--------------------X&Y--------------------

Malos tiempos para la compañía del erizo. No solo saca juegos malos, ya también intenta aparecer en los blogs de medio mundo de cualquier manera. ¿Lo último? SEGA intenta a la desesperada hacerse notar en la web robando un iPhone 4 y forzándolo a meterse dentro de una SEGA MegaDrive, que desde ahora, se usará como Dock para el teléfono de Apple:



Materiales:

Mucha cara dura
Ser una compañía en bancarrota
Pegamento Superglue de los chinos
Cinta aislante o cinta de carrocero
Un cable dock de Apple

¿Así pretende SEGA aprovechar la esplendorosa tarjeta de sonido multicanal de la consola?

Fuera coñas. La entrada original es de El refugio del Gato Blanco, blog de mi amigo gabla, donde se ha posteado una bricomanía de frikis, añadiendo un iPod Nano de los nuevos a una Visual Memory de SEGA Dreamcast. ¿Hay algo más bonito que una relación de amistad entre un seguero y un manzanero? De hecho, la situación de SEGA me recuerda en algunas cosas a la vivida por Apple en sus peores años, salvando las enormes distancias que separan ambas compañías.

Un saludo fuerte.

Alberto González





Como cada Septiembre, y como ya parece una tradición habitual en el presente blog, se acercan las colecciones a nuestros kioskos más cercanos. Las hay de todo tipo, pero siempre nos encontramos con algunas, que nos llaman más la atención que otras. Dejando a un lado las irresistibles abanicos o los famosísimos dedales del mundo, hay una colección que destaca por encima de todas: sí, el ajedrez de Star Wars. La inagotable factoría de George Lucas ha pensado que aún quedaba negocio por hacer en esto de los fascículos, y que todavía quedaría algún majarón que sería capaz por la enésima versión de Darth Vader en plomo. Y así ha sido.

Me encontraba paseando por la inmediaciones de un centro comercial del centro de Málaga, y ví de refilón en un curioso kiosko el enorme cartón con la serigrafía propia de la saga galáctica colgado de un hilo. Creo que debe ser genético (o acto de la lobotomización que he sufrido de verlas tantas veces y comprar cualquier sobra que caiga de la mesa de Lucas), pues me paré ipso facto a curiosear. En su momento, y como hacía calor, apenas pude observar mucho, y como iba acompañado, lo dejé en aquél kiosko sin poder prestarle más atención de la que merecía. Ayer, aprovechando un hueco que tenía tras hacer unas gestiones, me armé de valor y me encaminé al kiosko de mi barrio, para preguntarle si lo tenían. Entre risas, me comentó que me esperó durante la semana pasada por si me pasaba a por la figura, pero que se extrañó mucho al no verme, y lo acabó vendiendo. Le llegaron tres unidades, y en el plazo de la semana, se le fueron agotando. Entre sorpresa y vergüenza, le solté un: "Me tienes calado, Antonio." Y así es. Mi kioskero conoce mis más oscuros deseos frikis. Es como aquella novela de Stephen King, La Tienda, pero con revistas y demás. Para colmo, me dice: "La MacWorld está a punto de salir". "Cabrón, sal de mi cabeza", pensé. Seguí andando, bajo el sol y con los cerca de treinta grados que disfrutábamos en la pasada jornada, hasta que llegué al kiosko donde lo ví por primera vez. Huelga decir que pregunté en todos y cada uno de los kioskos, estancos y sitios donde vendían prensa con los que me encontré en mi camino, y en todos, estaba agotado. En uno de ellos incluso, hasta me dieron a elegir otros interesantes fascículos, como el de los camiones de colección. Haciendo un acto de fuerza, los rechazé. No podía caer en el lado oscuro de la fuerza.

Una vez encontré el kiosko prometido, ví como todavía me aguardaba mi fascículo. Estaba allí, colgando de un hilo, esperándome. Me quité las gafas en un acto reflejo parecido al que tiene Horatio en la serie CSI: Miami (entre la chaqueta y la camisa parecía una burda imitación), y le pregunté muy amablemente (y con esa sonrisa de felicidad en la boca que se te pone cuando sabes la respuesta de antemano), si tenían el dichoso oscuro objeto de deseo. El kioskero, un señor mayor muy amable, me lo confirmó. Sacó el enorme cartón de su altillo, y me lo enseñó, para confirmar si era el fascículo solicitado. Asentí con la cabeza y esputé un lacónico "Perfecto, clavao. El mismo." Mientras sacaba el dinero, me preguntó si me quitaba el cartón. Ante mi estupor y el gesto de mi cara de asombro, el kioskero dudó.

Como veía que seguía dudando, y no lo tenía muy claro, fuí rápido, y con toda la gracia posible, le contesté: "Caballero, ¿usted cree que alguien que le pide una figura de ajedrez de La Guerra de las Galaxias tiene cara de que quiera que le quiten el cartón de su fascículo?" El kioskero, ante mi respuesta, empezó a reirse a carcajada limpia, mientras asentía. Continué: "¿Es que no me ha visto la cara?" "Puedo entender que alguien que te pida la de los dedales del mundo o la de los silbatos y reclamos de los pájaros no quiera cargar con el cartón, pero un tío con barbitas y una figura de Vader entre las manos, es distinto." El kioskero, que parecía que estaba apunto de darle un ataque al corazón con tanto descojone y cachondeo, me respondío con todo el arte del mundo: "Normal, si ya te veía venir. Te estaba poniendo a prueba. Tú eres de los míos."

Me dijo si quería una bolsa, pero me negué en rotundo. Tenía pensado someterme a la última prueba, y una bolsa podía fastidiarme el experimento. Le pagué los cinco mortadelos que costaba la criatura, y me encaminé, sudando y con las gafas de sol puestas, hacia mi casa. Para que os hagáis una idea, el kiosko donde compré la figura de Vader, está a unos quince minutos de mi piso. Un camino largo, plagado de obras, y curiosos. Sí, curiosos. Como iba con mi enorme cartón bajo el brazo, con el logotipo de Star Wars por todas las esquinas, y cruzando un barrio muy humilde y en obras, era el objeto de atención. En cada esquina, en cada cruce de peatones, la gente se paraba a mirar que fascículo llevaba el chico bajo la sobaquera. Es normal ver un AS, un Marca, o incluso un Mundo Deportivo, pero eso se pasaba de toda rosca. Seguro que más de uno pensó: "Fíte tú, en el majarón de La Guerra de las Galaxias. El hijo de puta, lo feliz que va." Y así era. Iba feliz como un marrano en su charca. Sabiendo por una parte, que seguía siendo una prostituta de los designios y maniobras de George Lucas, pero a la vez, orgulloso de serlo. Era un tío feliz por llevar la figurita de unos mis ídolos e iconos de mi infancia.

Cuando terminé mi odisea, llegué a casa sudando como un pollo asado. Me duché, me acomodé, y me dispuse a valorar con razón y ojo crítico la figura en cuestión. Y ojo, no está nada mal. Detallada, bien modelada y con un trabajo de pintura muy decente. Quizás habría que retocar el sable de luz (para hacerlo más brillante y bonito), pero poco o nada se le puede objetar. La figura es de plomo y pesa lo suyo, lo cuál me gusta. La colección completa de Planeta, consta de 64 figuras (a un precio de 9,99€ cada una), y se acompaña de un tablero, que será entregado a posteriori. Son dos juegos completos de figuras (negras y blancas), divididas en las dos etapas de la saga galáctica (Guerra Civil y Guerras Clon). Sin más dilación, os dejo con varias fotos que le hice para vuestro disfrute (y qué cojones, el mío también).



















Alberto González

Publicado: 14:46 02/09/2010 · Etiquetas: , , , , , , , , , , · Categorías: iPop : Hogar Multimedia : Opinion Personal


Ayer, como es costumbre, todo el mundo Apple volvió a cambiar. A renovarse. En un modelo de negocio tan reacio y reticente al cambio y a la aceptación de nuevas vías de hacer caja como lo es la industria musical, presentar novedades tan radicales y originales como las mostradas ayer por la compañía de Cupertino, es muy difícil. Es muy complicado negociar o mostrar propuestas a una industria que se encuentra anclada en el pasado, y que intenta recordar los viejos tiempos. El mundo cambia, la gente cambia. Y Apple, lo sabe. Apple ya fué pionera en esto de la descarga legal de música y demás contenidos multimedia mediante su centro neurálgico, iTunes. Y demostró que podía llevar la música a cualquier parte con la máxima calidad posible con la democratización del mp3, el iPod. Ambos, iTunes e iPod, se han convertido en símbolos reconocibles de la música por millones de personas en todo el globo. En iconos. A lo largo de los años, en Apple, han ido adaptando su línea musical a los tiempos. Para empezar, dieron el primer paso, y quizás el más importante: convirtieron a iTunes en algo más que un gestor o biblioteca de mp3. Poco a poco, la gente empezó a ver a iTunes como un sistema en el que organizar algo más que sus canciones de la mejor forma. Lo vieron accesible, casi indispensable para disfrutar de la música en su plenitud. Y al tiempo, llegaron las noveades: fotos, videos y videoclips...Y al mismo tiempo, la novedad más importante, casi la esencial: la descarga de la música digital. iTunes Store es el gérmen de todo. Sin la famosa tienda de descargas, entenderíamos a la actual Apple de otra forma. No tendríamos su asombrosa conectividad, su soporte inimaginable, y quizás, tampoco tendríamos la plataforma de descarga de contenidos interactivos y juegos que ha acabado siendo la App Store. Posiblemente, no entenderíamos al iPhone o al iPad como productos, y tal vez, no tendríamos las novedades que se presentaron en la pasada keynote alrededor de iTunes y la nueva red social, Ping. iTunes Store y la App Store es el corazón y la mente, de la actual Apple. Ambas plataformas son el suministro total de entretenimiento en el que quiere basarse Apple para conquistar aquello que aún se le resiste: el salón de nuestras casas. Pero vayamos por partes.

1. iTunes 10



Cuando hablamos de iTunes, hablamos de, como hemos dicho antes, un símbolo musical. Todo el mundo que tiene un iPod, tiene iTunes instalado en su PC o Mac. Aunque la medida al principio no suele ser del agrado de todos, con el tiempo, acabas dándote cuenta de que como reproductor de contenidos multimedia, puede ser muy satisfactorio. Todo está bien diseñado, al alcance de un click. Tras varias revisiones, iTunes se renueva parcialmente y se adapta a las redes sociales. Ping es la apuesta firme de Apple a esto de "conocer personas con los mismos gustos". Ping quiere que los compradores y usuarios habituales de iTunes, puntuen, clasifiquen y recomienden música a otros usuarios, con el fin de crear una comunidad amante de la música que ayude a nuevas personas a descubrir grupos, géneros o artistas que por una razón u otra, jamás lo harían. Steve Jobs lo presentó como una herramienta con la que "descubrir aquello que no sabes que te gusta", y la verdad, es que puede funcionar. De momento, está muy verde (algo lógico, habiéndose presentado ayer). A grandes rasgos, y para que lo entandáis, Ping es una mezcla entre Twitter (puedes seguir a los artistas más famosos o ellos seguirte a tí) y Spotify Social. Una mezcla que todavía tiene mucho que decir. La idea es buena, y favorecerá una comunidad fuerte y enlazada a la tienda de descargas de Apple (en cualquier parte, pues se sincroniza con iPod Touch o iPhone), pero de momento, no dice nada más allá de la novedad y el impulso de quién está detrás.

En líneas generales, iTunes X, es el mismo iTunes de siempre. Más sobrio, más elegante. Pero con poca o ninguna novedad. Seguimos teniendo la misma ordenación de siempre (con ligeras diferencias en la disposición y el tamaño de los botones), los mismos atajos de teclado y casi casi el mismo diseño. Es un cambio pequeño (si algo es bueno, ¿para qué cambiarlo?), con potencial por tema de la conectividad y la red social que se está gestando en su interior, pero poco más. Eso sí, la base, el núcleo del plan de Apple, está ahí. Como curiosidad, comentar que el icono del CD del logo tan característico de iTunes, ha desaparecido. ¿La razón? Según Jobs, "ya hemos superado las ventas de CD". Revelador.

2. Nuevos iPods

Siguiendo la línea musical, estaría bien destacar la renovación total y parcial de la gama de iPods. Fue la sorpresa de ayer, si bien todos esperábamos cambio, muchos nos quedamos bastante extrañados ante lo drástico del rediseño de algunos de los aparatos. Apple ha sido rompedora con alguno de ellos (los iPod Nano, por ejemplo), muy sutil en otros (iPod Shuffle y Touch), y tremendamente conservadora en los restantes (el iPod Classic se mantiene pese a los rumores de su desaparación). Los iPods han sido la niña mimada de la compañía. Han conseguido hacerse un hueco entre el gran público, y conseguir que la marca se quede impregnada en la mente (y en la cartera) de millones de usuarios. Los iPods han conseguido, lo que más de treinta años de computadoras y novedosos sistemas, no: hacer imagen de marca.



La renovación de la gama iPod, es algo que viene siendo de lo más habitual en Apple. Cada año y medio o dos años, Apple cambia, mejora o rediseña sus aparatos de reproducción multimedia. En los últimos tiempos, es cierto que las ventas se había estancado, y desde Apple no sabían como levantarlas. Por ello, había que reivindicar los aparatos, convertirlos de nuevo en los buques insignia de la compañía. En la presente keynote, los rumores apostaban a por un diseño novedoso y táctil en el iPod Nano, y así ha sido. El Nano actual, pasa del diseño alargado y clásico de la firma con rueda click, a ser una pequeña pantalla táctil. El iPod Nano es una pantalla de tamaño reducido, donde nos movemos por pequeños menús (el tamaño de la pantalla multi-táctil es el justo para la inclusión de cuatro iconos de diseño parecido a los vistos en sistemas operativos iOS) para reproducir nuestra música o nuestros videos. La idea, aunque original y práctica, puede suponer un paso atrás. Perdemos pantalla para visualizar video, y se pierden características anteriores, como la cámara de video y foto (aunque mantiene la radio FM). A efectos prácticos, el nuevo iPod Nano, es una evolución a medio camino entre un Shuffle por tamaño y pinza, y una versión capada y sencilla de un iPod Touch venido a menos. Puede ser un buen complemento, pero es bastante probable que acabe haciéndose la competencia con el mismo iPod Shuffle. El nuevo iPod Nano está disponible en varios colores. De 8GB a 16GB. Desde 159€.



El iPod Touch, ha sufrido una evolución lógica. Imaginaos un iPhone 4, pero sin teléfono. Ahí lo tenéis. El iPod Touch es quizás el iPod mejor parado de toda la gama (actualmente es el más vendido y considerado por los usuarios), pues sus mejoras son exactamente las mismas que se presentaron para el nuevo modelo de móvil de Apple. A saber: Retina Display, iOS 4 de serie, cámara de video en HD, giroscopio con 3 ejes, FaceTime y mejora en el procesamiento de datos (incluye el procesador A4 de Apple). El diseño físico y estético apenas ha cambiado, y mantiene esa parte trasera que tanto gusta (y que tantos quebraderos de cabeza da a los maniáticos de la limpieza) de acero brillante. El iPod Touch sigue siendo el terminal ideal para ver videos a la máxima calidad, conectarse a internet desde Wi-fi o jugar a los últimos juegos descargados desde la App Store. Sigue siendo el iPod más completo y versátil. El iPod Touch viene con varias capacidades, 16GB, 32GB y 64GB. Desde 229€ a 399€.



Los que menos variaciones han sufrido, (y no por ellos los menos importantes para Apple) han sido los iPod de la gama Shuffle. Han vuelto a su diseño original (con rueda de botones y algo más cuadrados que los anteriores). La gente se mostró muy reacia a lo visto con el Shuffle alargado (muy parecido al de la primera generación), y Apple ha decidido cortar por lo sano. Volver a lo que funcionaba. Pero con las mejoras del anterior modelo. Por eso, se mantiene Voice Over, el sistema de reconocimiento y aviso vocal de canciones por parte de Apple. El iPod Shuffle es el iPod favoristo de los deportistas. Su carcasa de aluminio pulido y su ausencia de pantalla, lo hacen un todoterreno musical. El iPod Shuffle está disponible solo con 2GB de capacidad, y sale a un precio recomendado de 49€.

Del iPod Clásico, poco hay que decir. Es idéntico. Es igual. No ha cambiado nada. Apple sabe que sigue siendo su buque insignia, su veterano de guerra en esto de la música. Mismas capacidades, mismo precio. 160GB. 233€.

3. Game Center



Otra de las novedades presentadas ayer, es Game Center. Game Center es la plataforma de juegos social vía internet de Apple. Todos conocemos Xbox Live o PSNetwork en las consolas de sobremesa actuales, como Xbox 360 o PlayStation 3. Game Center es lo mismo, pero llevado al plano de la portabilidad. Siendo pionera (aunque Nokia lo intentó con Arena hace ya unos cuantos años), Apple ha concentrado su plataforma App Store en dar soporte y conectividad a miles de jugadores en todo el mundo. Game Center pretende ser el punto de unión entre miles de usuarios de iPod Touch, iPhone o iPad. Como dijo Jobs en la keynote, no sin cierta mala idea, "estamos hablando del sistema de juego preferido por todos, por encima de Nintendo y Sony juntas". No obstante, hay más de 128 millones de unidades vendidas (entre iPods y iPhones) preparados y listos para jugar. Game Center, nos permitirá encontrar jugadores que cuadren con nuestro perfil de juego, para disfrutar de partidas online a los títulos más populares. Podemos encontrar jugadores y amigos o conocidos de nuestro nivel o retar a desconocidos más expertos. Tendremos la oportunidad de comparar puntuaciones, participar en torneos, desbloquear logros y trofeos, competiciones... Game Center es la primera apuesta firme de Apple por los videojuegs en relación con internet, y no es nada descabellado pensar hacia donde pueden ir los tiros. Es pronto para decirlo, pero han dado el primer paso. Game Center se une así a la portabilidad. Y junto a la App Store, nos permitirá jugar con cualquier persona, a cualquier juego, en cualquier lugar. Ya sea mediante 3G en el caso de los iPhone o Wi-fi en el caso de los iPod Touch, Game Center se puede convertir en un requisito indispensable para los videojugadores más exigentes a la hora de considerar a los aparatos de Apple como algo más que "reproductores de juegos flash cutres". Ahí queda eso.

4. Apple TV



Y ahora vamos al centro de todo. Al caballo de Troya. Ayer, en palabras de un servidor, fue el día D de Apple. El día D en su conquista absoluta del salón. La compañía de la manzana ya lo intentó hace un par de años, con la salida del Apple TV. El concepto original, a priori, era una extensión de la biblioteca de contenidos que tuviésemos en iTunes: Música, fotos y video. Todo en Alta Definición, gracias a su salida HDMI y a su salida digital para el audio multicanal. Incluso fué de los primeros en incorporar una conexión a internet para acceder a YouTube, Flickr y demás suministradores de contenidos. Pero fracasó. Fracasó por que al fin y al cabo, era prácticamente obligatorio, estar pegado al PC o al Mac para sincronizar. Se necesitaba un PC o un Mac en continua sincronización con el Apple TV. Estabas atado a ello. Por ello, Apple, incluso lo condeno al ostracismo, olvidándolo durante varias conferencias. Sabía que no funcionaba, pero lo mantenía. Lo mantenía porque era una apuesta. Una apuesta, que ayer se reveló. El nuevo Apple TV es más pequeño (mucho más), tiene solo una salida HDMI y una digital óptica, y carece del disco duro del anterior modelo. Mantiene las mismas características y prestaciones (aunque es más potente, rápido, con un Wi-Fi de más calidad y rango y se calienta menos),permitiéndonos ver películas, series, videopodcast o escuchar música con una claridad cristalina. No necesita sincronizarse, y puede ser controlado desde cualquier iPod Touch, iPhone o iPad gracias a la App gratuíta Remote. Apple TV es el paso definitivo de Apple para conquistar el salón. El iPad fué el primero, el esencial. El mando a distancia. Si Apple ya consiguió conquistar nuestros bolsillos (iPods) y revolucionar nuestro concepto de teléfono móvil (iPhone), ahora necesitaba llegar al sofá y al televisor. Con el iPad, ha tomado tierra en los sillones de medio mundo. Y con el Apple TV, viene a por nuestros televisores de pantalla plana. Y es que, como bien sabe, todos conocemos y manejamos iTunes. Lo necesitamos para gestionar nuestros reproductores o móviles. Llevamos encima nuestra decenas de canciones, listas de reproducción y contenidos traspasados mediante iTunes. Y si lo escuchamos, visualizamos o disfrutamos personalmente en pantallas reducidas...¿por qué no hacerlo a lo grande?

Y así es. Apple TV funciona mediante un servicio de alquiler de películas y series ya visto en iTunes Store. En USA y otros países ya lleva funcionando, y es todo un éxito. Tiene un catálogo abrumador, lleno de películas de cualquier género y clase, y con las últimas series o los grandes clásicos de la televisión. Los precios son competitivos (0,99$ cada episodio y entre 2,99$ y 4,99$, según calidad y definición, las películas de catálogo y estreno). Apple ha llegado a varios acuerdos con las grandes compañías (Fox, Disney, Sony Pictures o Universal) para que estrene sus películas antes de su llegada al mercado doméstico a la máxima calidad disponible, y ha firmado varios contratos con NetFlix para el suministro de más contenido, por si faltaba. Y todo mediante internet. En streaming. Y es ahí donde radica el posible éxito de Apple en esto. El futuro es la nube. El acceso a los contenidos que estén disponibles en la red (por si fuera poco, Apple TV es compatible con MobileMe, el sistema de alojamiento masivo de Apple en la red). La posesión, la descarga, si bien no desaparecerán en un futuro a corto o medio plazo, ocupan espacio, y velocidad o ancho de línea. No son prácticos. No del todo. Por eso el Apple TV, no es dependiente de nadie. Simplemente, reproduce aquello que se encuentra en internet o en nuestros dispositivos satélite (iPad, iPod o iPhone), en la pantalla de alta definición o equipos de música de nuestras casas. La idea es sencilla: ¿Quieres escuchar tus listas preferidas de tu iPhone en tu equipo de música? Puedes. ¿Pasar las fotos de tu iPad? Puedes. ¿Y los videos? También. Todo con un simple gesto. Apple TV no es un contenedor. Contenedor, lo son nuestros aparatos portátiles y nuestros ordenadores. Apple TV, simplemente, reproduce. Y por eso es tan barato: 99$, o unos 119€ al cambio según Apple.



La única pega que se le puede poner, es que el sistema de alquiler mediante streaming, no está para nada aceptado en un país que el más pirata del mundo, y donde las descargas ilegales son el pan nuestro de cada día. Si Apple sabe adaptarse (como ha ido haciendo en los últimos tiempos) y aplica la misma sencillez y facilidad en las descargas, así como en el precio, quizás cuaje en un mercado tan difícil como el español. Aún así, y pese a no contar con un sistema de alquiler fuerte (que llegará, pues Netflix, el popular videoclub online. está a punto de desembarcar en nuestro país), podemos visualizar de momento nuestros DVD convertidos a mpg4 o h.264 que tengamos en iTunes, así como nuestras toneladas de canciones. En España habrá que esperar a ver como sale la jugada, pero en USA, UK o Canadá, estará disponible en cuatro semanas.

Conclusiones

Ayer pasaron muchas cosas. Lo más importante, es el vuelco absoluto de Apple a lo instantáneo, a lo virtual. A internet. Al acceso en cualquier lugar a nuestras canciones, amigos o videojuegos. También es su vuelco total al salón. Al control absoluto del contenido multimedia de nuestras casas, gracias a su Apple TV y a iTunes mediante sus dispositivos, tales como el iPhone o iPad. El siglo XXI es multimedia. El ser humano, es un ser social y multimedia. Queremos disfrutar de nuestra música, de nuestros videos y juegos, en cualquier luegar. Tanto fuera, como dentro de casa. Y con la mayor velocidad y facilidad posible. Y eso, Apple lo sabe. Tantos los nuevos iPods, como el Apple TV, tienen esa misión. Buscan esa respuesta. La cuestión es...¿tendrá la respuesta idónea? Al parecer, según lo mostrado, van por el buen camino.

Para terminar, y para demostrar el apoyo de Apple al mundo de la música, os pongo un fragmento de la actuación en directo de Chris Martin, vocalista del grupo ColdPlay, y del que servidor, es un reconocido apasionado:



Alberto González

Publicado: 14:38 11/08/2010 · Etiquetas: , , , , , · Categorías: Opinion Personal : FagoCineTosis


Tu mente es el escenario del crímen

Crítica libre de spoilers, como es habitual.

El cine a día de hoy, es un compendio de historias vistas, manchadas, ultrajadas y repetidas o copiadas hasta la saciedad. La industria, sin ningún tapujo, nos vende una y otra vez la misma idea, el mismo producto. Y no se cortan, pues la taquilla y el público, la mayoría de las veces, responde. Basta que sea una secuela bien promocionada o el enésimo fenómeno fan con actores de postín, para que la actualidad cinematográfica se vea copada a todos los niveles, por semejantes cintas. Es muy difícil encontrar películas buenas, duras o complejas dentro del circuito más comercial o del canal más directo. El espectador o el aficionado ávido de ideas y películas interesantes debe bucear en los complejos mares del cine independiente o de fuera de las corrientes del mainstream de Hollywood, adentrándose en una vorágine de variada calidad, donde no siempre por ser indie, una pelúcula es buena a la fuerza. Cierto es, no obstante, que la mayoría de dichas obras comerciales (o blockbusters) buscan el entretenimiento más fácil y sencillo. Y a veces, se consigue. Pero entendiendo el cine como arte, como modo de expresión y de vehículo para transportar ideas y sueños, se puede hacer algo más. Se puede ir más allá. Inception, es el ejemplo perfecto. Aparte de ser un gran producto comercial y de puro entretenimiento, es la muestra de lo que se puede hacer con una persona de talento (ya incuestionable) tras las cámaras. Entretenimiento llevado a unas cuotas de perfección casi absoluta.



Inception es el resultado de un director de la vieja escuela, Christopher Nolan, obsesionado con el control de todos los aspectos creativos de cualquier película en la que trabaje. Aunque las comparaciones son odiosas, Christopher Nolan (director entre otras, de El Caballero Oscuro o Memento) es uno de esos cineastas que pueden compararse en estilo y forma de ser a grandes personajes del panorama del celuloide, como John Ford y Stanley Kubrick. Ambos eran personas muy reservadas, inteligentes en el máximo sentido de la palabra, y orfebres artesanales en el arte de hacer películas. Kubrick o Ford, Nolan solo tiene buenas películas (y quizás una obra maestra), en su haber. Y esto, en una muy corta carrera cinematográfica. Por eso, y aunque aún queda lejos de la trayectoria de ambos genios ya pasados a mejor vida (trístemente para todo aquél aficionado al cine con mayúsculas), lo que nos ha dejado con Inception, es una buena muestra de que el camino que está tomando el jóven director, es digno de ser reconocido. Permanente rector en todas aquellas tareas que por costumbre, son derivadas o depositadas en otros profesionales, Nolan ha guardado en su mente durante años, el guión de Inception. Un guión complejo, bien estructurado y completo.

Dejando un lado el despiece informativo y conceptual que en gran parte ha sufrido esta película por el bombardeo masivo de la Warner Bros. a la hora de promocionarla (y que, aún así, no destroza en absoluto la experiencia), Inception nos traslada a un futuro incierto aunque cercano, donde ladrones entrenados y preparados se internan en mundos oníricos creados por ellos mismos y por las personas secuestradas, para así sacar nuestros más ocultos secretos e informaciones sin que el captor se entere de ello. Cobb (Leo DiCaprio) es un experto "extractor" o ladrón, que tras una extración de información fallida a un importante hombre de negocios conocido como Saito (Ken Watanabe) se verá envuelto junto a su grupo de operaciones una peligrosa y tortuosa aventura a través de los sueños para hacer el encargo más difícil de sus vidas: inculcar una idea. La premisa, original como pocas veces se ha visto en una pantalla de cine (Inception maneja con soltura varios géneros, como el noir o cine negro, y lo adereza con pizcas de acción del thriller más actual), sirve de hilo conductor a una trama compleja, que se desarrolla a varios niveles, y que envuelve al espectador como un sueño del que no quiere despertar.



Inception es una obra al estilo de Nolan. Desgajada a nivel de guión en varias capas, con momentos confusos a priori, y que pueden dejar al espectador en la estacada, pero que luego cobran un sentido único y justificado una vez se obtiene una visión global del conjunto de la película. En Inception no hay momentos gratuítos, no hay descanso en falso, y no nos encontramos con situaciones forzadas o creadas para el lucimiento de cualquiera de los grandes actores (que como suele ser habitual en el director, cuenta con un reparto de lujo, donde destacan Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page o el siempre eficiente por poco que aparezca Michael Caine), aunque hay que reconocer que conforme la película va desvelándose y mostrándose por completo al espectador, el impacto inicial de la original premisa, pierde fuelle y casi acaba desviándose de no ser por unos minutos finales espectaculares y bien realizados, que vuelven al cauce de lo que la cinta prometía en su principio. Y es que, en el centro de su planteamiento, en el nudo visible de Inception, Christopher Nolan coquetea con elementos filosóficos y oníricos, relacionando los recuerdos, sueños y aspiraciones de los personajes principales, en unos momentos que casi hacen recordar al mejor Kubrick. Es ese mensaje central de Inception, el que abordará al espectador y lo sacudirá desde dentro, otorgándole un nivel más (y nunca mejor dicho dada la temática y el uso de la palabra en la presente cinta) a la experiencia de verla. Aunque se podría criticar la falta de ritmo en los pasajes finales, o lo gratuito de algunas secuencias de acción, sería absurdo negar la mayor, y es que Inception es una película que está hecha como si de una obra artesanal hablásemos, con pasión por los detalles y los elementos más sencillos y ocultos de su representación. Los actores, como ya hemos citado, están a gran nivel para ser una película absolutamente cortal: Leonardo DiCaprio (que hace un trabajo más fino y creíble que en la flojísima y sobrevalorada por algunos Shutter Island), que consigue encajar a la perfección con el típico antihéroe del cine de Nolan, y el grandísimo Gordon-Levitt que se pasea con clase y dignidad por todas y cada una de sus secuencias (incluyendo aquellas que cuentan con más acción y físico), demostrando su pericia a la hora de lidiar con producciones grandes y pequeñas en el complicado mundo del cine. Hay secuencias realmente maravillosas y asombrosas, donde el juego del director con lo "irreal" de los sueños creados, así como con sus reglas físicas, dejan al espectador extasiado ante lo bien realizado y conjugado de las mismas, ofreciéndole una vez más, una experiencia única dentro del cine de ciencia ficción.

Y no solo es buena a nivel argumental. La complejidad de Inception es tal, que todos los niveles creativos y artísticos de esta película, convergen y se unen en su apartado visual. Al estar tan trabajada y redondeada en este punto, escribir sobre su excelente fotografía (en la línea de El Caballero Oscuro, con tonos azules y grises apagados intercalados con naranjas y amarillos bastante más iluminados), su maravillosa infografía digital (por primera vez en mucho tiempo, veo unos efectos especiales que están supeditados a la historia y no al contrario) o su ingenioso uso de las perspectivas en los decorados y construcciones en el mundo de los sueños, es casi imposible. Y más si le sumamos la partitura de Hans Zimmer, que en su tercera colaboración con el director, nos ofrece una banda sonora compleja, con referencias a películas anteriores y con una fuerte predisposición al uso de elementos sonoros eléctricos, pesados y constantes, que mutan conforme los sueños en los que se desenvuelven los protagonistas, se vuelven más peligrosos o inestables. Espero que el léctor, así como el espectador que haya tenido la suerte de verla, entienda que describir con palabras justas el espectáculo y la experiencia cinematográfica que propone Inception, es harto díficil. Podríamos perdernos en interpretaciones vacías o vacuas (pues al contrario de lo que mucha gente cree que el sentido de la película y su significado está bastante claro pese a cierta escena final muy del gusto del director), deleitarnos una y otra vez con determinadas secuencias o deshacernos en el talento que está atesorando Leonardo DiCaprio (tras su protectorado con Martin Scorsese), en papales de padre y enamorado atormentado por el pasado, pero sería inútil. Sería perder el tiempo (en el buen sentido de la palabra), y eso es algo que no podemos permitir.



Inception es una obra que trasgrede lo cinematográfico, que vas más allá, acercándose peligrosamente a la frontera de la experiencia extrasensorial para el espectador, que verá como en sus dos horas y media larga de metraje, se le acumulan las preguntas, se le colapsan los sentidos y se le solapan las enseñanzas que Nolan ha cocinado convenientemente para el mayor gozo y disfrute. Inception es una película que rompe la barrera de los sueños, se adentra en ellos y nos trae lo mejor del mundo onírico con el que muchos nos deleitamos y sumimos cada noche. Al fin y al cabo, cuando entramos en la sala de cine y se apagan las luces, comienza el sueño. Inception no es solo eso. Es mucho más.

Alberto González

Inception (OST, Hans Zimmer) Vía Spotify

open.spotify.com/album/2qvA7HmSg1iM6XMiFF76dp

Publicado: 12:12 16/07/2010 · Etiquetas: , , , , · Categorías: Noticias : Opinion Personal : Bajo Presion : FagoCineTosis
Ya tocaba. Como soy un vago de primera, me cuesta muchísimo actualizar el blog. He visto bastantes películas desde Iron Man 2, pero no suelo subir las críticas por aquí. Primero, por ciertos "contratos" de exclusividad, y segundo, por pereza. No tengo remedio.

Quería más que nada, compartir con vosotros algunos proyectos y trabajos. Creo que son muy interesantes. El primero, se centra en twitter. Llevo varios meses cotilleando en la popular red social de información, y creo que es interesante estar ahí. Intento actualizar muy a menudo, ya sea desde el iPhone o vía web. Tiene mucho potencial, y es bastante divertida.

Os dejo el enlace a mi perfil, por si queréis agregarme y seguirme (y por supuesto intercambiar cualquier tipo de noticia):

twitter.com/Moguei

Espero veros allí. También os recuerdo el de Vandal Online. Muy práctico si lleváis vuestro smartphone y queréis acceder rápidamente a cualquier noticia de la web.

twitter.com/VandalOnline



Otra cosa (y ahora viene lo gordo). Aparte de mis habituales colaboraciones con Vandal (las típicas de cualquier colaborador habitual de la web), llevo preparando desde hace un par meses dos megareportajes que pivotan sobre mis dos grandes pasiones: Cine y Videojuegos. Se le comenté a Pablo Grandío hace tiempo, y le pareció muy buena idea. Cuando tuve su luz verde, me puse a ello. Estos reportajes llevan en la recámara desde hace casi un año, pero los he ido perfilando y puliendo hasta que he empezado a considerarlos dignos. Había momentos en los que no sabía como seguir, como trabajarlos para que la gente los considerase buenos, entretenidos e interesantes.

El motivo por el que surgió la idea, era dar un poco de luz a las lagunas que había entre ambos mundos. Acercarse un poco a los métodos de trabajo de ambas industrias, comprobar similitudes y diferencias. Intentar mostrar una visión global para cualquier aficionado de dos de los universos creativos más importantes de nuestra cultura. En un mundo donde ambas industrias están cada vez más unidas, en los que experiencia global empieza a solaparse, no está de más saber que se cuece, o de que forma se trabaja en un sector y en el otro. Pero hay más. Mucho más.

También he querido buscar todas aquellas adaptaciones cinematográficas al videojuego. Las primeras y las más modernas, las buenas y las malas. Desde los inicios, hasta las últimas vesiones del blockbuster de rigor. Y eso, es un trabajo agotador. Divertido y muy curioso (¡ya veréis!), pero demoledor.

Lo que empezó como un pequeño especial, como una pequeña colaboración, se ha ido extendiendo en dos grandes reportajes. Sí, dos. ¡Es mucha la información! Os explico: Uno de ellos, trata sobre los juegos con licencia cinematográfica. En el reportaje en cuestión, repasaremos como funcionan ambos mundos, los juegos que tienen apariencia y sabor cinematográfico. También tocaremos el tema de las versiones de bit y píxel de aquellas películas que nos maravillaron (o no) en la pantalla grande. El otro, algo más convencional, irá sobre las películas basadas en videojuegos. Los fracasos y éxitos, los inicios y el futuro. Del cine al videojuego, y Del videojuego a la pantalla, para ser más exacto.

Son ideas que apenas han sido tratadas en las miles de webs que pululan por la red. Siempre, o casi todas, se centran en lo mismo. En los videojuegos que pasan al cine. Pero hay que ir más allá, y eso es lo que he intentado hacer. Vandal Online tiene lo mejor, y por eso, hay que darle lo mejor.

Como la ilusión es mucha, y las ganas de que los leáis y disfrutéis son más, simplemente, quería compartirlo todo con vosotros. Vandal es una comunidad jugona muy grande y se merece el oro y el moro. Siendo un poco castizo, y os diré: va por ustedes. Y, siguiendo con el ejemplo, espero que pueda dar la vuelta al ruedo y salga a hombros por la puerta grande.

En pocas semanas, los tendréis en la web.

Un abrazo.

Alberto González



Las películas basadas en cómics, suelen ser un arma de doble filo. Agradan a la taquilla y al público en general, pero suelen ser malas películas o muy poco agraciadas si se comparan con su homólogo referencial en las viñetas. Si bien es cierto que hemos visto cintas maduras y muy filosóficas (Batman Begins y El Caballero Oscuro  dan cuenta de ello), la mayoría de ellas, tiran por los cerros de Úbeda, buscando la facilidad y lo rimbombante o ñoño. Marvel, desde que escarmentó tras tropiezos (no tanto en taquilla como en homenaje a los personajes en los que se basaban) como 4F y Ghost Rider, decidió tomar rienda en el asunto y producir y editar sus propias películas. De dicha iniciativa, trajo consigo obras tan potables como la nueva adaptación del personaje verde, Hulk (El Increíble Hulk, con Edward Norton como protagonista y John Hurt y Tim Roth como malos malísimos) y la primera parte de la presente película, Iron Man.

Ambas (aunque cada una a diferentes niveles), demostraron ser unas apuestas serias, fiables y muy fieles a los conceptos originales. Al estar pegados en tareas como la producción, en Marvel supieron dar con el camino correcto a la hora de llevar a sus personajes a la gran pantalla. Ahora, al menos, se garantizaba un mínimo de calidad. La primera parte del hombre de hierro, Iron Man, ofreció un espectáculo digno, muy divertido, y con un par de frases que bien podrían pasar a la historia del séptimo arte en lo que a cuestiones de viñetas se refiere. Iron Man era una película que se molestaba en presentar y colocar a sus personajes en un maravilloso crisol, basado (y adaptado a los tiempos que corren) en el cómic original. Contando con un reparto abrumador (Robert Downey Jr, Terrence Howard, Jeff Bridges y Gwyneth Paltrow), la película basaba su principal camino, en ingeniosas situaciones y frases, aderezadas con unas cuantas secuencias de acción y un par de guiños bastante bien situados. Sin duda, una buena muestra de como se debe traspasar un cómic a la pantalla. Pero no era perfecta. Quizás un exceso de humor a la hora de tratar al personaje principal, Tony Stark, y una falta de clímax final (con una bien rodada, aunque insulsa batalla), lastraban algo un resultado que podría haber sido mucho mayor.



Cuando se confirmó la segunda parte, muchos no creían que se lograra igualar (y mucho menos, superar) a la primera entrega. Se fueron desvelando detalles, y todos apuntaban alto. Nuevos personajes (que serían interpretados por gente de calibre, como Mickey Rourke y Scarlett Johansson o Samuel L Jackson con un papel de más peso), tramas más inspiradoras...Todo apuntaba bien alto. Y hace bien poco, se estrenó. ¿Ha merecido la pena? Seamos francos: Iron Man 2, es un verdadero revulsivo a la fórmula que atesoró la primera entrega.

Iron Man 2 trata la historia de una forma más seria y coherente que su primera parte. Teniendo en cuenta de que obvia por completo la presentación de los principales personajes (aunque nos muestra nuevos caracteres de una forma espléndida y bastante curiosa), la cinta puede desarrollar varias tramas, entre las que destacan, por importancia, el declive de Tony Stark como figura emergente y protectora y la venganza del personaje de Mickey Rourke, que interpreta a Ivan Danko (Whiplash), hijo de un antiguo trabajador de Industrias Stark que fué traicionado en su día. El argumento principal de Iron Man 2 nos lleva a la caída y resurrección del personaje de Tony Stark. Lo veremos en su cima, lo veremos caer, y lo veremos resurgir. Justo como la vida de su actor, Robert Downey Jr. Entre medias, veremos como enemigos en lo financiero y comercial (Justin Hammer, su mayor rival en el mercado de las armas y la tecnología hará acto de presencia) y amigos que no parecen lo que realmente son (tremendos guiños a los fanáticos de los cómics), se intercalan en su periplo a lo largo de la película. Todo ello sin contar momentos bien esperados, como la incorporación de Máquina de Guerra (compañero infatigable en la batalla de Tony Star/Iron Man en los cómics, que en esta ocasión, está interpretado por Don Cheadle) a la acción. Hablando de ellas, las escenas de acción, aunque pocas, están bien plantedas, y en el caso de la carrera de Mónaco, excelentemente rodadas. Si bien es cierto que el toque de humor está presente, la cinta sabe dosificarlo con mucha mejor precisión, sin tener que apartar la mirada ante momentos desconcertantes o dignos de llevar nuestra vergüenza ajena al límite. Hay momentos histriónicos, frases de situación o momentos de comedia, pero están bien intercalados, muy dosificados y extremadamente bien llevados e interpretados., sin caer en el exceso de la primera entrega.



Además, hay que tener en cuenta la fiabilidad del director, Jon Favreau, a la hora de tratar decenas de tramas y que no caiga en lo absurdo o forzado de lo que se podría denominar "referencia friki" al mundo de los cómics. Sam Raimi (director de Spider-Man) lo intentó en Spider-Man 1 y 2, pero tropezó soberanamente en Spider-Man 3. Buceó mucho en el material original, pero intentó condensar más de la cuenta, otorgando un resultado desfavorable en general. Favreau sabe hacer referencias y guiños a ciertos personajes o entidades (con especial mención a lo que se ve al final, tras los títulos de crédito) propias del universo de Marvel. Y la verdad, es que logran que queden bien, siendo coherentes con el universo que se está gestando. Sin ir más lejos, tendremos un guiño referencial a la mismísima Hulk (que si recordáis, contiene un momento al final de los créditos bastante revelador), lo que deja claro cuando se emplaza la presente película.

Iron Man 2 quizás no sea tan fresca o innovadora como la primera parte, pero sí queda bastante bien situada como elemento individual de una saga. Es más grande, más madura y más coherente con el personaje del cómic. Tiene diálogos brillantes, minutos muy interesantes, y escenas muy dignas. Cierto es, que teniendo en cuenta el tema central de la película, se podría haber ido mucho más allá. Se podría haber sido más fuerte, más directo y explícito, con temas como el alcoholismo de Tony Stark, o sus problemas de relación con sus amigos y aliados. Sobre todo teniendo en cuenta que la película toca temas y argumentos vistos en series como "El demonio en una botella" o "El Hombre de la Máscara de Hierro". Iron Man 2 es una película aceptable, técnicamente intachable, pero como adaptación o película de cómics, es algo más. Es un paso adelante (firme, seguro y divertido) en lo que adaptaciones de personajes de la factoría Marvel. Divertida y poco profunda, sí, pero muy veraz y fiel al personaje en el que se basa. Si este es el camino a seguir por Marvel en futuras adaptaciones, podemos estar contentos.



Alberto González Montes

Publicado: 01:21 04/04/2010 · Etiquetas: , , , , · Categorías: Opinion Personal : FagoCineTosis


La preocupante crisis de ideas cada vez es más patente en la meca del cine. Hay cientos de proyectos que no cruzan el umbral de lo que podría esperarse de producciones serias y decentes, y la gran mayoría de estrenos llegados a las salas, dejan bastante que desear. No es de extrañar por lo tanto, que los estudios decidan saltar al pasado y revivir supuestos clásicos e historias ya contadas. Una veces, el resultado es decente, pero otras, no solo se logra empañar el clásico o la película revisitada, si no que encima, se alcanzan cuotas realmente bochornosas en cuanto a calidad cinematográfica. Furia de Titanes, la actual, la que se acaba de estrenar en cines, es una muestra de ello. En resumidas cuentas, y ojo a los incautos, estamos ante una película hecha para recaudar dinero de la forma más vil y directa.

Si bien la original no es que fuese una obra maestra del cine de aventuras y mitología, si correspondía con aquellas premisas del género: entretenimiento, diversión y sencillez. No pretendía ser una película grande, y por ello, gracias a su sinceridad, se hacía plenamente disfrutable. La nueva Furia de Titanes es una película coja, falta de carisma, y sin un argumento coherente o razonable. Es cierto que tiene una dirección artística impecable y que cuenta con un gran elenco de estrellas (que poco o nada lucen, dicho sea de paso, pero están ahí), pero no hay nada más. Todo es un inmenso pastiche digital sin vida.

La película se podría resumir como el Deux Ex Machina más grande jamás contado en los últimos tiempos. En Furia de Titanes todo pasa porque sí, todo ocurre sin tener realmente una verdadera razón. La historia comienza mal y forzada y va dando tumbos hasta un supuesto clímax que defrauda por lo mal resuelto de la situación. Los personajes desfilan por escenarios y parajes naturales sin ton ni son, mueren y no despiertan ni la más mínima lástima o interés, o luchan contra criaturas digitales sin razón o sentimiento. No hay apenas nada destacable en cuanto a las secuencias de acción, y su atropello y emplazamiento de la mitad del metraje hacia el final de la película, hace que todo quede en agua de borrajas. En ciertos momentos del film las situaciones y acciones serán tan descaradas y absurdas, que creeremos estar presenciando fallos de racord más que evidentes.

Los actores, acometidos por la falta de gracia de los papeles de sus libretos, se dedican a soltar frases lapidarias avergonzantes y estúpidas. A discernir filosóficamente (en el caso de los Dioses) como si fuesen niños de primaria y a gruñir cuando toca enfrentarse a la criatura generada por ordenador de turno. Lo que en un principio podría parecer lógico dado el carácter de cine espectáculo del título, parece realmente absurdo y chirrioso cuando te das cuenta de que la película pretende y es seria consigo misma. Qué decir de personajes que aparecen y desaparecen sin apenas sentido (el supuesto contrapunto cómico por parte de los dos cazadores) o de engendros de gran acierto estético pero nulo peso narrativo (el hombre-árbol). Sam Worthington se supera a sí mismo, y tras su insulso terminator humano en la aceptable aunque defenestrada Terminator Salvation, vuelve a interpretar a un héroe falto de carisma, aburrido. Su personaje, Perseo, es casi más autómata y frío que su robótico terminator. Sam Worthington es un actor que está destinado al cine de acción, tiene carisma, pero no goza de suerte cinematográfica más allá de la sobrevalorada por crítica y público, Avatar. Los grandes Ralph Fiennes y Liam Neeson no pasan de correctos, y su presencia en el film es casi anecdótica, adoleciendo más a motivos monetarios y publicitarios que a otra cosa.



Técnicamente estamos ante un blockbuster de segunda o tercera fila. Si bien podemos gozar de escenas bien trabajadas y realmente bonitas y curiosas, el sentir general respecto a su impacto visual es ciertamente decepcionante. Las criaturas y bestias lucen un gran diseño (faltaría menos en una superproducción de altos vuelos), pero son artificiosas, cutres y poco merecedoras del nivel actual alcanzado con los efectos visuales generados por ordenador en Hollywood. Haciendo un paralelismo histórico, casi podríamos decir que al igual que los efectos por stop motion de Ray Harryhausen fueron ingénuos en su día, los creados para el remake de Furia de Titanes, también lo son. Es una pena, pues Louis Leterrier es un hombre que ya ha demostrado que se maneja bastante bien con el cine de acción y efectos especiales (como ya vimos en la excelente adaptación cinematográfica de El increíble Hulk) pero en esta ocasión, su arte y destreza brilla por su ausencia. Solo logra alcanzar algo de su buen hacer en el triste y gris clímax final. Un final abrupto, corto y poco esperanzador para aquél espectador que haya pensado que todo lo malo que ha ido tragándose y aceptando durante el metraje iba a cambiar con una orgía audiovisual en sus últimos compases.

Furia de Titanes es una película que no pasa de entretenida (y a duras penas) y que demuestra todo lo malo a la hora de poner al día un supuesto clásico del cine de aventuras con corte y toque mitológico. Con poca o ninguna escena destacable, Furia de Titanes hubiese funcionado mejor con una media hora más de metraje y una presentación más sólida y coherente de sus personajes. El atropellado desarrollo del film y sus inconclusas y mal rodadas secuencias de acción son las responsables de que la película acabe lastrada en su totalidad. Si queréis verla en el cine, adoptar la postura sensata y coherente de evitar el engañabobos (digno de feriantes) que es la versión 3D del film.

Alberto González

Publicado: 12:23 23/03/2010 · Etiquetas: , , , , · Categorías: Hogar Multimedia : Opinion Personal


A día de hoy, es muy difícil escojer o elegir un aparato multimedia entre las miles de opciones que hay. Todos suelen tener alguna pega, y es extraño encontrar el aparato que se amolde perfectamente a las necesidades que se nos planteen. Antes, había que tener en cuenta si nuestro reproductor DVD leía Divx o VCD, y si no lo hacía, estaba desfasado y defenestrado a la esquina más lejana de nuestra sala de estar. Con el aumento de las líneas de internet de banda ancha (o al menos eso dicen), y la llegada de los estándares de Alta Definición en nuestros hogares vía pantalla plana de plasma o LCD, los contenidos comienzan a pesar más. El público comienza a exigir más calidad audiovisual. Y al verse más y mejor, el espacio y el peso de dichos contenidos, aumenta. Hemos pasado de grabar en CD y DVD, a hacerlo discos duros y llaves USB de gran capacidad. Los otora enormes y espaciosos 4GB de los DVD de capa simple, se nos antojan pequeños. Necesitamos instrumentos que nos permitan pasar nuestros archivos con más facilidad, y es ahí donde entra el juego el puerto y las llaves USB. Por lo tanto, si nuestro reproductor DVD o TDT no tiene puerto USB... Podemos desecharlo. La acumulación de aparatos en nuestras habitaciones y salones empieza a ser preocupante: reproductores DVD y Blu-ray, consolas, TDTs. Y ninguna suele cumplir absolutamente todo, o si lo hace, no del todo bien.

Tengo la suerte de disponer de un salón bastante preparado. Durante años, he ido confeccionando mi sala (no dedicada, pues no tengo espacio ni sitio para un salón dedicado en exclusiva al cine o al espectáculo audiovisual) al entretenimiento. He ido buscando los mejores equipos dentro de mis posibilidades, y he ido dando pasos para cubrir aquellas necesidades multimedia que me iban surgiendo. Tengo un televisor de plasma de alta definición de gran pulgada, un sistema de sonido 5.1 Mission y Kenwood, varios reproductores DVD, HD DVD y Blu-ray, la 360 y la PS3. Y en el centro, como cerebro y transmisor, un receptor y descodificador AV.

Entre todos los aparatos cubro casi todos los formatos posibles, pero había algunos que se me resistían. Uno de los contenedores más usados actualmente, es la extensión matroska o mkv. Dicho contenedor es el principal distribuidor de contenidos en alta definición, pues permite comprimir con la máxima calidad la imagen y el sonido, y no afrontar apenas pérdidas. Archivos que de otra forma hubiesen pesado más de treinta o cuarenta gigas, pueden encontrarse por menos de la mitad y sin perder ni un ápice de su calidad. PS3 y Xbox 360 tienen algunos programas que permiten la distribución mediante media servers de dichos formatos y extensiones, pero el resultado está muy lejos de ser óptimo, aparte de engorroso, complicado y muy poco satisfactorio. El principal problema con el que me encontraba, es que mi señal inalámbrica era muy floja. No podía depender de dichos media centers, pues el traspasar archivos en alta definición consumen mucho ancho de banda. Aún teniendo el router en el salón, el envío y paso de archivos al televisor mediante la consola y el PC, era un suplicio. Así pues, me puse a buscar.

Desde hace un par de años hacia acá, he estado buscando discos duros multimedia, lectores de DVD todo en uno...Y hace un par de semenas, dí con el dichoso aparato. Su nombre, LG MS450H. O como lo llaman en la página de LG, LG Living Box. En principio, tuve mis dudas, pero tras visitar un par de foros especializados y comprobar la viabilidad del aparato, me decidí a comprarlo. Su precio no es muy alto (299 euros, aunque su PVP es de 499 €), pero estamos hablando de un aparato multimedia de gama alta.

Diseño

Nada más sacarlo de la caja, observamos porqué cuesta lo que cuesta. Contiene varios manuales, un cable de antena, un cable de video compuesto y el mando y sus pilas. También incluye una gamuza limpiadora (se ensucia más que Rambo en un parque de juegos después de un día de lluvia) y un adaptador wifi USB para enlazar nuestro LG a la red wifi que tengamos instalada en casa. Su diseño es excelente, dejando patente el buen gusto de LG a la hora de diseñar e idear reproductores. De líneas rectas y pulcras, el color negro del plástico de su carcasa principal (nacarado y brillante) destaca por encima del acero empleado en sus embellecedores. En su parte frontal tiene una bandeja abatible que nos permite acceder a la bandeja extraíble para los discos duros (el LG MS450H permite insertar discos de diversas revoluciones y capacidades de hasta 1TB en dicha bandeja), un puerto USB, el display LCD y unos sencillos controles, así como el botón de apagado. En la parte trasera, las conexiones. En dicho aspecto, el LG MS450H sale muy bien parado: Entrada Ethernet, HDMI 1.3, Componentes, Video Compuesto, Euroconector y entradas digitales (Coaxial y óptica) para el sonido. Y un USB para el conector wifi. Si observamos un poco, también veremos una salida de aire para el ventilador que tiene incorporado. Todo un acierto si lo comparamos con otros discos duros multimedia que obvian dicho componente y a la larga acaban siendo verdaderos embajadores del infierno en la tierra.


Si os fijáis, salgo yo en el reflejo de la pantalla. El nuevo Zirus pero con menos arte y espalda.


La bandeja del disco duro. Es muy fácil de sacar y usar.  

Multimedia

Conectado vía HDMI al televisor y al receptor de audio y video Onkyo, me dispongo a empezar las pruebas. Nada más instalarlo, llegamos a su menú. Sencillo y muy bien distribuido para su correcta navegación vía mando a distancia, nos da a escojer entre diferentes categorías. La primera, dedicada a la telvisión, nos permite visitar el contenido de la programación TDT (y TDT HD). La segunda, al contenido multimedia (video, fotos y música) de nuestro equipo y aparatos conectados al mismo. La tercera, es el link DNLA para vincular PCs y servidores mediante red propia. La tercera y la cuarta, está dedicada a Picasa y Youtube, los servicios populares de fotos y video de Google. La quinta pertenece a la configuración del LG MS450H y nos brinda la oportunidad de toquetear en parámetros como la resolución (desde 576p a 1080p/24), el filtro digital de ruido para la imagen y audio, sintonizar los canales TDT y TDT HD o la configuración de nuestra red inalámbrica. Tras los necesarios ajustes, conecto el equipo a mi router inalámbrico en menos de cinco minutos. Actualizo el firmware (LG actualiza mediante internet añadiendo y puliendo características cada poco tiempo) y me dispongo a hacer las pruebas pertinentes.

Lo primero que hago, es sintonizar los canales TDT y TDT HD. Y el LG lo hace ipso facto. En menos de tres minutos, lo tengo todo funcionando. 26 canales de televisión y otros tantos de radio a la máxima calidad posible. Dejando un lado las evidentes limitaciones de la TDT, el LG, al tener un potente escalador y su entrada HDMI, adecenta y con buena nota, los canales que emiten en definición estándar. Buenos colores, excelentísimo contraste y buen sonido. Pero el verdadero salto, lo hace al sintonizar algún que otro canal en alta definición. Canal Sur HD, que emite en pruebas, es la perfecta muestra. Con imágenes de Sevilla, de partidos de fútbol (la Champions la emite así) y de Tenis en alta definición, está probando la señal y su calidad desde hace unas semanas. Y qué decir. Fantástica. El LG MS450H aparte de sintonizador (como cualquier hijo de vecino), es un grabador. Un twin recorder. ¿Qué quiere decirt esto? Pues que es capaz de grabar un canal (en definición estándar o en HD) mientras vemos otro (en definición estándar o en HD). El LG MS450H incluye un disco duro interno de 250GB. Cuando queramos grabar algo, podemos, o programarlo mediante su guía de programación o hacerlo directamente nosotros mediante nuestro mando a distancia. Obviamente, probé las dos opciones, y todo correcto. Las grabaciones en definición estándar son muy buenas (probé con el programa deportivo Punto y Pelota de Intereconomía y el resultado es excelente) y las grabaciones de Canal Sur HD en alta definición, igual. Obviamente, la calidad se paga, y el peso de los archivos difiere enormemente. Si no queremos grabar en el disco duro interno, y lo queremos hacer en la bahía para discos duros o en un puerto USB, también podemos hacerlo. El LG MS450H guarda dichas grabaciones en extensiones .ts.

Lo segundo, probar que tipo de archivos multimedia se traga. El LG MS450H lee contenido con extensión mkv y con códecs Divx HD. El primer archivo que le puse mediante puerto USB (en una llave Kingston de 16GB que reconoció al instante), fue un capítulo de la serie The Pacific a 1080p x264 5.1 en extensión mkv. Para complicar un poco más la cosa, lo hice en V.O y con subtítulos en extensión .srt. Y lo pasó sin problemas. La imagen era vibrante, casi perfecta, y los colores se reproducían vivos. Los negros puros, y el contraste, espectacular. La reproducción del contenido se hizo suave, sin tirones o defectos de ningún tipo. El audio, igual. En perfecta combinanción multicanal y sin ruido de alguna clase o desincronización en lo subtítulos. Pasada la primera prueba con honores (un archivo mkv con códec de imagen x264 a una frecuencia de 15 a 20mpbs y sonido multicanal), lo atiborré de diferentes videos. Con códecs Divx, Xvid, Divx HD, MPEG-4 o VCD. Todas las pruebas resultaron satisfactorias (probé películas como El Luchador, Rebobine por Favor, Yo Robot o El Nuevo Mundo en diferentes calidades, tamaños y compresiones), así que lo probé con el más dificil todavía. Pasé varios archivos (también por el USB) al LG MS450H con extensión .mov (formato de Apple y Quicktime). Para mi sorpresa, los leía. Y sin problema alguno.

Tras probar los videos, me dispuse a investigar las fotos. Y aquí, una de cal y otra de arena. Sin bien coje sin problemas casi todos los tipos de imágenes a los que le sometí (.jpg, .jpg HD, .png...) con algunos .gif, el LG MS450H se vió apurado. No reconocía dichos formatos o tenía problemas a la hora de visualizarlos. Un fallito sin importancia que espero que se solucione en un futuro. Por lo demás, la presentación de las fotos es bastante buena, y nos permite hacer zoom o voltear la imagen a nuestro antojo.

La música es otro punto a su favor. Pudiendo elaborar nuestras propias listas de reproducción, el LG lee tanto MP3 como WMA y AAC sin problema alguno. La calidad (sobre todo si tenemos el equipo conectado por HDMI a un equipo de audio decente) es bastante buena, y podemos visualizar nuestras fotos si queremos con música de fondo.

Decir que cualquier contenido multimedia que pasemos mediante llave USB, HDD USB o PC, puede ser almacenado si así lo deseamos en cualquiera los discos duros del LG MS450H.


Una vista del aparato desde su cubículo. Obsérvese el infernal cableado detrás del mueble del televisor. Acojonante.  

Internet y conectividad

LG MS450H tiene una serie de características que lo hacen estar preparado para la más alta conectividad a internet. Ya sea por su entrada Ethernet o su conexión wifi, el LG siempre quiere estar conectado. Y aunque lo hace, los resultados no son del todo óptimos. Su conexión a Youtube y Picasa, si bien no es que sea lenta, no es del todo satisfactoria. El primer servicio de videos del mundo tarda en cargar algunos trailers y clips en alta definición, y Picasa tiene algunos problemas de solvencia a la hora de mostrar fotos de gran peso. Los estuve probando durante apenas media hora, pero los problemas de conexión, carga y la lentitud de algunos clips, me desesperó. No sé si será por mi precaria red inalámbrica (cosa que es probable, pero teniendo en cuenta que pasé algún que otro archivo más tarde desde el portátil lo descarto), pero no me gustó mucho la experiencia global. La navegación con el mando a distancia del LG es bastante buena y sencilla, pero no lo suficiente cómoda para probar o usar el servicio más allá de lo anecdótico. Son dos buenas opciones para un reproductor multimedia muy completo, pero que están a años luz de la integración que deberían tener si quieren ser consideradas como algo más que una curiosidad.

El LG MS450H también es capaz de transmitir y recibir contenidos desde cualquier punto de la casa. Gracias a la tecnología DNLA, podemos encender y vincular nuestro PC y transmitir nuestros archivos multimedia al LG desde otra habitación y viceversa. Como tengo un par de portátiles en casa, me dispuse a hacer la prueba. Desde la habitación más lejana al salón, el LG pilló ipso facto la señal y las carpetas que quería compartir con el media center. La transmisión de archivos con fotos y canciones no tuvo muchos problemas, pero la red se veía saturada cuando intentaba traspasar archivos de video de gran peso (probé otros menos pesados y los reconocía bastante bien, siempre y cuando no avanzara mucho en la reproducción o saltando capítulos). Cuando me pasé a la sala, el resultado era bastante mejor y rápido, pero no del todo perfecto, llegando a tener fallos puntuales cuando avanzábamos mucho la reproducción o saltaba de un contenido a otro con mucha rapidez. Aún así, el servicio funciona, y bastante bien, mejor que con Xbox 360 o PS3.

Conclusiones

El LG MS450H es uno de los discos duros multimedia (o Media Servers) más completos y mejor diseñados del mercado. Su compatibilidad con los diversos archivos multimedia con los que lo he probado (mediante red o vía USB), su punto a favor como excelente sintonizador y grabador de televisión en definición estándar y HD (recordad que Televisión Española emitirá en HD ya mismo, y que Antena 3 y Cuatro se subirán muy pronto al carro), lo convierten en una excelente pieza de complemento para cualquier sala que se precie. Si a eso le sumamos su compatibilidad y facilidad a la hora de la instalación de discos duros externos e internos de hasta 1TB (el LG tiene uno interno de 250GB), tenemos un bingo. Obviamente, el LG MS450H no es el mejor (como tampoco lo es el Popcorn), pues sus servicios vía internet dejan algo que desear, y si bien cumple muchas expectativas, te deja con ganas de más. Un buen navegador y la compatibilidad con teclados inalámbricos le vendría de perlas. Así pues, si queréis un buen media server, compatible con extensions como mkv y capaz de solventar video en HD sin problemas o un grabador y sintonizador TDT/TDT HD de gran calidad, el LG MS450H es realmente vuestro equipo. Personalmente, estoy bastante contento con la compra.

Puntuación
★★★★/5

Si tenéis televisor LG, sumadle medio punto a la puntuación final, pues la compatibilidad (usar un mismo mando para controlarlo todo) es realmente excelente.

Si queréis saber más sobre el aparato, os dejo el link a la página oficial y un vídeo:

www.lge.com/es/tv-audio-video/video/LG-grabador-MS450H.jsp]



Se agradecen vuestros comentarios.

Alberto González

Publicado: 19:32 14/03/2010 · Etiquetas: , , , , , , , · Categorías: Opinion Personal : FagoCineTosis


¿El mayor engaño de los servicios espionaje de la historia?

Si hubiera que resumir la guerra de Irak y su posterior invasión por parte del mundo civilizado occidental, sería engaño. La palabra engaño funciona mucho mejor que la mal usada y en boca de todos mentira. En 2003, tras los atentados islamistas en suelo americano (el 11-S) y la posterior invasión de Afganistán con el apoyo de la ONU, Estados Unidos se embarcó junto al apoyo de una decena de países en una misión complicada, peligrosa, y en cierto modo, suicida. Los motivos de dicha invasión no están claros (y algunos piensan que jamás lo estarán), y cada persona o gobierno ve en ellos una excusa diferente para sus propios intereses. ¿Garantizar la seguridad e integridad de la sociedad occidental frente a la barbarie islamista? ¿Posicionamiento geoestratégico en Oriente Medio? ¿Movimiento por el control de recursos energéticos? ¿Destitución de la dictadura de Sadam Hussein y apoyo a la democracia y la libertad? Quizás todos, o quizás ninguno. Aún es pronto para arrojar una visión coherente y veraz, aunque muchos directores y realizadores ya se han atrevido a dar su opinión. El cine documentalista (verdadero motor del cine-denuncia propio de este tipo de acciones bélicas) ya ha intentando indagar y buscar la propia verdad en todo el asunto. Cineastas como el reconocido y provocativo Michael Moore, desde su documental (más bien docudrama) Fahrenheit 9/11 arrojó ciertas perlas ácidas en contra de la nefasta administración Bush, sus fallos como gobernante y su horrorosa gestión de la (según él) innecesaria invasión al país gobernado por el dictador Sadam Hussein. No han sido poco los libros, películas (Redacted de Brian de Palma), series (Generation Kill o House of Sadam) o documentales (como ya el citado) los que han ido descubriendo poco a poco las piezas del complejo puzle político, social y bélico que es la conocida Guerra de Irak.

En tiempos convulsos y post-bélicos como en los que vivimos (con una nueva administración y estratégia en la zona), es normal empezar encontrar decenas de productos que intentan mostrar su visión del asunto. Con la oscarizada The Hurt Locker recién estrenada en nuestro país ( y cuya crítica tendréis en breve ), el tema sobre la invasión de Irak está bastante candente, pues es la perspectiva y el tiempo, lo que nos hace tener una visión más o menos cercana de lo que realmente ocurrió allí. Gren Zone: Distrito Protegido es la última y novedosa pieza de un complejo mural cinematográfico que a buen seguro empezará a llenar nuestras carteleras y videoclubs conforme pasen los años.

Green Zone: Distrito Protegido es una excelente muestra de los primeros días de la invasión de Irak. El control de la zona presidencial de la capital, así como el comienzo de re-construcción del país, es el telón de fondo ambiental de la última película de Paul Greengrass, director entre otras, de las dos últimas entregas de la saga de Bourne. El director inglés (que en su momento al igual que gran parte de la sociedad británica apoyó a Tony Blair), con su particular manera de rodar y narrar, nos cuenta la historia del soldado Roy Miller, interpretado por Matt Damon en sus labores de búsqueda y control de las populares armas de destrucción masiva. Tras una serie de movimientos en falso y unas cuantas búsquedas infractuosas, el soldado Roy Miller se verá envuelto en una conspiración política y bélica a altos niveles, y se verá obligado a acatar órdenes o ignorarlas en busca de la verdad que tanto ansía buscar. Y todo ello en la zona conocida como "Green Zone" o Zona Verde y alrededores, supuesto paraíso de seguridad en Irak (atención a una interesante escena con los militares capitaneados por Roy Miller de uniforme entrando en una piscina donde sirven cócteles y pizza a los altos mandos).



Lo que en planteamiento parece un maravilloso punto de partida para una película intrigante a varios niveles, se queda en simplemente eso, una buena carta de presentación y actitudes, pero no en una solida propuesta argumental como se esperaba con tamañas cabezas creativas e interpretativas delante y detrás de las cámaras. Green Zone: Distrito Protegido no es ni mucho menos un "Bourne en Irak" como se ha ido diciendo por decenas de medios informativos y carteles publicitarios. Es cierto que comparte estética y algunos tics narrativos, pero nada más lejos de la realidad. Paul Greengrass usa su particular cámara en mano, sus movimientos rápidos y su particular iluminación. Matt Damon pone su cara, sus golpes y su físico, pero las similitudes con Bourne acaban ahí. Green Zone: Distrito Protegido plantea una suerie de situaciones verosímiles y difíciles de asimilar, como el caos y la lucha administrativa entre las diferentes ramas de inteligencia de los Estados Unidos, así como el arroje y la lealtad de las tropas de infantería, últimos peones de los movimientos sin sentido (o engañosos, según se mire) de sus superiores. Pero es una pena que todo aquello que parece relucir en los primeros minutos de metraje acabe siendo una triste algamasa de clichés argumentales un tanto manidos que se apresuran en relatar y terminar conforme avanza la trama.

Green Zone: Distrito Protegido falla en lo que no debería. En el desarrollo de su interesante trama. No por el ritmo o la forma de contarla (perfectas hasta casi el final), si no más bien por su estrepitosa, rápida, desinflada y común resolución argumental. Por momentos parece que el mismo Paul Greengrass se ve obligado a terminar una trama que podía haber dado para muchísimo más, y se nota en los compases finales de la cinta. El libro en el que se basa, "Imperial Life in the Emerald City: Inside Iraq's Green Zone" de Rajiv Chandrasekaran, era un retrato complejo de la sociedad iraquí antes y después de la toma y control de los Estados Unidos, así como un maravilloso crisol argumentativo sobre los fallos, errores y aciertos de la administración de George W. Bush a la hora de intentar re-construir el país de Sadam. Es cierto que se ven algunos detalles (el caótico gabinete de gobierno formado por todas las tribus y culturas propias de Irak, donde acaban, literalmente, a puñetazo limpio) realmente interesantes, pero no termina de cuajar.

Visualmente, como se podría esperar,Green Zone: Distrito Protegido es una excelente muestra de credenciales por parte de Paul Greengrass. Las pocas (pero muy impactantes) escenas de acción están planeadas dentro de su caótico estilo cinematográfico, y el resultado es tremendamente satisfactorio. No faltarán persecuciones (a pie o en vehículos) tiroteos en espacios reducidos o forcejeos rudos y rápidos. Green Zone: Distrito Protegido es una película de contrastes, pues su argumento y acción se desarrolla tanto de día, como de noche, si bien las escenas nocturnas (gracias a la especial y particular iluminación querida por el director) quedan ligeramente opacadas anta las iluminadas escenas y secuencias diurnas. Aún así, hay que dejar claro que Paul Greengrass y Matt Damon forman un tándem realmente impactante en la pantalla, y eso se nota en la película.



Green Zone: Distrito Protegido es por lo demás (descontando su manido y poco trabajado argumento), una película trepidante, con un reparto de secundarios de verdadero lujo (Jason Isaacs, Greg Kinnear o Brendan Gleeson hacen de contrapunto de interés a nuestro protagonista) y un estilo visual maravilloso. Lástima que por culpa de los lastres argumentales, no pase de ser una película más. Es entretenida sí, pero nada más.

Alberto González

open.spotify.com/album/2IhEUgCTfLuDIh1x34wR7Q

La banda sonora corre a cargo de John Powell, el compositor de las películas de la saga de Bourne. Musicalmente comparte muchísimo en su partitura, y abrá momentos en los que el espectador más avezado se de cuenta de lo similares que son los compases perpetrados para Green Zone: Distrito Protegido en referencia a sus trabajos anteriores. Tiene un par de piezas realmente interesantes (Attack and Chase y Chaos/Email), pero por lo demás, es una banda sonora que no destaca especialmente salvo para acompañar a la película en sí misma.

Con motivo del lanzamiento de la película de Quentin Tarantino Malditos Bastardos en DVD y Blu-ray en diferentes ediciones, continuamos con los especiales.



Análisis de la Edición Blu-ray Coleccionistas

Datos y Ficha:

Discos: 1
Caja: Blu-ray simple
Libreto: Sí
Extras: Sí
Idiomas: Varios

Imagen:

La imagen del presente blu-ray es de referencia. Rodada con lentes y cámaras Panavision, la película sobre la Segunda Guerra Mundial de Quentin Tarantino luce esplendorosa y muy cinematográfica en su traspaso en edición doméstica. Con un aspect ratio aproximado 2.39:1 (lo cual nos dejará las típicas bandas negras), la transferencia digital es fabulosa. No se observan artefactos o defectos de compresión, como macrobloques, pixelación o realce de contornos. El grano presente en la edición de Malditos Bastardos en alta definición es anecdótico e intrínsico al material original. No se ha observado ningún tipo de filtro de reducción de ruído (DNR) como el visto en algunas ediciones anteriores de Universal.

Los colores son vivos y llamativos, llenos de detalles y matices. Los negros son profundos y definidos, y los rostros de los actores y actrices se ven realistas y complejos, obviando cualquier tipo de efecto de reducción de ruido artificial (como hemos comentado antes). A destacar las escenas en el cine o las impresionantes tomas del principio en la campiña francesa.

Sonido:

Presentado en un disco multi-idioma, Malditos Bastardos tiene una pista en DTS HD Master Audio realmente interesante. Con una tasa de bits cercana a los 3513 Kbps, la pista de audio en inglés de Malditos Bastardos, si bien no es digna de considerarse de referencia dado el carácter pausado en la mayor parte del metraje de la película, bien brilla con luz propia en momentos puntuales como el tirote de la taberna o la preparación de Shosanna al final con los acordes de la música de David Bowie. La banda sonora y las piezas musicales de Ennio Morricone o Nick Perito (por citar algunos) sonarán fuertes y vibrantes durante toda la cinta. Escuchar tamaños compositores clásicos de bandas sonoras con tamaña fidelidad es un placer que dejará satisfechos a los oídos más exigentes.

En la versión doblada al castellano, la película se presenta en un más que decente DTS. Si bien no se puede comparar en matices o detalles a la pista original de audio en alta definición, si hay que decir que conserva la misma distribución y fidelidad en canales y volúmen.

Teniendo en cuenta el carácter claramente conversacional de la película en la mayor parte de su metraje, es muy recomendable ver la cinta en versión original subtítulada. Los cambios, tonos e interpretaciones de los idiomas por partes de los actores originales suenan mejor y de una forma más natural a los de la versión doblada (que también ignora ciertas partes y detalles lingüisticos en pos de una mayor localización al castellano).

Extras:

- Escenas Ampliadas (3)
- Nation's Pride
- Mesa Redonda
- Así se hizo Nation's...
- Los originales Basterds
- Conversación Rod Taylor
- Rod Taylor - Victoria Bitters
- El Ojo Clínico de Quentin
- Hola Sallys
- Pósters con Elvis Mitchell
- Galería de Pósters
- Tráilers (3)

Los extras son cortos y escuetos.
Destacar las entrevistas a Quentin Tarantino y Brad Pitt (sobre la media hora de duración) y el mini documental sobre Aquél Maldito Tren Blindado, la obra del cine de culto italiano perpetrada por el director Enzo Castellari y que sirvió de inspiración para Tarantino y sus Bastardos. Otra curiosidad es la inclusión de la totalidad de la película (más bien corto) de El Orgullo de la Nación (la obra que muestran los nazis en el cine de Shosanna). También son interesantes los trailers internacionales (no le perdáis ojos al japonés) y las galerías de posters. Como curiosidad, destacar "El Ojo Clínico de Tarantino" donde el particular director da rienda suelta a su léxico de palabrotas.

Presentación:

La edición está bastante cuidada. La caja en la que viene la película (idéntica edición a la sencilla que se comercializa desde finales de enero), el libreto y el cómic es de cartón, algo simple, pero protege y otorga algo de clase a la presentación. Como podéis ver al final se ha incluído la esvástica que tanta polémica ha traído, y la tipografía y color es idéntica al steelbook que se ha comercializado en otros países.

El libreto es interesante. Tendrá unas 20 páginas, y arroja detalles de la concepción, producción y rodaje de la película. Contiene algunas fotografías y el papel es de buena calidad.

Con respecto al cómic, decir que es el mismo que otras ediciones europeas han incluído. Son apenas cinco o seis páginas con la introducción del Capítulo 2 "Malditos Bastardos" (la famosa entrada del Oso Judío y su peligroso bate de beisbol). El papel es algo tosco, y la calidad del dibujo no es nada del otro mundo, pero tiene cierto encanto. Es casi como leer un cómic con bastante tiempo a sus espaldas, es fiel al estilo pulp de la obra original de Tarantino, y eso, le otorga un valor especial al regalo.







Conclusiones:

A la presente edición, solo le faltan dos cosas o detalles. Una, que podían haber incluído un póster y los posavasos. Los posavasos es un añadido que bien habría entrado dentro del "alto" precio de la edición coleccionista, y que hubiese ayudado a completar algo el pack en general. Y la otra, que el póster, hubiese sido una buena opción o alternativa para enaltecer la presente edición pero está claro que aquí en España han preferido despiezar una edición completísima para hacer dos bastante decentes. Obviamente, y teniendo en cuenta lo difícil de nuestro mercado,  no queremos o pedimos los lobbys cards o pósters de la "película dentro de la película" El Orgullo de la Nación o las recetas del popular dulce de manzana, pero creo que alguno de los dos añadidos comentados anteriormente hubiesen hecho subirle muchos enteros a una edición ya de por sí atrayente. Por ello, he decidido construirme yo una edición "bastarda". He estado recopilando carteles originales, imágenes y posters en alta calidad y estoy customizándome una edición. Pero volviendo al tema, no sé si es mejor ésta o la de El Corte Inglés (peli sencilla con póster y camiseta), pero la presentación y el añadido del libreto, hacen que la edición de La Fnac me haya sido más apetecible.

Con respecto a los extras, quizás la inclusión de un documental importante de duración media (de treinta a cuarenta minutos) hubiese redondeado un conjunto algo pobre en material adicional.

En definitiva, una presentación excelente, unos regalos muy decentes y una edición doméstica perfecta en cuanto a imagen y sonido. Quién quiera disfrutar de la mejor forma posible la última obra de Quentin Tarantino, ya tiene deberes. Muy recomendable.

Alberto González

Siguientes mensajes

Blog de Mowei
Ponle el punto escéptico al cine, los videojuegos, la música y la lectura. El blog donde la razón primará sobre todas las cosas.

Posts destacados por el autor:
· Sega se convierte en parte de Apple
· Figura Darth Vader Ajedrez Star Wars por Planeta: Review por Mowei
· Apple: Impresiones Keynote Septiembre 2010 (Nuevos iPods, Apple TV, Game Center)
· Especial: Crítica Inception (Origen) Cine a varios niveles
· Especial: Crítica Iron Man 2 (¿Mejor entrega que su excelente primera parte?)
· Especial: Crítica Furia de Titanes (Sam Worthington y bichos mitológicos)
· LG Living Box (LG MS450H) ¿El Media Center definitivo? Review por Mowei
· Especial: Crítica Green Zone: Distrito Protegido (Matt Damon + Irak + Paul Greengrass)
· Especial Cine Quentin Tarantino: Análisis "Malditos Bastardos" Blu Ray Edición Coleccionistas
· Especial Cine Quentin Tarantino: "Death Proof", reflexiones con el paso del tiempo.
· Especial Cine Quentin Tarantino: "Malditos Bastardos" (nueva crítica)
· Especial: Crítica "The Road" (La Carretera), el camino hacia la dignidad humana
· Especial: Crítica "Invictus", el alegato de Clint Eastwood contra el racismo
· Especial: Crítica "Avatar", la nueva película de James Cameron
· Especial: ¿No sabes que regalar? ¿No sabes que comprarte para reyes? La guía de compras X&Y
· Especial: Crítica Malditos Bastardos (Inglourious Basterds)
· Figura Spider-Man Colección Figuras Marvel por Altaya : Review por Mowei
· Introducción Especial Lectura: Crítica Invasión Secreta (Secret Invasion, Marvel)
· Especial Lectura: Crítica Guerra Mundial Z, de Max Brooks
· Figuras Transformers 2: Revenge of the Fallen por Hasbro: Review por Mowei
· Figura Batman "Dark Knight" Costume por Hot Toys: Review por Mowei
· Especial: Crítica Transformers 2: Revenge of the Fallen
· Especial: Crítica Xmen Orígenes: Lobezno
· Especial: Análisis del reproductor Blu Ray  BD 35 de Panasonic
· Especial: Crítica Quantum of Solace
· Especial: Crítica al Caballero Oscuro
· Mes ColdPlay: X&Y
· Mes ColdPlay : A Rush of Blood to the Head
· Mes ColdPlay : Parachutes.
· Especial: Mes ColdPlay (Avance de contenidos)
· Especial: Indiana Jones y El Reino de la Calavera de Cristal (Sentimientos Encontrados)
· Especial: Iron Man (¿La mejor adaptación de comic?)
· Especial: 3:10 To Yuma (Crowe y Bale en el Oeste)
· Especial: CLOVERFIELD (Aka Monstruoso)
· Especial: "El Día Después", cuentos, relatos y novelas sobre la desaparición de la humanidad
· Especial: Soy Leyenda
· Exclusiva: He probado el Lector Híbrido LG (Blu Rays y HDDVDs al alcance de tu mano)
· Es de bien nacios, ser agradecios
· Incultura Tecnológica y el saber prepotente
· Opinión Personal: Juegos con fundamento, KillZone.
· Comparación: DVD/Blu Ray
· Como Cuidar tu Ipod - Tutorial por Mowei
· Que me encontrare aqui.






Blogs amigos:
-_Kyle Reese_-
.Enzo.
Abruzzi
abz
Arxel
Ashley Bernitz
Averno_
axili
Beon
BlackHawk
Brainiac
BrUiSeD
Cardesin
Carlosnfr
ComIkari
Dark-Precursor
davis_kaiz
De-mon
delojo
DJ-MAT
Donatello
E_Plubirus_Caelum
falinho
fermento
Freddick
FuKuy
FvG..
gabla
Giju 5.0
GOP
gutix
Heikki360
Hyuga_kiddo
ico7
jewel
John Galt
KILLY
Lonnrot
MaNrAy
Moenova
MORDIGAN
MuteCity
Nelly
Nemesis09
NEWmarkomaro
Nosferatum
Nosgoroth
onirbos
Onizuka_Eikichi
Ophidian
Paint
pgrandio
pirucho
Playing ON
Rikku8
Rod Aran
Sargon
shadowk96
Solidsnake_ZEN
SrPurpura
Sumnik 2.0
Sumori
THE UDAMASTER
TheLemonKing
Thomas Light
Toshiro Mifune
Tsukuyomi
vacajinjo
Vascoeslovaco
Vikutoru
Vivic
WoDaN
Xirgo
Xoalde
ZeusLaand
Zobek
[DeD]
_Individuo_


Categorías:
Bajo Presion
Cómics y Libros
FagoCineTosis
Hogar Multimedia
Links Curiosos
Noticias
Opinion Personal
TecnoHistoria
iPop
iSongs


Archivo:
Septiembre 2010
Agosto 2010
Julio 2010
Mayo 2010
Abril 2010
Marzo 2010
Febrero 2010
Diciembre 2009
Septiembre 2009
Agosto 2009
Julio 2009
Junio 2009
Mayo 2009
Noviembre 2008
Octubre 2008
Agosto 2008
Junio 2008
Mayo 2008
Febrero 2008
Diciembre 2007
Noviembre 2007
Octubre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Abril 2007
Marzo 2007
Febrero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Junio 2006
Mayo 2006


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido