Reflexiones en una estrella

Publicado: 18:36 18/12/2014 · Etiquetas: · Categorías: Retro


Seguro que la mayoría de aficionados a los videojuegos habrán reconocido la melodía que daba entrada a Metal Gear Solid en sus vetustas Playstation, quizás no tantos sepan que se trata de un extracto del tema principal de un trabajo anterior de Hideo Kojima y aún menos serán los que hayan tenido el placer de disfrutarlo debido a que no llegó a publicarse fuera de Japón y a día de hoy solamente está disponible en un idioma más cercano mediante parche de traducción. Este juego no es otro que Policenauts:



Lanzado originalmente para NEC PC-9821 y adaptado en los años posteriores a sistemas como 3DO, Playstation y Sega Saturn, se trata de una aventura conversacional fuertemente inspirada en las mecánicas de Snatcher (también obra del creativo japonés) pero cambiando la navegación de menús por un cómodo sistema point and click que podemos manejar con mando, ratón o (en la versión de Saturn) una pistola láser, opciones que se agradecen especialmente en los segmentos de tiroteo, que ya no se basan en el sistema de cuadrículas de su predecesor y nos exigen apuntar con gran precisión.

La historia nos sitúa más o menos en lo que sería la actualidad del mundo real (año 2013) y en ella se nos presenta a cinco policías a los que se les da formación de astronautas (de ahí el título) para ser mandados al espacio y supervisar la seguridad de Beyond Coast, una ambiciosa colonia espacial que representa un gran paso para la Humanidad.



Durante una operación rutinaria en el exterior de la colonia, el traje espacial de uno de estos hombres falla en un momento crítico mientras sus compañeros, incapaces de acudir en su ayuda, contemplan con impotencia cómo su cuerpo se aleja más y más hacia la oscuridad infinita del espacio.

El tiempo pasa y la tragedia queda en el olvido, pero 25 años después se produce un hallazgo impresionante: ¡la cápsula de salvamento del hombre extraviado en el espacio! En su interior encuentran a su ocupante, aún vivo y sin síntomas de envejecimiento, todo gracias a las capacidades criogénicas de la esfera. Ese hombre es Jonathan Ingram y será a él a quien encarnemos durante esta aventura.



AVISO: Este segmento contiene revelaciones correspondientes al prólogo del juego. Personalmente considero que son necesarias para poner al lector en situación, pero si quieres saber lo menos posible de la trama antes de jugarlo a lo mejor prefieres saltarte esta parte.

Secreto: (Pincha para leerlo)


Aquí es donde la aventura empieza de verdad y la trama comienza a desarrollarse, dando forma a un interesantísimo thriller policíaco en el que no falta la acción, la intriga e incluso los momentos humorísticos, que suelen venir de la mano de la faceta salida de Jonathan Ingram, el cual pierde los papeles cada vez que ve a una mujer de buen ver y que traerá de cabeza al que será su mejor compañero en este caso: Ed Brown, otro ex-Policenaut y viejo amigo.



El impagable dúo protagonista (indiscutiblemente inspirado por las películas de Arma Letal) tendrá que recorrer numerosas localizaciones examinando todos los rincones en busca de posibles evidencias e interrogando a aquellos que parecen tener información de interés, una mecánica más bien pasiva que ocasionalmente integra tiroteos y algún que otro rompecabezas para que no nos limitemos únicamente a leer, aunque ciertamente eso es lo que haremos durante la mayor parte de la aventura.

Esto podría no agradar a más de un jugador, pero no debería ser motivo para privarse de la que es una historia muy bien escrita (a la que sólo se le podrían echar en cara un par de detalles menores) y que además de demostrar un impresionante trabajo de documentación presenta personajes de gran carisma y situaciones difíciles de olvidar, amén de tocar temas que realmente dan en qué pensar y presentar un contraste casi constante entre la vida en la tierra y la vida en el espacio que es prácticamente el leitmotiv del juego.



A nivel visual el juego se basa casi exclusivamente en una combinación de fondos dibujados a mano (en los que podemos interactuar con prácticamente todo), sprites para los personajes y secuencias animadas de gran calidad que realzan la sensación de estar protagonizando un anime de temática policiaca. En general (y obviando la resolución de los juegos de la época) ha envejecido muy bien y resulta agradable a la vista.

El apartado sonoro es sin duda uno de sus puntos fuertes, caracterizado por un doblaje al japonés repleto de dobladores conocidos que insuflan vida a sus personajes a través de los frecuentes diálogos con voz, así como por una banda sonora encomiable con una gran variedad de temas que en todo momento se adaptan perfectamente al desarrollo de la acción. Sin duda es de esos juegos en los que pondrás el volumen bien alto.



El gran mimo depositado en todos los apartados del juego, unido al toque personal que Kojima (maestro del autohomenaje y la rotura de esquemas) imprime a sus obras, convierte a Policenauts en un más que merecido título de culto, así como una experiencia totalmente recomendable para cualquier jugador con ganas de descubrir otras facetas del padre de Metal Gear, experimentar con otras propuestas de juego o simplemente disfrutar de una historia inolvidable. Magistral de principio a fin.

Publicado: 21:39 20/10/2014 · Etiquetas: , · Categorías: Varios



"Quédate aquí eternamente escuchando la mejor melodía del juego o empieza un viaje rebosante de grindeo, combates aleatorios y mazmorras con una liosa perspectiva en primera persona. Tú eliges"




"No tengo ni idea de quién eres, pero bueno, si no hay más remedio te vengaré"




"Las ciudades no han vuelto a ser lo mismo desde que la Capsule Corp. se hizo con el control..."




"...pero siempre hay entidades más grandes detrás de todo..."




"... por supuesto, me refiero a McDonald's, que se ha instaurado como única proveedora de alimentos de la Galaxia y gobierna con mano de hierro sobre la obesa y atemorizada población..."




"...¿y he mencionado ya que se fusionó con Lucas...Disney?"




"Sí, no sé, siento que la sociedad me pisotea cada día... es frustrante"




"¡Anda, mira qué suerte! Hemos encontrado 50 monedas de la nueva y recién instaurada divisa universal ¿He dicho ya que es una divisa totalmente nueva y recién instaurada? ¿Sí?"




"No acabo de decidirme... qué demonios, ni siquiera sé qué estoy comprando"




"Tras visitar al Profesor Oak, éste nos hace entrega de nuestro primer Pokémon y emprendemos el viaje ¡Cuidado con la hierba alta!"




"¿Pero qué te acabo de decir, mujer? Anda, lucha contra ese... ¿búho?... ¿oso?... de verdad, los diseños no han vuelto a ser los mismos desde Oro y Plata..."




"Ahora que me fijo... esto no es un Pikachu... bueno, al menos me dará conversación"




"Así que éste es Odin... no mentían cuando decían que el tío era una roca"




"O Medusa le petrificó por Skype o no me lo explico... la torre de Medusa está a cientos de kilómetros de aquí"




"Un animal parlante, un cachas, un mago... sólo falta una chica guerrera... ¡espera, esa soy yo!"




"Chicos... ¿a veces no sentís que algo falla en este mundo futurista nuestro?"




"Pues la verdad es que no, no veo qué tiene de raro... ¡ah, cuidado con ese esqueleto!"




"Haría más chistes, pero es que aún me queda bastante juego por delante... ahora mismo estoy en esa pequeña aldea que hay cerca del centro y sus habitantes son unos encapuchados adictos a la Coca Cola"

Publicado: 23:27 30/08/2014 · Etiquetas: , , · Categorías: Música : Mis OST Perfectas
Golden Axe:



Sistemas: Arcade/Mega Drive

Año: 1989

Compositores: Tohru Nakabayashi y You Takada

Tres temas que me encantan:



"Una de las melodías más míticas que ha dado de sí este mundillo, de esas que te sumen en la nostalgia conforme empiezan a sonar. Pura leyenda y un gran tema para empezar la aventura"



"La intensa melodía que ambienta el combate contra el malvado Death Adder (señor villano donde los haya) tarda lo suyo en arrancar, pero cuando lo hace desata una epicidad sin precedentes y un bajo mágico"



"El tema(zo) de los créditos. Extrañamente suele ser olvidado por la mayoría de la gente que ha jugado al juego (¿será que no se lo han acabado?), pero eso no quita que sea entrañable como pocos. Siempre logra tocarme la fibra sensible cuando lo escucho, sobre todo si se trata de su versión arcade"

Una curiosidad:



"Una de las diferencias más notorias de la entrega de Mega Drive con respecto al arcade original es que tras el supuesto combate final se añade un breve tramo extra que conduce al verdadero jefe, que viene acompañado de un tema inédito bien majo que realza la sensación de que estás ante la batalla definitiva"

Nadie es perfecto:



"¿Que qué tiene de malo? ¡Que el bonus casi siempre se acaba antes de que el tema pueda sonar entero!"

En resumen, ¡PEDAZO DE BANDA SONORA! ^^

Publicado: 21:15 29/08/2014 · Etiquetas: , , , · Categorías: Opinión
En el mundillo de los videojuegos existen discusiones cíclicas de todo tipo y una de las que más se repite es la de de si realmente los diseños de Pokémon van empeorando más y más con cada nueva entrega. Llevaba mucho tiempo queriendo pararme a realizar un análisis de los diseños/conceptos de todos los Pokémon de cada generación y hacer unas valoraciones al respecto y finalmente me he decidido a hacerlo:

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PRIMERA GENERACIÓN (Rojo/Azul/Amarillo):

Los más nostálgicos dirán que "¡La primera generación es perfecta, no hay Pokémon malos, todos son geniales!", pero que no os nublen la vista los bonitos recuerdos de la infancia, incluso aquí hay cosas considerablemente pateables demasiado protegidas por su condición de leyenda:



Pokémon más odiado: Jynx (¿en qué demonios estaban pensando? Nightmare Fuel del bueno)

Pokémon menos odiado: Raichu (algunos detalles me gustan, pero no hace justicia a Pikachu)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SEGUNDA GENERACIÓN (Oro/Plata/Cristal):

De cuando Pokémon todavía era una saga rebosante de frescura y te desencajaba la mandíbuia con su ambición y ganas de sorprender... tiempos que nunca volverán, me temo. En fin, el nivel sigue manteniéndose muy alto en línes generales pero ya empiezan a surgir cosas de lo más surrealistas:



Pokémon más odiado: Smeargle (un perro con cola de pincel y boina, ¿en serio?)

Pokémon menos odiado: Delibird (su diseño es majo, pero no deja de ser un pájaro con un saco...)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

TERCERA GENERACIÓN (Rubí/Zafiro/Esmeralda):

Los poke-expertos dicen que aquí la cosa empezó a torcerse a lo grande. Personalmente fue la última generación de Pokémon que disfruté a tope, pero es innegable que ya empezaban a agotárseles las ideas... o al menos las buenas ideas, porque entre Pokémon reciclados y otras lindezas se ve cada cosa que...



Pokémon más odiado: Breloom (¿qué demonios es eso?)

Pokémon menos odiado: Migthyena (la calva lo arruina por completo para mi gusto)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CUARTA GENERACIÓN (Perla/Diamante/Platino):

Aquí se rumorea que hubo una fuga masiva de diseñadores y empezaron a coger dibujos de los hijos de los trabajadores para ver si colaban y de paso metieron legendarios para parar un tren, porque claro, todo el mundo adora a los legendarios y cuantos más haya, mejor que mejor:



Pokémon más odiado: Rhyperior (Rhydon, amigo, ¿qué te han hecho?)

Pokémon menos odiado: Shellos (me encantaría si no fuese por esos labios...)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

QUINTA GENERACIÓN (Blanco/Negro):

La saga adopta una nueva línea de diseño y a un visionario se le ocurre la genial idea de que los Pokémon deberían parecerse a personas y cosas en lugar de a animales. Así pues, nos encontramos con cosas como Epi y Blas practicando kárate, conos de helado con caras de Limo de Dragon Quest, siniestras formas humanoides de tendencias loli-góticas, bolsas de basura y engranajes:



Pokémon más odiado: Thundurus, Tornadus y Landorus (aquí nos metieron tres veces al mismo ser deforme para ver si colaba como un trío de nuevos Pokémon)

Pokémon menos odiado: Emboar (si no estuviese tan recargado me parecería muy bueno)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SEXTA GENERACIÓN (X/Y):

"¡Ey, el número de Pokémon odiados ha decrecido considerablemente! ¡La saga empieza a recuperar su calidad a nivel de diseños!"... o eso podríamos decir si no fuese porque estos Pokémon conforman casi el 75% de las nuevas adiciones a esta generación, lo cual es bastante lamentable:



Pokémon más odiado: klefki (el Pokémon-llavero que hace que Rotom- nevera parezca una propuesta seria)

Pokémon menos odiado: Yveltal (su diseño realmente impone... quizás demasiado para los estándares de esta saga)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CONCLUSIONES FINALES:

Pese a que siempre he pensado que la gente tiende a exagerar con la calidad media de los diseños de la saga tras este repaso me queda claro que ha ido describiendo una curva descendente que se pronuncia más y más con cada nueva entrega... en general sigo viendo un gran derroche de imaginación y unos cuantos conceptos interesantes, pero desgraciadamente casi siempre logran echarlos por tierra, bien por un exceso de detalle (cuanto más simple, más efectivo... muchos de los Pokémon más recientes parecen un carnaval andante) o bien por intentar pasarse de molones.

Mi sugerencia sería que siguiesen apostando por recrear animales reales con un punto fantástico, pues ayuda a que el jugador vea a los Pokémon más identificables con cosas que conoce, algo que siempre contribuye a aceptar la propuesta de diseño que se les ofrece. Y es que no hay que olvidar que los Pokémon vienen a ser una suerte de mascotas y si no consiguen ser interesantes no hay aliciente alguno para querer coleccionarlos.

Podría seguir disertando sobre la saga Pokémon y el rumbo que está tomando, pero eso es otra historia y necesitaría más de una entrada para desarrollarla como es debido, así que eso es todo por ahora. Quizás más adelante me anime a hacer una selección de mis Pokémon favoritos de cada generación.

Publicado: 12:02 10/08/2014 · Etiquetas: , , , , · Categorías: Opinión
No han sido pocas las veces que he hablado de este tema con otros jugones, los cuales también se hacían la eterna pregunta: ¿Qué tienen las portátiles que nunca da pereza ponerse a jugar con ellas y suelen enganchar más que sus hermanas mayores en sobremesa?

Pues bien, tras dedicarme a pensar seriamente sobre el tema (no sé por qué nunca me había parado a hacerlo hasta ahora) he sacado una serie de conclusiones que resumiré en tres puntos clave:

__________________________________________________________________________________


DISTANCIA ENTRE EL JUGADOR Y LA PANTALLA




Casi puedo ver vuestros gestos torcidos al leer esto, pero así es. Al situarnos tan cerca de la pantalla nos centramos inconscientemente en lo que tenemos delante y a los pocos segundos el universo entero se reduce a nosotros mismos y lo que ocurre en la pequeña pantalla.

Esto no ocurre en consolas de sobremesa, donde generalmente existe más distancia entre la "ventana mágica" y el jugador, quedando expuestos a un mayor número posible de distracciones y teniendo que esforzarnos algo más en mantener la atención sobre una pequeña porción de lo que nuestra visión capta.

__________________________________________________________________________________


LIBERTAD E INMEDIATEZ




Da igual que tengas todas tus consolas de sobremesa enchufadas en ese mueble de Ikea al que tanto te gusta sacar fotos, sencillamente no se puede comparar con la facilidad de coger una portátil, encenderla y ponerse a jugar en cualquier sitio y posición que puedas imaginar. Las posibilidades son ilimitadas y lo peor que te puede pasar es que te quedes sin batería, algo que se soluciona con un cargador o un paquete de pilas.

También hubo un tiempo en que las portátiles se beneficiaban de la ventaja de no tener que pasar por ninguna clase de interfaz para acceder directamente al juego, pero el paso del tiempo y la llegada de internet a los sistemas de ocio ha terminado causando que tardemos casi lo mismo en empezar a jugar  independientemente del tipo de sistema que estemos utilizando.

__________________________________________________________________________________


FILOSOFÍA JUGABLE




Esto ya es algo ajeno a la consola en sí, pero es innegable que los juegos diseñados para portátiles (los buenos, al menos) se plantean de forma muy diferente a los de sobremesa, buscando experiencias más directas, de ritmo fluído, segmentadas en tramos más pequeños y con la posibilidad de interrumpir la partida en cualquier momento. Pensad en los juegos que más horas os hayan robado en una handheld y veréis que la mayoría de estos puntos se cumplen religiosamente en todos ellos.

Esto no quita que también existan juegos más propios de sobremesa y se dejen jugar igual de bien, pero es debido a los puntos anteriores que ya he mencionado y que explican, entre otras cosas, por qué era tan apetecible rejugar Chronno Trigger en DS o disfrutar de Super Mario 3D World en su modo Off-TV.

__________________________________________________________________________________


Y es por esto que "hopjetibamente" las portátiles son una raza superior

Publicado: 19:49 08/06/2014 · Etiquetas: , , , , · Categorías: Varios
Jugando a la Master System II en una tele LCD con mando de Megadrive II, usando el cable de antena de la NES y el cargador del teclado CASIO como fuente de alimentación:



"¡La experiencia definitiva!"

Publicado: 22:00 28/04/2014 · Etiquetas: · Categorías: Opinión
Prometo no hacer más entradas sobre Shinobi en una larga temporada (bueno, quizás una sobre Shinobi III: Return of the Ninja Master...), pero tras hacer todo esto para la primera página del hilo oficial me apetecía ponerlo aquí también para que quede visible para todo el mundo y es que todos sabemos que casi nadie se lee la primera página de los hilos oficiales:  








En su gran debut, Joe Musashi debe partir en busca de los niños desaparecidos de su clan ninja, que al parecer han sido secuestrados por una malvada organización que responde al nombre de Zeed y se halla liderada por un misterioso ninja enmascarado.

La mecánica jugable de este juego (fuertemente inspirada por arcades como Rolling Thunder) se basa en superar una serie de niveles que (salvo el primero) constan de tres fases y un jefe y en los cuales deberemos rescatar a los niños secuestrados (que nos recompensan con puntos extra e incluso mejoras de armamento) antes de poder acceder a la salida y dar la fase por terminada.

Esta primera entrega ya hacía gala de lo que sería una constante en la saga: los ataques a dos distancias y las magias. Joe puede atacar a distancia utilizando shurikens, pero al acercarse a un enemigo lo golpeará contundentemente. También, cuando la situación se pone especialmente peliaguda, puede recurrir a una poderosa magia ninja que acaba con todos los enemigos en pantalla, si bien esto supone perder una bonificación de puntos especial.

Otro elemento clave de la jugabilidad (que terminaría perdiéndose en la saga) es la habilidad de alternar entre dos planos de altura o profundidad según la fase, lo que le será de gran ayuda para sortear ciertos obstáculos. Después de cada fase (y siempre y cuando se cumplan los requisitos) puede accederse a un minijuego en el que dispararemos shurikens a unos ninjas que van acercándose rápidamente a nosotros, obteniendo interesantes recompensas si conseguimos superarla.

Su éxito fue tal que el juego contó con adaptaciones directas a ordenadores personales y PC Engine, que se desmarcó como la versión más cercana al arcade en lo que a calidad visual y sonora se refiere pero al mismo tiempo es la más incompleta, careciendo de niveles de bonus y power-ups y teniendo un nivel menos que el resto de versiones.

A día de hoy es un juego cuyo interés principal es conocer los orígenes de la saga y su alta dificultad (morimos de un solo golpe, no hay checkpoints y en la pantalla final no se puede continuar aunque se tengan créditos) puede echar para atrás a más de un jugador, pero su jugabilidad sigue siendo sólida como una roca y puede ofrecer un buen rato.




Hay un par de motivos por los cuales se debe mencionar a la versión de Master System de forma separada del resto de conversiones arcade. El primero es que supuso el debut de la saga en consolas y el segundo es que ofrece un par de modificaciones importantes a nivel jugable, como es el eliminar las muertes de un golpe y en su lugar incorporar una barra de energía, así como permitir acumular más magias y tener acceso a nuevas mejoras de vida y armamento.

Todo esto perfila a la versión de Master System como la más equilibrada a nivel jugable, aunque pese a ello el juego sigue siendo todo un desafío y (al contrario que en otras versiones) acabárselo sólo sirve para presenciar una insultante pantalla en negro con el texto "Game Over". También cabe destacar que existió una versión de esta entrega en NES (desarrollada por Tengen), considerablemente más fácil y con su ración de cambios, entre los que cabe destacar una escena de final de juego, la desaparición de los power-ups y la inexistencia de fases con scroll vertical, que son reemplazadas por simples niveles de avance lateral.




Dos años después del éxito del Shinobi original, llega a las recreativas una nueva aventura protagonizada por Hayate Musashi (hijo de Joe Musashi) y su fiel perro Yamato, que supone la principal novedad del juego junto al impresionante salto gráfico y unos niveles mucho más complejos. Con la ayuda de Yamato podemos mantener ocupados a los enemigos y acto seguido darles el golpe de gracia con Hayate, pero esta técnica no es infalible y si mandamos atacar a nuestro amigo peludo y éste es repelido, se convertirá en un cachorrito y pasará un buen rato hasta que pueda ser utilizado de nuevo.

La mecánica de rescatar niños es reemplazada (aunque a efectos jugables es exactamente lo mismo) por la de localizar y desactivar las bombas que el grupo Asian Dawn ha colocado en diferentes partes de la ciudad. Nuevamente nos tocará recorrer una serie de fases y acabar con algún que otro jefe en el proceso, valiéndonos de los mismos recursos que en el juego original. Las muertes a un golpe y la ausencia de checkpoints permanecen pero ya no se nos impide usar continuaciones en la fase final y el simple hecho de meter una moneda en la máquina nos da acceso a una magia adicional.

Los niveles de bonus basados en disparar sobre ninjas enemigos antes de que se acercasen mucho volvieron, con toda la mala leche del original pero esta vez desde una perspectiva que los hacía incluso más espectaculares.




El mismo año en el que Sega Mega Drive llegaba a tierras estadounidenses bajo el nombre de Sega Genesis se lanzaba una de las mejores y más queridas entregas de la saga. The Revenge of Shinobi redefinía la mecánica de anteriores títulos y la llevaba a un nuevo nivel, limitando el uso de proyectiles (ahora kunais en lugar de shurikens), introduciendo nuevos movimientos como el valioso doble salto y dándole a las magias mayor protagonismo al poder usarlas no sólo como medio de destrucción, sino también como sistema de defensa, potenciador de salto e incluso sacrificio.

Este mayor abanico de posibilidades jugables, junto a una mayor variedad de enemigos (entre los cuales destacan los jefes) y situaciones, un diseño de niveles encomiable, una dificultad muy ajustada y una potentísima banda sonora a cargo de Yuzo Koshiro convirtieron a este juego en uno de los primeros clásicos de la consola y aún a día de hoy es considerado por muchos el mejor Shinobi de todos.

La trama nos trae de vuelta a Joe Musashi, quien (haciendo honor al título del juego) buscará la venganza por el secuestro de su prometida (a quien podemos salvar o no en función de lo que tardemos en derrotar al jefe final) asesinato de su maestro a manos de un viejo enemigo que resurge de las cenizas: la organización Neo Zeed.

También cabe destacar que se trata del primer juego de la saga en el que se prescinde de los niveles de bonus.




En lugar de conformarse con ser una mera conversión de la máquina recreativa, la versión de Mega Drive ofrece un desarrollo totalmente nuevo, ciñéndose únicamente al concepto jugable del perro como personaje ayudante. Esta vez el enemigo es la banda Union Lizard, que mantiene cautivos a los supervivientes (que por supuesto nos tocará liberar) de su ataque a gran escala y para llegar hasta su líder deberemos de atravesar gran variedad de parajes repletos de peligros.

Jugablemente esta versión resulta mucho más interesante que la original al contar con un protagonista mucho más ágil y unos niveles más variados y mejor diseñados. Otro detalle interesante (y sin duda heredado de The Revenge of Shinobi) es que nos ofrece la posibilidad de no poder utilizar shurikens y limitar nuestros medios ofensivos al cuerpo a cuerpo para una experiencia radicalmente distinta y mucho más exigente. Las fases de bonus también volvieron en esta ocasión, con un planteamiento algo diferente al de arcade que nos propone abatir a ninjas enemigos mientras descendemos en caída libre.




Pese a no ser un juego de la saga Shinobi como tal (si bien nació con la intención de serlo y acabó siendo usado para promocionar a Alex Kidd) tiene la suficiente conexión con la misma como para merecerse figurar en esta lista. Pese a ser un plataformas (bastante divertido, pero quizás demasiado corto y simplón) con su propia mecánica, los primeros niveles son un glorioso homenaje al Shinobi original y reinventan de forma muy interesante fases y enemigos que todo fan de la saga podrá reconocer, haciendo del juego una experiencia ciertamente simpática.

La razón de que el bueno de Alex acabe en este mundo se debe a que un malvado ninja oscuro rapta a su novia y se la lleva allí, pero afortunadamente contamos con la ayuda del espíritu de un ninja milenario que nos convertirá en un maestro Shinobi con sus poderes y nos llevará al mundo al que se han llevado a su amada.




Intentando llevar la mecánica de la saga por un camino distinto al de Shadow Dancer y The Revenge of Shinobi nace este peculiar juego. Ambientado en el futuro y con un descendiente de Joe Musashi como protagonista, The Cyber Shinobi nos propone enfrentarnos una vez más a las fuerzas de Zeed, que vuelven a hacer de las suyas.

La jugabilidad (y una interfaz que se come media pantalla) es el principal problema de este título, de controles duros, scroll lentísimo y extrañas decisiones jugables como no permitirnos avanzar hasta haber eliminado a todos los enemigos de la pantalla o limitarnos excesivamente el uso de proyectiles. A esto hay que sumarle algunos de los jefes más surrealistas de la saga, como bulldozers y osos furiosos... si bien no es 100% injugable, es una de esas entregas que se pueden obviar perfectamente, pues no aporta nada realmente.




Siguiendo la tradición de adaptar los juegos de arcade a todas las consolas posibles se perpetró esta desastrosa conversión, cuyo cuidado apartado visual (que se paga a precio de petardeos constantes y una escasez de elementos en pantalla deprimente) oculta un desarrollo infernal y terriblemente descompensado. Los lamentables controles se alían con unos saltos tosquísimos, las muertes a un golpe y la ausencia de continuaciones para dar lugar a un juego difícil y frustrante como pocos... y por si fuera poco, cada nivel ha sido reducido a una simple (simplísima, de hecho) fase más el jefe, con lo que si eres capaz de superar el juego verás que apenas te ha llevado diez o quince minutos.

Firme candidato a Peor Shinobi de la Historia y juego a evitar a toda costa.




Shinobi llega por primera vez a consolas portátiles y lo hace con un juego que puede contarse fácilmente entre los mejores de la saga y es que las limitaciones técnicas no son nada frente a un buen diseño de niveles, una excelente banda sonora (Yuzo Koshiro vuelve a la carga) y un sistema jugable de fuerte inspiración "megamanesca" que nos permite alternar entre el control de varios ninjas (a los que hay que rescatar primero superando la fase en la que se les retiene), cada uno con sus armas y habilidades propias, las cuales les permiten afrontar cada fase de formas muy distintas.

Pese a su carácter experimental los resultados son excelentes y una vez llegamos a la fase final (que dura más que las cuatro fases principales juntas y dispara la dificultad enormemente) tenemos que sacar el máximo provecho a los talentos de cada ninja para hacer frente con éxito a los innumerables obstáculos que se nos presentarán.

La trama del juego es tan simple como que Joe Musashi debe rescatar a sus compañeros ninja para atacar juntos Neo City y acabar con el mal que allí se oculta, pero tampoco es que el juego necesite mucho más para triunfar.




Game Gear tuvo la suerte de recibir una secuela de uno de sus mejores juegos tan solo un año después y lo mejor de todo es que no tenía nada que envidiarle a la primera en calidad jugable, Koshiro repitió como compositor y visualmente se cuenta entre los títulos más punteros de la consola. Si acaso se le podría achacar el ser exageradamente continuista e introducir un cierto elemento de backtracking poco apropiado, pues además de tener que pasarnos las fases para rescatar una vez más a los compañeros de Joe, deberemos volver a ellas para encontrar unos orbes especiales (accesibles únicamente mediante las habilidades de cada ninja) que nos permitan el acceso a la fase final, mucho más variada e interesante que la del primer juego, todo sea dicho.

La trama vuelve a superarse en materia de simpleza y ahora simplemente se trata de ir a por un malvado ninja oscuro que aguarda en su fortaleza. Nuevamente, no es que esto importe mucho, pero no deja de ser curioso.




Cuatro largos años tuvieron que pasar hasta que saliese un título capaz de hacer olvidar al legendario The Revenge of Shinobi, pero al final se consiguió. The Return of the Ninja Master no es únicamente un impresionante alarde de recursos técnicos y una banda sonora en la que cada tema es mejor que el anterior (esta vez a cargo de Masayuki Nagao, Hirofumi Murasaki y Morihiko Akiyama), es que además su desarrollo es el más variado de toda la saga (niveles de scroll automático, plataformeo, acción pura y dura...) y nos trae a un Joe Musashi (que vuelve a su eterno conflicto con Zeed) más veloz, ágil y letal que nunca que se mueve por los niveles como un torbellino (atacando en carrera, rebotando entre paredes, agarrándose a techos...) gracias a unos intuitivos controles que permiten hacer de todo con sólo tres botones.

A nivel de dificultad es la entrega más accesible de todas, lo que la hace ideal para una primera toma de contacto pero al mismo tiempo puede saber a poco los seguidores más entusiastas de la saga, que siempre se ha caracterizado por ofrecer un nivel de reto considerable . Por lo demás, aún está por salir una entrega que pueda mirar de tú a tú a esta bestia, sin duda uno de los juegos más increíbles de su generación.




Con la llegada del CD a las compañías les dio por experimentar para conseguir dotar a sus juegos de un aspecto más espectacular: melodías de mayor calidad, voces, secuencias animadas, etc... Sega no quiso ser menos y tomó la (discutible) decisión de que los gráficos de su nuevo Shinobi fuesen pregrabados a partir de actores de carne y hueso y que entre nivel y nivel se introdujesen secuencias de vídeo que parecen tomas falsas de los Power Rangers que narran las desventuras de un ninja llamado Sho (primer protagonista de la saga no perteneciente a la familia de Musashi) que persigue a su hermano Kazuma para rescatar a Aya, la hija de su difunto maestro y pieza clave en el plan de Kazuma para obtener el poder absoluto.

Todo esto crea una importante barrera entre el jugador y el juego, pero aquellos que la superen verán que el juego no es malo ni mucho menos y cuenta con buenos controles y un sistema de juego divertido y retante. La peor parte se la llevan el diseño de niveles (que abusa de crear una nueva situación y repetirla una y otra vez durante toda la fase) y los jefes, que salvo el último resultan todos bastante lamentables... por lo demás, el sistema de control se ve beneficiado por un mayor número de botones que permiten (entre otras cosas) elegir cuándo usar la katana y cuándo los kunais o protegerse instantáneamente de los ataques, algo clave durante todo el desarrollo, dicho sea de paso.

Pese a mantenerse en la línea de Shinobi III, el paso atrás está ahí y se deja notar, pero sigue siendo un título disfrutable y que los amantes de la saga sabrán valorar en su justa medida. Otro dato a destacar es que la versión europea del juego sustituyó la banda sonora original por otra compuesta por el eminente Richard Jacques y de corte más cercano al de las entregas clásicas.




Los mercenarios contratados por Sega para realizar este bodrio no podrían haber escogido un nombre más sacrílego para su juego, el cual tiene más bien poco que ver con el resto de entregas de la saga a nivel de estética, música, diseños y jugabilidad. En esta entrega nos encontramos con un desarrollo basado en recorrer largos niveles en busca de interruptores y llaves mientras derrotamos a los enemigos que nos salen al paso y tratamos de aguantar una cámara de visibilidad terriblemente reducida y una detección de impactos bastante problemática.

El juego presenta ideas interesantes como la adquisición de nuevas habilidades de manera gradual o la evolución de las magias mediante pergaminos ocultos, pero ahí se queda la cosa, el resto es una experiencia anodina y poco interesante. la historia es sosa, la música (oriental genérica) acaba volviéndose soporífera, dando lugar a otro título a evitar a toda costa.




Tras un lapso de tiempo demasiado largo sin recibir títulos relevantes, la saga se atrevió por fin a cruzar la frontera de las tres dimensiones y lo hizo con un juego de acción pura y dura bastante innovador en todos los aspectos (jugabilidad, diseño, enfoque...) que además respetaba ciertos aspectos tradicionales de la franquicia (el doble salto, la tormenta de kunais, las magias, etc), dando una interesante sensación de producto clásico pero renovado al mismo tiempo.

La historia nos pone en la piel de Hotsuma, líder del casi desaparecido clan Oboro y portador de la Akujiki, una espada maldita que debe alimentarse de la vida de otros seres de manera constante o empezará a absorber la de su propio portador. En torno a esta premisa gira toda la jugabilidad del juego, basada en recorrer niveles más o menos lineales matando a todo lo que nos salga al paso para seguir con vida, pero no de cualquier manera, sino encadenando muertes en un reducido margen de tiempo para así dar el golpe de gracia (Tate) a todos al mismo tiempo, generando más alimento para nuestra espada y dando lugar a escenas de desmembramiento múltiple bastante espectaculares.

Por desgracia, esto es lo único que haremos durante todo el juego: matar, matar, matar y matar... pese a que los excelentes controles de Hotsuma nos permiten hacer toda clase de virgerías como correr por las paredes lo cierto es que no podemos permitirnos perder ni un segundo y lo mejor es no parar de avanzar. Esto hace al juego muy intenso y frenético, pero también algo tedioso y repetitivo.... el pésimo diseño niveles tampoco ayuda a mejorar la impresión, pues da la sensación de que recorremos las mismas salas una y otra vez y visualmente no es un juego que entre por los ojos.

La historia (centrada en la aparición de un hechicero que retira un antiguo sello y libera a un ejército de demonios en su propio beneficio) anima a seguir jugando pero tampoco es nada del otro mundo y contiene todos los clichés habidos y por haber, regala algún que otro momento interesante y el personaje de Hotsuma derrocha carisma, pero nada más. Musicalmente se apuesta por un estilo electrónico que ambienta lo suyo pero queda lejos de las grandes composiciones de la saga.

En conjunto es una experiencia interesante, pero no está tan bien llevada como podría estarlo y se le nota el bajo presupuesto.




Un año después del lanzamiento de Shinobi en PS2 nos llegaba su secuela inmediata (en la que manejamos a una kunoichi llamada Hibana, la primera fémina protagonista de la saga), que retomaba su mecánica jugable (salvo por el hecho de que esta vez nuestra espada no nos drenaba la vida, un detalle aparentemente tonto que cambia la experiencia por completo) e intentaba llevarla un poco más allá mediante niveles más vistosos y algo mejor diseñados, un mayor énfasis en el plataformeo y combates más complicados. Pero todos esos detalles quedan contrarrestados por un desarrollo mucho menos intenso y emocionante y una trama y personajes muy por debajo de los de su predecesor.

Sin ser mal juego en absoluto, Nightshade no aporta nada con respecto al Shinobi lanzado en 2002 y resulta demasiado frívolo en comparación el susodicho, siendo una entrega que solamente debería interesar a los fans más acérrimos de la vertiente 3D de la saga.




Salir a la venta en una época en la que el nombre Shinobi ya no era tan respetado como antaño, con un aspecto visual totalmente desfasado y poco atractivo y de la mano de una desarrolladora prácticamente desconocida jugó en contra del recibimiento de esta entrega de la saga, injustamente ignorada por los jugadores y vilipendiada hasta niveles absurdos por la prensa especializada, demasiado cegada por la imagen de los clásicos como para poder apreciar lo que tenían entre manos.

Shinobi 3DS compensa cualquier carencia técnica con una jugabilidad increíblemente ágil que recupera lo mejor de Shinobi III y le da un giro de tuerca para ofrecer una experiencia fresquísima y terriblemente divertida que destaca por su nivel de reto y gran variedad de situaciones, así como por unos controles muy fiables e intuitivos. La historia nos pone en el pellejo de Jiro Musashi, antepasado de Joe Musashi que se ve transportado desde el Japón feudal hasta el futuro, donde deberá hacer frente a las siempre recurrentes fuerzas de Zeed.

Publicado: 23:13 26/04/2014 · Etiquetas: · Categorías: Opinión
Por fin le ha dado carpetazo a la saga Shinobi y estas son mis impresiones a grandes rasgos:



NOTA: He obviado intencionalmente las demás versiones del Shinobi original y Shadow Dancer porque considero que no son especialmente relevantes estando ya las de arcade y Master System.

Ahora que ya puedo hablar de la saga en condiciones, la semana que viene me aseguraré de transformar el "hilo cutre y sin ambición para hablar de Shinobi" en un hilo oficial como Dios manda que sirva de referencia para aquellos que estén interesados en esta legendaria saga y también para darla a conocer al resto.

Publicado: 22:37 23/04/2014 · Etiquetas: , · Categorías: Opinión




Juego acabado ahora mismo (la 3DS me marca algo más de 6 horas en total, aunque ciertas fases he tenido que repetirlas bastantes veces), me reafirmo en que es un juego digno del nombre Shinobi y que es de las experiencias más satisfactorias que he tenido el placer de disfrutar en 3DS, no es un título sobresaliente pero sí muy bueno, especialmente en los aspectos que de verdad importan: diversión y capacidad para mantenerte enganchado y no querer dejar de jugar pese a sufrir la derrota.

Visualmente parece un juego puntero de DS con mayor resolución, lo que implica texturas muy simplonas y modelados de bajo poligonado, pero eso no significa que no tenga algún que otro momento llamativo, unas escenas animadas muy chulas y un 3D bastante satisfactorio. Su banda sonora es cañera y te mete de lleno en la acción y aunque quizás no es tan memorable como la de otras entregas sí que tiene un par de temas que se hacen notar y terminan quedándose grabados en la cabeza.



Jugablemente es una delicia, sus controles son fáciles de asimilar y responden con gran precisión a nuestros comandos (mejor con cruceta... y ya que estamos, desactivad la visualización de puntos en pantalla, porque distrae muchísimo), los escenarios (para bien o para mal, larguísimos) resultan muy variados en cuanto a situaciones y combinan a la perfección plataformeo del bueno (hacia el final hay algunos tramos increíbles... y exigentes) y acción, con unos enemigos de habilidades muy bien diferenciadas que hay que abordar de formas muy concretas (los hay que te hacen counters si les lanzas kunai, otros que te bloquean automáticamente si les atacas por el aire, otros que explotan al morir...) y que según cómo y cuándo aparezcan pueden ser muy fastidiosos, así como jefes (no demasiado complicados en general, pero tampoco fáciles) muy del estilo habitual de la saga y de mecánicas muy interesantes.

El conjunto de todos estos elementos da lugar a una experiencia eminentemente retro que recuerda a los grandes arcades de acción y plataformeo de antaño, redondeado con un enfoque orientado a la obtención de mejores rangos en función de nuestra puntuación y varios niveles de dificultad muy diferenciados entre sí que ofrecen un reto (y recalco lo de reto, este juego dista de ser un paseo) adaptado a cualquier tipo de jugador con un mínimo de paciencia y ganas de superarse a sí mismo. En ningún momento nos sentiremos tratados como novatos ni nos acosarán con tutoriales constantes (al principio del juego te explican los controles y el resto del juego tienes que buscarte la vida tú mismo), los items curativos, power-ups y checkpoints están bastante bien repartidos y hemos de actuar con cabeza, pues avanzar a lo loco implica la muerte.



Con respecto al legado de la saga, opino que habría que tener una idea demasiado cerrada de lo que es Shinobi para no estar contento con el planteamiento de esta entrega, que sigue la línea más dinámica de Shinobi III: Return of the Ninja Master (de hecho podemos efectuar prácticamente todos los movimientos característicos de este juego y algunos nuevos) y añade algunos detallitos como comandos contextuales (no muy frecuentes) al tiempo que cambia otros, como el convertir los kunais en un recurso infinito (pero con tiempos de recarga), poder hacer pequeños combos con la espada, sustituir la opción de caminar agachado por un deslizamiento a ras de suelo, exigir timing en los bloqueos, poder agarrarnos a cornisas o lanzar un gancho hacia el techo para aferrarnos al mismo... el juego se muestra increíblemente respetuoso con la serie Shinobi (quien conozca mínimamente la saga presenciará numerosos detalles que lo pondrán nostálgico perdido o bien le arrancarán una enorme sonrisa) y no se conforma con mantener el estilo clásico, sino que se atreve a llevarlo más allá y darle un toque diferenciador al mismo tiempo.

Y bueno, si a nivel jugable resulta genial, a nivel de contenidos no se queda corto tampoco: además de un modo historia intenso y de duración más que aceptable contamos con elementos desbloqueables mediante logros (bastante bien pensados, además) que van desde ilustraciones (menos de las que me gustaría, pero igualmente fabulosas) hasta la música y vídeos que vemos durante la aventura, pasando por cheats (bloqueo automático, magias ilimitadas, regeneración...), armas, trajes y accesorios que podemos usar en el modo Desafío por Puntos, que nos permite rejugar cualquier fase superada por diversión o con la intención de mejorar nuestro rango. A eso hay que sumarle misiones desbloqueables mediante las monedas de Streetpass que nos proponen superar intensísimas fases cortas en las que morimos al más mínimo roce y en las cuales debemos hacer gala de habilidades casi sobrehumanas. A poco que os guste el juego os garantizo que tendréis horas y horas de pique y entretenimiento, a lo que hay que sumarle un factor rejugabilidad bastante alto.



Poco más puede decirse de esta joyita, que pasó sin pena ni gloria entre prensa y usuarios durante los primeros meses de vida de la handheld de Nintendo debido a su pobre apartado visual y a llevar un nombre que (tristemente) no significa demasiado para la mayoría de jugadores a día de hoy. Un título la mar de recomendable que solamente debería echar para atrás a los jugadores menos experimentados o con fobia a las propuestas más clasiconas y que hará las delicias de aquellos en busca de un buen reto a la antigua usanza. Si añoras los viejos tiempos y estás harto de juegos que te lleven de la mano constantemente y experiencias cinematográficas sin demasiadas chicha, plantéate darle una oportunidad a Shinobi 3DS y más teniendo en cuenta lo fácil que es encontrarlo tirado de precio.

Publicado: 14:51 18/04/2014 · Etiquetas: , , , · Categorías: Opinión
Necesita volver, ya sea con juego propio o en forma de personaje jugable de Smash Bros...



¿QUIÉN ES ESTE TIPEJO?

Este señor es Takamaru, protagonista de Nazo no Murasamejou, un juego de Nintendo publicado solamente en Japón para Famicom Disk System en 1986 del que solamente hemos vuelto a oir hablar por unos ports directos (también japan-only) para GBA y la Consola Virtual de Wii, un cameo en Captain Rainbow y Samurai Warriors 3 y un inesperado minijuego de Nintendoland inspirado en la aventura de este olvidado samurai.



Dada su trayectoria no sorprende que su popularidad en Occidente sea más bien modesta y que poca gente hable de este juego, pero tristemente se trata de otra de esas joyitas que merecería estar en boca de todos y ser recordada con cariño como si de cualquier otro gran título de Nintendo se tratase, pues el juego tiene todos los elementos que dan forma a un clásico, empezando por una mecánica jugable absurdamente adictiva, pasando por un elenco de enemigos y potenciadores con mucha clase y terminando con unas melodías de gran presencia que se graban a fuego en nuestra mente de manera inevitable:



Lo más interesante de todo es, sin duda, su mecánica jugable: simple, dinámica y divertida. Dos botones y una cruceta es todo lo que necesitamos para disfrutar de una experiencia en la que el ritmo no decae ni un solo segundo y nos sentimos como un maestro de la espada que bloquea proyectiles con su arma y parte en dos a sus enemigos de un tajo mientras sortea toda clase de peligros con gran agilidad. Un sistema de juego que pide a gritos ser llevado a un nuevo nivel y que no desentonaría para nada en los tiempos que corren.

Personalmente (y aunque se trate de juegos posteriores) creo que la mejor forma de definirlo es como una mezcla de Shinobi (el sistema de ataque a dos distancias, la función de las magias e incluso la posibilidad de bloquear disparos con el arma) y The Binding of Isaac, dada su forma de progresar a través de laberintos desde una perspectiva casi cenital y la importancia de los potenciadores para llevar nuestra empresa a buen puerto. Sea como sea, el resultado es inmejorable.



Durante años (y debido a una toma de contacto bastante superficial con el juego) he considerado a este título un producto de segunda y sin demasiado atractivo, pero tras haberme puesto en serio con él y logrado finalizarlo (tarea nada fácil, dicho sea de paso) mi indiferencia se ha transformado en admiración y no puedo sino arrepentirme de haberlo menospreciado durante tantísimo tiempo. Por eso, quiero pedir disculpas públicamente por haber hecho gala de una actitud tan injusta hacia este grandísimo juego:



Tras esto, sólo me queda recomendar a quienes no lo hayan jugado y no tengan miedo a lo retro que le den un tiento, pues podrían llevarse una muy grata sorpresa. Hay vida en Nintendo más allá de Mario y Zelda y juegos como éste son la mejor prueba de ello.

Siguientes mensajes

Reflexiones en una estrella

Jimmytrius
Blog de Jimmytrius
Blog de Jimmytrius

Posts destacados por el autor:
· TOP 100  Musical (1ª actualización)
· Top 100 Musical (Borrador + Encuesta)


Últimos comentarios:
Jimmytrius
Jimmytrius hace tres días
The Namec
The Namec hace tres días
.Enzo.
.Enzo. hace tres días
Jimmytrius
Jimmytrius hace semanas
GenG
GenG hace semanas
MonaMix
MonaMix hace semanas
Oterbius
Oterbius hace semanas
Mr.7 hace semanas




Blogs amigos:
abz
AHG
Albert Wesker
Aldobrando
alemanpadron
asdecru
ashley_the_dragon
ASTURmatr
Bad Girl 22
Black Knight
Blurring interface
Boddhai
Bronco
Caravan
chon27
Clyde
Dark-Precursor
deimian86
docobo
Dr.MalignoXXX
EASMO
Erik_Belmont
Fay Masters
Ferr
Finrod
Frandyer
gabla
Gamer056
GenG
Glitch
gutix
Heyt
High_Voltage
Hyrule-enciclo
Ikkitousen-Hideki
JanDr0
Joaquin-X
JSpiegel
Kamek Koopa
KILLY
Kl0wn
Klungo
Koto
LloydZelos
Mikau
MonaMix
Mrx_Horror
mundo play
MuteCity
NEWmarkomaro
NoPLo
Nosferatum
Nosgoroth
Oceko
Okashira
Okashira-sama
Peibbol
Peter Lorre
pirucho
red bat
Retroid
Sasucristo_Reloaded
SASUKE
seras85
Sir Darkside
Sonicdelos90
Sr.A
Supersonico
te_estoy_viendo
TheLemonKing
Thomas Light
TimeDevouncer
tonk
Tortus
Toshiro Mifune
twinbee007
vacajinjo
Vascoeslovaco
VELVET UNDERGROUND
Vikutoru
Xirgo
xispax_
yorkester
Yunita
Zebes
ZZGRST
^^Ayu^^
_-Sheik-_


Categorías:
Análisis
Diseño
Jimmyfichas
Kirby
Mejorando lo mejorable
Mis Clásicos
Mis Endings Favoritos
Mis Intros Favoritas
Mis OST Perfectas
Mis Top 3
Mis incomprendidos
Mother
Música
Opinión
Retro
Sonic
Top 100 Musical
Varios


Archivo:
Diciembre 2014
Octubre 2014
Agosto 2014
Junio 2014
Abril 2014
Marzo 2014
Febrero 2014
Enero 2014
Diciembre 2013
Noviembre 2013
Octubre 2013
Septiembre 2013
Agosto 2013
Julio 2013
Junio 2013
Mayo 2013
Abril 2013
Marzo 2013
Febrero 2013
Enero 2013
Diciembre 2012
Noviembre 2012
Agosto 2012
Julio 2012
Junio 2012
Mayo 2012
Abril 2012
Marzo 2012
Febrero 2012
Enero 2012
Diciembre 2011
Noviembre 2011
Octubre 2011
Septiembre 2011
Agosto 2011
Julio 2011
Junio 2011
Mayo 2011
Abril 2011
Marzo 2011
Febrero 2011
Enero 2011
Diciembre 2010
Noviembre 2010
Octubre 2010
Septiembre 2010
Agosto 2010
Julio 2010
Junio 2010
Mayo 2010
Abril 2010
Marzo 2010
Febrero 2010
Enero 2010
Diciembre 2009
Noviembre 2009
Octubre 2009
Septiembre 2009
Agosto 2009
Julio 2009
Junio 2009
Mayo 2009
Abril 2009
Marzo 2009
Febrero 2009
Enero 2009
Diciembre 2008
Noviembre 2008
Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Abril 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Diciembre 2007
Noviembre 2007
Octubre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Abril 2007
Marzo 2007
Febrero 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Julio 2006
Junio 2006
Mayo 2006


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido