Retro 15'
Publicado: 20:43 08/02/2014 · Etiquetas: , , · Categorías:
La verdad es que me quedé muy sorprendido hace un par de semanas cuando por fin probé Golden Axe.
Me lo había comprado en eBay durante las navidades pero no había podido probarlo hasta ese momento.
Claro, en su día no lo jugué. De niño recibía videojuegos dos veces al año, por Reyes y por mi cumpleaños. Y muchas joyas se me quedaron en el tintero. Leía sobre ellas en la Mega Sega y poco más. No era yo mucho de ir a las recreativas y no me gustan los emuladores. Con lo que no sabía bien lo que me iba a encontrar. Sobre todo, temía salir decepcionado.



Saltándome el ritual propio de la época, comencé a jugar sin leer las instrucciones. No duré mucho en la primera partida, dedicándome a repartir mandobles sin pensar mucho y pasándomelo en grande. Cuando por primera vez me encontré subido en un dragón dando coletazos y escupiendo fuego aluciné bastante. Será una tontería, pero no lo esperaba.



Ya en el siguiente intento, esta vez con la chica en lugar de con el cachas, descubrí posibilidades como saltar o embestir. Claro, ahí ya empecé a ver que el control y la jugabilidad eran más complejos. Sumado a las distintas habilidades especiales, con sus distintos niveles de ejecución, y a los distintos equilibrios de los personajes entre habilidades mágicas y físicas, ya empecé a intuir por qué Golden Axe es un verdadero mito: Un control muy pulido, con gran cantidad de movimientos y combinaciones para cada personaje, con una ambientación fantástica que se va descubriendo poco a poco, con pinceladas de RPG, y una calidad gráfica que debió ser muy notable en su momento acompañada de piezas musicales muy notables, entre las que destaca la de la propia introducción.
Como nota desagradable, debo reconocer que algún bug me encontré, de esos que te dejan atascado y te obligan a empezar de nuevo, pero a pesar de todo no empañan la impresión final ni, sobre todo, las ganas de jugarlo a dobles. Porque realmente una partida a dobles de este juego tenía que ser una fiesta. Espero confirmarlo en breve


Publicado: 00:48 21/01/2014 · Etiquetas: , , , , · Categorías:
La verdad es que toda mi vida he tenido esta espina clavada.
Dejé pasar la Saturn durante su primer año de vida en España porque su precio era prohibitivo. Para cuando quise ponerme al día Sony había arrasado con su PSX  y Saturn era un recuerdo.
En los dos últimos años me he gastado 100 euros en adquirir una Saturn y, por nada menos que 10 euros más, me hice con un Panzer Dragoon en el mercado de Sant Antoni en Barcelona, aprovechando que viví unos meses allí, con serias dudas de que el juego fuera a funcionar.

Tanto me impactaron sus primeros 15 minutos que me han llevado a iniciar este blog en el que pretendo analizar el primer contacto con los juegos retro que de ahora en adelante vaya probando.



El video introductorio ya resulta brillante. Vale que hoy en día se ve pixelado, y que lo ideal sería tener un televisor de tubo para verlo que yo no tengo. Pero la narrativa visual, la música... todo te traslada muy rápidamente a un universo nuevo que, más que inventado, parece que hubiera estado siempre allí esperando que lo visitaras.

Cuando finalmente presionas Start y te montas a lomos de tu dragón no puedes evitar cierta sensación a lo Space Harrier. Pero pronto queda atrás y es disipada por el manejo del dragón, más pausado. Conforme pasan los primeros enemigos y descubres que los gatillos sirven para girar el ángulo de visión, pudiendo apuntar libremente a los enemigos en cualquier dirección, te das cuenta de la gran capacidad de diversión que el juego atesora.



No sé si el juego es difícil o sencillamente ya no estoy preparado para la dificultad de un juego de más de veinte años. Pero precisamente en esa dificultad radica su encanto. Porque como en los juegos de antes, la curva de dificultad está perfectamente ajustada. Cada vez que le das a continuar y lo vuelves a intentar llegas un poco más lejos que la vez anterior, porque en cada intento aprendes algo. Una vez que te acostumbras a la tosquedad del pad de Saturn (en comparación a lo que tenemos hoy en día) el control resulta suave y encaja como un guante. No puedo evitar preguntarme por qué Orta se hizo para Xbox y no para Wii, con el grandísimo partido que se le podría haber sacado al Wiimote.

En cualquier caso, los primeros 15 minutos me dan para acabar (en el segundo intento) la primera fase, pudiendo ver cómo se destruyen las míticas ruinas que años después encontraremos en Sonic & Sega All Stars Racing Transformed y acabando con la primera fortaleza flotante. Al iniciar la siguiente fase no tardan en freírme y hacerme caer. Invevitablemente presiono start aunque sea hora de ir a dormir. Y desde que lo he probado al llegar a casa tengo muchas más ganas de jugar a Panzer Dragoon que a Ni No Kuni. Por mucho que el segundo me encante.

Algo tiene Panzer Dragoon para haber pasado a la historia como uno de los juegos más míticos de Sega. Se trata, indudablemente, de una jugabilidad arcade tremendamente divertida que se adivina aderezada con una excelente trama argumental que, si bien no le haría falta, redondea el producto final.
Deseando jugarlo entero

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido