Reflexiones en una estrella

Publicado: 09:26 27/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Te odio, ¡y mucho!:



Llevo días intentando lograr hacer esto para conseguir una Stray Bead:



ES CHUNGO DE NARICES, voy a plantearme la posibilidad de poner un folio en la pantalla y marcar con rotulador los puntos, porque si no esto se me antoja casi imposible. Maldigo a la mente enferma detrás de este reto opcional...

Por lo demás el juego es Dios, y no queremos secuela alguna, Capcom.



KAWAII!!!

Publicado: 10:26 24/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Mother
Otro vídeo más de la traducción de este juego:



NOTA: Las desapariciones súbitas de los personajes son otro de los bugs que aparece al ejecutar un script que no está traducido al 100%, y, al igual que los demás, desaparecerá cuando esté completo.

Todavía nos queda un tiempecillo para acabar, pero vamos a muy buen ritmo. Intentaremos subir más material muy pronto. Hasta entonces, ¡paciencia!

Publicado: 11:36 21/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Análisis
Desde siempre, los juegos exitosos del mundillo han sido objeto de inspiración, y en algunos casos incluso de clara imitación. Pese a que esto suele denotar más bien poca inventiva hay casos excepcionales en los que el producto resultante resulta más que potable, e incluso puede aportar novedades interesantes a un concepto de juego que ya parecía exprimido por completo. Hoy estamos antes uno de esos juegos.



Desarrollado por Chair y Epic Games, Shadow Complex es un juego (exclusivo en formato digital descargable) de acción y exploración lateral que basa gran parte de su desarrollo en la resultona fórmula que catapultó a la fama al célebre Super Metroid en la época de SNES y que tan bien ha sido aprovechada por la saga Castlevania en sus últimas entregas.

Al iniciar el juego nos dan la opción de elegir entre la modalidad "Campaña" y una serie de entrenamientos que se irán desbloqueando según avancemos en el modo principal, así como unos niveles especiales que pondrán seriamente a prueba nuestras habilidades, contando con un sistema de rangos y puntuaciones que nos garantizan unos piques sanos con el resto de usuarios que tengan el juego. Pero de momento nos centraremos en el modo historia:

Tras una introducción que nos dejará algo confusos tomaremos el mando de Jason Fleming, que pasará de disfrutar un tranquilo día libre en la montaña a tener que rescatar a su amiga Claire Duncan, la cual ha sido secuestrada por un misterioso grupo armado conocido como la Restauración, cuyos planes nos serán desvelados a medida que avancemos en el juego. La trama se desarrolla paralelamente a lo relatado en Empire, una novela escrita por Orson Scott Card, y al mismo tiempo sirve de precuela para la venidera Hidden Empire.



El argumento juega un papel muy secundario en la aventura, y aunque sus creadores parecen haberse empeñado en dotarlo de situaciones interesantes y giros presumiblemente inesperados, lo cierto es que cae en numerosos tópicos y no sorprende en absoluto. Los pocos personajes principales de la historia tampoco son demasiado memorables, pero como ya se ha dicho tampoco es algo que afecte demasiado a la calidad global del juego.

Empezaremos explorando unas cuevas en busca de Claire sin más equipamiento que una linterna, y poco a poco iremos adentrándonos en un enorme complejo subterráneo por el que tendremos que ir abriéndonos paso como podamos. Al igual que en los juegos de la señorita Samus Aran, nos iremos encontrando con distintas piezas de equipamiento, las cuales nos otorgarán nuevas habilidades que nos permitirán llegar a zonas a las que no podíamos acceder previamente.



También iremos encontrando mejoras varias (generalmente ocultas en salas secretas) como aumentos de salud, de munición (para las armas especiales) o de resistencia, que se complementarán con un sistema de subida de niveles que nos otorgará beneficios a medida que vayamos acumulando experiencia.  

Tampoco pasará demasiado tiempo hasta que nos hagamos con un arma de fuego (de munición ilimitada) con la que poder defendernos de los peligros que merodean detrás de cada esquina. Shadow Complex no se centra principalmente en la acción (si bien es verdad que no faltarán tiroteos de lo más intensos), y hasta premia nuestra capacidad de sorprender al enemigo, ya sea con un ataque cuerpo a cuerpo o valiéndonos de ciertos elementos del escenario, como cables de alta tensión, barriles explosivos y cosas así.



El sigilo, pues, jugará un papel muy importante a nuestro favor, y es que si somos hábiles podremos superar muchas zonas sin ser vistos por el enemigo: apagar la linterna, encaramarnos a cornisas, tumbar a soldados con un golpe por la espalda, etc. Esto no debería alarmar a los aficionados a la acción pura y dura, puesto que podemos superar cualquier zona abriéndonos paso a ráfagas de metralleta. No obstante, esa libertad para elegir cómo queremos jugar resulta muy de agradecer.

Un detalle particular es que, pese a estar construído sobre una base 2D, el juego suele ir más allá de los simples ejes X e Y y nos permite disparar contra enemigos y objetos que están situados en el fondo de la pantalla. Incluso hay ocasiones en las que tomaremos el control de torretas, pasando a una perspectiva totalmente 3D desde la que sembrar el caos entre las filas enemigas.



La presencia de jefes tampoco es muy alta, y (salvo un par de casos) las mecánicas para derrotarlos no suelen ser tan ingeniosas como cabría esperar (sobre todo para jugadores que estén acostumbrados a la serie Metroid), lo que puede resultar un poco decepcionante.



El juego cuenta con cuatro niveles de dificultad, con lo que nadie se encontrará con un reto imposible ni con uno excesivamente fácil. Además, la curva de dificultad del juego está muy bien estudiada, exigiéndonos cada vez más y más, hasta el punto de que para conseguir todos los objetos y llegar a las zonas más recónditas del mapa tendremos que tener un gran control de todas las habilidades del protagonista.

A nivel gráfico, y para tratarse de un juego descargable, es apabullante y pone en pantalla escenarios tridimensionales de gran calidad y repletos de detalles por los que deambulan enemigos de modelado y animación ejemplar. Los efectos especiales brillan con luz propia, y cuando llenan la pantalla es todo un espectáculo.

Las escenas de vídeo (generadas con el motor del juego) muestran unas expresiones faciales bastante conseguidas y detalles que no podemos apreciar muy bien durante el juego, dando una idea del trabajo que hay detrás del apartado gráfico. Desgraciadamente la dirección artística de las mismas ya es otro cantar, y resulta más que risible en este sentido.



La gran variedad de escenarios también es destacable, y tienen una ambientación de lo más conseguida, haciendo que la inmersión sea total. Muchos elementos de los mismos son destructibles (y contendrán munición y botiquines) y reflejarán los daños causados, y en cuanto a nivel de texturizado el resultado es inmejorable.

En cuestiones de sonido tampoco se queda atrás: multitud de voces dobladas a un aceptable castellano, una banda sonora de gran calidad (aunque escasa presencia), ruidos ambientales muy logrados y multitud de efectos de sonido.



La duración del juego no es demasiado alta (unas 9 horas si quieres hacerte con el 100%), pero lo compensa con sus altas dosis de emoción y diversión, que a buen seguro harán volver a muchos en busca de nuevas partidas. Si a eso le sumamos los desafíos extra lo cierto es que hay juego para rato y los 1200 puntos que cuesta parecen más amortizados aún.

En resumidas cuentas, Shadow Complex se destapa como una opción ineludible para cualquier jugón que se precie, y es que es de lo mejor que se puede encontrar actualmente en cualquier consola, tanto en formato físico como descargable. Todo un ejemplo de cómo revitalizar una fórmula clásica, sin duda.

Publicado: 11:01 18/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Opinión
Siempre he sido de la opinión de que todo protagonista ha de tener la horma de su zapato, y es que un buen antagonista (de esos que te cortan el paso cada dos por tres) siempre añade emoción a la cosa. Aquí van algunos de mis favoritos:

Gary Oak (Pokémon Rojo/Azul)



Siempre un paso por delante de ti, siempre presumiendo de su superioridad, siempre apareciendo cuando menos te lo esperabas... cada vez que tocaba enfrentamiento contra tu rival las ganas de destrozarlo se apoderaban de ti, y cuando veías que se te había adelantado en la Liga Pokémon ya te ensañabas con él. A la larga le coges hasta simpatía y todo.

Axel Gear (Rocket Knight Adventures)



Tras dejar en evidencia a Sparkster desde el primer momento cada aparición de este personaje se conviertía en algo personal y no veías la hora de bajarle los humos. Inolvidable la batalla a bordo de los mechas o el duelo cara a cara.

Metal Sonic (Sonic CD)



¿Cómo? ¿Un robot con habilidades similares a la del erizo? ¿Y que encima nos pasa la mano por la cara al llevarse a Amy delante de nuestras narices? La espera se hace larga hasta que por fin podemos demostrarle a esta copia quién es la cosa más veloz del planeta. La emocionante carrera en Stardust Speedway es una de las escenas más famosas de la historia de Sonic. Knucles y Shadow también fueron grandiosos rivales, pero Metal Sonic es simplemente DIOS.

Meta Knight (Kirby's Adventure)



Un enigmático guerrero enmascarado que se aparece cada dos por tres y ordena a sus lacayos que se encarguen del bueno de Kirby. Sus intenciones no están claras, pero parece que básicamente quiere poner a prueba a nuestro héroe rosado, alcanzando el clímax en un épico enfrentamiento con espadas que se repite varias veces a lo largo de la saga. Capa + Máscara + Espada = EPIC WIN.

Shadow Link (The Legend of Zelda: Ocarina of Time)



Pese a debutar en Adventures of Link fue en Ocarina of Time donde realmente la gente alucinó con el reverso oscuro de Link, en un combate apoteósico de esos que no se olvidan. Pese a ser un simple minijefe este personaje se ha hecho con toda una legión de fans, y es que si un personaje mola, su versión tenebrosa suele molar aún más.

Ridley (Metroid)



El enemigo más recurrente de la saga y al mismo tiempo el mayor enemigo de Samus Aran. A ambos los une una larga y profunda enemistad que se hace patente en cada combate que libran, a cada cual más espectacular, todo un festival de misilazos y chillidos monstruosos. Un Metroid sin Ridley no es un Metroid, así de claro.

Protoman (Megaman 3)



El "hermano" de Megaman no podía faltar en una lista así. Desde sus chulescas apariciones precedidas por su particular melodía hasta su amplia gama de ataques rebosa carisma por todas partes. Otro clásico inmortal de los rivales videojueguiles.

Sr. L (Super Paper Mario)



Uno de los mayores puntazos del juego. El protagonismo que recae por fin sobre Luigi (SPOILER! Oh, wait...) tras ser hipnotizado por Nastasia (una de las esbirras del Conde Cenizo) da lugar a uno de los mejores fan-services que recuerdo. Por su diseño, su actitud y su pose de victoria, el Sr. L pasa a ser uno de los mejores personajes del universo de Mario.

Wolf O'Donnell (Lylat Wars)



Inicialmente pensado para Starwing 2, Wolf es el carismático líder del inolvidable grupo de mercenarios de Star Wolf, que siempre está dispuesto a plantarle cara a Fox y los suyos, y, si la ocasión lo requiere, ayudar a regañadientes. Son muchos los momentazos en los que interviene a lo largo de la saga, y cada vez que toca combate contra él y su equipo (con ese brutal temazo de fondo) la cosa se pone epiquísima.

Seguramente me esté dejando a unos cuantos, pero ahora mismo son los primeros que me vienen a la mente, todos ellos fabulosos y grandes aportaciones a sus respectivas sagas. Aaaah, ¿qué sería de los juegos sin villanos así?

Publicado: 10:59 17/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Opinión
Enfadado, sí, no hay manera mejor de definir mis sentimientos actuales hacia esta sub-saga (por aquello de que es spin-off) de Nintendo, una de las que suelo esperar como agua de mayo en cada nueva generación de consolas y que lleva una trayectoria de caída en picado en lo que se refiere a satisfacer mis (peculiares, lo sé) gustos.



"El juego que lo inició todo, y a día de hoy sigue sin ser superado en muchos aspectos"

En este punto más de una persona estará pensando "Otra retaíla de puyas hacia Mario Kart Wii, como si lo viese", pero no, pese a que esa entrega es de las que menos me gustan lo cierto es que tras un repaso a toda la saga y un análisis concienzudo del asunto, veo que el problema no viene de hace poco ni mucho menos...



"Un gran avance en el multi, pero nada más. Tampoco me agrada demasiado, la verdad"

Para ser una saga tan joven en lo que a número de entregas se refiere veo una franquicia vieja, cansada, convaleciente por algún tipo de enfermedad, una enfermedad llamada estancamiento, la cual va haciendo más y más mella en una fórmula que ya pide a voces un mínimo de renovación.



"Curiosamente la saga parece rendir mejor en portátil"

Recientemente he adquirido el Sonic Riders para PS2 (no pretendo entrar en comparaciones), y pese a que el juego tiene muchas cosas que podrían estar mejor me ha sorprendido muy gratamente su cantidad de opciones de juego: Modo historia, grand prix, carrera libre, contrarreloj, misiones, versus, batalla, modo supervivencia, juego en equipo... un juego con un desarrollo infinitamente menor y de inferior calidad global a todas luces, ¡pero el caso es que (en temas de innovación) le da toda una lección a la legendaria serie de carreras de Kart de Ninty!



"Al juego se le pueden achacar muchos fallos, pero su variedad de modos es abrumadora"

Ello me ha hecho caer en la cuenta de que llevo tragándome una entrega tras otra de las que solamente destacaría Mario Kart DD y su modo cooperativo y Mario Kart DS y su modo misiones, y tal vez el online... es realmente penoso, y yo me pregunto: ¿por qué Mario Kart no da el siguiente paso de una vez?



"Esto NO es el siguiente paso"

Estoy firmemente decidido, no pienso comprarme una sola entrega más de esta serie hasta que se decidan a avanzar, avanzar de una manera lógica y consecuente, para revitalizar una saga que lo único que sigue ofreciendo es un divertido multijugador. Puede que a algunos eso les baste, pero a mí no, al menos ya no... ¡Nintendo, espabila!



"Si Crash pudo hacerlo, Mario no tendría que ser menos"

Publicado: 11:05 14/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Pese a que ya existe y se llama Super Nintendo he de decir que a menudo me sorprendo a mí mismo imaginando cómo sería la mejor consola posible para mí, y puesto que hay unos cuantos puntos que tengo claros pasaré a describirla. Aviso que algunas cosas son puramente utópicas y tienen escasas/nulas posibilidades de ver la luz, pero bueno, allá va:

Mi consola ideal:

- Sería de Nintendo

Básicamente porque es mi compañía favorita y tiene muchas licencias que me apasionan. Eso sí, estaríamos hablando de una Nintendo mucho más centrada en sus jugadores de toda la vida, combinando las sagas de siempre con productos nuevos de nivel, como lo que supuso en su día Pikmin, por ejemplo.

- Tendría un nivel técnico puntero

O por lo menos mínimamente comparable al de la competencia, para disfrutar de espectáculos gráficos nunca vistos y ver mis sagas favoritas en su máximo esplendor visual.

- Sería compatible con todos los sistemas de vídeo y audio posibles:

Aunque eso supusiese tener mil entradas en la parte trasera de la consola, pero que no faltase opción alguna.

- Tendría un diseño minimalista

Una forma muy básica pero estilizada, con un botón de encendido, uno de reseteado y uno para sacar la bandeja del disco o abrir la tapa. A ser posible debería ser blanca, gris o negra. Sobre su peso y tamaño... intermedios, y de materiales resistentes.

En cuanto a diseño de interfaz pues lo mismo, algo sobrio pero elegante y con un toque retro, con elementos hechos con gráficos de NES. Siempre que encendieses la consola tendría que saltar el logo de la misma, preferiblemente algo simpático como el de GC. Los fondos de menú y el diseño de iconos podrían cambiarse a placer.

- Su mando sería tradicional

Para cosas raras y otras formas de juego periféricos opcionales, ¿por qué? porque echando la vista atrás veo que la gran mayoría de mis juegos favoritos de Wii se juegan con el control de siempre, y tampoco echaría demasiado en falta ciertos comandos gestuales... lo único, quizás, el puntero, por lo que en última instancia aceptaría que hubiese algo como el actual Wiimote, pero más ergonómico a la hora de jugar a los juegos de toda la vida. Si Nintendo diese con un mando que finalmente conjugase lo bueno del de Wii pero con la compatibilidad total de los mandos tradicionales para cualquier género también me valdría.

Por cierto, los mandos inalámbricos y con batería recargable, y que mantuviesen el clásico fallo de descalibrado de los mandos de Nintendo, a modo de guiño. También querría un botón Home para acceder al menú de la consola en cualquier momento sin tener que cerrar el juego por ello.

De todas maneras no centraría la consola en su mando, sino en sus juegos.

- Su formato de juegos sería el estándar de la industria:

Nada de usar cartuchos mientras los demás están con el CD ni cosas por el estilo. Es algo ventajoso a largo plazo además.

- Vendría con disco duro interno

A ser posible de un mínimo de 50 GB, pero cuanto más grande mejor. Bueno, dentro de unos límites, que tampoco querría pagar un dineral extra por un almacenamiento que no llenaría en mi vida.

También se permitiría copiar y pasar TODAS las partidas guardadas a otros discos duros, para preservarlas como copia de seguridad en caso de formateo.

- No reproduciría nada que no fuesen juegos

No quiero mi consola para escuchar música, ver películas ni descargar fotos, sólo quiero JUGAR, nada más. Para eso se idearon las consolas... para todo lo demás, PC.

- Tendría funciones online

Gratuitas, y muy básicas, eso sí:

- Canales de conversación con amigos, con chat de voz, mensajes de texto, etc. Todos ellos activos tanto si estás en el menú de la consola o en mitad de una partida. Algo así como el sistema de XBOX360, con salas múltiples, avisos de gente conectada, etc.

- Canal para compra de juegos en formato digital (dedicado únicamente a juegos menores y compañías emergentes), descarga de contenidos extra (sensatos, nada de abrir opciones que ya están en el juego a las dos semanas), temas, juegos retro y demostraciones. Todo lo demás (sí, vídeos incluídos) me sobra. Se actualizaría frecuentemente.

Por cierto, los juegos retro no tendrían gráficos mejorados ni funciones extra más allá de jugar online al multi y venir traducidos. Llegarían TODOS los juegos, incluso los inéditos en nuestro territorio.

- No tendría chorradas innecesarias

No habría Miis, ni Home, ni logros, ni tonterías por el estilo. Cualquier indicio de creación de mini-comunidades se realizaría dentro de los mismos juegos.

Lo que si tendría sería fecha y reloj, por ejemplo. Esto me parece vital, sobre todo por su utilidad en ciertos juegos.

- No habría códigos de amigo

Con que uno apuntase el nick de otro ya bastaría, y se le enviaría un mensaje de confirmación a la otra persona al instante. Rápido y cómodo, y valdría para todos los juegos, así como para el chat de voz y la mensajería.

- Tendría un extenso perfil de jugador

Podría ser consultado en cualquier momento por tus contactos, y en el figurarían los juegos que tienes (se permitiría borrarlos en caso de que te deshagas de ellos), la frecuencia con la que juegas a cada uno y detalles opcionales como tu lista de amigos, algún dato personal, firma, avatar y cosas de esas.

- Sería region-free

Todos los juegos, ya fuesen en formato físico o descargable serían compatibles con cualquier versión de la consola.

- No podría piratearse

Esto es casi lo más utópico, pero de verdad que me encantaría ver una consola en la que todos tuviesen que comprar sus juegos originales.

- Vendría con ciertos elementos previamente guardados

En la memoria de la consola vendrían por defecto el Super Mario Bros. de NES y varias demos jugables de los primeros bombazos de la consola. Así daría gusto empezar a jugar.

Si se cumpliese todo esto estaría ante la consola definitiva (a falta de ver su catálogo) y pagaría lo que fuese por ella. Sé que muchos no estarán de acuerdo con algunos puntos, pero para mí esto sería la perfección.

Si se os ocurre algo que me haya podido dejar y fuese interesante, decidlo, y si me parece una buena idea lo añado.

Publicado: 12:16 13/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Opinión
El género de los juegos de rol o RPG siempre ha gozado de muchos seguidores, entre los que me incluyo, pero a lo largo de los años he hablado del tema con diversas personas y he llegado a la conclusión de que hay mucha gente a la que no le gustan los RPG y no lo sabe, pese a llevar años tragándose uno detrás de otro.

¿Cómo puede ser eso? Se supone que si juegas a algo con asiduidad es porque te gusta, ¿no? En parte sí, en parte no, me explico:

Hay gente que mientras juega ya está pensando "a ver cuándo llega la próxima secuencia" y maldice cada combate que se ve obligado a luchar....

Luego están aquellos que dicen que les encanta tal juego pero ante la simple idea de rejugarlo se estremecen y descartan la idea...

También existen personas que claman la superioridad total de un juego por su argumento y sus personajes, sin importar que su sistema de desarrollo sea un pestiño y los combates un dolor de muelas...

Por eso mismo pregunto: ¿realmente le gustan los RPG a esa gente? ¿o simplemente se dejan seducir por un envoltorio bonito que oculta un contenido que no es de su agrado?

Yo mismo pasé una etapa en la que prácticamente jugaba a los juegos de rol por su argumento y poco más, pero con el tiempo aprendí a valorar lo que de verdad importa en ellos: la jugabilidad, un desarrollo divertido y un sistema de combates dinámico. Mientras todo eso se cumpla estaremos ante un gran título, todo lo demás es relativamente secundario en mi opinión, aún a sabiendas de la importancia que se le suele dar en este género a cosas como el argumento, los personajes y cosas así. Eso es lo que pienso a día de hoy.

Por cierto, el motivo de que escriba esto es el siguiente:



Este formulario (que lógicamente nunca llegó a ser enviado) se incluía con Final Fantasy IX, y lo rellené hace 8 años. Creo que basta ver las casillas marcadas para ponerse a reflexionar sobre el tema.

Publicado: 12:18 12/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Mejorando lo mejorable
Estos días he estado rejugando por tercera vez la última entrega de sobremesa de la saga Zelda en su versión GC, y pese a que cuanto más lo juego más aprecio le voy cogiendo (lo que no quita que sea la entrega 3D que menos me gusta) también voy dándome cuenta de qué es lo que no me gusta de este título, y a continuación (para inaugurar esta nueva sección) enumeraré todas las cosas que cambiaría para que el juego fuese más acorde a mis gustos:

- Link lobo:

Una gran idea fatalmente llevada a la práctica. Su única utilidad real es es cruzar por cuerdas y detectar cosas invisibles, porque causa menos daño que Link, corre menos que Epona y a partir de la mitad del juego casi no lo usas... ¿y se supone que el juego gira en torno a esta idea? Tendría que potenciarse más, con nuevas habilidades a conseguir durante el juego o algo así.

Por cierto, no me gusta nada como se ve todo cuando estás detectando lo que no se ve a ojos vista... la visibilidad es muy limitada y todo adquiere una tonalidad extraña.

- Aullando bajo la luna:

Un claro intento de recuperar los instrumentos musicales de anteriores entregas, sólo que esta vez a lo cutre y con una utilidad muy dudosa. En las entregas de N64 y WW eran de uso más decisivo, aquí son un mero guiño que no pinta nada en mi opinión.

- Silbato de cerámica:

¡Oh, gracias! Esto es justo lo que necesitaba... hace 20 horas de partida. No podían darlo antes, no, te tienes que pasar medio juego buscando hierbajos para llamar a tu yegua hasta que la zopenca de Ilia te da este objeto. Lo dicho, tendrías que tenerlo desde el principio.

- El Crepúsculo:

Afortunadamente son pocas las veces que hay que purificar las zonas, pero me parecen segmentos pesadísimos que podrían resultar mucho más divertidos y variados. Solamente me gusta lo de ver a la gente y que esta no te vea a ti, ser un testigo silencioso de todo lo que ocurre.

- Banda sonora:

Pese a tener bastante calidad y muchos temazos creo que también abundan los temas vulgares y carentes del toque Zelda al que estamos acostumbrados. Cosas como el tema de Ilia, el de Midna (sin contar Desperate Hour, que es Dios), el del desierto Gerudo, el de las luchas en el Crepúsculo (HORRIBLE) o el remix de Kakariko me parecen muy por debajo de lo habitual en la saga.  

- Ucas:

No puedo describir con palabras la aversión que me provocan estos seres pollunos, así que me limitaré a decir que yo les hubiese dado un rediseño o directamente los quitaba del juego, pero como son importantes en la trama lo mejor sería la primera opción.

- Llegando a Celestia:

¿A que iluminado se le ocurrió lo de tener que patearte medio Hyrule para abrir el camino a la mazmorra de Celestia? Las dos últimas veces que me tocó hacer esta quest aparqué el juego una temporada de lo coñazo que resulta. Hubiese bastado con abrir la gruta de Kakariko, y su acaso buscar UNA estatua bien oculta, pero no más.

- Hyrule Field:

Este overworld me parece uno de los más desaprovechados con diferencia, ya que parece enfocado a cabalgar a lomos de Epona y poco más. Si de mi dependiese lo habría llenado de cuevas secretas, agujeros ocultos, personajes secundarios que te propusiesen quests, etc... todo esto escasea en la campiña de Hyrule, y es imperdonable.

También está el hecho de que su diseño por zonas me parece poco apropiado, pero dentro de lo que cabe no es algo que me moleste mucho.

- Tres amigos y Shad:

Estos tipejos de la taberna de Telma me parecen puro relleno argumental y no aportan nada a la trama pese a sus vanos intentos de protagonismo. Odio especialmente a Shad (Potter para los amigos), por su diseño y su personalidad... horrible.

- Usar y tirar:

Me refiero claramente a los objetos. No soporto ver que unos cuantos pierdan toda su utilidad (o el 90% en su defecto) al pasar la mazmorra en la que los consigues: El tirachinas, el aerodisco, la vara de dominio o las bombas, que cuando tienes las submarinas ya no valen de nada...

También hago mención especial a los objetos INÚTILES, como las bombas insecto o la máscara de águila, que no pasan de ser meras curiosidades.

- Ciudadela de Hyrule:

Muy poco aprovechada para su tamaño. Lo que prometía ser una ciudad repleta de cosas para hacer y gente que conocer es un mero lugar de paso que ofrece casi lo mismo que la de Ocarina of Time, lo cual es vergonzoso a día de hoy.

Ah, y hubiese preferido diez habitantes distintos con los que poder hablar que esa enorme masa de población clónica que ni te dirige la palabra. Alguno pensará que es mejor porque da más sensación de ajetreo urbano, y razón no le falta, pero siendo la única ciudad real del juego esperaba algo más parecido a Ciudad Reloj en cuanto a personajes.

- ¿Y mis espadas?:

¿Cómo es posible que en todo el juego solamente tengamos dos miserables espadas? ¿Qué les costaba incluir una espada especial super chetísima al estilo de la Biggoron Sword o la Espada de la Gran Hada? Lo más frustrante es que estuve mucho tiempo examinando una zona del castillo de Hyrule en la que se insinúa algo de una espada maldita (o algo así, no me acuerdo, pero daba a entender algo similar) creyendo que podría encontrar lo que buscaba.

Tampoco me mola que el mejor escudo sea el de hierro...

- Gran Ataque Circular:

Recuperar el aprendizaje de técnicas (que surgió en Zelda II) me pareció un grandioso detalle, y hay algunas muy molonas como el Tajo relámpago, pero... ¿cómo pueden ser tan cutres de hacer que la última técnica sea una ligera mejora del ataque circular que solamente puedes usar al estar a tope de energía? Hubiese preferido algo como el ataque giratorio bestia de Wind Waker, o una megaestocada... no sé, algo más "definitivo".

- "Majia":

¿Por qué no hay barra de magia? No sólo es algo que impide la presencia de cosas geniales como las flechas elementales o los hechizos, sino que además es un clásico de la saga. Me pareció un detalle feote, la verdad.

- Minimuermos:

Si me preguntasen cúal es el Zelda con los minijuegos más aburridos y menos adictivos diría este sin pensarlo dos veces. Lo único que divierte y apetece repetir es el descenso en canoa, porque las pruebas de Mr. Cool son un rollo, el rueda-rueda no pega nada (de hecho opino que se metió pensando en la versión Wii) y la prueba de Ciruela es una cutrez. Aquí tendrían que haber hecho cambios masivos.

- Rupias problemáticas:

¿Por qué cada vez que cargas la partida tienen que soltarte la descripción de cada rupia como si fuese la primera vez que las coges? Es un fastidio... ¿y por qué tienen que volver a cerrar los cofres con rupias argumentando que tienes el bolsillo lleno? Soy muy maniático con el tema de dejar cofres cerrados, y más de una vez he tenido que salir del templo, despilfarrar rupias y volver a entrar a abrir el cofre, algo muy engorroso.

- Corazones de cinco piezas:

Y yo pregunto... ¿para qué? ¿para que sea más difícil obtener vida extra? Porque si es eso basta con ocultar mejor los cuatro trozos de toda la vida... me parece cargarse un clásico a lo tonto. Ah, y eso de que la adivina te pueda decir dónde está es lamentable.

- Bichos y fantasmas:

¿Qué sentido tiene mantener dos sidequest tan similares? En mi opinión una de las dos sobra, y casi me parece mejor la de los bichitos de Maripola, porque la caza de Poes es una mala (y tediosa) imitación de las Skulltulas Doradas, y encima con la misma basura de recompensa.

- Welcome to Sheikahville:

La mayor ida de olla de todo el juego en mi opinión... ¿qué pinta esa ambientación vaquera en un poblado de la gente de las sombras? Y ese momento tiroteo western con música a juego me parece otra tontería como una casa.

- Link carapalo:

Tras la gran expresividad y todo lo que transmitía Toon Link esperaba algo más de este nuevo héroe... durante el juego hace poco más que esbozar una sonrisa bobalicona o poner cara de enfado cuando aparece un enemigo. No sé, es que parece tonto por momentos.

- Llave a llave:

A medida que avanzas en el juego te das cuenta que las mazmorras apenas ofrecen libertad y casi te obligan a ir en un orden predeterminado, lo que imposibilita el perderse. El hecho de que solamente puedas llevar una llave al mismo tiempo lo demuestra, y es una pena, porque por lo demás las mazmorras son un prodigio del diseño.

- Día y noche:

Uno de los aportes más interesantes del salto a las 3D de Zelda fue el paso del tiempo, ver cómo la noche seguía al día y la manera en la que influye esto en los eventos. La cosa es que en todos los demás Zeldas podemos pasar del día a la noche cuando queramos para no tener que perder el tiempo esperando ¡PERO AQUÍ NO! y dado que hay cosas que solamente puedes hacer en determinado momento del día es una pifia monumental no poder manipular el tiempo a nuestro antojo.

Creo que no me dejo nada... hala, ya me he quedado a gusto. Por cierto, todo esto no quita que Zelda TP sea un gran juego, ¿eh? Que os veo venir

Publicado: 10:19 11/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Mis Top 3
Sonic siempre ha sido uno de los principales iconos del mundillo, con legiones de fans que lo apoyan, un montón de juegazos a su espalda y un estilo único e inimitable. Si bien es verdad que a día de hoy está algo por debajo de lo que cabría esperar de semejante leyenda hay que decir que hace muchos años que el erizo se ganó el cielo con la cantidad de horas de diversión que nos ha proporcionado.

Es bastante duro excluir a ciertos juegos ante la imposibilidad de elegir más de tres títulos para que ocupen este singular y personal podio lúdico, pero tras mucho pensar creo que la cosa estaría así:

Medalla de Bronce: Sonic the Hedgehog (GG/MS)

El primer juego de Sonic que tuve, en su versión Game Gear. Además del potente factor nostalgia está el hecho de que es una de las mejores entregas 2D de la saga, con un nivel muy cercano a lo visto en Megadrive pese a un desarrollo ligeramente diferente al que nos tenía acostumbrado el erizo en la 16 Bits de Sega.

Es un error subestimar a este juego argumentando que el original en el que se basa es el clásico a superar, ya que lejos de ser una adaptación chusquera se destapa como un título de gran personalidad que sorprende tanto por sus niveles como por su apartado visual (saltar de Mario Land a esto provocaba bastante impresión) y su sensacional apartado sonoro.

Ya querrían los demás Sonics de portatil tener la mitad de calidad que esta joyaza, a la que tengo el honor de otorgarle la medalla de bronce.



Medalla de Plata: Sonic Adventure 2 (DC)

El Sonic 3D definitivo. Da igual lo que aportase la primera entrega en su día (que fue mucho), da igual que tenga algunos fallos menores, da igual que la gente prefiera otros juegos... la realidad es que aquí Sega se lució como nunca, llevando la saga a unos niveles inimaginables y dejando boquiabiertos a propios y extraños con sus gráficos, su velocidad y su portentosa jugabilidad, que dejaban atrás todo lo visto hasta la fecha.

A eso hay que sumarle un sorprendente desarrollo desde la perspectiva de los héroes pero también desde la de los "villanos", una banda sonora acojonante que podría pasar por una superproducción discográfica, unos niveles tremendamente variados y bien estudiados, diferentes modos de juego para cada personaje, muchos retos opcionales, jefes espectaculares y momentos inolvidables. El listón sigue ahí arriba en el cielo, esperando a ser superado algún día.

Sin duda uno de los mejores juegos de la Historia. Grande Sega.  



Medalla de Oro: Sonic the Hedgehog 2 (MD)

El Rey de Reyes. A día de hoy sigo preguntándome qué puso Sega en este cartucho de Megadrive para que yo siga pasándomelo una y otra vez (la semana pasada me lo acabé tres veces) y siga disfrutando como la primera vez, flipando con su diseño de niveles, sorprendiéndome con su genialidad y asombrándome con su infinidad de detalles.

En mi opinión este juego es el equilibrio perfecto entre plataformeo y velocidad, con algunos de los mejores niveles de la saga, una banda sonora para quitarse el sombrero (aún se me humedecen los ojos cada vez que escucho "Sweet Dreams"  al acabar el juego) y una experiencia de juego inmejorable invita a ser revivida una y otra vez. Y también supuso el debut de Miles "Tails" Prower, uno de mis personajes favoritos de cualquier videojuego, que también es importante.

Los años pasarán y el juego seguirá ofreciéndome horas y horas de diversión. Un juego incombustible, eterno, una fuente inagotable de diversión, una Obra Maestra de los videojuegos de las que ya no se hacen. Su primer puesto es más que merecido.


Publicado: 12:05 10/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Análisis
Las licencias son una de las armas más poderosas que puede esgrimir una compañía de videojuegos con consola propia, y tenerlas o no puede cambiar el flujo de su éxito con una facilidad pasmosa. Entonces, ¿qué puede hacer una compañía ante la imposibilidad de conseguir una licencia en concreto? está bien claro, crear una nueva que se le asemeje pero que al mismo tiempo contenga elementos que la diferencien todo lo posible de la original. Sega (en su época de compañía first) era una maestra en estas lides, y uno de los juegos que mejor lo ejemplifican es el que nos ocupa: The Story of Thor, también conocido como Beyond Oasis en territorio americano.



Desarrollado por Ancient y producido por el archiconocido Yuzo Koshiro (que también se encargó de las labores de composición musical), The Story of Thor viene a ser la respuesta a The Legend of Zelda por parte de Sega, ya que entre ambos existen muchas y notorias similitudes, empezando por su mecánica aventurera, en la que abundan las mazmorras repletas de puzles y los combates están a la orden del día.

Al comenzar el juego unas maravillosas secuencias nos meten de lleno en la trama, que se desarrolla en el mágico reino de Oasis, otrora escenario del enfrentamiento entre los dos hechiceros más grandes de la Historia, Reharl y Agito. Cada uno de ellos portaba un brazalete mágico del que emanaban todos sus poderes: Reharl usaba su Brazalete Dorado para controlar a los espíritus, mientras que Agito sembraba el caos y la destrucción con su Brazalete Plateado.

El choque de poderes resultó tan devastador que acabó con la vida de ambos contendientes, y sus brazaletes mágicos desaparecieron de la faz de la tierra.

Pasaron los siglos y la historia de Reharl y Agito ya no era más que una leyenda, pero el destino quiso que el príncipe Ali encontrase el Brazalete Dorado en una de sus expediciones arqueológicas. Al ponérselo, el espíritu de esta reliquia le informa que el Brazalete Plateado también ha sido hallado, y que en manos de su nuevo portador no traerá más que ruina y devastación, y la única forma de evitar esto es encontrar a los cuatro espíritus que gobierna el brazalete aúreo. Ali emprenderá un peligroso viaje con el fin de preservar la paz en Oasis.

El hilo conductor de la historia es bastante simple, y aunque tiene algún que otro momento interesante no se le da más importancia de la debida y se centra en todo momento en la experiencia jugable. La versión PAL cuenta con textos en castellano.



El juego nos pone en la piel del joven príncipe, que en un principio cuenta  únicamente con su daga para defenderse. En esta aventura las armas juegan un papel relativamente secundario, ya que salvo en contadas ocasiones su única función es simplificar los frecuentes combates. Durante nuestras andadura nos encontraremos multitud de espadas, ballestas y bombas, la mayoría de ellas de uso limitado, si bien los jugadores dedicados pueden llevarse alguna que otra sorpresa.

Uno de los aspectos que más diferencia a The Story of Thor de cualquier entrega de Zelda es la importancia que el primero otorga a los combates, que resultan más profundos gracias a su gran número de movimientos, entre los que se incluyen ataques aéreos, en carrera y hasta técnicas especiales más propias de un beat'em up. El número de enemigos en pantalla también es considerablemente superior a lo que se suele ver en la aventuras de Link, y no serán pocos los momentos en los que nos veremos rodeados por una decena de enemigos.



Contamos con dos barras de energía, una roja que hace las veces de vida y otra azul que se consume al usar los poderes del brazalete. Ambas se potencian cada vez que consigamos un ítem con forma de corazón, que aparecerá cada vez que matemos a cierto número de enemigos, lo que conforma una especie de sistema de niveles que simplemente afectará a nuestro aguante físico y espiritual. Para restaurar nuestra salud y nuestro poder mágico nos veremos obligados a echar mano de los objetos de curación que iremos encontrando en cofres o entre el botín dejado por los enemigos.

En todo momento podremos acceder a un menú muy básico en el que poder utilizar los objetos que llevamos encima, consultar nuestro estado, seleccionar el arma en uso, consultar el mapa para saber cuál es nuestro próximo destino y (si estamos en campo abierto) guardar la partida.



A medida que vayamos avanzando en el juego iremos consiguiendo espíritus que nos ayudarán en combate e incluso nos abrirán caminos de otro modo infranqueables. Una vez los tengamos en nuestro poder podremos invocarlos lanzando un haz de luz (habilidad básica del brazalete) contra algo que tenga que ver con el elemento que dominan. Así pues, si estamos cerca de una fuente de agua podremos invocar a Pixie, que nos ayudará con su magia curativa y sus burbujas paralizantes. Todas las habilidades (potenciables) de los espíritus, así como su mera presencia harán descender nuestra barra de poder mágico, que se recarga automáticamente mientras no hayamos invocado a ninguno de nuestros aliados.

Su uso en el juego es constante, ya que son sus habilidades las que nos permiten superar la mayoría de peligros, y (volviendo a las comparativas) casi se podría decir que son a The Story of Thor lo que los objetos especiales a The Legend of Zelda. Es por esto que es de vital importancia saber qué espíritu llevar en cada momento (solamente podremos llevar uno al mismo tiempo) y controlar la energía de que disponemos. Podemos hacer desaparecer a los espíritus cuando queramos para evitar un consumo innecesario de magia, pero ello nos obligará a volver a buscar un sitio desde el que poder llamarlos. Ciertamente esto es algo que añade complejidad al desarrollo y nos obligará a tener muy presente la estructura de cada zona.



Las mazmorras son otro de los detalles que nos recordarán a la ya mencionada saga de Nintendo, puesto que siguen la típica estructura de puertas que se abren con llaves, interruptores, trampas, zonas de plataformeo y habilidad, cofres ocultos, salas secretas, jefes... en ellas se encuentra la verdadera miga de The Story of Thor, y aunque hasta la parte final del juego no son demasiado largas hay un buen número de ellas.

En contraposición con las mazmorras el mapeado normal es un simple lugar de paso, y aunque el jugador goza de bastante libertad para recorrerlo en todo momento y puede ver recompensada su curiosidad tampoco resulta demasiado interesante, con lo que muchas veces preferiremos ir a donde nos mandan directamente.



A nivel gráfico el juego resulta impresionante incluso a día de hoy, gracias a unos sprites enormes y genialmente animados, así como unos escenarios coloridos y preciosistas en los que no falta detalle alguno y todo se mueve con gran suavidad. Los momentos más impactantes llegan con los espectaculares jefes, que suelen ser de tamaños descomunales y de diseño considerablemente bueno.

La parte sonora tampoco se queda atrás, destacando por sus voces sampleadas, y la gran calidad de audio, que sorprende por la limpieza con que suena todo. La banda sonora es peculiar, y es que pese a gozar de una calidad indiscutible tiende a quedar ligeramente eclipsada hasta el punto de que en ocasiones casi parece estar destinada a ser un mero recurso ambiental. Con todo tiene un par de temas de esos que se te quedan grabados y tarareas inconscientemente.



En temas de control cumple sin más, si bien hay momentos que exigen una precisión que el juego no regala así como así, con lo que a veces se pondrá a prueba nuestra paciencia más que nuestra pericia. Por lo demás el juego reconoce bien todas nuestras órdenes.

La aventura no es demasiado larga, y unas cinco o seis horas bastan para darle fin, pero la gran cantidad de secretos, lo divertido y retante de su desarrollo y lo bonito que resulta animan a jugar más de una partida. Sin duda una gran elección para los amantes del género y todo un clásico de la 16 bits de Sega.


Publicado: 11:27 07/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Jueves 23

Tras el día sabático que nos concedimos estábamos con fuerzas para comernos el mundo (y el bizcocho, que se terminó esa misma mañana), así que dedicaríamos nuestro último día a visitar A Coruña un poco más en detalle.

Como tampoco tenía mucho sentido ir en coche fuimos caminando y disfrutando del solete y la suave brisa. Pasamos por un peculiar parquecitoen el que las parejas amancebadas se suelen reunir a altas horas de la noche, en la intimidad de las sombras de los árboles... y digo peculiar porque hay un calendario hecho con flores que actualizan a diario, cosa que me pareció sumamente original. También había un reloj elaborado por el mismo procedmiento, pero obviamente este ya contaba con algo de ayuda mecánica para no tener que plantar un seto distinto cada 60 segundos.

Mientras nos fijábamos en un edificio de forma muy extraña y en la característica fachada común que exhibe el 90% de los edificios que miran a la costa (un ingenio para mantener la casa fresca en verano, al parecer) gabla mencionó cierto Salón Recreativo en el que tenían el Mario kart Arcade GP 2... imagináos mi reacción, prácticamente no para de dar la lata con el juego de marras hasta que estuve frente a él.

Emocionadísimo por poder jugar a algo así metí un euro en la ranura y me senté al volante. Seleccioné a Toad, y tras hacerme la foto (me queda muy bien el gorro blanco a topos rojos) elegí circuito y empezó la carrera. Lo primero que llama la atención es que gráficamente es como la versión de Wii, e incluso diría que la supera ligeramente en algunas cosillas. El escenario era un parquecito ambientado en Yoshi's Story, genialmente diseñado pero con unas pistas más anchas de lo que me hubiese gustado... lo segundo que puede sorprenderte es ver que te adelanten Pac-man y un Tamagotchi (personajes invitados), pero fue algo momentáneo, ya que iba primero en casi todo momento... los ítems también son curiosos, hay unas bolas de pincho que parecen hacer las veces de conchas y unas cacerolas que te marean y hacen que el volante se vuelva loco unos instantes.

Ahí estaba yo, pasándomelo pipa, cuando de repente se va la luz en la mayoría de las máquinas... esperé pacientemente a que se reiniciasen y el dueño me pagó una partida extra, como debe ser. Esta vez cogí a Waluigi, me hice la (BRUTAL) foto de rigor (de esta hay constancia, pero el mano Okashira-sama no me la ha pasado aún) y volví a jugar, esta vez con algo más de soltura y en el mismo escenario, ya que quería pasármelo... lo que no sabía (de saberlo hubiese escogido otra pantalla) es que en este juego solamente te dejan jugar UNA MISERABLE CARRERA... vamos, que ni Grand Prix ni leches, a euro el circuito... me decepcionó bastante.

Antes de irnos de la sala de recreativos me eché una partidita al OutRun 2, que no dio demasiado de sí porque sencillamente no estoy acostumbrado a jugar con volante. Si llego a tener mi mando de 360 allí llego al final sobradamente...

Reenprendimos el camino en dirección al Ayuntamiento, el cuál había sido restaurado y estaba como si lo hubiesen construído hace unos días. En la misma plaza había también una estatua de María Pita (algo así como la Juana de Arco gallega) bastante curiosa, con una llama que no se apagaba en ningún momento gracias a la magia del propano.

Tras las fotos de turno nos pateamos el paseo marítimo, pasamos por delante de un estadio de fútbol de cuyo nombre no quiero acordarme (no me gusta este deporte), vimos una especie de obelisco de vidrio (algo del Milenio o no-se-qué...) y echamos un vistazo a las extensas playas mientras nos dirigíamos a un restaurante italiano en el que supuestamente se comía de lujo.

Al llegar al lugar del papeo servidor se pidió una pizza especial de la casa (con huevo frito, riquísima) y mis alegres compañeros un plato de espaguetti a la boloñesa. Devoramos los platos (su contenido, más bien) con gran avidez y nos marchamos después de que yo me tomase una mousse de limón que sabía a chicle... por cierto, esta fue la única vez que Oka y yo conseguimos pagar la cuenta antes de que se nos adelantasen.

Fue entonces cuando llegó el ansiado momento de... ¡montar en tranvía! El precio me pareció un poco carillo (dos euros y medio, creo) pero la experiencia fue agradable incluso con todo el traqueteo y el ruido, que dificultaban cualquier intento de conversación. Además los asientos eran de madera pulida y más de una vez estuve a punto de resbalarme fuera del mismo.

Nos bajamos en las cercanías de la Torre de Hércules, que estaba llena de gente (normal, en esas fechas y con tan buen tiempo) haciendo fotos, montando en esos aparatos con dos ruedas de alquiler y comiendo helados a mansalva. Tras hacernos una foto delante de una peculiar interpretación escultórica de Heracles entramos en la base de la torre (previo desembolso monetario), que mostraba restos de estructuras de piedra y tenía un techo tan bajo que tuve que ir encorvado un buen rato.

Cuando ya estábamos en la torre en sí nos tocó subir escalones a mansalva (226 creo recordar, los contamos al bajar), pero valió la pena, ya que las vistas eran espectaculares y tiraba un viento que echaba de espaldas a la par que refrescaba. A decir verdad era como una lavadora, porque también te llegaban gotas de agua.

Tras bajar nos hicimos una foto con Guybrush Threepwood (apodo que le dimos a una peculiar estatua de un soldado) y volvimos a casa, no sin antes comprar un helado (un Twister, por si os interesa) y caminar hasta darnos cuenta de que nos salía más a cuenta coger un taxi. Gabla y el taxista comentaban que en Galicia hay bares a cada dos pasos y algunas otras cosas más a las que no presté especial atención.

Una vez en casa nos pusimos de nuevo al vicio. Cabría destacar que obligué a gabla a jugar a su querido Kid Chameleon (Worst Game Ever) para ver si todo lo que alardeaba de su habilidad en este título era pura charlatanería... pero no, el tío parece una maldita enciclopedia en lo referente a este (horrible) juego: se sabe todos los atajos, trucos y secretos, y no es que tenga pocos precisamente... en fin, se nota que dedicó gran parte de su infancia (que debió ser muy desdichada si jugaba a cosas como esta) a este plataformas de Megadrive... en serio, haceos un favor y jugadlo solamente una vez para no querer volver a hacerlo jamás.

Cuando ya se acercaba la hora de ir a la cama (mañana tocaba madrugar) preparamos las maletas y nos aseguramos de que no nos dejábamos nada. Después cenamos (curiosamente lo mismo que la primera noche, lomo a la piedra con tomates churruscados) y ya nos íbamos al país de los sueños (Dreamland es una marca registrada de Hal Lab) cuando gabla nos picó para que viésemos el primer episodio de Twin Peaks, una serie que le apasiona y que nos instó a ver.... acabamos viendo dos episodios, y si no hubiésemos tenido que marchar al día siguiente habríamos visto ocho por lo menos, porque es buenísima y engancha cosa mala.

Y llegó el día de partida, cogimos nuestras maletas (yo llevé maleta extra, ya que gabla me regaló una Dreamcast que tenía por casa, ¡gracias! a ver si la reparo un día de estos para que lea los discos XD) y nos fuimos a la estación en el gablamóvil. Tras una corta espera amenizada por unos mensajes de megafonía extremadamente repetitivos (que además sonaban en tres o cuatro idiomas) y un par de chorradas de última hora nos subimos al autobús que nos llevaría a casa.

El trayecto de vuelta fue algo menos ameno que el de ida (típico), yo me mareé y tuve que pedirle a Oka una Biodramina para no acabar echando la pota. Me vino de perlas, y tras una hora ya estaba algo mejor. Por cierto, nos pusieron la primera peli de Narnia, pero no la vi entera porque en esos momentos mi mareo iba en aumento.

Y nada, así concluye nuestra aventura en tierras gallegas. Gracias por aguantar estos tochazos de texto, y un saludo a los manos Amorín Uzuki y Dr.MalignoXXX, que hicieron que el viaje ganase muchos enteros. Y otro saludo para mis compañeros de fatigas, claro está ^^

Mi Álbum de Aventuras:



"La plaza del ayuntamiento, tras su puesta a punto"



"Posando frente a una escultura de Hércules de estilo bastante moderno"



"Una foto en mitad de la cuesta que lleva a la torre. Gabla decía que caminando hacia atrás te cansabas menos, pero a mí no me dio esa impresión"



"De foto con Guybrush Threepwood. Todavía me pregunto qué narices estaba haciendo para posar de esa manera, aunque la verdad es que la superficie de apoyo era limitada. Parece que estoy flotando, de hecho"



"Okashira-sama tomando el aire en la Torre de Hércules. Parece la foto de un catálogo de moda de esos de Hipercor, pero mola"

Creía que habíamos sacados más fotos ese día XD

Publicado: 09:32 06/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Miércoles 22

Tras los aconteciemientos de la noche anterior (la desventura de Okashira-sama con el sushi, vamos) estaba claro que la idea para el día se reducía a descansar un poco, así que nos levantamos un poco más tarde de lo habitual y dejamos dormir a Oka. Os adelanto que hoy fue un día bastante normalito, sin visitas y destinado principalmente a asuntos de caracter frikil.

Gabla y yo comenzamos el día cotilleando asuntos vandálicos, así como un vídeo del combate final de Vagrant Story (no gano para Spoilers, pero bueno) del que tan a menudo habla gabla y un recopilatorio de los mejores momentos de Karlos Arguiñano ("¡Esto sí que no me lo esperaaaabaaaa!") que sería la coña recurrente en lo que quedaba de estancia en tierras gallegas.

También pusimos la XBOX "mágica" (guiño, guiño) de gabla, que "mágicamente" (guiño, guiño) te permite jugar a títulos que "mágicamente" (guiño, guiño) nunca han formado parte del catálogo de la consola de Microsoft... estuvimos jugando a un par de cosillas de manera salteada: Actraiser, Kirby 64, Knuckles Chaotix (muy curioso), una versión beta de Sonic 2 (¡por fin pude jugar la fase de Hidden Palace!) y otras cosas por el estilo. Okashira-sama se levantó de la cama mientras estábamos probando todos estos juegos, así que nos dispusimos a desayunar lo mismo de todos los días al tiempo que intentábamos resolver algunos puzles bastante puñeteros del Professor Layton. Acto seguido volvimos al vicio.

Tras un vistazo fugaz a la colección de juegos de XBOX de gabla exigí que se me dejase probar Shenmue 2 y OutRun 2 Coast to Coast. Tenía muy claro que tenía que catar todos los juegos interesantes que fuesen nuevos para mí.

Shenmue 2 me dejó una agradable sensación pese a ser muy distinto a lo que yo me imaginaba en desarrollo (es casi una aventura gráfica) y pese al "entusiasmo" que le pone a todo Ryu Hazuki, ya que casi todas sus respuestas se reducen a un escueto "I see"... tras jugar un rato y que un niñato me robase la bolsa creí conveniente cambiar de juego, básicamente porque si oía una vez más "I had my bag stolen" explotaba.

Cuando me puse con el OutRun la cosa se puso interesante, ya que mientras probaba los circuitos extra que incluye respecto a la versión arcade gabla y Oka no paraban de decir que no llegaría ni de coña al siguiente checkpoint, pero fueron tres las veces que quedaron en evidencia. Gabla no dejaba de meterse conmigo porque siempre cojo el Testarossa, mientras que él coge el coche chetado, el Dino-no-se-qué... un esperpento.

Después de eso pusimos el Sonic CD (original) y así a lo tonto nos lo acabamos. Una vez más gabla se empeñaba en pincharme y me obligaba a jugar las fases de bonus (que me cuestan un montón en este juego) al tiempo que aprovechaba para presumir de truquillos que yo no conocía. Su mayor momento de regodeo vino en la carrera contra Metal Sonic, donde me dejó a la altura del betún. Mi único consuelo es que le mató dos veces el jefe más fácil de todo el juego, así que lo dejaremos en empate.

Cuando ya se acercaba la hora de comer nos metimos un platado de arroz blanco con huevos entre pecho y espalda (Oka estaba ya algo mejor) mientras veíamos un pésimo capítulo de las últimas temporadas de Los Simpsons y comentábamos cosas, con lo que salió a relucir otro tema de debate sobre series de ese tipo. El bizcocho de chocolate no era ya más que una sombra de lo que una vez fue, y sus horas estaban contadas.

Después de comer nos pusimos a ver la película de Resident Evil Degeneration, que estaba bastante entretenida y nos aseguró un montón de risotadas, sobre todo con sus escenas finales a modo de tomas falsas. En inglés debe estar mejor, porque las voces son las mismas que las de los juegos, y la voz de Leon era un tanto inapropiada... y por cierto, ¿desde cuándo Claire Redfield tiene una amiga hindú?

Tras una peli de Resident Evil lo normal sería jugar a Resident Evil, ¿no? Pues algo así hicimos, y estuvimos viendo algunos momentos importantes de la trama de la quinta entrega mientras debatíamos las idas de pinza de Capcom con esta saga. A mí personalmente no me gusta nada el rumbo que está tomando, pero bueno...

Mientras estábamos quitando el RE5 para poner algo más interesante escuchamos un piano sonar, acompañado de un comentario de gabla que, previamente suavizado, vendria a ser:

"Vaya, qué importunante, mi poco apreciada vecina vuelve a deleitarnos con sus mal pulidas artes musicales"

Fue entonces cuando recordé que gabla había asistido a clases de piano en su infancia, y le insinué que ya habría olvidado todo lo aprendido. En silenciosa respuesta a este desafío gabla le quito el polvo a su piano (la PS3 no es tan efectiva después de todo) y sacó unas apolilladas partituras que interpretó con bastante buen resultado. Luego ya empezamos con las peticiones y nos acabó tocando el tema de Mario Bros. y el de algunos niveles del primer Sonic, pero se cansó rápido y volvimos a las consolas.

Estuvimos poniendo unos cuantos juegos de 360 que todavía no había visto: Star Ocean 4 (que hizo que Okashira-sama echase bilis por la boca), Infinity Undiscovery (el juego de los combates eternos...), The Last Remnant (tras la flipada de intro decepciona un poco lo visto), Battle Fantasia (este nos entretuvo un buen rato, aunque no conseguimos pasar del chetadísimo jefe final, ni siquiera con Ashley, AKA Mr. Gayer, que nos daba bastante buen resultado), Ninja Blade (el QTE hecho juego), Soul Calibur IV y alguna otra cosilla.

También jugamos un poco a la PS3, básicamente a Ratchet & Clank: Armados hasta los dientes (divertidillo, pero más de lo mismo, diga lo que diga gabla), Little Big Planet (gracioso, pero definitivamente no pienso comprarlo) y poco más. Finalmente volvimos a la incombustible Saturn, donde estuvimos viendo un poco de todo, como el horrible Swog Man, el curioso Shining Wisdom (que tuvo a gabla atascado AÑOS) y una pequeña revisión a los juegos de siempre. Por cierto, no lo comenté, pero el lunes había probado por fin el Sonic Jam, y más en concreto su modalidad Sonic World. Tengo que pillármelo como sea...

Bueno, como véis nos pasamos todo el día en casa (y curiosamente ese día llovió de manera exagerada) para que Oka se recuperase. Sé que no es demasiado interesante, pero así fue la cosa y así os la he contado. Descuidad, que el último día dio bastante de sí, y hay unas cuantas fotos bastante majas ¡Mañana más! :3

To be continued...

Mi Álbum de Aventuras:

Pueees... como no os ponga las carátulas de los juegos a los que jugamos...

Publicado: 10:14 05/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Martes 21

Si alguien me dijese que lo primero que vería al levantarme esa mañana sería a un gallego con un cuchillo y un bizcocho de chocolate en las manos le diría que se revisase la cabeza, pero... lo cierto es que fue así como amanecí. El mano gabla, dolido por la corta vida de su anterior obra repostera me desafió con ese amasijo de caco recién hecho.

Tras ducharme y vestirme fui a ver qué hacían los demás... Okashira dormía como un tronco y gabla estaba jugando al Streets of Rage Remake, el cual despertó mucha curiosidad en mí y me obligó a hacer una ronda de preguntas que terminó con un "Cuando salga la nueva versión me lo bajo", porque la verdad es que es una maravilla.

Cuando todos estábamos algo más limpios y despiertos nos reunimos en la cocina para desayunar, con el consiguiente ataque al bizcocho, que estaba aún más rico que el anterior, lo que le auguraba una vida tan efímera como la de su predecesor. Esta primera comida del día prosiguió sin incidentes, aunque ver a gabla echar queso a su cacao me dejo KO (cacao, KO... ¡rima!) del todo, y eso que soy la cosa más quesera que hay.

Me había prometido no mirar Vandal mientras estuviese en Galicia, pero el PC estaba ahí... encendido... conectado a internet... ¡cualquiera habría hecho lo mismo! De hecho, fue una suerte que lo hiciese, ya que me enteré por privado de que el amigo Dr.MalignoXXX, con quien quería quedar para la ocasión no había dado señales de vida en la última semana y ya creía que no le conocería en persona... la noche anterior le había estado llamando, pero nada, así que probé una vez más y a los pocos segundos casi me quedo sordo al escuchar un agudo ¡MAAAAANOOOOOO! por el auricular. No había duda, era él. Tras una breve charla le puse con gabla para que organizasen un encuentro por la tarde en Lugo.

Una vez acordada la reunión "bamdálica" gabla sugirió que aprovechásemos la mañana para ir a ver parte de A Coruña, y eso hicimos. Atravesamos el precioso (y largo) paseo marítimo mientras admirábamos las vistas, especulábamos por dónde podría vivir P.G. (pensad un poco y sabréis quién es) y yo hacía jurar a gabla que montaríamos en un tranvía que recorría la zona costera.

Nuestro destino era un loma situada donde Cristo perdió la sandalia, cerca de un antiguo vertedero, pero, con todo, un sitio bastante guapo. Lo primero que uno pensaba al ver la zona y sus instalaciones era que había llegado a una estación Dharma y tal vez fuera por eso que Okashira-sama y gabla se ponían a tararear un tema de Perdidos para hacer la coña.

Lo primero que llamó mi atención fueron unos obuses de metro y medio que reposaban en posición vertical junto al camino. Un poco más allá vimos un cañón antiaéreo, y más allá todavía... vimos... ¡el pedazo de cacho de trozo de cañón más grande que podáis imaginar! Por lo visto se trataba de las defensas gallegas utilizadas para repeler los ataques de los ingleses hace muchos años. Como cabía esperar, lo primero que hicimos fue subirnos encima para hacer el chorra, como bien se muestra en las fotos.

Antes de marcharnos de allí gabla nos mostró un laberinto de setos y nos retó a llegar al centro y salir, desafío que acepté sin dudar un instante, y el cual resolví sin mayor problema gracias al truco de todo laberinto de estas características: con seguir siempre en la misma dirección y arrimado a la misma pared siempre acabas llegando a la salida. Fue bastante divertido.

Como ya se acercaba la hora de comer y se notaba que había hambre nos fuimos en busca de un restaurante asiático que gabla nos recomendó. La comida consistió en una tabla enorme de sushi, que si bien no es que me pirre se deja comer bastante bien. Todos quedamos llenos y satisfechos, pero ignorábamos el protagonismo que cobraría esta comida horas después...

Habíamos quedado en Lugo a eso de las 16:00, así que nos pusimos en marcha, y tras un trayecto de duración considerable llegamos a nuestro destino.

Lugo es una ciudad pequeña, de aspecto tranquilo y apacible... y sin nada de interés según gabla (ay, esas piquillas entre vecinos) salvo la muralla. Cuando llegamos al punto de encuentro acordado yo me puse a intentar localizar a Dr.MalignoXXX, o más bien a intentar deducir quién podría ser... a los pocos segundos veo que se acerca un tipo de complexión atlética y barbita de chivo, pero pasó de largo así que no podía ser... ¡pues lo era! y menudo susto me dio, pues en cuanto lo perdí de vista se abalanzó sobre mí para saludarme. Ya ves, maldita la gracia... nah, ahora en serio, es un tío majísimo XD

Una vez reunidos con Maligno quedó patente que no habíamos planeado nada aparte de encontrarnos con él, así que mientras dábamos un paseo por la muralla y hablábamos de unas cuantas cosas decidimos ir hasta un centro comercial llamado Las Termas, en las afueras. Allí planeaba hacer lo que le prometí a Dr.MalignoXXX hacía la tira: comprar de una maldita vez el Little King Story de Wii, tras meses de publicidad subliminal vía mensaje privado y muchos elogios hacia el título en cuestión.

Tras hacer mi compra nos fuimos a una cervecería a tomar algo. Mientras esperábamos a que nos sirviesen me descargué los 27 puzles extra del Professor Layton (a buenas horas) y nos pusimos a hablar de series, con especial énfasis en Perdidos, y es que los cuatro estamos enganchadísimos a esto. Maligno se nos adelantó a la hora de pagar y nos invitó a todos, cosa que le agradecemos, aunque lo cierto es que a Oka y a mí nos sabía un poco a mal, ya que el día anterior Amorín Uzuki nos invitó a la comida y gabla también hizo lo propio en el japonés ¡Pero ya nos resarciríamos!

Tras salir del centro comercial de impresionante seguridad (según gabla un tío se había ido de allí con una tele de plasma por la misma puerta, sin que nadie le dijese nada... y yo me pregunto, gabla, ¿cómo sabes TANTO de ese misterioso criminal?.. hmmm) nos pusimos en marcha para ir a ver un mirador que estaba lejos, muy lejos... lo que viene a continuación puede afectar a la sensibilidad del lector, así que quedáis advertidos.

Para no detallar en exceso la cosa, por muy interesante que pueda resultar para alguien, diré que a Okashira-sama le sentó mal el sushi y la revoltura estomacal se cebó con él, haciéndole vomitar repetidas veces por el camino. Tras una larga travesía llegamos al "mirador", cerca de la frontera entre Galicia y Asturias (les dije a todos que si nos acercábamos hasta Oviedo a echar unos Smashes, pero no parecían por la labor), y digo "mirador" porque era poco más que un saliente en mitad del monte con unos árboles que tapaban gran parte de la vista... voy a ser franco, no me gustó nada pegarme semejante viajecito para ver "eso"... pero bueno, "padie es nerfecto" así que no le di mayor importancia. A modo de curiosidad diré que estando allí recibimos una llamada del mano Fay Masters, que al parecer también había visitado este pintoresco lugar en su anterior visita a Galicia.

Tras volver a Lugo y despedirnos de Maligno emprendimos nuestro retorno, que se postergó hasta altas horas de la noche debido a que el estado del pobre Okashira-sama empeoraba por momentos y se vio obligado a hacer varias paradas para recuperarse un poco. Cuando por fin llegamos a casa Oka fue de cabeza a la cama, y gabla y yo tampoco tardamos mucho en ir a nuestros respectivos habitáculos todo sea dicho, aunque antes de dormir intenté resolver algunos de los puzles que me había descargado, pero a esas horas el rendimiento mental es más bien escaso, con lo que tampoco hice gran cosa.

Había sido un día completo, sin duda, y en cuanto al día siguiente... mañana más :3

To be continued...

Mi Álbum de Aventuras:



"Subidos en el cañón. Foto típica"



"Subidos en el cañón. Foto no tan típica"



"Subidos en el cañón. Sin comentarios"



"Jimmytrius crea escuela, eso está claro"



"Material potencial para Photoshop ¡Ni se os ocurra!"



"Esto está un poco alto, ¿me tiraré?"



"¿De verdad que no nos lo podemos llevar?"



"Bienvenidos al laberinto. Salid si podéis MUAJAJAJA"



"Gracias, las fotos son de gran ayuda para encontrar la salida..."



"Ahora que estoy lejos de su alcance puedo decirlo. Maligno me obligó a comprar el juego, aunque no lo veáis hay una pistola a mi espalda, basta ver  la manera en la que cierro el puño"

Publicado: 10:40 04/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Lunes 20

Tras una noche bastante calurosa en la que no paré de dar vueltas en la cama me levanté a la hora prevista y me dispuse a darme una ducha para incorporarme. Después de la ducha me vestí y desperté a los otros dos dormilones para, acto seguido, esperar pacientemente en la cocina a que se prepararasen y poder desayunar todos juntos.

Tras un desayuno consistente en bizcocho y un cacao amarguísimo (pásate a Nesquick gabla) estábamos listos para emprender nuestra visita al Punto de Interés Turístico Nº1: El Cabo de Finisterre.

El trayecto fue larguillo (hora y pico), pero en el gablamóvil nunca falta el entretenimiento, y entre conversaciones de lo más animadas, bromas y temas musicales de videojuegos correspondientes a nuestras recopilaciones del anterior viaje a Benejúzar (¿o era Benezújar? nunca lo tendré claro) con motivo de la boda de Fay Masters pasamos un buen rato.

Una vez llegados allí nos vimos rodeados de turistas y tiendas de recuerdos abarrotadas de conchas, pulseritas y demás baratijas, lo que no hacía sino confirmarnos que estábamos en el lugar adecuado. El tiempo acompañó ese día, y resultó de lo más gratificante pasearse por ahí con la refrescante brisa marina y las espectaculares vistas. He de confesar que esperaba otra cosa del Fin del Mundo, pero tampoco estaba tan mal.

Tras contemplar el pequeño faro y sacar un par de fotos (más abajo) nos acercarmos a unos riscos desde los que había una buena perspectiva. Okashira-sama y gabla se acercaron al mismísmo borde, pero como yo no soy partidario de semejantes temeridades observé desde una roca a distancia prudencial... a modo de curiosidad diré que el sendero que llevaba a los riscos estaba lleno de plantas espinosas y el terreno era algo irregular, algo que quedó patente cuando vimos a un señor caerse encima de una mata de esos plantones y maldecir todo lo maldecible.

Otra cosa que me llamó la atención fue una escultura a escala real con forma de bota sobre una roca. Al parecer los peregrinos que pasan por ahí dejan una de sus botas por tradición, y lo cierto es que si mirabas bien veías más de un par encima de algunas de las rocas más cercanas al mar... están locos estos peregrinos.

Cuando dejamos el cabo nos dirigimos al Punto de Interés Turístico Nº 2: Santiago de Compostela.

No tardamos demasiado en llegar hasta allí, pero sí que nos echamos un rato buscando plaza de aparcamiento. Además se notaba que había ganas de ir al servicio, porque al llegar a una cervecería en la que paramos a tomar algo, lo primero que hicimos fue ir a ver al Señor Roca. Tras pagar la cuenta y salir del local gabla cogió el teléfono y mantuvo una conversación la mar de inquietante:

- "Hooooolaaaaa (el peculiar saludo telefónico de gabla), ¿dónde estás?"
- "Ajá, vale, en cinco minutos estamos allí"

Fue entonces cuando recordé que gabla me había dicho que había preparado una sorpresa para Okashira-sama, y mi curiosidad me obligó a preguntarle para ver si sacaba algo en claro. Estaba claro que la sorpresa implicaba la aparición de un forista de Vandal, pero ¿quién sería? Empecé a rebuscar en mi base de datos (mental) y supuse que sería Pirucho, pero no, el vivía en A Coruña... ¿de quién se trataría? El mano Oka tampoco parecia tener ni idea, y la socarrona sonrisa de gabla no hacía más que aumentar mi curiosidad.

Cuando llegamos a la plaz de la catedral (Plaza del Obradoiro si mal no recuerdo) se nos acercó un chico alto, flacucho y con gafas que, tras saludar a gabla, se quedó mirando a Okashira-sama y le preguntó si sabía quién era. Fue un momento curioso, Oka y el misterioso chico se quedaron mirando un buen rato sin decir nada, mientras yo los miraba a ambos totalmente desconcertados... de repente una bombilla se iluminó en la cabeza de Okashira-sama, que dijo:

- "Un momento, ¿tú estuviste en Gijón por casualidad?

El chico enigmático asintió con la cabeza y fue entonces cuando Okashira-sama me desveló su identidad: ¡Era el mano Amorín Uzuki! Una vez ubicado me vino a la cabeza su Mii, y la verdad es que se parecen bastante entre sí. Tras los saludos pertinentes decidimos ir a comer algo por ahí, así que Amorín nos llevó a un bar que estaba bastante bien y en el que nos pusimos las botas a base de tapas: lacón, zorza (carne preparada de una manera muy particular), patatas fritas, chorizo criollo... todo muy rico.

Por cierto, la sorpresa de que viniese Amorín Uzuki era sorpresa para Okashira porque ambos hablan bastante por MSN y ambos forman parte del "gremio" de Historiadores. Amorín demostró su experiencia en este campo llevándonos por los edificios históricos más importantes de la zona cual guía turístico, comentándonos datos la mar de curiosos, como detalles sobre el estilo empleado en las fachadas, las restauraciones realizadas, etc.

Una vez acabada la parte cultural de la visita quedamos con un amigo de Amorín apodado Jimmy (sí, sí, como lo leéis), con el que fuimos a tomar unos granizados que fueron testigos de una conversación sobre la vida de los estudiantes y sobre lo cabrones que pueden llegar a ser los profesores. Después recorrimos media ciudad en busca de "un bar con terraza" para contentar a Jimmy, donde la conversación se orientó más hacia los videojuegos y se dió rienda suelta al frikismo.

Finalmente Amorín nos invitó a su a casa, donde vimos su colección (tiene un Lufia y un Super Metroid completos y en perfecto estado, unas ediciones especiales flipantes de juegos como Killzone 2 y muchas otras maravillas... flipante) y echamos unas partiditas al PRO (soy un paquete) y al Soul Calibur 2, donde Amorin Uzuki arrasaba con su Ivy. Lo pasamos muy bien.

Amorín nos regaló unos ejemplares de un libro que él había escrito (le he echado un ojo por encima, pero supongo que Okashira-sama lo encontrará más interesante desde su perspectiva de futuro historiador), y tras agradecérselo y despedirnos de él volvimos rumbo a casa con la sensación haber aprovechado muy bien el día.

Una vez de vuelta cenamos unos espaguetis a la carbonara riquísimos y finiquitamos/finiquité el bizcocho, ante la atónita mirada de gabla, que no paraba de murmurar "Se lo ha comido entero... se lo ha comido entero..." mientras se servía un poco de queso. El cansancio no minó nuestras ganas de vicio, así que nos fuimos al Salón y pusimos algún que otro juego para probar cosas nuevas. Jugamos a cosas como Drakengard (curiosete, y con algunos finales de lo más raros y surrealistas), Golden Axe Beast Rider (uggh...) y un par de cosillas más de 360.

Esa noche me quedé dormido al poco tiempo de apoyar la cabeza contra la almohada ¿Qué nos depararía el siguiente día? Mañana lo sabréis :3

To be continued...

Mi Álbum de Aventuras:



"Okashira-sama y yo delante del faro del cabo de Finisterre, con el sól dándonos en toda la cara"



"Artística foto de la escultura de la bota. La idea fue mía"



"Fondo de escritorio en potencia"



"Vértigo... está más alto de lo que parece"



"La Soledad del Peñasco"



"Foristas del Caribe 3: En el fin del mundo"



"Amorin Uzuki posa con nosotros frente a la catedral, cuya fachada está siendo preparada para las fiestas"



"Amorín posa de nuevo, esta vez en una fuente"



"Una de las impresionantes fachadas de los edificios de Santiago"



"Otro edificio, pero algo más moderno. En frente una de las horribles esculturas que abundan por la zona, conocidas como "Alegorías a la Alhambra"... yo no ví la alegoría por ningún lado"



"Esto creo que era el Ayuntamiento (gabla corrigiéndome en 3,2,1... ), estaba en la Plaza del Obradoiro, frente a la catedral"

NOTA: Gracias a gabla por las molestias de subir las fotos y demás ^^

Publicado: 10:03 03/08/2009 · Etiquetas: · Categorías: Varios
Hace mucho, mucho tiempo (unas dos semanas) existió un lugar lejano y mágico llamado Oviedo (sigue existiendo a día de hoy) en el que vivía el príncipe Jimmytrius, heredero de... ¡basta! la cosa es que, invitado por el mano...



NOTA: Solamente gabla podía llevar semejante avatar...

y acompañado por el mano...



NOTA: Mis contactos son influyentes, pero aún no tengo la confianza suficiente con Ueda para invitarlo a venir de viaje conmigo. Por si no lo habéis deducido se trata de Okashira-sama.

...me fui a Galicia cinco días, como había acordado con el primero de estos foristas hace ya un tiempo. Tras muchas deliberaciones y planes llenos de imprevistos decidimos salir de domingo por la tarde y volver el viernes por la mañana. A continuación trataré de resumir los puntos clave de nuestra pequeña gran odisea, la cual dividiré en cinco partes por dos motivos:

1) Es bien sabido que una entrada de Blog larga ahuyenta a la gente. Yo lo sé, gabla lo sabe (por alguna razón me viene a la cabeza Shadow of the Colossus) y ahora vosotros lo sabéis.

2) Me es más cómodo y así me extiendo más en lo que dio de sí cada día.

Domingo 19

Tras un duro día de curre (llevo cuatro años trabajando los domingos de mozo de almacén para sacarme un dinerillo extra, me viene bien para compaginar con estudios y demás) salí corriendo para casa con la intención de ducharme, comer y estar preparado en tiempo récord para que el padre de Oka nos llevase a la estación de autocares. Como siempre acabé antes de lo previsto, y me tocó esperar, pero no demasiado, por suerte.

Una vez estábamos acomodados en nuestro autocar nos prepararamos mentalmente para las cinco horas de viaje que nos esperaban, amenizadas por unas charlas bastante interesantes sobre temas diversos y alguna que otra barrita de cereales de Mercadona (¡ideales para cualquier viaje!) para matar el gusanillo. Cabe destacar que nos pusieron una peli (Los Increíbles, de Pixar) que no pudimos disfrutar por culpa de que los auriculares emitían poco más que los zumbidos propios de la radio de Silent Hill y la película sufría repeticiones cíclicas, con lo que la misma escena se repetía varias veces... aunque pueda no parecerlo el tiempo pasó volando, y cuando quisimos darnos cuenta estábamos en A Coruña.

En la estación nos recibió el maestro de ceremonias (sí, gabla), que nos condujo a su casa en coche, no sin antes mostrar especial interés en que nos acordásemos de los nombres de todas las calles y monumentos de la zona (todavía recuerdo la Fuente de Cuatro Caminos, así que ¡misión cumplida!) por el camino.

A nuestra llegada al ENORME piso de gabla nos recibió un delicioso bizcocho casero (metafóricamente hablando, si alguien esperaba que nos abriese la puerta me veré obligado a darle una decepción) que nuestro iluso anfitrión esperaba que durase toda la semana. Tras dejar las maletas en nuestras habitaciones y relajarnos todos coincidimos en que era hora de cenar, y gabla demostró que tenía todo más que preparado, sacando una plancha, un gran trozo de lomo y unos tomates que se convertirían en un alimento espléndido que engullimos en pocos minutos.

Ya en los postres atacamos al suculento bizcocho, al cual acompañamos con rodajas de un queso riquísimo que Okashira no pudo apreciar por su aversión a este manjar. Una vez llenos los estómagos nos dirigimos a un salón presidido por tres consolas: Una PS3 llena de polvo, una XBOX360 arcade y una Saturn que puede cambiar de región con una palanca.

La Saturn estaba situada en una zona considerablemente más llamativa que sus compañeras, y no sé si fue mi sexto sentido o el hecho de que había un Radiant Silvergun junto a la consola, pero el caso es que sabía que íbamos a jugar...

Ya había visto en acción esta leyenda de los shoot'em up, pero viéndolo con más calma es cuando aprecias su grandeza... y su dificultad. Sin pudor alguno gabla nos enseñó el último jefe del juego (SPOILER!), que es de esos que te hacen dudar si de verdad existe o estás viviendo una pesadilla... por cierto, gabla perdió infinidad de vidas.

Acto seguido estuvimos probando un par de juegos de la colosal biblioteca de juegos de nuestro anfitrión: Castlevania Lament of Innocence (llevaba tiempo queriendo probarlo, está entretenido, pero esperaba otra cosa), Shin Megami Tensei Nocturne no-se-qué-más (el nombre era largo de narices, y en cuanto al juego... psé, no me llamó demasiado la atención, pero a Oka pareció gustarle) y Klonoa 2 (este último ya os podéis imaginar quién lo escogió) si mal no recuerdo.

No nos acostamos demasiado tarde (a la una, creo) porque al día siguiente tocaba madrugar y nos esperaba un laaaaargo trayecto, pero de eso os hablaré mañana.

To be continued...

EXTRA:

Mi Álbum de Aventuras:

Obviamente no hicimos foto alguna la primera noche...¡mañana veréis unas cuantas, paciencia! XD

Reflexiones en una estrella

Jimmytrius
Blog de Jimmytrius
Blog de Jimmytrius

Posts destacados por el autor:
· TOP 100  Musical (1ª actualización)
· Top 100 Musical (Borrador + Encuesta)




Blogs amigos:
AHG
Albert Wesker
Aldobrando
alemanpadron
asdecru
ashley_the_dragon
ASTURmatr
Bad Girl 22
Black Knight
Blurring interface
Boddhai
Bronco
Caravan
chon27
Clyde
Dark-Precursor
deimian86
DMaligno
docobo
EASMO
Fay Masters
Ferr
Finrod
Frandyer
gabla
GenG
Glitch
gutix_psx
High_Voltage
HiRoNishidake
Hyrule-enciclo
Ikkitousen-Hideki
JanDr0
Javi.79
Joaquin-X
JSpiegel
Juan_056
Kamek Koopa
KILLY
Klungo
Koto
LloydZelos
Mikau
MonaMix
MrBandicoot
Mrx_Horror
mundo play
MuteCity
NEWmarkomaro
NoPLo
Nosferatum
Nosgoroth
Oceko
Okashira
Okashira-sama
orgrevs
Osaka_no_Kotatsu
Peibbol
Peter Lorre
pirucho
red bat
Retroid
Sasucristo_Reloaded
SASUKE
seras85
Sir Darkside
Sr.A
Supersonico
te_estoy_viendo
TheLemonKing
Thomas Light
TimeDevouncer
tonk
Tortus
Toshiro Mifune
twinbee007
vacajinjo
Vascoeslovaco
VELVET UNDERGROUND
Vikutoru
Xirgo
xispax_
yorkester
Yunita
Zebes
ZZGRST
^^Ayu^^
_-Sheik-_


Categorías:
Análisis
Diseño
Jimmyfichas
Kirby
Mejorando lo mejorable
Mis Clásicos
Mis Endings Favoritos
Mis Intros Favoritas
Mis OST Perfectas
Mis Top 3
Mis incomprendidos
Mother
Música
Opinión
Retro
Sonic
Top 100 Musical
Varios


Archivo:
Enero 2016
Enero 2015
Diciembre 2014
Octubre 2014
Agosto 2014
Junio 2014
Abril 2014
Marzo 2014
Febrero 2014
Enero 2014
Diciembre 2013
Noviembre 2013
Octubre 2013
Septiembre 2013
Agosto 2013
Julio 2013
Junio 2013
Mayo 2013
Abril 2013
Marzo 2013
Febrero 2013
Enero 2013
Diciembre 2012
Noviembre 2012
Agosto 2012
Julio 2012
Junio 2012
Mayo 2012
Abril 2012
Marzo 2012
Febrero 2012
Enero 2012
Diciembre 2011
Noviembre 2011
Octubre 2011
Septiembre 2011
Agosto 2011
Julio 2011
Junio 2011
Mayo 2011
Abril 2011
Marzo 2011
Febrero 2011
Enero 2011
Diciembre 2010
Noviembre 2010
Octubre 2010
Septiembre 2010
Agosto 2010
Julio 2010
Junio 2010
Mayo 2010
Abril 2010
Marzo 2010
Febrero 2010
Enero 2010
Diciembre 2009
Noviembre 2009
Octubre 2009
Septiembre 2009
Agosto 2009
Julio 2009
Junio 2009
Mayo 2009
Abril 2009
Marzo 2009
Febrero 2009
Enero 2009
Diciembre 2008
Noviembre 2008
Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Abril 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Diciembre 2007
Noviembre 2007
Octubre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Abril 2007
Marzo 2007
Febrero 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Julio 2006
Junio 2006
Mayo 2006


Vandal Online:
Portada
Blogs
Foro

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido