BrandNewPulpER

Publicado: 17:46 02/07/2011 · Etiquetas: , · Categorías:


...Piso nº 3....

El enorme ascensor parece detenerse. La puerta se abre y entra un individuo con el pelo de punta y una chaqueta de cuero tintada de verde. Antes de tan siquiera terminar de mirarle con desprecio, se abalanza sobre Axel.

En cuestión de segundos, Axel le agarra por el cuello de tan estridente prenda y lo lanza fuera del ascensor estampándole la cara contra el suelo, haciendo que sus dientes queden desperdigados por el pasillo.

El ascensor continúa subiendo...

Su respiración está agitada. Está nervioso.

Cuando el ascensor se detenga en el octavo, el último piso, estará solo... cara a cara con Mr X.
Las condiciones son poco favorables incluso si realmente cumpliera el “trato” que fanfarroneó proponiéndole.

No resulta precisamente creíble que el mayor magnate de la mafia, responsable de la tan lamentable y decadente situación que atraviesa la ciudad cumpla su parte de un trato que suena, a todas luces, a una trampa.

“Si logras llegar hasta a mi una vez mas, combatiremos cara a cara, como hombres. Si me vences, tendrás la oportunidad de llevarte contigo a tu amiguito.”

Axel aprieta los dientes mientras lo recuerda. Apenas hacía año y medio desde que, junto a Blaze y Adam (sus antiguos compañeros, también ex-policías) lograron desmantelar el imperio de Mr.X.

Después de aquello, Adam había sido el único que había vuelto al Cuerpo... y fue el trofeo que usó Mr.X con su regreso de las sombras, demostrando que su poder realmente nunca había sido abatido.

Piso nº 5

-Axel... -Blaze habla como puede, desde una esquina del ascensor.

Axel se gira hacia ella, agachándose a su lado.
La chica está malherida, tiene el pelo empapado en sangre (probablemente por una grave herida en la cabeza),el tobillo torcido y un brazo dislocado.

-Ésto déjamelo a mí. -Son las únicas palabras de Axel antes de volver a ponerse en pié mirando hacia la puerta, alternando la mirada entre ésta y el pequeño índice luminoso que muestra el piso por el que pasan.

...Piso nº6...

El ascensor vuelve a detenerse.

Al abrirse las puertas, entra de golpe un hombre calvo corpulento vestido con un extraño mono verde, que da al ex-policía un derechazo en la frente tan rápido como imposible de esquivar.

Axel retrocede con el golpe.
Antes de reaccionar, otro derechazo (esta vez en el estómago), le hace encogerse; dejando que un tercer golpe, en la cabeza, le tumbe en el suelo.

El boxeador se inclina para agarrar a Axel por su corta melena rubia, sujetándolo por encima del hombro, riéndose de sus muecas de dolor.

Axel reacciona y le golpea en la barbilla con un gancho de izquierda, logrando que le suelte.
Mientras su atacante trata de recuperar el equilibrio, Axel le propina un fuerte codazo en el cuello, dejándolo ko.

Tras empujar el cuerpo inconsciente del corpulento hombre fuera del ascensor, éste continua subiendo.

...Piso nº 7...

Piso nº 8, el último.

Las puertas del ascensor se vuelven a abrir una vez mas.
Esta vez, la imagen que dejan ver es muy diferente a las anteriores: El frío y oscuro pasillo ha sido sustituido por una sala amplia, elegante, perfectamente iluminada por grandes ventanales, con el suelo totalmente cubierto por una lujosa alfombra roja.  

Justo enfrente de la salida del ascensor,  Mr. X (vestido con su habitual traje color café y corbata roja), le mira atentamente, sentado en un sillón dorado en el otro extremo de la sala. Apoyado sobre sus propios nudillos con cara de indiferencia, sin ningún tipo de sobresalto.

Axel pulsa el botón de bloquear el ascensor para que Blaze esté a salvo, para luego salir del ascensor, cerrándose la puerta tras él.

Mr.X sonríe de un modo tan amplio, que el puro que sujeta entre los labios se desliza hasta el extremo derecho de su boca antes de cogerlo con la mano y, volviendo a adoptar una pose aburrida, hacer un ademán, indicando algo.

Como de la nada (seguramente escondidos a los laterales de la salida del ascensor) dos macarras aparecen a los lados de Axel, agarrándole.

Axel abre los codos con fuerza, propinándoles codazos en el pecho que les hacen retroceder.

De un rápido gancho le desencaja la mandíbula a uno de ellos, para luego agarrársela y tirar de él, estampándole la cabeza en el costado de su otro atacante, partiéndole las costillas.
Los dos terminaron en el suelo, sin conocimiento.

-Solos tu y yo, como hombres, cuerpo a cuerpo. Eso fue lo que dijiste... -Axel habla mientras camina hacia su enemigo.

-Si, cuando llegaras hasta mí... Aún te quedan unos metros. -Mr.X le responde en burla, mientras vuelve a hacer un gesto con la mano.

Una trampilla del techo se abre. Antes de que Axel se dé siquiera cuenta, alguien le propina una fuerte patada en la cara, tirándole al suelo.

Trata de levantarse, pero su nuevo atacante hunde el talón en su espalda, de un potente movimiento. El ex-policía tose sangre y rueda, con los ojos entrecerrados de dolor.

-Sh.. ¡Shiva! -Grita al darse cuenta de quién le ha golpeado, mientras trata de levantarse una vez mas.

Un antiguo conocido suyo, el que fue uno de sus mejores amigos hasta haberlo creído muerto a manos de los hombres de Mr.X, dos años atrás.

Shiva, vestido con un quimono de kárate negro y una cinta roja en la frente (tapada casi en su totalidad por su larga melena morena) le mira como si no le reconociera.

Ni una sola palabra antes de ir de nuevo a por Axel.

Ésta vez consigue esquivar su patada voladora.  Axel le golpea con la rodilla en el aire, haciendo que Shiva se resbale... pero sin caer.

Los dos se miran. No hay tiempo para preguntas. Ésta vez, Axel se adelanta, salta hacia él y le golpea con un directo en la nariz.

Shiva no se mueve del sitio, es Axel el que retrocede frotándose los nudillos de dolor.
-¿De qué demonios estás hecho? -Grita mientras sacude la mano.

Aunque con solo levantar la vista, ve su pregunta respondida.

La “piel” de su contrincante se ha levantado, mostrando una compleja estructura metálica.

Apenas ha terminado de sorprenderse cuando el androide ya ha vuelto a ponerse en guardia, haciéndole un barrido del que Axel consigue salir ileso, rodando por el suelo.

Las cosa se ponen peliaguda. No puede hacerle daño con sus golpes... No le queda otra salida.

Axel corre hasta el ventanal de la parte izquierda de la sala, confiando en que el androide tenga algún tipo de patrón de ataque. Tiene la suerte de ser así.

Una nueva patada voladora de su rival permite a Axel, de una rápida finta, agarrarle por la pierna para catapultarlo al exterior, haciendo añicos el cristal.

Mr. X rechina los dientes y suelta un bufido.

Axel vuelve a caminar hacia el sillón dorado, haciéndose crujir los nudillos.

-Estamos cara a cara. Levantate o te levantaré yo. -Amenaza Axel.

-Muy bien. -

Mr. X lanza el puro por la ventana chasqueando los dedos y se pone en pie.

Una pequeña campana indica que la puerta del ascensor va a abrirse. Axel se gira temiendo que pudieran haberle hecho algo a Blaze y contempla como otro ascensor, perfectamente camuflado en la pared, se abre dejando entrar a unas ocho personas... todos secuaces.

Mr.X aprovecha el descuido de Axel de darle la espalda para golpearle fuertemente en la nuca, haciéndole caer.

Los ocho secuaces se echan sobre él a la vez, levantándole y sujetándole.

Mr. X camina rodeando su sillón sin dejar de mirarle.
Escondida detrás del mismo, saca un enorme arma, una metralleta.

Axel se revuelve sin éxito, lo tienen totalmente inmovilizado.

El mafioso se ríe en su cara, salpicándole con la saliva, antes de comenzar a golpearle salvajemente por todo el cuerpo, usando la culata del arma.

Axel, magullado y sangrando, con la cara hinchada, no para de revolverse, pero es en vano.

-Tranquilizate, no te voy a matar. Voy a mantenerte con vida para que veas el gran final... Tengo a tu  amiguito Adam vivo esperando ésto. Pienso cortarle el cuello delante tuya.

-...

-Vuestros cadáveres serán la bandera que necesitaba para que recordar lo que le ocurre a cualquiera que ose oponerse a mi dominio.-

Axel estalla en rabia. No se podría explicar como, pero dibujó una técnica increíble, moviendo su brazo en círculo a una velocidad y fuerza inigualables, casi pareciera que emanaba fuego de él.

Sus nueve oponentes (Mr.X incluido) salen despedidos.

Los secuaces se levantan lo mas rápido que pueden para evitar que el ex-policía pueda llegar hasta Mr. X, al tiempo que su jefe se incorpora y aprieta el gatillo.

Las balas acaban con dos de sus propios secuaces, mientras Axel logra salir ileso al lanzarse al suelo y rodar.

Al incorporarse, golpea en la barbilla a uno de los secuaces que quedaban en pie, se coloca rápidamente a su espalda y le hunde la rodilla en la espalda, partiéndole la columna.

Axel logra esquivar una segunda ráfaga de balas cubriéndose con el cuerpo (ya sin vida) del secuaz al que atacaba.

Sin pensárselo dos veces, agarra el cadáver levantándolo por la chaqueta y lo usa como escudo, avanzando hasta Mr.X lo mas rápido que puede.

El mafioso enloquece, la sala se convierte en un auténtico avispero del que nadie podría salir ileso.

Axel continúa avanzando, mientras el cadáver con el que se protege se llena de plomo.

Una vez está lo suficientemente cerca, lanza el cuerpo sin vida contra Mr. X, que lo repele de un culatazo rápidamente... pero no lo suficientemente rápido para esquivar a Axel.

Apoyándose en el suelo, totalmente inclinado, Axel carga un impresionante uppercat, que comienza en el estómago de Mr.X y acaba en su barbilla, rompiéndole las costillas, el esternón y la mandíbula en su camino.

El cuerpo de Mr.X se eleva para estrellarse contra el sillón dorado. Quedándose irónicamente sentado, con la cabeza hacia atrás. Manchando el sillón con el rojo de su sangre, haciéndole perder su brillo dorado.. del mismo modo que su muerte acabaría con los tiempos oscuros que acaecían.

… Todo ha acabado.

Nota del autor:

   Éste relato es mi pequeño y particular homenaje a la saga de videojuegos Streets of Rage.






OJO, se que no es fiel al juego, porque he "incrustado" elementos de la saga donde no van... pero creo haber respetado el espíritu de SoR.

Saludos a todos

Publicado: 13:33 26/11/2010 · Etiquetas: , , , · Categorías:


Era imposible andar por aquella avenida sin calarse completamente. La lluvia caía con fuerza, con rabia, como si quisiera hacer añicos el asfalto.
El chico llevaba un pequeño ramo de doce rosas en su mano derecha, que apretaba con fuerza temiendo que las fuertes corrientes de aire se lo arrebataran. Las mismas corrientes que habían hecho trizas su paraguas unas calles atrás.

Notaba como la ropa le pesaba mucho mas, completamente empapada y aunque cada vez que apoyaba el pie para dar un paso era como sumergirlo en agua y corría el riesgo de resbalarse, no aminoraba en absoluto su marcha.

La visión de aquel lugar era lúgubre, casas bajas de sucias y desconchadas paredes grises, de tejados de paja o teja,  comidos por el moho.. no era agradable caminar por allí, ni siquiera aunque no estuviera siendo azotado por aquella tormenta.
Todo parecía transcurrir (o transcurría) de un modo incoloro, en blanco y negro... a excepción de las pequeñas rosas, que mostraban un vivo rojo que destacaba enormemente.

Por fin, cuando llegaba a lo que parecía ser la última calle de aquel pueblucho, se detuvo frente a una enorme y maltrecha puerta de barrotes metálicos que, como una ampliación de la misma verja, separaba la amplia acera de una pequeña colina, un cementerio.

La agarró con fuerza por un barrote y la zarandeó, sin respuesta (un enorme candado la cerraba). Comenzó a mirar apurado en todas direcciones, buscando algo o alguien que pudiera ayudarle.

-Márchate.- Una persona, totalmente cubierta por una túnica negra, que no dejaba ver siquiera sus manos o rostro, estaba sentada bajo un árbol del interior. Y aunque se dirigió al chico, no parecía tener intención de decirle ni una palabra mas.

El muchacho se quedó en silencio, mirando aquella figura. Parecía estar contemplando a la mismísima muerte, solo que en lugar de llevar una guadaña, lo que sujetaba a través de su túnica era una pala.

-Ha habido un error. Aún está vivo. ¡Desentiérralo!... o abre esta verja y dame esa pala, lo haré yo mismo. -La figura se giró hacia él, pero seguía sin verle el rostro. Lo que si pudo distinguir fue su movimiento negativo de cabeza.

El chico enfureció, empezó a golpear la verja violentamente.
En uno de esos golpes, con la mano con la que sujetaba el ramo de rosas,  once de éstas salieron despedidas, entrando en el interior del cementerio. Una vez tocaban el suelo, comenzaban a marchitarse con rapidez, perdiendo su color y su forma. Una le cayó a la persona de la túnica sobre el regazo. La miró, vio como lentamente se apagaba ese tono rojo, adoptando un triste y fuerte tono negro que casi se confundía con sus ropas. Volvió a girarse hacia el chico, que había cesado su furia, y le miraba con cara sorprendida, como si se hubiera dado cuenta de algo.

-No.. no es por ti. No me dejas entrar por mi bien. Crees que me ocurriría lo mismo que a esas rosas. -Dijo, mientras observaba la única rosa que había permanecido en su mano.
-Entonces no queda mas remedio. Tienes que ser tu quien le desentierre. Si no lo haces pronto morirá de verdad. Se que no quieres, que no tienes fuerzas, que crees que sería inútil.. pero yo creo en ti. -El muchacho se arrodilló, sujetó la rosa entre sus rodillas y cruzó las manos delante de su cara, al tiempo que cerraba los ojos. Como si rezara. Se lo estaba suplicando.

La figura se giró y miró la colina, bajando la mirada por los tres escalones que separaban la zona de las tumbas de la entrada. Como si le costara la vida, se puso en pie, agarrando aún la pala.

El chico seguía con los ojos cerrados, pero podía ver lo que ocurría, podía sentir el enorme peso que debía sentir aquel ser allí dentro, donde ni tan siquiera las rosas rojas tienen color.

Mientras aquella persona subía los escalones, tres flashes zarandearon la mente del chico... uno por cada escalón. De algún modo sentía que provenían del interior de aquella verja.

...Una chica, de largo cabello negro, cerrando una puerta con fuerza mientras grita, con los ojos empañados en lágrimas.

...La misma chica, rompiendo en pedazos un papel.

...Una vez mas, la chica abrazando sus rodillas en la esquina de una habitación mientras mira un peluche tirado en el suelo, como si estuviera llorando su muerte.

Abrió los ojos y pudo distinguir la túnica hondeando en lo alto de la colina. Ya había comenzado a cavar.

Aquel ser, aquella figura, aquella persona, estaba cavando con una fuerza tremenda, parecía imposible que fuera la misma que se levantó con tanto esfuerzo.

Su pala tropezó con una caja.

Se arrodilló sobre el suelo y la sacó, cogiéndola con ambas manos. Era un pequeño ataúd.

Hizo palanca con la pala para abrirlo, y tras un fuerte crujido pudo ver el interior.
Estaba completamente lleno de un espeso líquido carmesí.
Se quedó mirando aquel líquido... Tal vez era demasiado tarde.

-¡Vamos!- El chico gritó desde la verja, haciendo que la persona de la túnica se sobresaltara, dejando caer la capucha sobre sus hombros y dejando ver por fin su rostro... la misma chica que aparecía en aquellos flashes.

Lentamente, la chica volvió a dirigir su mirada al ataúd.

Se decidió. Con cuidado hundió sus manos en el viscoso líquido hasta notar algo, lo sacó con dificultad, como si fuera enormemente pesado.

Un corazón latía entre sus manos. Lo abrazó.

Sonrió al escuchar sus latidos, mientras la túnica negra se transformaba en un precioso vestido blanco.

Como un estallido, aquel cementerio fue coloreándose y cambiando, hasta transformarse en un precioso jardín. La lluvia cesó y las nubes se abrieron para dar paso a los mas brillantes rayos de sol.

Bajó los escalones con delicadeza, se acercó a la puerta de la verja y rompió el candado con sus dedos, como si estuviera hecho de mantequilla.

El chico se levantó y la miró, totalmente mudo.
-Sí.- dijo ella.

Y sus labios y los del chico mezclaron su sabor.


Publicado: 13:04 13/09/2010 · Etiquetas: , · Categorías:


Laura acababa de mirar el reloj, eran las 3 de la mañana, sabía que vivía sola... pero estaba segura de haberlo oído.

Apoyada sobre el marco de la puerta de su dormitorio, congelada, pensaba que el hecho de que aquel sonido no se hubiera prolongado significaría que lo había imaginado, pero no era capaz de volver a la cama... estaba allí postrada, esperando a que sonara de nuevo.

Casi había separado la mano del marco para girarse y volver a acostarse cuando escuchó algo que despejó toda duda... No estaba sola. La cisterna del cuarto de baño del piso inferior había sonado.

¿Quién o qué había entrado en su casa? No había escuchado ningún golpe brusco, nisiquiera el irritante chirreo de la puerta de entrada. Pero fuera como fuese, habían entrado al interior.

Se asustó mucho, muchísimo. Las manos le temblaban mientras trataba de alcanzar en la oscuridad (sin apartar la mirada de la puerta) el teléfono que colgaba de la pared para llamar a la policía.

Luego dió varios manotazos al azar contra la pared para intentar encender la luz, logrando encender la del pasillo.

Aunque la lámpara del pasillo no estaba delante de su puerta, la poca luz que entraba a la habitación era suficiente para ver los números del teléfono, que eran de gran tamaño.

Mientras trataba de marcar con los dedos temblorosos se dió cuenta de lo que había hecho. La luz del pasillo se proyectaba escaleras abajo... quien hubiera abajo, ahora sabía que ella estaba ahí, despierta. Y eso le aterraba.

Se quedó de nuevo congelada, con el teléfono en la mano, tratando de captar sonidos. Y entonces escuchó los pasos. Alguien subía las escaleras.

Volvió su mirada al teléfono, que parecía vibrar por el temblor de sus manos... Tan solo había marcado el 0. Dirigiendo constantemente la mirada del marco de la puerta al teléfono y del teléfono al marco trató de marcar los otros dos dígitos.

Cuando solo le faltaba uno, una silueta corpulenta se plantó entre la tenue luz del pasillo y la entrada a su dormitorio.

Con el sobresalto, dió un paso hacia atrás y ahogó un grito. La silueta alargó el brazo y le quitó el teléfono de las manos, colgándolo sobre su sitio, en la pared.

-Abuela, ¿Qué te ocurre?

Laura le miraba aterrorizada.

-Soy yo, Luis. ¿No te acuerdas de mi? Tu nieto... estoy aquí cuidando de tí. ¿No te acuerdas?

El muchacho la cogió dulcemente de la mano y la acompañó a la cama.
De repente, y aunque no recordaba quien éra, Laura sintió que podía confiar en él, que realmente era su nieto, pero lo había olvidado.
Sabía que su enfermedad le hacía pasar malos ratos como éste.

Cuando se tumbó en la cama, el joven la arropó, le deseó buenas noches y le dió un beso en la frente. Laura cerró los ojos y se durmió enseguida.

Entonces, con cuidado, el muchacho salió de la habitación, cerrando la puerta suavemente. Apagó la luz del pasillo y bajó las escaleras a oscuras.

Cuando salió de la oscuridad de las escaleras para entrar en la extraña penumbra del salón su rostro y cuerpo habían cambiado. Ya no parecía humano.

En el salón, sobre la enorme mesa del comedor, había un niño tumbado, con una enorme incisión en el lateral del cráneo. Mientras otro ser igual al que se había hecho pasar por el dulce nieto de Laura le sujetaba la cabeza.

-Continuemos.


Publicado: 17:56 09/08/2010 · Etiquetas: · Categorías:
A partir de ahora, si es que uso el blog (dado lo abandonado que he acabado teniéndolo, y el poco tiempo libre del que suelo disponer...) será para dar a conocer algo del contenido con el que contribuyo a una web junto a unos amigos (no la pongo por si se considera spam xD).
Serán sobretodo webcomics y relatos. Haré un esfuerzo por actualizar los mas seguido posible (total, si solo será copypaste xD).

Un saludo, me despido con un par de webcomics (ya iré poniendo mas)
Voy avisando que la mayoría son MUY malas xd.




Publicado: 19:42 25/05/2007 · Etiquetas: · Categorías:
[[¿Qué es esto?, explicación aquí]]

...............................................................[[ANTERIORES CAPÍTULOS]]........................................


_______________________________________________________________



Shinegoth había perdido el conocimiento. Aquella brecha se abrió mas... dando paso a una monstruosa criatura. Pelo rojizo, patas de cabra, brazos de bestia y aquella espantosa cara de demonio… armado con una enorme guadaña.

La pata de aquel monstruo aterrizó sobre Shinegoth, partiéndole en el acto todas las costillas de su endeble esqueleto.

Una horrible voz brotó de la bestia…

-ANSIAS TANTO EL PODER… ¡NO ERES NADIE! NI NUNCA LO SERÁS.  CUAN RIDÍCULA ES TU VIDA, QUE TE LIMITAS A OBEDECER A ALGUIEN POR DEBAJO DE TU NIVEL… ARDE EN EL INFIERNO Y CURA TU CORAZON DE TODA BONDAD Y MISERICORDIA. ENTONCES OBEDECERÁS A ALGUIEN A QUIEN REALMENTE PUEDAS TEMER… ALGUIEN QUE TE HAGA SER MÁS PODEROSO DE LO QUE JAMÁS IMAGINASTE DESHAZTE DE LA LUZ QUE AÚN HABITA EN TI…

La punta de la guadaña se clavó en el pecho de Shinegoth, y con un majestuoso movimiento, la bestia arrojó su cuerpo al abismo por el que había surgido.

Shinegoth caía por un agujero infinito, ardiendo... por momentos, su dolor se volvía odio. Por cada metro que descendía, más odiaba su vida... su condición… a su rey.
No, jamás volvería a servir a alguien inferior a él mismo. Lucharía por tener poder, por aquel que le había echo abrir los ojos.

Realmente sólo transcurrieron 10 días, pero a él le resultaron años.

Una mano fornida y peluda le cogió sacándole de nuevo por una brecha similar a aquella por la que había sido arrojado.

Cuando abrió los ojos, se encontró cara a cara con el rostro de Baphomet.
- MI ESTANCIA EN ESTE MUNDO SE DISIPA… NO PUEDO ALEJARME DEMASIADO DEL INFIERNO DEL QUE HE NACIDO… NO CON TANTA LUZ EN ESTE MUNDO. MI DESEO Y TU DESEO NO SE VERÁN COMPLETOS SIN DISIPAR ESA LUZ QUE CUBRE MIDGAR.
YO TE PROPORCIONARÉ LO QUE NECESITARÁS PARA CUMPLIR MIS ÓRDENES Y ACABAR CON ESE MANTO DE CLARIDAD.

-Siento... como si fuera capaz de asesinar a mi propio hermano sin sentir el más leve remordimiento… ¡Me siento poderoso! Se hará como vos digáis, maestro.

La risa de Baphomet inundó toda la caverna... Midgar no tenía la menor idea del terror que iba a sufrir a partir de ese día.



_______________________________________________________________

Publicado: 18:37 24/05/2007 · Etiquetas: · Categorías:
[[¿Qué es esto?, explicación aquí]]

...............................................................[[ANTERIORES CAPÍTULOS]]........................................

_______________________________________________________________



"La fuerza no se encuentra en los puños, ni siquiera en el filo de la espada, la verdadera fuerza se halla en el corazón, pues es ahí donde residen el valor y los sentimientos que deciden nuestra valía en la lucha"
_______________________________________________________________

Desde que tuvo uso de razón, Shinigami siempre había admirado a su hermano. Creció teniendo como meta igualar su fuerza, valentía y justicia.
Sí, Shinigami se sentía orgullosa de su hermano Shine (así lo llamaba, pues decía que él era el brillo que iluminaba los senderos de Midgar).
General del primer reparto del ejército real de Midgar, su hermano era una figura respetada en todo el reino.

Cierta vez, con solo seis años, Shinigami salió a jugar a un pequeño bosque detrás de su casa, como de costumbre. Persiguiendo a un cachorro de lobo, llegó a la puerta de una cueva… Antes de que la niña pudiera poner un solo pie dentro de aquella caverna, unos enormes lobos surgieron de su oscuridad.
Aterrada, Shinigami corrió lo mas rápido que pudo entre los árboles, pero pronto se vio acorralada por los animales.
Cuando estaba a punto de romper a llorar, como de la nada apareció su hermano, con la espada en alto:
-¡¡¡MAGNUM…… BREAK!!!
Cuando el filo de la espada de su querido hermano golpeó el suelo, un estallido de llamas catapultó a los lobos en distintas direcciones.
Shinigami dejó de sollozar, miraba a su hermano con cara de admiración, pero éste estaba muy serio…
-Huir del miedo no te hará más fuerte… enfréntate a tus temores y supéralos, solo así tendrás la fuerza para defender a tus seres queridos cuando lo necesiten. Es hora de volver a casa, Padre te ha llamado, pronto oscurecerá…
-Va… vale…
Al ver el rostro de su hermana, cambió de tono:
-La cena debe estar lista… ¡me muero de hambre!
Shinegoth sonrió a su hermana y juntos regresaron a casa…

Desde aquel día, Shinigami cambió sus muñecas por dagas y espadas.
Hizo de aquel bosque su lugar de entrenamiento. En un pequeño claro, entrenaba cada día para llegar a ser tan fuerte como su hermano y defender a las personas importantes para ella. Pero no era tan solo eso, Shinigami amaba Midgar, se sentía en deuda con su tierra y juró proteger el baño de luz divina que la cubría.

Creció y se transformó en una hermosa muchacha, sin embargo, sus atuendos no eran vestidos ni faldas, sino cotas de mallas y armaduras.
Cuando cumplió los 18 años, decidió presentarse al examen de acceso al ejército real,
superando de manera extraordinaria las pruebas de rapidez, puntería y resistencia.

Aquel día asistió a su última prueba, en la plaza al sur de Prontera: desarmar a un auténtico caballero real…

Shinigami llegó puntual al lugar. Había 4 caballeros: uno era su examinador, sentado detrás de una pequeña mesa, dos guardias de lanza inmóviles a cada uno de sus lados, y el cuarto caballero, apoyado sobre la mesa, era sin duda el caballero al que tendría que enfrentarse.
El caballero la miró y rió a carcajadas:
-Estarás de broma… ¿No será esta dulce dama mi oponente?
Shinigami se limitó a observarle con cierto desprecio.
El examinador habló:
-Muy bien, ya conoces las reglas chica, tan solo tienes que desarmarle.
Alzó la mano y la bajó, dando a entender que había comenzado el combate.
-Ten cuidado no vayas a estropear tus delicadas manos con la lucha, niña…
Mientras decía eso, el caballero desenvainó su espada y la alzó. Al bajar la mirada, no podía ver a Shinigami,
-¿Me buscas?- la voz de la fémina sonaba a su espalda. Se dio la vuelta asombrado recibiendo un manotazo en la cara.
-¡Despierta, esto es un combate! ¡Deberías tomarme en serio!
-Niña insolente… ¡prepárate!
El caballero apenas podía ver los movimientos de Shinigami. En cuestión de segundos, la espada que portaba cayó al suelo. El caballero, lleno de rabia pero aceptando su derrota, se retiró.
Shinigami se acercó entonces a la mesa del examinador, hizo una reverencia y se arrodilló esperando se nombrada caballero.
-Espera, levántate...- dijo el examinador.
Con su mano derecha, agarró con rapidez una pequeña ardilla que caminaba por una rama, la puso sobre la mesa, oprimiéndole levemente el pecho. Miró a Shinigami y dijo:
-Decapítala.
-¿Qué? –Respondió ella con asombro.
-¡Hazlo!
-¿Por que habría de hacerlo?
-Justo como pensaba... ¡careces de sangre fría!
-No veo necesario tenerla contra un pobre animal…
-En una batalla real, tendrías el error de ver al enemigo como “un pobre animal”. Esa es la gran debilidad de las mujeres, carecéis de fuerza real y espíritu para la lucha, por eso el rey no necesita ni necesitará nunca una mujer entre las filas de su ejército. ¡Suspensa!
-¡He pasado correctamente todas las pruebas del examen! – Los ojos de shinigami estallaron en rabia.
-¡¡Sin sangre fría, no puedes ser caballero!!
-¡No hay razón para tener sangre fría contra alguien que no la merece! No necesito pertenecer a este ejército para defender y luchar por Midgar…

Shinigami le dio la espalda al examinador.
-Realmente es una pena que no seas hombre, porque…
-Lo que realmente es una pena, es el criterio del examinador. Espero que el destino no nos enfrente, porque contra vos sí tendré sangre fría.

Con paso decidido, Shinigami abandonó el lugar.

Desde entonces Shinigami tomó la decisión de entrenarse por si misma.
Día a día, entrenaba su rapidez, precisión, fuerza, capacidad de esquivo y resistencia.
Para medir su rapidez y precisión con la espada, solía usar un ejercicio que consistía en coger una rama (aproximadamente de un metro y medio), levantarla sobre su cabeza de forma vertical, dejarla caer y tratar de cortarla en el mayor número de pedazos posibles antes de que tocara el suelo. Hasta entonces, Shinigami había logrado romperla en seis pedazos.
Entrenaba cada día, siempre en el mismo lugar… aquel claro en el bosque.

Un día, al volver a casa, vio a su padre con cara de preocupación…
-Padre, ¿qué ocurre?
-Shinegoth… Ha sido seleccionado para una misión demasiado arriesgada…
-Ya veo... ¡pero no olvides quien es Shine, padre! ¡Seguro saldrá victorioso!
-Ha marchado esta misma noche, volverá en una semana… Últimamente le noto muy distante, no es el mismo…
-Tranquilo padre, seguro volverá.
-Tiene que ir a magma dungeon…
-¿Magma dungeon? ¿Para qué? Dudo mucho que ningún bandido se esconda allí…
-Es Naga, ese maldito hechicero… Está decidido a controlar el magma con su magia….
-Algo así es imposible, ¡ningún hechicero tiene semejante capacidad mágica para hacer algo así! Además, no temas padre, ¡Shine es mucho más poderoso que cualquier hechicero, siempre los ha vencido!
-Le he notado raro estos días…
-¡Verás como dentro de una semana volverá triunfante por esta puerta!

Shinigami decidió entrenar al máximo durante esa semana, tomársela como un tiempo fijado para obtener como recompensa el volver a ver a su hermano.

Siete días después, Shinigami entrenaba exhausta, pero irradiante de motivación porque ese día volvería a ver a su hermano. Cogió una rama, la dejó caer y, de varios tajos, hizo que cayera al suelo en ocho pedazos… ¡había superado su límite en dos tajos más!
Orgullosa de sí misma, Shinigami emprendió el camino a casa, deseando volver a ver a su hermano. Cuando dejó atrás el último árbol que le impedía la vista de su casa, se horrorizó al verla en llamas.

A toda prisa, corrió hacia la puerta y entró, esquivando como pudo las llamas.
Dos cuerpos yacían exánimes en la habitación principal, despedazados…
-¡¡MADRE!! ¡¡PADRE!!
Shinigami levantó la vista y pudo distinguir a un cruzado entre el humo, dándole la espalda a los cadáveres…
-¡Shinegoth! – exclamó entre lagrimas...
Shirekoth se dio la vuelta, Shinigami cayó al suelo de rodillas, ahogada por el pánico… el rostro de aquel cruzado, cubierto por una mugrienta máscara y unos extraños cuernos corvados, era realmente fantasmagórico…
Debajo de aquella máscara, articuló unas palabras…
-Shinegoth ha muerto.
-Tú… ¡¿has sido tú?!
-Ha sido el destino.
-Qui… ¡¿quién eres?!

El cruzado le dio la espalda.

Una extraña explosión hizo estallar la pared oeste de la habitación. De los escombros brotó un puño enorme compuesto por magma y rocas que golpeó a Shinigami, catapultándola al exterior de la casa, haciendo añicos la ventana.

Se incorporó como pudo, a tiempo para ver como una enorme bestia de roca y magma avanzaba lentamente hacia ella.
Se giró, podía huir, la bestia caminaba muy despacio…
[[Huir del miedo no te hará más fuerte… enfréntate a tus temores y supéralos, solo así tendrás la fuerza para defender a alguien cuando lo necesite…]]

Las palabras de su hermano resonaban en la mente de Shinigami…
No, no podía dejar arder los cuerpos sin vida de su hermano y sus padres. Se giró hacia el monstruo y alzó su espada.
-¡¡Magnum… Break!!
La onda expansiva de fuego pareció enriquecer al monstruo, que no pudo evitar cerrar los ojos, cosa que aprovechó Shinigami.
-¡¡BOWLING… BASH!!
El golpe múltiple hizo retroceder unos dos metros al monstruo, que chocó contra un árbol que empezó a arder.

Shinigami aprovechó entonces para entrar de nuevo a la casa, cargó con los cadáveres de sus padres, pero no encontró el de su hermano… quizás aquel cruzado lo había matado en otro lugar.

Marchó al bosque donde día a día había entrenado desde niña, en el mismo claro, portando los cadáveres de sus seres más queridos.
Allí los enterró y se arrodilló ante sus tumbas para rezarles… permaneció allí, inmóvil tres horas.

Aún corrían lágrimas por su rostro cuando Shinigami abrió los ojos.
Notó una presencia detrás de ella, se giró, aún arrodillada, con la espada en la mano. Había alguien detrás de ella.
Aquel hombre cubría su rostro completamente con una capucha, su túnica llegaba al suelo y sus manos no eran visibles pues las mangas eran demasiado largas para dejarlas ver.
Del interior de su hábito sacó una espada y la arrojó al suelo, al lado de ella...
Shinigami bajó la vista para contemplarla…
-¡La… la espada balmung!
-Su legítimo dueño ha muerto asesinado a manos del mal…
-¿Y por qué la tenéis vos? ¿Qué significa esto?
-Empúñala y ponte en pie Shinigami, ¡nueva reina de Midgar!
Shinigami tomó la espada y se puso en pie con gesto confuso.
-Yo… ¿¿reina?? ¿Por qué?
-Tu familia ha llevado sangre noble desde antaño, erais temidos y respetados en todo Midgar…
-¡¿Por qué hablas en pasado?!
-Todos han sido aniquilados por aquél que causará el caos, aquél que según los escritos ¡tratará de entregar Midgar a los brazos del mismo demonio!
-
-¡Sólo tú, Shinigami, puedes vencer este mal! Tu familia siempre ha dado su vida por esta tierra…
-¿Quién eres tú? ¿Por qué sabes todo eso?
-¿Quién soy? No importa… sé mucho más de lo que imaginas… Puedo ver que confías en mí, pues portaba la espada Balmung… Shirekoth, siervo de Baphomet, intentó robarla. He cambiado el destino y traído la espada a su nuevo dueño, no puedo hacer mucho más… quiero que cojas esto también…

El extraño individuo dio un enorme salto hacia atrás. De repente, el cielo comenzó a oscurecerse, cubierto de cargadas nubes negras. A la voz de un grito masculino, un enorme bloque de un extraño material dorado cayó del cielo, justo en el lugar donde momentos antes de saltar, estaba posado aquel extraño hombre.

Shinigami miró al cielo… no podía ser cierto… la electricidad de las nubes estaba cogiendo forma…Antes de que ni siquiera pudiera reaccionar, un enorme martillo hecho de trueno golpeó con fuerza el extraño bloque. El destello fue tan inmenso que Shinigami se vio obligada a taparse los ojos con el brazo izquierdo y retroceder tres pasos.
Al volver a abrir los ojos, una brillante armadura dorada brillaba en el lugar que ocupaba el bloque…
-Cógela –dijo el extraño.
Shinigami la cogió. Resultaba extraño, pero parecía increíblemente resistente a pesar de que no pesaba apenas. Se la colocó y observó al hombre, que miraba al lado profundo del bosque, del que comenzó a proceder un sobrenatural grito femenino. Shinigami miró en la misma dirección y pudo distinguir unos ojos…
Un lobo de tamaño algo mayor de lo normal salió de entre los árboles. Arrastraba sus patas traseras. Tenía medio cuerpo podrido.
Se acercó a Shinigami y abrió sus mandíbulas de forma antinatural. Escupió una extraña caja de metal.
-Ábrela –indicó el hombre
Shinigami obedeció de nuevo. En el interior de la caja había una capa y unas extrañas botas doradas. Shinigami tuvo la sensación de hacerse más ligera al ponérselas…
Con un extraño ruido, el lobo desapareció de nuevo entre los árboles.

El hombre se acercó a Shinigami y le tendió las manos. Unos guanteletes dorados ocultaban unas manos… ¡que parecían no ser más que luz! Shinigami intentó mirar bajo  la capucha… Aquel hombre… no era un hombre... no era mas que luz… Una luz divina llenaba aquella túnica.

-Tómalos- Los guanteletes cayeron al suelo.
-Estos objetos han sido bendecidos por los dioses, te ayudarán en tu tarea… Shinigami, protege las ciudades de Midgar de los ataques del mal, reúne a cuantos hombres te sea posible y atacada Magma Dungeon, pues allí está el monstruo que amenaza con someter tu tierra… Una vez acabes esa tarea, elige a aquél que sea tu esposo y conviértete en reina de Midgar, por la gracia de los dioses…

La luz del interior de la túnica se desvaneció, y ésta cayó al suelo.
Shinigami, aun absorta, se colocó los guanteletes… Ella lucharía por el bien de su tierra… lucharía por defenderla hasta la muerte, vengaría a sus padres, a su hermano… lucharía por la justicia.

Emprendió el camino hacia Yuno, ciudad de los heroes, donde esperaba conseguir guerreros valiosos para su causa. Aquellos objetos bendecidos… ¿realmente la hacían mas fuerte? Antes de partir, Shinigami vio en el suelo una pequeña rama… la cogió, la alzó sobre su cabeza y la dejó caer…
Exactamente 316 diminutos pedazos de madera tocaron el suelo…

__________________________________________________________________________

~~~~~~~ ¿No crees, Odin, que la chica tiene derecho ~~~~~~~
~~~~~~~ a saber quién es en realidad su enemigo? ~~~~~~
###Shinigami sería incapaz de luchar contra su hermano…###
################Está bien así################

................................................................[[CAPÍTULOS SIGUIENTES]]..........................................

Publicado: 19:28 23/05/2007 · Etiquetas: · Categorías:
[[¿Qué es esto?, explicación aquí]]



Una noche lluviosa Shinegoth había cumplido 18 años.
No lo podía creer, al fin podría convertirse en cruzado y usar sus artes con la espada para llevar la palabra de los dioses mas allá de su ciudad, al servicio del rey Sighfried.
Al fin cumpliría su sueño.

Los años pasaron, el talento de Shinegoth como cruzado era sobrehumano...
Incluso modificó el plan de entrenamiento fijado por el rey, y aprendió técnicas propias de los asesinos.
La fe y entusiasmo de Shinegoth por propagar la palabra de los dioses pronto se transformó en una obsesión por hacerse más fuerte...

Las visitas a su pueblo natal eran escasas, menos de 1 vez cada 2 meses...

Aquella tarde su padre estaba pensativo, mirando por la ventana con un papel en la mano. Era una carta para Shinegoth, escrita de puño y letra por el rey:

"El magma de Magma Dungeon se halla en revolución constante, inexplicablemente.
Corren rumores de que ha sido alterado por Naga, el wizard que fue desterrado por intentar enseñar magia a un espadachín, rompiendo las bases de la naturaleza del guerrero.
Eres el cruzado más poderoso de mi ejército, Shinegoth.
Tu tarea será la de entrar en magma dungeon y en el caso de que realmente esa inestabilidad sea producto de Naga, ¡aniquílarlo en nombre de los dioses!

-Sighfried
"

Shinegoth llegó a casa y haciendo caso omiso a las lágrimas del rostro de su padre, tomó la nota en sus manos. Al leerla, Shinegoth sonreía... Le entusiasmaba la misión, pero no por complacer al rey, sino por la posibilidad de conocer a un wizard dispuesto a enseñarle magia negra.

Avanzó sin problemas por Magma dungeon, caminó tratando de no caerse por los peligrosos filos de acantilados hasta llegar al nivel 2 de la mazmorra.
Mientras caminaba por un oscuro pasillo (escasamente iluminado por la luz desprendida por los ríos de lava que corrían a los lados del camino), a lo lejos pudo distinguir una figura, corrió hacia ella.... pero eso... eso no era un humano... ni siquiera era un animal... ¡era una figura creada con lava y rocas!
Los ojos de aquella criatura se clavaron en Shinegoth. Libró la mayor batalla de su vida, de la que seguro no habría salido vivo de no ser por su conocimiento de los ataques de asesino. Transformando una parte de la lava en veneno y atacándola rápidamente consiguió que se mezclara con el resto del cuerpo del monstruo y se deshiciera.

Continuó caminando, su entusiasmo se fue convirtiendo en temor...
Tropezó con algo que parecía ser un montón de carne putrefacta destrozada en el suelo, seguramente de algún animal que se hubiera aventurado a vivir en el calor de la cueva, pero algo brillaba en aquellos pedazos de carne chamuscada...
Horrorizado, Shinegoth distinguió la forma de un colgante que rezaba la palabra "Naga".
¿¿Qué clase de criatura podía haber echo pedazos al hechicero más poderoso y buscado de todo el reino??
De repente, un estallido detrás de Shinegoth le hizo alarmarse y darse la vuelta, lo que veían sus ojos no tenía sentido, era como si el espacio-tiempo se hubiera descuidado y hubiera ocasionado un pequeño corte, como si se hubiera agujereado el aire... Desenvainó su espada pero antes de poder hacer ningún movimiento, un destello surgió de aquel agujero.
Shinegoth retrocedió unos 2 metros, se cubría el hombro con la mano derecha, mientras empapaba el suelo de sangre, un nuevo destello le golpeó en el estomago, el golpe le hizo inclinarse hacia delante, horrorizado vio como en un nuevo destello, una hoja de cuchilla que parecía ser la punta de una guadaña, surgía del agujero y le cortaba la cara en 2… aquel golpe le arrancó de cuajo la mandíbula inferior.
En el suelo, a punto de desmayarse, lo único que pudo divisar fueron 2 enormes ojos cargados de odio

El Rey Sighfried decretó:
"El hechicero Naga, desterrado de estas tierras por intentar incumplir el código del guerrero, ha estado conspirando en magma dungeon, con fin de controlar el riego de lava y utilizarla para su venganza contra nuestras tierras.
Afortunadamente, nuestro mas valioso guerrero, Shinegoth le enfrentó en una pelea mortal que acabó con la vida de ambos... solo los crepitantes ríos de lava saben como fue la batalla, Shinegoth ha muerto como un héroe.
Para evitar sucesos como este en el futuro, la entrada al nivel 2 de magma dungeon ha sido sellada
"

A pesar de no conocer la verdad, el rey se fue a dormir con la conciencia tranquila aquella noche... mientras se miraba en el espejo de su habitación, sintió una punzada, se miró el pecho y vio como sobresalía la punta de una espada...

Aquella espada solo podía ser....

-¡¡Shinegoth!!
Sighfried se giró y contempló horrorizado al cruzado mas poderoso de su reino, tenía toda la cara vendada y la armadura medio fundida...
El rey balbuceó:
-Tú... no pude verte... no te reflejaste en el espejo... ¿por qué...?
Shinegoth habló, su voz parecía proceder de sus ojos, era imposible que aquella maltrecha boca pronunciara una sola palabra...
-¡QUIEN HA VUELTO DEL INFIERNO, NO PUEDE SER REFLEJADO CON LA LUZ!
-Volver... ¿del infierno...?
-¡TÚ! ¡¡TÚ NO PUEDES DECIDIR MI DESTINO, NO PUEDES EVITAR LO INEVITABLE!!

Sacó la espada del pecho del rey, que cayó desplomado al suelo...
-Shi... Shinegoth....
-OLVIDA ESE NOMBRE, CONOCE AL GUERRERO QUE TE MATÓ, RECUERDA SU NOMBRE MIENTRAS TE PUDRAS EN EL INFIERNO, SHINEGOTH HA MUERTO... ¡SHIREKOTH JAMÁS LO HARÁ! **

Poco tiempo después la familia Shinn fue aniquilada, y en menos de 3 años, el mundo se cubrió de criaturas nunca vistas hasta entonces...

**(Shinegoth había modificado su nombre, ya que las letras n y g, existentes en todos los nombres de su familia, simbolizaban la justicia y lealtad a los dioses)

................................................................[[CAPÍTULOS SIGUIENTES]]..........................................


Publicado: 18:34 23/05/2007 · Etiquetas: , , , · Categorías:
Buscando por mi PC encontré algunas historias que escribí hará ahora unos dos años, con motivo de un servidor online (ficticio, no llegamos a ponerlo online) del videojuego "Ragnarok Online" que habíamos diseñado entre yo y unos amigos.

Como es obvio, las historias estaban ambientadas en el juego (aunque no en el mismo argumento.. de hecho el videojuego no tiene argumento, que yo sepa). Pero aun así se pueden leer sin demasiados problemas a la hora de entenderlas.

También quisiera aclarar que aunque el juego original está basado en la mitología nórdica, las historias no le son fiel al 100% (no sea que me lapide alguien que conozca dicha mitología xD)

Ésta era la presentación que tenía el servidor:








Iré poniendo las distintas historias que escribí periódicamente.

...............................................................CAPÍTULOS (pincha para verlos):..........................................





PD: No intenteis buscar el servidor, en serio, no existe.  

Publicado: 18:01 19/05/2007 · Etiquetas: , , · Categorías:
Uno mis videoclips preferidos.


Publicado: 13:27 29/04/2007 · Etiquetas: · Categorías:
Uno de mis proyectos actuales, un "fangame" de Phoenix Wright para PC que seguramente tardaré bastante en acabar pero no pienso abandonar

Intentaré mas o menos que la historia sea fiel y que comprenda entre el 1 y el 2, a algunos personajes no me dará mas remedio que hacerlos aparecer con roles distintos, pero intentaré no desvariar demasiado

Una pequeña prueba de como puede lucir el juego (está aun muy verde, logicamente)



De momento mas que crear el juego, estoy creando el guión que prácticamente es lo mas importante. Saludos!

BrandNewPulpER


Posts destacados por el autor:
· Axel Stone VS Mr.X
· Miedo [Relato Corto]
· Nuevo Rumbo


Últimos comentarios:
KILLY
KILLY hace semanas
biku
biku hace semanas
Fayt
Fayt hace semanas
Vikutoru
Vikutoru hace semanas
Fayt
Fayt hace semanas
hace semanas
hace semanas
hace semanas




Blogs amigos:
EASMO
Levitz
NEWmarkomaro
Red_Herring
viki
Yunita
_-Sheik-_


Categorías:


Archivo:
Julio 2011
Noviembre 2010
Septiembre 2010
Agosto 2010
Mayo 2007
Abril 2007


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido