las secuencias (en especial las del último corto) se salen.
Metropolis. No hay discusión, está bien hecha e interesante, y la ciudad rebosa de vida.
Mi Vecino Totoro + Mei y el Gatobús. Un respiro de aire de campiña. Totoro es una película para dejar por un rato nuestros prejuicios de adultos, sentarse a verla y disfrutar. Eso es lo que la hace grande, y lo que hace a don Hayao un genio.
Michiko to Hatchin. Maravilhoso, absolutamente recomendável. Michiko é a femme fatale para as massas, e Hana é uma gracinha, com todo e sua voz como uma adulta, apesar de que a voz pode ser uma forma de indicar que é mais sensata do que a mãe dela em alguns aspectos. A arte ea animação são excelentes (com sua paleta tropical), a música é soberba, eo argumento de "road movie” é conduzido a um bom ritmo, em um Brasil decadente, idealizado, que traz lembranças do episódio “Mushroom Samba" de Cowboy Bebop. Na verdade, Watanabe-sama está lá na equipe de produção, não é de admirar que ele tenha infectado o seu "mágico" para a série.
Midori no Hibi. Una serie romántica simpaticona y curiosilla. No me desagrada, pero como dicen que el manga es mejor, se queda en normalita.
Milennium Actress. Me gustó mucho, por la estética logradísima de las épocas/películas y el gran desarrollo de la historia con la narrativa entremezclada.
Mimi wo Sumaseba. Cotidianidad, emotividad y buen rollito al estilo Ghibli. De esas pelis que te dejan con una cara de :-) por un buen par de horas.
Minami-ke. Tremendo sleeper. Como dije algún día, “Ichigo Mashimaro con adolescentes”, y algo más, como los demás compañeros y las Bible Black Faces. Es un anime divertidísimo, con dibujo impecable y alto valor de revisionado (y Haruka-neesama is amazing). Hasta me atrevo a recomendarlo junto a Lucky Star o Azumanga.
Minami-ke Okawari. ¿Por qué cambiaron de estudio de animación? Okawari es inferior a la primera temporada en todo: dibujo, estructura argumental, humor, hasta las canciones... y para colmo le meten fanservice. Con todo, de alguna manera se las apañan para no entrar en el terreno del EPIC FAIL, y uno acaba hasta medio acostumbrándose.
Minami-ke Okaeri / OVA Betsubara. Buena recuperación. Los de Asread corrigieron diseños, retomaron la esencia de la Minami-ke original de Studio Daume, regresaron a las canciones happy-happy (aunque copypasteadas), y ahora la serie y la OVA se sienten más o menos como “la primera temporada con el dibujo de la segunda”. Ya sí podemos decir que son buenas, no un Slice más, como lo era Okawari. Eso sí, la primera Minami-ke jamás será igualada.
Minami-ke Tadaima / OVAs Omatase y Natsuyasumi. Mientras estas dos OVAs son un poco sosillas, Tadaima es la mejor secuela de la serie. Sólo me pica que Haruka está algo desaprovechada, pero el resto es Minami-ke en estado puro y toca todos los botones correctos (incluyendo los chibis y los "homenajes" a las temporadas anteriores).
Mind Game. Lo que se espera de los trabajos de Masaaki Yuasa: un despliegue de creatividad y agilidad narrativa, virtudes que incluso salvan el día cuando las cosas parecen desacelerar.
Mis Vecinos los Yamada. La menos favorecida entre las pelis de Isao Takahata. El humor familiar me gusta y tiene sus momentos, pero en algún punto se tornó lenta. Creo que Takahata manejó mejor la cotidianidad en Omoide Poro Poro.
Mission-E. Nada especial, todo del montón. Aunque los añadidos de acción y un poco más de historia la hacen definitivamente más visionable que su predecesora (la desabrida Code-E).
Mitsudomoe. Dos temporadas. Mejor de lo que esperaba. Da un poco de repelús en ciertos momentos, pero sin duda está repleta de LOL.
Miyakawa-ke no Kuufuku. No está mal para verla completa de un tirón, aunque se nota bastante su naturaleza monotemática, y la expectativa de "wow, spinoff de Lucky Star" se queda en dos o tres cameos. Su duración es suficiente para lo que da el material original, ni más ni menos.
Miyuki-chan in Wonderland. Dos OVAs que descargué un día para llenar espacio en un DVD. Más allá del ecchi-yuri, el resto me dejó indiferente. No sabía que era de CLAMP, ni tampoco sé por qué estoy poniendo esto aquí. XD
Mizu no Kotoba. Mucho diálogo dinámico y buena caracterización apretujados en 9 minutos. Es tan curioso de ver como su secuela espiritual (Eve no Jikan).
Mnemosyne. Tiene como un encanto de serie B que hace tolerar sus defectos. También le ayuda la duración de los episodios (y lo otro más obvio).
Monogatari Series: Second Season. Se balancea entre arcos buenos y arcos aburridos, sumando un conjunto irregular. De todos modos, quiero ver lo que sigue.
Monster. Clase aparte. Perfecto para enseñárselo a gente que no ve anime.
Moonlight Mile. La primera parte tiene sus puntos interesantes, pero me es imposible identificarme con los protagonistas y sus aires de macho alfa hollywoodense (no es lo mismo manliness que machismo). La segunda temporada acertadamente cede más relevancia a las situaciones, e incluso veo bastantes coincidencias con Planetes (que no parecen coincidencias).
Mouryou no Hako. Estoy seguro de que hay una buena historia, sólo que es sumamente difícil de seguir. Cada vez que todo parece empezar a encajar, se atraviesa un seminario de teológía/mitológía oriental con más diálogo que un juicio.
Moyashimon. Me ha encantado. Es tan divertido como educativo, y me habría gustado que fuera más largo. El clon de Zoidberg es el puto amo.
Moyashimon Returns. Al principio se siente un poco sosa y hace falta más presencia de "Zoidberg", pero episodio a episodio la serie se va consolidando y finaliza al mismo nivel, o casi, que la primera temporada. Quiero más.
Murder Princess. No me convence. La acción genérica y los WTF dispersos tampoco ayudan.
Musashi Gundoh. Sólo vi cinco episodios, pero nunca antes un anime me había dejado maravillado por lo malo que es. Se ha dicho mucho de Musashi, todo cierto: el dibujo, la animación y la mezcla de sonido son un horror de nivel sub-amateur (hasta el punto de que uno se pregunta si es a propósito), la mayoría de los personajes son insufribles, el argumento está plagado de tonterías y sólo a veces se asoma una ínfima posibilidad de un giro interesante. Pero ahí estaba yo, embelesado, con la boca abierta (no miento), inmerso en el paraíso del "so bad it\'s good" y hasta sintiéndome un poco culpable por disfrutarlo. Musashi Gundoh y Transformers Masterforce son lo peor que he visto en anime, pero a diferencia de Masterforce, Musashi tiene magia.
Mushishi. Todas las temporadas, especiales y película. Una verdadera experiencia, altamente creativa y con un gran protagonista. Acompañar a Ginko en sus jornadas, en esos escenarios tan relajantes, es como estar dentro de un documental, cámara en mano (y siendo muy buen camarógrafo). Sólo me dejan dudas el segundo especial y la peli, que sin dejar de ser buenos podrían haber sido episodios normales sin los alargamientos.

N
Nadia: El Secreto de la Piedra Azul. Aventuraza con todas las letras. Si no fuera por los episodios de relleno de la isla, le robaría muchos caramelos a Evangelion como el mejor trabajo televisivo de Hideaki Anno. Muy buenos "omakes" también.
Nadia (película). La primera parte es un recuento chapucero. El resto es un anexo pobremente dibujado, muy poco coherente respecto al final de la serie, y que al fin y al cabo provoca indiferencia.
Nagato Yuki-chan no Shoushitsu. Es Haruhi convertido en Slice of Life romántico, más una pizca de Haruhi-chan... y eso es bueno. A veces hasta se atreve a igualarse a la serie original (sí, en esa parte).
Nana. Pensamiento Femenino 101. Despierta la maruja que hay en ti.
Naruto. La dejé en pleno combate de Lee contra Gaara (ep. 49), y de Shippuuden sólo vi el primer episodio. Me parecía buena como iba, pero en esos tiempos no estaba muy metido en ello, y ahí quedó. No sé cómo ha evolucionado (según leo, ha ido a peor) ni pienso retomarla, no me gustan los shonens interminables.
Nasu: Andalucia no Natsu. ¡¡¡VENGA PEPE!!! Por momentos me hallé "pedaleando" contra el suelo, queriendo ayudarle en las escapadas. XD
Nasu 2: Suitcase no Wataridori. Anda algo por debajo de la primera. Nasu 2 mete más ciclismo y menos conflicto emocional, y es algo más caricaturesca que su predecesora (cosas que en mi opinión le restan sustancia), pero tampoco está mal. La carrera sigue siendo entretenida y el dibujo y la integración 2D-3D siguen siendo impecables. Ahora, hay un par de WTFs y personajes inexplicables que...
Nausicaa del Valle del Viento. El mejor personaje de Miyazaki, en la película que engendró al Studio Ghibli. No hay más que decir, es otra de las imprescindibles. Y leeros el manga, por Dios, que esa muchacha es un Crowning Moment of Awesome viviente. Cuánto daría por ver una serie basada en ese manga.
Neko no Ongaeshi. Está bien, se puede recomendar sin temor, pero anda algo descafeinada en comparación con otras producciones de Ghibli. ¿O será porque la protagonista no tiene la cara de “clon de Lana”?
Nekomonogatari Kuro. Bien. Después de mi leve decepción con Nisemonogatari, es bueno ver recuperado el peculiar ritmo de esta saga.
Neon Genesis Evangelion. Tras ver la serie y las pelis (y esperando 4.0), puedo concluir que Eva es una inmensa fumada, pero una fumada muy bien hecha. Lo que no hago es elevarla al Olimpo, como muchos hacen. Parece que la he visto muy tarde. Ah, y prefiero la historia original por encima de las Rebuild.
Nichijou. Anime y OVA. He aquí el verdadero sucesor espiritual de Azumanga. Es algo irregular, a veces se pone demasiado raro para ser gracioso (o demasiado habitual, paradójicamente), pero en otros segmentos hace gala de la más absoluta genialidad. A estas alturas, hacer un slice-of-life capaz de sorprender es un verdadero mérito.
Nicky la Aprendiz de Bruja. Agradable y vivaz. Se siente como una Totoro para preadolescentes.
Ninja Scroll (película). No tengo quejas, Ninja Scroll da en el clavo cuando hay que dar. Qué bien cae una historia de ninjas y samurais que no se siente reciclada.
Ninja Scroll (TV). La serie la vi antes que la película. Tiene un argumento más “al estilo de la tele”, o sea, menos impactante, y con un Jubei más contenido. No está mal, el asunto es que no es la peli.
Ninja Slayer. Está claro que aquí han tratado de repetir la fórmula de Inferno Cop, con resultados aceptables pero no estelares. De todos modos, en poco tiempo uno le pilla el tranquillo y se entretiene.
Nisemonogatari. Es como Bakemonogatari, pero con más fanservice y menos sustancia, por culpa del coñazo del primer arco argumental. Luego se recupera algo de "feeling" en el segundo arco, pero ya es muy tarde y no la rescata del "aceptable".
Nodame Cantabile. Tres temporadas y extras. Música sublime, grandes personajes, ritmo preciso y humor/slice en su punto. Y eso, que no tengo buenos recuerdos de la escuela de música en mi niñez.
Noein. Los temas de dimensiones y el espacio-tiempo, y las luchas, etc. son la parte interesante (y la que toma protagonismo hacia el final). El resto de mezcla de slice-of-life me dejó como a medias.
Nogizaka Haruka no Himitsu. Típica comedia romántica, que resulta divertidilla y agradable por su elenco y por el factor otaku (y quizás también por los "ojos de smiley" de Haruka). Pero... ¿qué es esta sensación de deja-vu con el diseño de los personajes?
Nogizaka Haruka no Himitsu: Purezza. Joder, cuánto fanservice. XD Pero es del bueno, y no debilita los apartados que ya favorecieron a la primera temporada. Me quedé esperando más presencia de Haruka y más frikismo, sin embargo.
Nogizaka Haruka no Himitsu: Finale. Igual que la segunda temporada: fanservice a saco, situaciones típicas, pero por alguna razón me cae bien.
Noir. ¿Cómo se podría haber rescatado este anime? Concentrando la historia en menos episodios, haciendo escenas de acción con calidad y variedad, poniendo más sangre (que va de asesinas a sueldo, leñe), eliminando las toneladas de QUALITY y secuencias recicladas, y no contratando a Ali Project para el OP. “Y poniendo más yuri”, se oye al fondo del salón.
Now and Then, Here and There. Diferente y muy bien contada, hay que ver cómo esta serie logra contagiar de incertidumbre, rabia, esperanza, y lo que podríamos llamar heroísmo. Más que una serie, se siente como una película dividida en episodios.
Nurse Witch Komugi-chan Majikarte / Majikarte Z. Spinoffs de The Soultaker en plan mahou shoujo / parodia. Me sacaron un par de buenas carcajadas, pero poco más.
Nurse Witch Komugi-chan R. No tiene nada que ver con las OVAs (ni siquiera es la misma Komugi), pero esencialmente es lo mismo: una parodia del género de chicas mágicas, cuya gracia reside en los clichés y las innumerables referencias (en especial a Tatsunoko).

O
Oh Edo Rocket. Qué gran aprovechamiento del elenco, y qué gran capacidad para alternar ágilmente entre seriedad y humor. Entre los progresos argumentales y las flipadas y ocurrencias, no hay lugar para el aburrimiento en este anime.
Omoide Poro Poro. ¿Qué será lo que tienen las películas “costumbristas” de Ghibli, que hipnotizan tanto? ¿Será por lo natural que se siente todo? A pesar de que ésta tiene sus dos o tres tramos groggy.
One: Kagayaku Kisetsu e. El 95% del tiempo no tuve ni puta idea de lo que estaba pasando, ni casi pude distinguir entre los personajes. Parece que esta gente asumió que los espectadores ya habrían jugado a la novela visual. Por cierto, esa novela es de quienes fundaron Key, así que la culpa aquí tiene que ser de los que la adaptaron.
One Outs. Baseball + According to Keikaku + la gente de Kaiji/Akagi = WIN, y habría sido EPIC WIN a nivel de Kaiji si no fuera por ciertos detalles, como algunas libertades tomadas con el deporte, situaciones que a veces salen demasiado bien, y el humor chorra de los payasos de la banca. Pero es magnífica, y si el manga sigue, quisiera ver otra temporada.
Ookami Kodomo no Ame to Yuki. Encantadora película, repleta de sentimientos. No había disfrutado de un drama familiar tan exquisito desde las Clannad.
Ookiku Furikabutte. Dos temporadas (mejor dicho, una temporada partida en dos). Shinji Ikari jugando al béisbol. XD Oofuri es excelente, aunque admito que llega a ser muy “Gayseball” (LOL) como le llaman, y que tiene un protagonista absolutamente hostiable. Lo que me gusta es que no sigue el mismo camino que esos otros animes deportivos con superpoderes y niños prodigios. Oofuri es estrategia, tensión, deporte en conjunto. Si te gusta o entiendes el baseball, te convertirás en un fan del Nishiura; si no te gusta, lo comprenderás mejor y hasta puede que se gane tu respeto. Hay una escena del primer OP donde sale Mihashi (el prota) con una bola de arroz rodeado de sus compañeros, poniendo una expresión de “coño, de verdad que estoy en un equipo”; esa escena es un resumen perfecto de lo que se siente con este anime.
Orphen. Aventura competente y sólida, por argumento y desarrollo de personajes. Orphen es un héroe común pero bien planteado, y los secundarios son útiles y evolucionan correctamente (menos los enanos insoportables). Todo esto va enmarcado en cuatro canciones bastante pegadizas.
Orphen Revenge. ¿Qué es esto? Humor tonto, Orphen cabrón, QUALITY, más enanos repelentes... parece un Orphen de otra dimensión, o más bien lo que habría sido el relleno de la primera temporada. La historia de la chica salva la serie un poco (reitero, UN POCO) y hay más combates, pero casi todos iguales. ¿Y qué leches tiene que ver una “espada de luz” con ese circuito/pintura abstracta que sale cada vez que Orphen la invoca?
Oruchuban Ebichu. Primera impresión: LOL. Segunda impresión: ROFLMAO. Tercera impresión: ROFLCOPTERSKATESBBQ.
Otaku no Video. No sé si los de Gainax las idearon como OVAs o como parodias documentales, pero sí estoy casi seguro de que se habían planteado como meta sobrepasar todos los niveles de frikismo de su época. Son la mar de curiosas y dignas de un buen visionado, aunque prefiero el “approach” (bonito palabro) más realista de Genshiken.
Ouran High School Host Club. Auxilio. Veo pétalos de rosas rojas deletreando "FABULOUS" por todos lados, mientras respiro aromas de melocotón y fresa y oigo música clásica de fondo. ¿La serie? Ah, sí, divertidísima.
Over Drive. No soporto al prota. Lo quieren hacer pasar por gracioso, y en cambio lo que resulta es subnormal. Suerte que en la segunda mitad va cediendo protagonismo, y la carrera como que se pone interesante.
Owarimonogatari. De las Monogatari que me han gustado, especialmente por los momentos con Ougi y con Suruga.

P
Pale Cocoon. OVA con argumento interesante y ambientación hipnótica. Una de esas joyitas sueltas que hay que ver. Gracias a Oceko por la recomendación.
Panda Kopanda. Película dividida en dos partes. Un entretenido vistazo a la época inicial de la dupla Miyazaki-Takahata, donde se aprecian los orígenes de algunas ideas que luego se verían en Totoro y Ponyo. Por cierto, me quedé a cuadros al ver a la hija de una de mis primas (2 años de edad) completamente hipnotizada frente a la pantalla. En serio, era un instante digno de ver. El poder de atracción que ejercen los filmes del dúo fundador de Ghibli sobre los niños, es impresionante.
Pani Poni Dash. Es como Sayonara Zetsubou Sensei versión moe. Tiene grandes personajes y momentos, aunque con frecuencia cruza la línea donde lo random deja de ser hilarante para ser simplemente random. La OVA me gustó más, quizás por que pillé más referencias.
Panty & Stocking with Garterbelt. No me parece tan ofensivo como lo venden. El humor sexual-escatológico no está puesto ahí para escandalizar, sino para hacer una "Gainaxada" absolutamente divertida.
Paprika. Me gustó el rollo cibernético, el personaje de la protagonista y el increíble detalle de las secuencias del “desfile”. El final es medio WTF.
Paranoia Agent. Si hay una palabra para describir esta serie, es "única". Primero se asemeja a una FLCL más seria, pero de inmediato se labra su propio camino de originalidad y maestría. Qué duro golpe ha sido la pérdida de Satoshi Kon. PA es como uno de sus filmes (con todo lo positivo que conlleva), pero separado en 13 actos (también con todo lo positivo que conlleva).
Parasite Dolls. Conserva muy bien el aire cyberpunk-noir de AD Police (su universo matriz), sin embargo sufre de unas cuantas cosas que no me convencen, como algunos ritmos narrativos extraños, o ciertos momentos WTF poco explicables. Me quedo con las OVAs originales de ADP.
Perfect Blue. Hay algo peculiar con este filme. Es un tira y afloja constante entre realidad y ficción donde casi se garantiza que el espectador se pierda; y sin embargo, toda esa mezcla no me impidió disfrutarlo a plenitud, aún permaneciendo algo confundido hasta que llegó el desenlace. Incluso podría decir que me divertí con las paranoias.
Pet Shop of Horrors. Esta serie de cuatro OVAs tiene más suspenso que horror propiamente dicho, pero lo cierto es que no deja indiferente, ya sea por las historias, las “mascotas” o el enigmático protagonista. Se me hizo corta.
Phantom (OVA). Se acaba muy pronto, justo cuando se va poniendo interesante. Pero sirve como buen calentamiento para el anime de TV.
Phantom: Requiem for the Phantom. Es como Noir, pero bien hecho. Aún no puedo creer que me haya gustado un anime de Koichi Mashimo, amén de sus defectillos propios del estudio Bee Train, y un par de WTF relativos a edades y crecimientos.
Ping Pong: The Animation. Esto es calidad. Masaaki Yuasa logra en 11 episodios lo que a otros animes deportivos les toma decenas. El desarrollo de personajes, el ritmo de los partidos y el uso de las viñetas es estupendo.
The Place Promised in Our Early Days. Habría quedado aún mejor con unos minutos menos (o quizás ajustada a la duración estándar de una OVA), pero aquí lo importante es que se va notando, casi de forma palpable, el crecimiento artístico y narrativo de Makoto Shinkai en cada película nueva que realiza. Si la siguiente fue 5cm por Segundo, lo próximo de este tío podría ser apoteósico.
Planetes. Pedazo de anime. A pesar de las diferencias con el manga (que también recomiendo), Planetes es inteligente, bien planteado, con excelentes personajes, absorbente como pocos, y entra de cabeza en la categoría de Animes de Boca Abierta.
Plastic Nee-san. No sé qué me pasó con esta cosa. Sólo sé que estuve atrapado por media hora en un torbellino de humor frenético y surrealista, y antes de darme cuenta le había puesto un 8 en MyAnimeList.
Pompoko. Por ser de Ghibli y de Takahata, a uno le quisiera gustar más, pero es una película “normal”. Comienza OK, luego se hace larga y desciende a común.
Ponyo en el Acantilado. No puedo evitar hablar o escribir de Ponyo con una sonrisa de oreja a oreja. Una preciosidad de película, mi segunda favorita de Ghibli y Miyazaki, después de Chihiro. ¿Habéis leído arriba cómo la hija de mi prima se quedó embobada con Panda Kopanda? Ojalá la hubiérais visto ahora, reaccionando a las tareas de Sousuke y su madre en el hogar. Pura vida en el dibujo, pura ternura y decisión en los personajes, puro Miyazaki en la dirección. Qué importa que se queden un par de detalles sin aparente explicación o desenlace, Ponyo es una obra maestra y una estupenda mata-depresiones. De visionado obligatorio.
Porco Rosso. Aún me pregunto por qué razón se convirtió en cerdo. Aparte de esa incógnita, Porco es muy entretenida. El ritmo de la trama no se atasca, y los últimos minutos son una pasada.
Potemayo. Me he visto el anime y los extras con un smiley Awesome dibujado en mi cara. El humor es épico (algo así como Azumanga Daioh con salsa Tabasco), todos los personajes están bien aprovechados, y el moe no le resta puntos a la serie; al contrario, la hace aún más genial. Y Guchuko debería tener su propia OVA.
La Princesa Mononoke. Con su epicidad le basta para elevarse al tercer puesto de mis favoritas de don Hayao (detrás de Chihiro y Ponyo, y con Totoro pisándole los talones). Ese efecto épico se acentúa si se mira en solitario, sin estorbos.
Princess Nine. Un shoujo deportivo con muchos tópicos, dibujo inconsistente y banda sonora repetitiva, pero de desarrollo ágil y con un "no sé qué" que me ha entretenido bastante. ¿Habrá sido Izumi?
Princess Tutu. Es una agradable sorpresa ver cómo algo tan shoujo puede llegar a ponerse tan awesome. Va directo a mi cava de Mahou Shoujos selectos junto con Rayearth y Madoka.
Project A-ko. En las dos primeras pelis me pegué a la pantalla de principio a fin, y quedé entretenido y satisfecho. En la tercera y cuarta se colaron chorradas romanticonas y se perdió la mayoría de la gracia.
(Project) A-ko: The Versus. El cambio de "setting" me mantuvo un poco escéptico, pero no puedo negar que funciona.
Puella Magi Madoka Magica. Serie y 3 películas. "Meduka... RABU!"
Puni Puni Poemi. Excel Saga con más farlopa (en el buen sentido de la palabra), y lo bueno, si breve, dos veces bueno. Como es un desquicie y todo vale, las soluciones rápidas traídas por los pelos funcionan.

R
Rahxephon. Serie y película. Es como Evangelion, pero mucho menos entretenida y con el factor gafapasta activado a tope de principio a fin.
Rainbow: Nisha Rokubou no Shichinin. Un poco idealista y forzado en el drama, sí, pero es un auténtico desfile de Manly Tears, capaz de provocar emociones de todo tipo, y recomendable al 100%. Que viva el seinen, coño.
Re:Creators. Contiene toneladas de diálogo, pero no me ha parecido aburrido, sino necesario para dar suficiente coherencia a una historia de personajes de ficción entrando al mundo real. El protagonismo no es de la acción, sino de la labor de los "creadores". Lo he visto desde ese ángulo, y me ha gustado.
Rec. Romance, diversión, personajes simpáticos y brevedad. Rec es un anime perfecto para verlo de un tirón en una tarde de domingo.
Redline. Me imagino al staff de Madhouse encerrado en un salón, viendo todas las películas y/o juegos de velocidad futurista que pudiesen hallar, y después aplicando lo visto y haciendo una amalgama espectacular de adrenalina y estilo. Yo pido secuela.
Rideback. Gran dibujo (aunque hay CGs que no se integran bien) y una prota que cae agradable. De hecho, me interesé más en seguir su historia y la de sus amigos que en fijarme en el resto de los trasfondos bélicos. A veces llegué a pensar igual que ella: “dejemos todo eso de los militares y echemos unos piques”.
Riding Bean. De culto. Acción palomitera a lo Hollywood, condimentada con flipadas de alto calibre y buena calidad de animación. Me pregunto cómo habría quedado Riding Bean en formato de serie si esta OVA piloto hubiese prosperado, aunque comprendo que tanta espectacularidad habría salido muy cara de producir.
Ristorante Paradiso. Repleta de clase. Nicoletta y su Host Club de cincuentones engafados le caerán de maravilla a quien busque historias maduras, cálidas y entretenidas (y con algo de marujeo). Me inclino a pensar que las CG rarunas de los escenarios son un asunto de estilo.
Robot Carnival. Buen compendio de cortos que abarcan desde el drama y lo experimental hasta el GAR y el humor (hay dos o tres de ellos que parecen hasta pilotos de series). No obstante, Manie Manie me gustó más.
Roujin Z. No es lo mejor que ha salido de la cabeza de Otomo; aún así es un filme bastante ágil y divertido.
Royal Space Force: The Wings of Honneamise. Un cuento épico de pioneros del espacio, en un mundo creíble y detallado. Qué magnífica forma de plantar bandera para GAINAX.
Rozen Maiden. Las series y OVAs originales son simpaticonas y con la duración justa para no hacerse cansinas, y la de 2013 mantiene bien el tipo aunque se resiente un poco al final. Veamos si una nueva temporada "revivida" le da a la historia una conclusión más redonda, desu.

S
Saikano. Dramón. Fenomenal y lacrimógeno a partes iguales, y lo peor es que así como deprime engancha. A las personas muy sensibles les recomiendo poner a Ponyo o Totoro después de finalizar la serie, para ajustar la depresión a límites tolerables.
Saint Seiya: la Leyenda del Santuario. Los Caballeros del Zodiaco + Power Rangers + Michael Bay. Está bien para avivar un poco la nostalgia de la adolescencia.
Sakigake Otokojuku. Serie y película (la animada, no la de live-action). Una extraña pero entretenida combinación de humor chorra y espíritu MANLY. Por instantes rivaliza en epicidad con los grandes shonens.
Salaryman Kintaro. Una mezcla de "manly guys doing manly things" (a veces rozando el machismo) con un ambiente de guerra corporativa que le da cierto "feeling" de dorama. El resultado es una suerte curiosa de GTO para treintañeros y cuarentones.
Samurai 7. Mantiene el "flow" de las series buenas y adictivas, por lo menos hasta el final de la primera gran batalla. Después baja un poco la marcha, pero el conjunto final es más que sobresaliente.
Samurai Champloo. Viene del creador de Cowboy Bebop, y por supuesto, no decepciona; Champloo hereda bastante del encanto de la serie de Spike y compañía (sin igualarla, claro está). En síntesis, es un anime sencillamente “cool”. Sus momentos y episodios memorables son de lo más variados, y los anacronismos y las excentricidades le suman estilo.
Sanzoku no Musume Ronja. Sólida. La voz de la protagonista ralla un poco y el desarrollo es lento, pero cuando quiere le brota esa “magia” de Ghibli con momentos épicos y/o entrañables. El uso de CG, sorpresivamente, me molestó muy poco.
Sayonara Zetsubou Sensei. 3 temporadas y 2 sets de OVAs. Como diría Modo_7, GRUEIT. Nunca faltan ideas para que Itoshiki Nozomu y sus alumnos repartan crítica social y Zetsubou a los 4 vientos con ese humor tan genial como bizarro. Lo único malo es que soy un espectador quisquilloso, y he llegado a durar hasta dos horas viendo un episodio, por no querer perderme los textos del fondo. XD
School Days. Anime y OVAs. Me van a empalar en el foro de Manga/Anime por decir esto. A mí, School Days no me pareció tan horrible. De acuerdo, tiene argumento de H-game hortera (Captain Obvious al rescate) y un prota absolutamente imbécil, pero yo me interesé por saber en qué iba a desembocar todo (el Nice Boat y eso). Las OVAs por su parte sí que son un descojone, especialmente la de Kokoro-chan.
School Rumble. Dos temporadas y sus OVAs. Humor siempre efectivo, romance y drama que no desentonan, y personajes memorables. Ingredientes de un clásico, de esos que se extrañan cuando se terminan (ah... y Eri-chan es amor). No me explico por qué no se animó completa la 3ra. temporada.
Scramble Wars. Un extra de Bubblegum Crisis y otros trabajos de Artmic en clave de parodia. Ni más ni menos de lo que es. Su visionado es opcional, aunque las referencias (las que pude captar) son graciosas, y la Sylia loca no tiene precio.
Scrapped Princess. Empieza tibia y con una protagonista cuya indiferencia a veces me pone de los nervios. Sin embargo se va consolidando, y reconozco que es una historia bien desarrollada.
Seirei no Moribito. Menudo OWNED que me plantó esta serie, cuando la menosprecié creyendo que me iba a aburrir y resultó ser un Anime de Boca Abierta. La jornada de GARwoman y MOEboy es un hito de excelencia. Su argumento no pierde interés ni baja la marcha, ni siquiera con los rellenos, y el dibujo y la animación llevan tal mimo y detalle que el resultado es prácticamente de película. Y Balsa-neesama es awesome.
Sekkou Boys. Cada día me convenzo más de que los japoneses pueden hacer algo gracioso a partir de cualquier cosa. XD
Serial Experiments Lain. Pocas veces he visto una ambientación tan hipnótica. Lain se siente como un sueño raro, que resulta satisfactorio se pille o no se pille.
Seto no Hanayome. Serie y OVAs. Una ametralladora de gags. A veces se pasa de gritos y caretos, pero hay episodios que son apoteósicos.
Shakugan no Shana. Hace tiempo leí en el foro a alguien describiendo este anime como “una loli tsundere con espada”. No creí que una descripción tan simple resultara tan precisa. XD Pero es una buena serie. Desde ya, Shanita es mi tsundere “heroica” favorita, y mi segunda en general detrás de Kagamin.
Shakugan no Shana Second. A pesar del exceso de relleno romanticón, el ritmo raro de los primeros episodios y el final algo apresurado, de alguna forma todo aún encaja y me parece igual de buena que la primera.
Shakugan no Shana (película). Readaptación del primer arco de la serie. El problema de llevar animes de televisión a celuloide es que siempre se borra o se mutila algo, y se dejan detalles que confundirán a quien no haya visto la versión televisiva. Por eso prefiero la serie.
Shakugan no Shana S. La primera OVA, y un poco la cuarta, son las que conservan la esencia de Shana. Las del medio son poco más que rellenos.
Shakugan no Shana III Final. Quisiera que me gustara más, pero lo siento, no es la Shana que esperaba. Muchos preparativos, mucho diálogo interminable, mucho combate entre secundarios... vale, son tiempos de guerra y decisivos, pero al menos se debió tratar de mantener algo del "feeling" de las temporadas anteriores. Por cierto, brofist para Satou.
Shakugan no Shana-tan. Extras con una Shana tamaño chibi (14 en total). Se pueden ver de uno o dos sentones y hay uno que otro segmento graciosete. Lo recalco, uno que otro. No todos.
Shangri-la. Me enganché a este anime por el OP cañero (con todo y boomerang corta-tanques) y por la posibilidad de verlo en streaming. Shangri-la tenía papeletas para ser algo grande, me esperaba una historia similar a la de Nausicaa. Pero entre momentazo y momentazo (que los tiene) se perdió el ritmo narrativo, el argumento se quedó dando tumbos, y se hizo tarde para encarrilar la serie. Por eso, y por el final insatisfactorio, la mejor palabra para describirla es “desaprovechada”.
Shashinkan. Bonito corto, simpático y conmovedor a la vez.
Shigurui. Un anime de samurais serio, con una crudeza más realista que lo usual del género. Bueno para un cambio de paso entre tanto shonen.
Shin Angyo Onshi. Esto sí es raro, un filme animado hecho por colaboración de Japón y Corea. Pasan muchas cosas y se deja ver, aunque los personajes y sus aires nihilistas no son muy originales que digamos.
Shonan Junai Gumi. Me enganché y me entretuve al principio, pero tras cada episodio mi interés fue disminuyendo y acabó a medio gas.
Skip Beat. Kyoko es amor (o mejor dicho, “RABU”). Ojalá que animen el resto del manga.
The Sky Crawlers. Técnicamente impecable y con un argumento pausado pero lo suficientemente firme para enganchar, como se espera de Mamoru Oshii. Aunque me dejó un poco en el aire (valga la redundancia).
Sky Girls. Serie y OVA. Toma un slice-of-life soso, añádele fanservice y cámbiale la escuela por un ambiente militar, para que parezca un anime de acción. Resultado: un escuadrón de pseudo-lolis cabezonas luchando contra pokemons gigantes. Meh.
Slayers (TV). Esto grita "noventas" por todos lados, en el mejor de los sentidos. Las primeras dos temporadas son las mejores, mientras que Try queda un poco por debajo (sin dejar de ser buena). Veamos si las Revo/Evolution mantienen el tipo.
Slayers (OVAs). La primera de Special y la tercera de Excellent son las que más me han gustado. Están entretenidas, aunque no al nivel del anime de TV (Naga es un buen personaje, pero nadie como la pandilla de la serie).
Slayers (películas). Mi opinión de las 4 pelis de los noventas es la misma que la de las OVAs: no igualan a las series pero aún son buenas y memorables (go go Pikopiko Lina-chan). Por otra parte, Premium me parece más "rellenosa" y hasta algo fuera de lugar.
Sougen no Ko Tenguri. Un filme promocional corto de 1977 con un estilo muy parecido al de Heidi. Lo vi porque Miyazaki trabajó en él, es curiosillo pero tampoco tiene mucho que decir.
Soul Eater. Da en el clavo en todos los elementos que debe lucir un shonen de calidad: personajes, combates, animación, humor, expectativa... y entonces se separa del manga y se le va la olla de mala manera. Hasta se puede oír como se desmorona.
Soul Eater Not. Exactamente lo que dice ser. No es Soul Eater, sino un slice-of-life de toda la vida, pero con sus cameos y momentos de drama-acción para que no se quejen.
Soul Link. Cuando escribo en el blog acerca de un anime en específico, lo hago por una de dos razones: 1) porque es muy, muy bueno; 2) porque es muy, muy malo. A Soul Link le dediqué 4 entradas de blog. No exactamente por su alta calidad.
The Soultaker. Me dejó algo indiferente, a pesar de los buenos combates. La dirección y el arte lo hacen pasar por uno de esos animes incomprensibles llenos de alegorías filosóficas, aunque en realidad es de acción (y no tan complicadísimo de entender). En conjunto, Soultaker me parece un campo de pruebas de Tatsunoko, con ideas que luego se perfeccionarían en Karas y Casshern Sins.
Souten no Ken. Una precuela de Hokuto no Ken con elementos de “pelis de chinos” sobre mafia. Qué bien sonaba en papel, y qué decepción ha resultado. Animación mediocre, bizarradas sin gracia y villanos que parecen sacados del Batman de los 60. Sólo el protagonista (predecesor de Kenshiro) salva los trastos un poco.
Special-A. A primera vista parece una copia de Ouran con menos carisma, sin embargo, tras familiarizarme debo reconocer que se le queda muy cerca, y con frecuencia la iguala. La voz de Jun Fukuyama me comanda a hacer ademanes con las manos.
Spice and Wolf. Horo. Ese es su nombre. La razón principal por la que un anime con tanto diálogo y Slice of Life pasivo (bien llevados, por cierto) me haya mantenido enganchado de esa manera. Horo es amor.
Spice and Wolf 2. Más de lo bueno. Más Horo, más estratagemas financieras abrumadoramente intrincadas, más drama, más Awesomeness. Más, por favor.
Spirit of Wonder. 3 OVAs y 3 especiales. Lo que más me gustó fueron las historias de China-san. El arco de los Muchachos Científicos tiene menos chicha, pero igual me mantuvo pegado.
Spriggan. Peli de acción/aventura con buen dibujo. Aprobada para una tarde palomitera.
Star Fox Zero: The Battle Begins. Muy entretenido y mejor de lo que esperaba. Creo que este corto podría abrir puertas a una serie.
Steamboy. Gracias al buen hacer de Otomo-sama y al largo tiempo de producción (y a la inversión), Steamboy es absolutamente espectacular. El “eye candy” es el recurso del que Otomo se vale para enganchar, pero eso no significa que el resto de apartados palidezca; la peli tiene buenos momentos de acción y epicidad, aunque el argumento no sea del otro mundo y la esencia “miyazakiana” resulte más superficial de lo que aparenta.
Summer Wars. AWESOME, de principio a fin. No tengo más palabras.
Suzumiya Haruhi no Yuutsu. Qué decir, Haruhi es Haruhi. Aquí, allá en Japón, ahora, hace 3 años... en cualquier tiempo y espacio. No importan Kadotrolls, ni Endless Facepalms, ni retrasos en las novelas, ni Harutards, ni Haruhaters. Haruhi sigue siendo Haruhi, una serie ingeniosa, redonda y brillante.
Suzumiya Haruhi no Shoushitsu. Le perdono el Endless Eight a Kyoto Animation y Kadokawa. Lo han compensado de sobra con este diamante pulido. Dura más que una visita de un familiar pesado, pero qué importa, El Caballero Oscuro también y es otra joya.
Suzumiya Haruhi-chan / Nyoron Churuya-san. Risas garantizadas. Haruhi-chan fue la mejor manera de esperar el regreso de la Haruhi “auténtica”, y un ejemplo perfecto de cómo debe ser un anime de Youtube. Churuya sufre de quedarse atascada en nyoro~n y queso ahumado, pero no hay problema, tiene puntazos, son episodios cortos y uno diario no hace daño.
Sword of the Stranger. Buena, pero Ninja Scroll me gusta más.

T
Taishou Yakyuu Musume. Es como Princess Nine convertida en slice-of-life moe. Y funciona, de verdad inspira a apoyar a las chicas.
Takane no Jitensha. La historia me parece interesante, pero todo está tan condensado por culpa del tiempo, que apenas se establecen los personajes principales y tachán, fin. El dibujo es normalucho, más propio de un episodio cualquiera de serie que de un especial. Esto debió haber sido una película (o un especial de una hora) y debió haber tenido mejor animación.
Tekkon Kinkreet. La historia no es del otro mundo, pero está bien contada y no aburre. Lo que sí es del otro mundo es el nivel artístico, que incluso por sí solo vale para revisionar la película. Más o menos lo que pasa con Avatar.
Tengen Toppa Gurren-Lagann. ROW ROW FAITE PAGUA
Tengen Toppa Gurren-Lagann: Gurren-hen. ROW ROW FAITE PAGUA
Tengen Toppa Gurren-Lagann: Lagann-hen. ROW ROW FAITE PAGUA
Tengen Toppa Gurren-Lagann Parallel Works. ROW ROW FAI... Bueno, el séptimo es rarillo.
Tengen Toppa Gurren Lagann: Parallel Works 2. ROW ROW FAI... OK, awesome y todo, pero difícilmente igualan a los Parallel Works originales (excepto Kittan Zero).
Tetsuko no Tabi. No está mal para lo que es (una especie de guía turística friki). Se nota el esfuerzo puesto en evitar la monotonía que puede acarrear este tipo de serie, y me cae simpaticona a pesar de los personajes planos y lo ruidoso y repelente que resulta ser el otaku de trenes (¿serán así de verdad?).
Thermae Romae. Anime y especiales. Uno de esos trabajos sui-generis pero divertidos, con un estilo de animación cutre que paradójicamente le añade gracia. Me quedé con ganas de más.
Thermae Romae (películas). No están mal, tienen momentos simpáticos y una excelente ambientación, aunque no me convence que les metan tramas de culebrón. Creo que me habrían gustado más si no hubiese visto primero el anime.
Those Who Hunt Elves (I y II). El dibujo es irregular y suele tener momentos tan cabezahuecas como su personaje Junpei, pero el humor es el despiporre. La mayoría es relleno, pero del bueno.
Toki wo Kakeru Shoujo. Sublime. La familiarización con la protagonista y los demás personajes es casi instantánea, y el guión avanza firme y ameno, sin complicarse mucho con los entresijos del viaje temporal. Esta es una película de las que se pueden ver una y otra vez sin aburrirse.
Tokyo Godfathers. La mano de maestro de Satoshi Kon encadenando narrativa, personajes y "milagros" argumentales con una naturalidad que asusta. Está como para revisionarla en cada Navidad, o cuando sea.
Tokyo Magnitude 8.0. ¿Será verdad que Tokyo está tan poco preparada para un terremoto grande? La serie me parece bien lograda, con esa sensación de incertidumbre y del mundo viniéndose encima, y esos toques humanos. El único WTF es el spoilerazo (que me tragué antes de verla).
Toradora. Una serie entretenida con el Tsundere Seal of Approval y pocas quejas para su género (a pesar de ser típica). Me gustó el aire dramático de la segunda mitad.
Transformers Masterforce. Una de mis reglas de oro al ver anime es la de no abandonar series, por más truñescas que sean. Hasta que conocí mi límite con Masterforce. Es un anime tan rematadamente malo, que me hizo romper la regla y “dropearlo” tras ver los 18 episodios que me habían dejado. Lo único positivo que le hallo es que el opening y el ending me dan una sensación de nostalgia de los dibujos animados de mi infancia.
Trava. Me gustaron los diálogos, la animación y el aire de cachondeo tipo FLCL. Lástima que todo ese potencial no tenga el tiempo que se merece, y sea enlatado en 3/4 de hora como si fuera un episodio piloto. Habría sido una pasada si fuesen 4-5 OVAs de duración apropiada.
Trigun. La disfruté mucho. Sufre un poco con los desvíos respecto al manga, pero es imperdible y necesaria en el curriculum de cualquier fan.
Trigun: Badlands Rumble. Pura esencia Trigun, tan entretenida como siempre. Lo único que eché en falta fue el "RABU ANDO PIISU" de Vash.
Trinity Blood. LOL, vampiros. Ni fu ni fa, ni excelente ni truño. Justo ahí.
Tsubasa Chronicle. Episodios buenos, episodios regulares, episodios malos... un "shonen cualquiera" en toda la regla. No me leeré el manga, pero estoy seguro de que es mejor.
Tsubasa Chronicle (película). Equivale a uno de los episodios "buenos" de la serie. Lo natural cuando cambias a Bee Train por Production IG.
Tsubasa Tokyo Revelations / Tsubasa Shunraiki. Ahora sí estamos hablando de algo. Mientras más veo las OVAs de Tsubasa, más me pregunto qué carajos hicieron con la adaptación televisiva.
Tsukihime. LOL, más vampiros. Floja floja, cuando empieza a ponerse interesante ya se está acabando.
Tsukimonogatari. Esta vez las "shaftadas" y el fanservice me entretuvieron más que la propia historia. Ojalá que Kizumonogatari incline de nuevo la balanza del lado "aceptable" hacia el "bueno".
La Tumba de las Luciérnagas. Muchos dicen que esta peli le saca lágrimas hasta a un moai; yo no lloré. Aunque sí, sentí pena por los chicos, y sí, es un peliculón, la obra cumbre de Takahata y merecedora de un puesto entre los mejores filmes animados de la historia.

U
Uchuu Show e Youkoso. Comienza como un agradable y vistoso slice-of-life con visos de gran aventura, sin embargo se alarga demasiado y en la segunda mitad se desinfla.
Ultimate Teacher. Miré esta OVA ochentera por curiosidad, motivado por un artículo en una web. Me llevé tremenda decepción.
Umi ga Kikoeru. El típico drama amoroso escolar, montado a la manera de Ghibli. Es una película acogedora, como para ser vista en pareja, o tumbado en el sofá en vacaciones o en un día de fiesta; en eso se parece a Mimi wo Sumaseba.
Umineko no Naku Koro ni. Los primeros episodios sí lograron transmitirme la sensación de expectativa e incertidumbre, pero gradualmente mi interés decreció, y mi pregunta fue cambiando de "¿y ahora qué va a pasar?" a "¿qué me importa lo que pase?".
Umisho. Esta serie es como la protagonista: a ratos divertida, a ratos tonta, y todo el tiempo fanservice a tope. O sea, como Green Green pero con más historia (y en mi opinión mejor ecchi).
Urayasu Tekkin Kazoku. Una mina de Awesomeness para el que logre tolerar tanto chiste escatológico. Tengo una espinita de que habría sido más Awesome si se hubiese explotado el elenco secundario con más balance.

V
Vampire Hunter D (1985). Para los yanquis y otros más es de culto, para mí es decepcionante. Los combates sin ton ni son por aquí y por allá no impresionan, y el argumento y los valores de producción están por debajo de los de cualquier serie del montón, incluso de su época. Hasta me reí con algún monstruo.
Vampire Hunter D Bloodlust. OK, ahora sí estamos hablando de una película buena de verdad, que cumple de sobra haciéndole justicia al personaje de D. Y qué música más jodidamente épica.
El Viaje de Chihiro. Es curioso que los dos filmes que más me gustan de Miyazaki no sean protagonizados por las clones de Lana. :-) Chihiro es una Mei (Totoro) crecidita, con la que uno se involucra de pleno en ese mundo extraño donde ha caído, y le sigue en sus faenas y adversidades. En resumen, el espectador vive su “viaje”. Todo sencillamente funciona en esta película. Ver Chihiro es un requisito obligatorio para todo el que se haga llamar fan de la animación japonesa.
Video Girl Ai. Muy buena, me ha hecho poner el manga en la lista de pendientes. Maldito moe, nos quitaste a las chicas anime de los 90.

W
Wangan Midnight. La historia como que engancha, pero aún me quedo con Initial D (jo, ahí va la comparación, no quería hacerla). Prefiero que un anime de coches se concentre en las habilidades, en vez de tunearlo más y tirar pa\'lante.
Watamote. Anime y OVA. Su primera mitad está a la par de los grandes del mismo estilo, como NHK o Tatami Galaxy, con un humor desternillante que a veces hace sentir un poco de culpa y hasta identificación. Luego todo empieza a volverse más melancólico e introspectivo, y no está mal, pero tampoco se compara con los inicios.
Welcome to the NHK. Todo un "tour" psico-sociológico de lo más interesante. El protagonista infunde desde pena hasta desprecio (y no es que el resto del elenco esté muy normal, tampoco), y a veces hasta da como para pensar en uno mismo y su entorno.
Witch Hunter Robin. En honor a la verdad, su primera mitad abusa del recurso del “monstruo de la semana”, y el final deja importantes incógnitas. No obstante, reconociendo sus fallos, con “Sor Vespa” no me sentí aburrido.
Wonderful Days / Sky Blue. Una peli anime coreana con mucho ruido (efectos bonitos) y pocas nueces. No me dice nada.

X
xxxHolic. Un "bazar" de historias sobrenaturales más o menos interesantes según el caso, pero definitivamente con más consistencia que la adaptación de Tsubasa. Pobre Watanuki, veamos si su cuerpo de fideos aguanta más humillaciones.
xxxHolic (película). La vi entre las dos temporadas de la serie. A pesar de ser una historia original en vez de adaptada, captura el "feeling" y es disfrutable de principio a fin. Production IG sí que sabe trabajar con CLAMP.
xxxHolic Kei. Aún mejor que la primera temporada, gracias a una mayor continuidad. Ya ni siquiera me molestan las pataletas de Watanuki.
xxxHolic Shunmuki. Mantiene el nivel de calidad de Kei, ni más ni menos. Debería darle un vistazo rápido a las OVAs de Tsubasa otra vez, para tratar de refrescar mi comprensión del enlace con xxxHolic.
xxxHolic Rou / Rou Adayume. Me parecen una adecuada "conclusión", aunque no me extrañaría si en un futuro cercano se anuncia algún extra más.

Y
Yojouhan Shinwa Taikei / The Tatami Galaxy. Anime y especiales. Una joyita del anime surrealista, rebosante de estilo e inteligencia. Cada trabajo de Masaaki Yuasa me hace más su admirador, y me sorprendió ver a Madhouse siendo más SHAFT que SHAFT.

Z
Zero no Tsukaima. No está mal. La serie me ha gustado, pero Louise me caería mucho mejor si no fuera tan agresiva con el pobre Saito. Digamos que es una Tsuntsuntsundere.
Zero no Tsukaima: Futatsuki no Kishi. La segunda temporada parece un anime distinto, con ese tono tan serio (que le pega más bien poco) y ese humor/ecchi forzado y esporádico. Me ha dejado descolocado.
Zero no Tsukaima: Princess no Rondo. Más del montón que la anterior. Pronto estuve harto del tira y afloja entre Louise y Saito, y de la sobresaturación de ecchi (aunque hay uno que otro momento para enmarcar). Parece que trataron de recuperar el tono de la primera temporada metiendo ecchi a cascoporro, y les explotó en la cara como un hechizo de la protagonista.
Zero no Tsukaima F. Esta última parte sigue siendo puagh, con arcos argumentales acelerados, personajes desaprovechados, humor metido con calzador y momentos anticlímax, pero al menos no provoca espasmos de disgusto como la tercera. "Afortunadamente" era imposible hacer algo peor.

Publicado: 01:12 13/10/2009 · Etiquetas: , , , , , , , , , , , · Categorías: Anime y manga
Lo único que se necesita para sumergirse en una época como si uno mismo la hubiera vivido.



Publicado: 16:54 08/10/2009 · Etiquetas: , , , , , , , , , , · Categorías: Ríete... por favor : Anime y manga
En el argot del manganime, QUALITY (en mayúsculas) no exactamente significa "calidad". Por ejemplo:

Mecha QUALITY

Cara QUALITY

Otra cara QUALITY

Culos QUALITY

QUARITY

Karaoke QUALITY

JUST ACCORDING TO OTEDAMA.

Y ya que estamos con The Law of Ueki...

La secuencia completa

¿Tú también, Bruto... digo, Haruhi?

Estas dos son del manga, al parecer inspiradas por la Kanon de Toei

¿De cuál anime es esta captura?

¿Y esta otra?

Puerta QUALITY

Chiaki ha canalizado los poderes de alteración de datos de Nagato a través de su seiyuu

¿De qué tamaño es ese samurai?

La legendaria pierna asimétrica de Soul Link

Con un poco de reciclaje de dibujos, para variar

Y cómo no, el corte de cabello mágico

Para finalizar, esta genialidad


Publicado: 15:23 02/10/2009 · Etiquetas: , , , , , , , , , , , , · Categorías: Gaming : Ríete... por favor
Mensaje original de jovenjedi llorando sus desventuras con los puzzles del Profesor, hace una semana.

Lo que me llevó a:

Edición PAL


Edición USA


Publicado: 16:06 01/10/2009 · Etiquetas: , , , , , , · Categorías: Gaming : Ríete... por favor

Super Timor est encore plus fort

Mister Timor
Blog de Mister Timor
Vraiment, vraiment plus fort

Posts destacados por el autor:
· 10 años de anime
· Super-mega-macro review de mangas y comics
· La Gran Lista de Reglas No Escritas del Foro de Vandal
· 10 años en Vandal
· La Gran Lista de Leyes de Foros y Comunidades (índice)
· Anime QUALITY (índice)
· Mi Top 50 de openings y endings de anime
· Super-mega-macro review de animes
· Tiras (índice)
· Nostalgia: mi fake de Mario 128
· La Gran Lista Bamdalera de Tópicos del Anime (índice)
· El Cliente
· Frases Míticas Bamdálicas (para nostálgicos)
· Cazando Carteles (índice)
· Ocurrencias Estudiantiles
· Avalancha de gifs [56K DANGER]
· Vivo en un país
· No, no te prestaré nada.
· La lengua Hylian: Traducciones de Zelda Wind Waker y Majora's Mask
· Super Mario Sunshine: Locuras y glitches



Vídeos:
· Frikadas y otras cosas



Blogs amigos:
-obi-
Akhnu
Aldobrando
Benzio
Blasty
Caravan
Cardesin
danaecute23
Daniel Marcos Holland
DaNk0
delojo
Dick Gumshoe
DMaligno
evelyn-nyleve
E_Plubirus_Caelum
faran236
Forero's Mask
GAMEMETAL
Granlutz
Hamnk11
HiRoNishidake
Hyrule-enciclo
Imbolusionado
Isic
Isnard
JanDr0
JiroHori
Jose15
JoseDek
JSpiegel
Kenny414
KILLY
Kokorostar
LordKite
Mikau
Miku
MmAn5oN
nach
Navenger
nextmare
Nosgoroth
Oceko
OSCARina Of Time
PutoRojo
Rao
Rauru
red bat
RoberZamora
Rod Aran
Roocky668
Roxy_ilusion27
SASUKE
shadowthehedgehog
shikamaru252
ShintaKun
Sinnay_Sanolym
Son Gokou
Space_Pirate Ridley
Sr.A
Suppaiku
TheLemonKing
TheRainManKnight
Toboe-tan
Tsukuyomi
Vascoeslovaco
Vikutoru
Wiseman
Xoalde
Yunita
Zapp Brannigan
Zeros_met
_-Sheik-_


Categorías:
Anime y manga
Bamdal old-school
Gaming
Personal y otros
Ríete... por favor


Archivo:
Octubre 2017
Mayo 2017
Diciembre 2016
Septiembre 2016
Mayo 2016
Octubre 2014
Agosto 2014
Mayo 2014
Abril 2014
Enero 2014
Diciembre 2013
Octubre 2013
Septiembre 2013
Agosto 2013
Junio 2013
Mayo 2013
Abril 2013
Marzo 2013
Febrero 2013
Enero 2013
Diciembre 2012
Noviembre 2012
Octubre 2012
Septiembre 2012
Agosto 2012
Julio 2012
Junio 2012
Mayo 2012
Abril 2012
Marzo 2012
Febrero 2012
Enero 2012
Diciembre 2011
Noviembre 2011
Octubre 2011
Septiembre 2011
Julio 2011
Junio 2011
Mayo 2011
Abril 2011
Marzo 2011
Febrero 2011
Enero 2011
Diciembre 2010
Noviembre 2010
Octubre 2010
Septiembre 2010
Agosto 2010
Julio 2010
Junio 2010
Mayo 2010
Abril 2010
Marzo 2010
Febrero 2010
Enero 2010
Diciembre 2009
Noviembre 2009
Octubre 2009
Septiembre 2009
Agosto 2009
Julio 2009
Junio 2009
Mayo 2009
Abril 2009
Marzo 2009
Febrero 2009
Enero 2009
Diciembre 2008
Noviembre 2008
Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Mayo 2008
Abril 2008
Marzo 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Diciembre 2007
Noviembre 2007
Octubre 2007
Septiembre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Abril 2007
Marzo 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Octubre 2006
Agosto 2006
Julio 2006
Junio 2006
Mayo 2006


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido