Me encanta que los planes salgan bien

Publicado: 20:24 01/10/2009 · Etiquetas: · Categorías:
Hay foristas y blogueros que practican la crítica constructiva hacia Nintendo. Usuarios que se quejan con conocimiento de circunstancias, y son capaces de debatir civilizadamente por qué no les gusta esa estrategia de mercado, aquella escasez de juegos o tal descuido de third-parties. Con ellos sí se puede hablar, no cruzan la línea hacia el irrespeto ni se creen con la verdad absoluta.

Hay otros que tienen en Nintendo a su botón Berserk y ellos mismos se lo pulsan, tales como Blue Eyes, Corpa o Seider (“leyendas” de Meri), o Eldanesh, Quiro y Elendil76 en Vandal. Pondré de ejemplo la etapa “rabiosa” de Seider, donde llegó al colmo de perseguir a usuarios de Wii con privados (y se quejaba después porque se podía avisar al moderador por ellos) y hacer búsquedas de todos los temas que llevaran “Wii” en el título, para hacerles el sabotaje. Era como un Dr. Jekyll convertido en Mr. Hyde, un buen usuario degradado a un monstruo con la boca espumante, que inclusive se victimizaba y trataba de justificar sus arremetidas. Terminaron perdiéndole la paciencia hasta los foristas no-nintenderos que antes corroboraban con su posición. Y qué más contar de Blue y sus famosas persecuciones, insinuaciones y constantes noticias del palo “Gamecube se desploma” o “X juego de Wii es un fracaso en ventas”, la mayoría en el post oficial de la máquina, y casi siempre amparado por previo amiguismo con los administradores que luego se torna en impunidad o chantaje (su método favorito).

Pero, ¿cómo se forma un Nintendófobo de los puros, de los que exhiben un haterismo gratuito sin fundamento, o que cuando parece tener fundamento se desvive en menosprecios y petulancias? ¿Por qué el Ninhater se acostumbra a usar ese tono tan perdonavidas o tan pretensioso cuando se dedica a hatear? ¿Y por qué precisamente a Nintendo en general, no sólo hoy con la Wii, sino desde siempre, como sucede con foristas como Blue? A continuación, presento una teoría.

El ser humano es alentado a competir desde sus primeros años de vida. Devora o serás devorado, un principio que se multiplica cuando las hormonas empiezan a pegar con fuerza. El individuo necesita reafirmación, atención, aceptación, identificación con lo que está a la última, para ser bienvenido al grupo. Nintendo, por sus contenidos y/o por su época de censura, ha reflejado a través de los años una imagen pasiva, tradicional, familiar, de bien común. Este aire conservador pone a la compañía en un conflicto directo con la actitud reactiva, liberal, individualista y competitiva que es más común en la sociedad de hoy, y es suficiente para ganarle enemigos jurados en los foros, máxime si conocemos la personalidad media del usuario. Ese tipo de forista tiende más a llevarse una impresión de Nintendo como la de un ente moralista, de naturaleza sectaria y mojigata, del que hay que desconfiar. Entran en acción las ansias de ser aceptados o de identificarse con lo que luzca más guay o maduro, de las cuales siempre se conserva algo de la adolescencia, y ahí va el primer empujón para colocar al forista en la acera de la Nintendofobia gratuita. Se ayuda con el prejuicio hater de turno, sea kiddie, shake-shake, etc., y el resto del trabajo lo harán las discusiones, que le enraizarán en su posición. Así, Nintendo queda en el rol del chico tranquilo con el que se meten todos los abusones de la escuela porque no es como ellos.

En fin, sólo es una teoría personal. Quiero saber qué pensáis vosotros.

Blogs en Vandal · Contacto · Denunciar Contenido